nocopias

jueves, 27 de abril de 2017

Como vivir sanos por Jesús. El modo en que enseñaba a sanar, según fueron descubiertos en los manuscritos del mar muerto. En los manuscritos de Nag Hammadi.



Como vivir sanos por Jesús
Como vivir sanos por Jesús. El modo en que enseñaba a sanar, según fueron descubiertos en los manuscritos del mar muerto. En los manuscritos de Nag Hammadi.
Como vivir sanos por Jesús:
Así enseñaba a sus discípulos:
1) La Madre Natura tiene el poder exclusivo de sanaros si estáis enfermos. Fuera de ella, nada ni nadie en el mundo puede sanaros, ni el más docto de los médicos con sus remedios milagrosos y sus menjunjes, porque las medicinas y los remedios jamás curan, ni pueden curar.
2) Madre Natura ama tiernamente a sus hijos aunque ellos no la amen. Pero cuando sus buenos consejos fallan y también todos sus esfuerzos persuasivos, entonces la faz amorosa y sonriente de la Madre Natura se torna seria, dura y severa. Sin compasión entrega a sus hijos desobedientes y rebeldes al maestro dolor, al severísimo ángel dolor, que mediante suplicios duros y a veces persuasivos, sabe hacerlos llevar a una vida decente y decorosa, al ejercicio de las grandes virtudes humanas, empezando por el esforzado y honrado trabajo (Como vivir sanos por Jesús).
3) No busquéis la verdad en viejos papiros ni en escrituras ancestrales; son letra muerta, escritas por hombres muertos en vida, hombres falibles. Buscad la Verdad en la letra viva, que palpita en la Naturaleza viviente, donde ella se manifiesta en infinitas formas, habiéndonos por miles de bocas. Ante todo buscadla dentro de vosotros mismos y tratad de comprenderla y obedecerla. De esta manera habréis encontrado el inapreciable elixir de una larga vida, de una buena salud y una verdadera dicha de vivir. La ley está escrita en letras indelebles en toda la naturaleza viviente, en todo lo que palpita vida, de donde ella nos habla por miles de bocas. Vosotros podéis escuchar y leer en el libro abierto de la naturaleza viviente, en las plantas, que nos hablan por medio de sus flores y sus aromas; en las arboledas con sus deliciosos frutos; en las, vertientes cristalinas, en los riachuelos e imponentes ríos; ella nos habla con sus aguas vivientes y su eterno murmullo. En los mares con su fluctuante respirar de alta y baja marea y sus violentos oleajes. Aún en las rocas más duras hay palpitante vida, sin cuya vibrante cohesión ellas se desintegrarían en polvo. En verdad os digo, la vida nos habla desde las duras rocas, los vibrantes minerales, desde el reino vegetal y animal, desde lo más hondo de los mares con sus peces de insospechadas formas, tamaños y colores; nos habla desde las alturas del firmamento, des- de las arboledas, con el maravilloso cántico de las avecillas del cielo. En verdad os digo, buscad la Ley en la palpitante vida, ante todo en vosotros mismos y tratad de comprenderla y obedecerla, pues, sólo así conservaréis la buena salud y seréis felices. En verdad os digo, que todas estas palpitantes manifestaciones de la vida están más cerca de Dios, que todas las escrituras muertas, inertes y sin vida. Dios, en su inmensa sabiduría, ha creado el milagro de la naturaleza viviente y todo lo que en ella mora, vive y palpita, para que ella, por miles de bocas y por sus infinitas manifestaciones hable a los hombres y les revele y enseñe sus sabias leyes. A su vez, Dios ha dotado a los hombres de la razón, de la inteligencia y de la sabiduría, al concederles parte de su Divino espíritu, para que así, iluminándolos, puedan leer el libro abierto de la naturaleza, conocer sus leyes y acatarlas. De allí que los hombres deben esforzarse en emplear ésta su inteligencia y en escrudiñar la naturaleza, porque así, únicamente, podrán descubrir sus sabias Leyes, escritas en cada detalle de su obra (Como vivir sanos por Jesús).
4) Si queréis que Dios habite en vuestro corazón y lo acompañe toda la corte celestial, debéis asear prolijamente vuestras entrañas, vuestro Templo, es decir, debéis llevar una vida honesta, altamente pura y moral, sin vicios ni malos hábitos y dedicaros al honrado y esforzado trabajo, al ayuno y la oración. Sólo con oraciones, súplicas, ayunos y con una alimentación vegetariana -sin beber vino-, podéis despertar a vuestro espíritu de su letárgico sueño y así conquistar la suprema Verdad y la Sabiduría, Rigurosos ayunos y fervientes oraciones os ayudarán mucho en esta vuestra titánica lucha. Satanás y sus aliados sólo pueden ser arrojados de vuestras entrañas mediante la oración y el ayuno   (Como vivir sanos por Jesús). Entonces el espíritu de Dios descenderá sobre vosotros y habitará en vuestro corazón.
Ante todo buscad al Ángel del aire, el aire fresco y puro de los campos, de las arboledas, montañas y playas. En verdad os digo, el aire es el principal alimento del hombre. Muchos días podéis soportar sin comer, mas unos pocos segundos sin aire, bastan para que os muráis , Descalzad vuestros pies y desvestid vuestro cuerpo, para que el aire puro bañe vuestra piel. Este baño de aire debéis tomarlo lo más frecuentemente posible, pues, desde el principio del mundo, la piel está habituada a ser bañada por el aire. Respirad larga y hondamente, para que el Ángel del aire penetre “en vuestros pulmones y cargue vuestra sangre con la energía vital y con sus saludables componentes. Debéis saber que el Ángel del aire limpia vuestra sangre y todas vuestras entrañas, eliminando las toxinas e impurezas, que son la causa precisa de las enfermedades y dolores que os aquejan. Así como el aire y el fuego queman las malolientes basuras, así el aire y el calor queman dentro de vosotros las fétidas impurezas, tornándose el fétido aliento en perfumada fragancia. En verdad os digo, ningún hombre puede llegar jamás a la presencia de Dios si el Ángel del aire no le permite el paso. Es decir, si no se ha sometido previamente a una prolija depuración física y moral. Así, inmaculadamente limpio de cuerpo y alma, el hombre puede presentarse dignamente en la Corte Celestial, ante el Trono del Rey de los cielos (Como vivir sanos por Jesús).
5) Los poderosos Ángeles del aire y del agua ayudados por el poderoso estimulante del sol, ayudan al hombre a despertar a su aletargado espíritu. Después del Ángel del aire, buscad el Ángel del agua. Descalzad vuestros pies, desnudad vuestros cuerpos y sumergiros en el líquido elemento, para que el Ángel del agua bañe toda vuestra piel, con benéfica influencia sobre todos los órganos internos. De cierto os digo, que el Ángel del agua aseará todo vuestro cuerpo, quedando limpio de manchas e impurezas hasta las profundidades de los poros. Así como las veloces aguas del río lavan la suciedad de la ropa, de la misma manera la viva corriente del agua, limpia y asea vuestro cuerpo de todas las manchas e impurezas. Pues grande es el poder del Ángel del Agua, cuando no esté estancada y detenida en malolientes charcos de aguas insalubres, sino corriendo libremente en veloces arroyos y ríos, donde ella se oxigena, santifica y depura al chocar de continuo con obstaculizantes rocas y atajantes piedras, para ofrecerse como la más sana de las bebidas al hombre, prestándole, además, sus dinámicas fuerzas para mover sus molinos, los cuales muelen el trigo de vuestro pan cotidiano. Pero no es suficiente que el Ángel del Agua os asee “sólo exteriormente; el aseo interno es más importante. En verdad os digo, así como el Ángel del agua asea y estimula el cuerpo externo, de esta misma manera el agua fresca y pura, refresca y asea el cuerpo interno.
Debéis beberla en abundancia y preferirla ante cualquier otra bebida, pues el agua es preparada por Dios y jamás puede ser superada por ninguna bebida artificial hecha por el hombre. El agua pura y cristalina no sólo os apaga la sed, sino también os alimenta y estimula por los numerosos ingredientes que contiene. Ademas, os refresca, lava y asea vuestros órganos digestivos, normalizando la temperatura interna, evitando la fiebre interna, estimulando la digestión y la pronta evacuación (Como vivir sanos por Jesús). Es más importante el agua interna que la externa y también además de beberla es bueno hacer la limpieza colónica con algo de miel y agua entibiada al sol , dejarlas trabajar un buen rato para que ablande la materia y rogando al Ángel de las aguas la limpieza. Aprovechad los domingos para ayunar y ese día repetid el lavado intestinal, pues éste es el secreto de una larga vida, de una plena salud hasta la más avanzada vejez y de una inefable felicidad. Si observáis que las eliminaciones son malolientes y sucias, debéis repetir el lavado, hasta que la eliminación salga clara, limpia y sin mal olor. Luego, arrodillaos agradeciendo al Señor por haberos enviado al Ángel del Agua, el cual os ha librado de vuestro desaseo interno y externo, lo cual quiere decir que el Señor tuvo misericordia con vosotros y que os ha perdonado vuestros pecados que habéis cometido contra la Madre Natura. Así, limpios y depurados de cuerpo y alma, el Ángel del Agua os concederá plácidamente el pase, para que podáis presentaros dignamente ante el Trono del Altísimo (Como vivir sanos por Jesús).
6) La inmensa importancia de los baños de sol para vigorizar al cuerpo y encender las apagadas luces de vuestro espíritu, para que brille como un pequeño sol. Pero para vuestra felicidad, Madre Natura os tiene reservado otro Ángel que os servirá: el Ángel del Sol.
En verdad os digo, que los Ángeles del Sol, Aire y Agua son hermanos inseparables e iguales en su acción bienhechora. Exponed completamente desnudo vuestro cuerpo a los rayos del sol, empezando por un rato muy corto, para prolongarlo cada día siguiente. Durante el baño haced respiraciones profundas, llenando los pulmones con aire soleado y así incorporaréis considerable energía solar a vuestra sangre, que os fortalecerá y depurará vuestros malos olores. Y así como la oscuridad de vuestras entrañas desaparecerá al incorporar energía solar dentro de vuestro organismo, porque entonces cada célula que compone vuestro cuerpo vibrará e irradiará una luminosa aura que reflejará vuestra gran vitalidad y vuestra fuerte salud.
Los días de vuestros ayunos aprovechadlos para tomar baños de sol, porque con el estómago vacío podéis tomarlos a cualquier hora; en cambio, con el estómago lleno debéis tomar los baños solo dos horas después de comer y una hora antes de comer. En verdad os digo, no podéis presentaros ante el Trono del Señor, si el Ángel del Sol no os concede el pase para ello (Como vivir sanos por Jesús).
7) Los Agentes Divinos del Aire, Agua y Sol, asean, restauran e iluminan las entrañas del cuerpo humano, convirtiéndolo en un Templo, en cuyo Tabernáculo -el corazón- mora Dios. En verdad os digo, aquel cuerpo defendido por las tres flameantes espadas de esos tres severos Ángeles: Aire, Agua y Sol, quedará tan protegido, que Satanás huirá despavorido de él, porque una morada limpia, aseada, asoleada y perfumada con buenas obras del alma que habita dentro de este cuerpo, significa la muerte de Belcebú, como el caluroso Sol significa la muerte para la nieve.
Cuando los tres Ángeles, Aire, Agua y Sol tomen posesión de vuestro cuerpo, completarán el aseo interno hasta en sus últimos rincones y pondrán todo en un perfecto orden, porque reinarán en él con verdadera autoridad de amos y señores. Entonces, tal como los ladrones huyen precipitadamente de la casa que habían asaltado al verse sorprendidos por la policía, escapándose unos por las ventanas, otros por el tejado y otros por la tapia, de la misma manera huirán, al aparecer esos tres Ángeles guardianes, los demonios que se habían adueñado de vuestro cuerpo, demonios que no son otra cosa que vuestras malas acciones, vuestros errores y pecados que habéis cometido contra la Madre Natura, en perjuicio de vuestro cuerpo. Huirán por todas las puertas y ventanas, es decir; las impurezas y los tóxicos saldrán afuera de vuestro cuerpo por todos los poros. De vuestra piel, por todos los conductos y vías eliminatorias de vuestro organismo. La firme y enérgica escoba barrerá lejos las basuras que ensucian vuestras entrañas, a las que infectan y contaminan con tóxicos y sus malos olores, quedando vuestro organismo, después de este aseo general, inmaculadamente limpio y perfumado como con flores del jardín. Entonces la sangre de vuestro cuerpo quedará tan inmaculadamente pura, clara y limpia y cargada de vibrante energía vital, como la sangre de la Madre Natura, que es el agua cristalina y pura del espumeante arroyo, que murmurando se precipita de las montañas ofreciéndose a los humanos como la más saludable de las bebidas que la vida les puede ofrecer. Entonces vuestras entrañas quedarán perfectamente aseadas lo cual repercutirá muy favorablemente sobre vuestra salud (Como vivir sanos por Jesús).
Vuestro cuerpo reflejará una vibrante salud y energía vital; vuestro aspecto será saludable, rosada la piel como las lozanas frutas que se asoman de entre las verdes hojas de las arboledas, exhalando aromas como las flores frescas del campo. Luego notaréis un fenómeno muy grato que ocurre a vuestra cansada vista, que empezará a mejorar notablemente. Es que vuestros ojos están unidos por medio de una delicadísima red de nervios, íntima e inseparablemente con el conjunto de todo vuestro organismo y si éste está limpio y sano, también los ojos estarán limpios y sanos, debido a la sapientísima intervención del médico interno, con que cuenta todo organismo vivo. Y al revés si vuestro cuerpo está sucio, funcionará mal, se enfermará, y en consecuencia también vuestra vista funcionará mal, se apagará, seréis miopes y hasta cataratas os podrán aparecer y cegar totalmente vuestra vista, cataratas que no son mas que la acumulación de impurezas en el cristalino o la membrana de vuestros ojos. En verdad os digo que, estando vuestro cuerpo sucio por adentro, lo será también vuestra vista, porque ella es una parte inseparable del conjunto. En tal estado, ningún elixir, ni remedio alguno, aplicados localmente a los ojos, jamás podrán mejorarlos, al contrario, los empeorarán, íntimamente un prolijo aseo general de todo el cuerpo interno, es capaz de restaurar vuestra vista. Entonces totalmente depurado vuestro cuerpo, también vuestra alma quedará purificada, porque ella está íntimamente ligada al cuerpo físico. Entonces, los santos Ángeles de la Madre Natura os vestirán con la más blanca de las túnicas, para que os podáis presentar, dignamente, ante el Trono del Altísimo.  La meta cumbre del hombre es la unión con Dios. En verdad os digo que, únicamente, con la irremplazable ayuda de la Madre Natura, es decir, con el Naturismo Integral, podéis alcanzar la suprema meta de vuestras aspiraciones, que es la unión con el Gran Todo, con Dios. Esto lo comprenderéis más fácilmente al contemplar y analizar vuestro propio crecimiento (Como vivir sanos por Jesús).
8) 22 Recién nacidos, vuestra amorosa madre se hace cargo de vuestra crianza. Os amamanta, asea, baña y envuelve en pañales, os mece en la cuna, enseñándoos a andar los primeros pasos. Cuando ya crecidos, vuestro padre se hace cargo de vosotros, os lleva consigo a sus faenas, ya sea al campo o a su taller, y os enseña, tal como a él, a su vez, le enseñó su padre, para que seáis expertos y hábiles en los trabajos que él hace. Y cuando el padre se convence de que sus hijos aprendieron sus lecciones y ejecutan correctamente sus trabajos, les entrega sus posesiones y propiedades, en heredad permanente, para que continúen la obra de su padre. Algo parecido sucede a los hijos del Padre Celestial (Como vivir sanos por Jesús). La Madre Natura los cría, cuida de ellos y les enseña, alecciona, los premia y los castiga. Y cuando ya grandes los entrega al Padre Celestial para que se haga cargo de ellos, el Divino Padre los manda a Su taller, Su escuela, que es toda la superficie de este planeta. Es la Universidad del Padre Celestial en la cual El educa y gradúa a Sus hijos. Y cuando ellos demuestran poseer la suficiente preparación y madurez, les entrega Sus posesiones en el infinito espacio cósmico, para que sigan la obra de su Padre Celestial, llegando por este camino, a sus más anheladas aspiraciones que son la unión del hijo con el Padre Celestial. Tal es la culminación de la sabia Ley de la evolución humana, que asegura que la cadena de la vida jamás se corte o interrumpa, sino que siempre gloriosa y triunfante, siga eternamente. Y bendito el hijo que, sumisamente, obedece a su madre, siguiendo, fielmente, sus consejos y lecciones, porqué así, más pronto se acercará a su Divino Padre. Y bendito el hijo ya adolescente, que sumisamente obedece a su padre y cumple con sus sabios consejos de ser un asiduo trabajador, un ciudadano modelo, recto y honrado, servicial, caritativo, bondadoso y noble. Pues así el hijo cumple con el principal mandamiento: honraba tu padre y a tu madre, para que en premio, vivas muchos años y la pros- peridad y felicidad lo acompañen. Una vez más os exhorto a que, en cumplimiento de este gran Mandamiento, obedezcáis y honréis siempre a la Madre Natura, respetando sus sabias Leyes. Este es el único camino de aseguraros una larga vida, llena de felicidad, prosperidad y bendiciones del Cielo (Como vivir sanos por Jesús).  Al honrar vosotros a vuestra Madre Natura, de este modo queda honrado el Padre Celestial, que complacido os observa desde Su altísimo Trono, enviándoos Sus bendiciones. Tened presente que el Padre Celestial es el máximo poder del mundo. Es el mayor de todos los padres y la Madre Natura, la mayor de todas las madres. En verdad os digo, más aman el Padre Celestial y la Madre Natura a Sus hijos, que los padres humanos, padres carnales, son capaces de amaros. En verdad os digo, inmensamente más sabias son las palabras del Padre Celestial y los Mandamientos de la Madre Natura, que las palabras y leyes de los hombres y de las madres de esta tierra. De allí que inmensamente mayor es la herencia que el Padre Celestial y la Madre Natura tienen reservado para sus obedientes hijos en el Reino de los Cielos, que la herencia que los padres humanos pueden dejar a sus hijos en esta tierra. También os exhorto, amad a vuestros hermanos, advirtiéndoos que vuestros verdaderos hermanos son los que cumplen con los mandamientos y la Voluntad del Reino Celestial y de la Madre Natura, y no aquellos que se mofan de sus Leyes y las desprecian, aunque estos hermanos fuesen vuestros hermanos carnales. Repito, vuestros verdaderos hermanos no son vuestros hermanos carnales, sino los que cumplen con la Ley, es decir, con la voluntad del Padre Celestial y de la Madre Natura. Estos hermanos espirituales os amarán mucho más sinceramente que vuestros propios hermanos carnales, rebeldes en cumplir los mandamientos del Señor (Como vivir sanos por Jesús).
 9) Porque desde los días de Caín y Abel, en que los hermanos de sangre quebrantaron la Ley de Dios, fue quebrantada también la verdadera hermandad de sangre. Ahora los hermanos de los mismos padres se suelen odiar, aborrecer y tratar peor que a extraños. Por lo tanto, os exhorto, amad mucho más a vuestros hermanos espirituales que cumplen con la voluntad de Dios, que a vuestros hermanos carnales que no la cumplen (Como vivir sanos por Jesús).
CAPITULO XI La suprema Ley de la vida, la Ley del Amor, convertirá esta Tierra en una Estrella de Amor. En verdad os digo, la ley del Amor es la más grande y la principal de todo el Universo. A ella está sometido todo lo que es y existe. Dios es todo amor y Madre Natura es amor y sus hijos también son amor. Todo el Universo, la Tierra, Lunas, Soles, Estrellas, Astros, todo esto es una unidad inseparable, porque sólo debido a esta unidad puede existir y tener vida el Universo, igual que vuestro corazón, estómago, hígado, pulmones, la sangre, la carne, los huesos, todo esto es una sola unidad inseparable, para poder existir y tener vida vuestro cuerpo, siendo Ley del Amor, que hace posible esta unidad (Como vivir sanos por Jesús). Es que el Padre Celestial, los Arcángeles, los Angeles, todas las jerarquías celestes y toda la humanidad que vive en esta tierra y en los planetas, son una sola unidad, aglomerada por la potente atracción y cohesión del magneto amor. El Padre vive en los hijos, los hijos viven en los Padres. El uno no puede existir sin el otro. El Padre existe porque el hijo existe y el hijo existe porque existe el Padre. Siendo Dios amor, lo es también el hombre, porque el espíritu del hombre es una partícula de Dios. Para poder actuar el espíritu del hombre en la materia, en el plano físico, se reviste de la materia del plano en que desea actuar. Así, al querer actuar en el plano de esta tierra, se reviste de un cuerpo compuesto de materia terrestre, que, en su integridad, se compone de substancias de la Madre Tierra. Siendo, pues, el amor ley suprema, cumplid con ella con todas vuestras fuerzas y con todo vuestro entendimiento. Amad al Padre Celestial como Él os ama a vosotros, y amad al prójimo como a vosotros mismos, pues amar al Padre Celestial, significa amar al prójimo. Amad también a vuestra Madre Natura, tal como ella os ama a vosotros, porque ella os crió, os amamantó, os enseñó a andar los primeros pasos en esta vida y os proporcionó todo lo que sois. Amad también a toda la humanidad, cualquier color que tenga su piel y a cualquier nación a que pertenezca, porque esto se llama amar a Dios y a la Madre Natura. En verdad os digo, cuando los hombres de esta tierra se amen mutuamente, como Dios los ama, habrá bajado el cielo a esta tierra, que ya no será el Valle de Lágrimas, sino el Valle de Dicha y de intensa alegría de vivir. Porque desaparecerá todo odio, toda maldad, las luchas y las guerras y prevalecerá la paz porque existirá la buena voluntad entre los hombres. Cada individuo, para demostrar palpa- 24 (Como vivir sanos por Jesús).
24. Probablemente su buena voluntad y para cumplir con la Ley del amor, buscará la manera de cómo hacer un favor al prójimo, a un vecino, a un amigo, y aún más, a un enemigo. Buscará de agradarlo, de hacer un servicio desinteresadamente, con lo cual esta tierra se convertirá en una estrella de amor. Entonces los hombres se habrán espiritualizado, con lo cual, muchos de ellos adquirirán dones sobrehumanos, porque con su comportamiento habrán despertado algunos órganos internos, que, latentes, dormitan en todo cuerpo humano, esperando que la madurez del alma los despierte y se sirva de ellos, como por ejemplo, la visión astral, que permite ver a los muertos y conversar con ellos (Como vivir sanos por Jesús).  Los más avanzados tendrán libre acceso al mundo del más allá. Vivirán tanto en este mundo como en el otro. Debido a su avanzada evolución, después de su muerte no necesitarán volver a esta tierra en la que ya habrán aprendido todo. Entonces seguirán su evolución en el plano superior de la vida, llamado Cielo. Gozoso el Padre Celestial los recibirá como miembros permanentes del cielo y les entregará la heredad que les tenía reservada en Sus infinitas posesiones del interminable espacio cósmico.- Porque por amor cría el Padre Celestial a sus hijos; por amor les enseña y los prepara para la vida superior, la vida del más allá. Por amor los acoge en Su Reino y por amor les concede una sempiterna vida, dicha y gloria. Porque el amor es el motor que mueve todos los mundos. Es el más potente y el más seguro de los motores que nunca fallan, porque es el único motor de eterno y perpetuo movimiento. Para que tengáis una visión más completa de esta vida, os di un somero vislumbre del más allá. Sin duda son enigmas para vosotros, que sólo comprenderéis más adelante. Mientras tanto sólo necesitáis fe, mucha fe y creer en mis palabras, porque como portavoz del Padre Celestial, sólo palabras de verdad pueden brotar de mis labios. En verdad os digo, cuando estéis en presencia del Padre Celestial se os caerá la venda de vuestros ojos y entonces comprenderéis los misterios de la tierra y de los Cielos. Entonces ya no necesitaréis fe, ya que ésta será remplazada por la convicción personal de lo que antes tan sólo habéis creído y puesto vuestra fe en ello (Método de sanación de Jesús).
CAPITULO XII.  El hombre sólo puede conocer la verdad y adquirir sabiduría, después de haber despertado y afinado sus instrumentos internos de investigación y de comprensión, que, aletargados dormitan en todo organismo humano, esperando ser despertados con el progreso del alma. Comprendo que gran parte de enigmas para vosotros. No los mis enseñanzas son misterios .y podéis comprender, porque sacáis vuestra sabiduría de libros, de las escrituras que, repito, son letra muerta. Fueron escritas por hombres muertos espiritualmente y son interpretadas y explicadas, también, por hombres muertos en vida cuyas almas habitan cuerpos impuros, intoxicados, materialistas, hombres sin fe ni la menor visión espiritual  (Como vivir sanos por Jesús).
25. Sin embargo, vosotros podéis comprender perfectamente el lenguaje de estos hom- bres, porque también vosotros habitáis cuerpos impuros, impregnados de tóxicos, de materias extrañas, que os impiden la visión espiritual, tal como una espesa nube negra impide ver el Sol. De allí que todos vivís en el error, no conocéis la verdad. Tenéis por guías a ciegos que guían a otros ciegos, siendo esta la razón del porqué sufrís enfermedades, dolores y sin fe andáis por la senda del pecado. Para sacaros de esta calamidad, el Padre Celestial me ha enviado, para encender las luces dentro de vosotros, luces del conocimiento de la fe, la esperanza y la verdad. Mas por ahora, aún no estáis preparados para poder soportar tan brillantes luces, porque vuestra vista, está acostumbrada a la obscuridad, a las tinieblas, por lo cual, os cegaría la deslumbrante brillantez de la luz que irradia el Padre Celestial. Por lo tanto, para que podáis comprender mis enseñanzas, os enviaré mis Angeles para que preparen vuestros órganos del entendimiento y de la comprensión, porque entonces estaréis capacitados para soportar las deslumbrantes luces de la verdad, sin cegar ni encandilar vuestra vista. Así que por el generoso auxilio de los Ángeles de la Naturaleza, llamados Ángel del Aire, del Sol, del Ayuno, Lavado Intestinal, etc., Vuestros organismos quedarán limpios, depurados, fortalecidos y sensibilizados para poder entender mis palabras, para vosotros, trascendentales enseñanzas.- Entonces, podréis intentar fijar vuestra mirada en el Sol sin encandilaros. Sin embargo, al principio, deberéis tomar muchas precauciones para hacerlo, pues de lo contrario podéis dañar vuestra vista y aún quedar ciegos por mucho tiempo. Al principio mirad el Sol tan sólo bien temprano a su salida y bien tarde cuando se pone. En el resto del tiempo miradlo tan sólo un brevísimo instante, en el abrir y cerrar de ojos (Como vivir sanos por Jesús). Cuando tengáis vuestro cuerpo perfectamente limpio en sus entrañas y desintoxicado, entonces podréis soportar más tiempo la mirada ardiente del Sol sin cegaros. Entonces estaréis preparados para soportar la otra visión mucho más difícil, la de fijar vuestra mirada sobre la augusta faz del Padre Celestial, que es miles de veces mas brillante que cientos de soles juntos. Sin una prolija depuración de vuestros cuerpos, el cuerpo físico y el cuerpo moral, es decir, del cuerpo y del alma, no debéis intentar de mirar el Sol, porque, repito, podéis dañar gravemente vuestra vista. Si me creéis que soy enviado del Padre Celestial y tenéis Fe en mis enseñanzas, y además, os servís de “los generosos benefactores de la Naturaleza, que son los Angeles antes señalados, os veréis libres para siempre de enfermedades y dolores y gozaréis de una perfecta salud, de paz y felicidad y de una larga vida. Porque el Padre Celestial ama a aquellos hijos que, arrepentidos y sumisos, vienen a Él, suplicándole salud y consejos para solucionar sus graves problemas. A tales hijos el Padre Celestial los colma de bondades, porque desea premiar su fe que les hizo venir a Él. Les resuelve sus problemas, porque lo que es difícil y parece imposible a los hombres, es posible y fácil para la omnipotencia de Dios. Para restaurar vuestra salud os enviará Sus mensajeros divinos, Sus Angeles para que os sirvan y os guíen por la senda del recto vivir. 26 (Como vivir sanos por Jesús).

http://autosanacionyespiritualidad.com/como-vivir-sanos-por-jesus/







https://www.facebook.com/pages/Mi-Rinconcito/249677345063487?sk=photos_stream
                                                                                                                                   
Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com .es/


3 comentarios:

isaac castillo dijo...

:´) hermosa sabiduría, esta es la única verdad que existe el amor del padre-madre y sus leyes escritas en la naturaleza

Carlos Peguero Orta dijo...

Many thanks about! Let's learn and share fresh air all arond the world ;)

FrankNmtDirector dijo...

Gracias por compartir esto. Namaste

Publicar un comentario