nocopias

miércoles, 25 de enero de 2017

LA MAGIA DEL ESPIRITU DEL DRAGÓN





PARA MIS MAGOS. PARA QUE CONOZCAN Y PRACTIQUEN LA MAGIA DEL DRAGÓN


MARY SOL PACHECO (GYPSY)
1992



Con los Dragones ha sucedido igual que con los Elementales. Luego de ser habituales acompañantes del género humano, se convirtieron en personajes de cuentos y leyendas que, poco a poco, bajaron su estatus a los relatos infantiles; no por ser malignos, o fantasiosos, aunque sí fantásticos, o porque la comprensión infantil fuese menos; al contrario, a pesar de las luchas por hacerlo ver así, los niños nunca dejaron de verlos y de creer en ellos. Mas dada la visión estrecha del humano, resultaba más fácil atañer sus historias a la imaginación de los niños junto a las hadas, gnomos, troles, etc.

Los Dragones han sido seres tenidos en la más alta estima desde los arcaicos tiempos del gran continente Atlante, y, dada su fuerza y tamaño, catalogados bajo el más supersticioso temor. Los Instructores de las emergentes razas de la Humanidad se llamaron a sí mismos Dragones, adoptaron al Dragón occidental como emblema de su soberanía sobre los elementos de la naturaleza y de su sujeción al culto solar. Los que seguían el camino lunar adoptaron a la serpiente como su símbolo. Mientras, Oriente manejaba a sus dragones con mucho más respeto, a pesar de ser más antiguos. En realidad, la serpiente y el dragón siempre han sido uno, ya que ella termina adquiriendo alas al sublimarse, y entonces se convierte en el dragón alado, y éste devendrá en el Ouroboros, el dragón que muerde su propia cola, símbolo del Infinito.

Nadie puede, a estas alturas, negar que la vida se originó en el agua. Nadie puede negar la importancia de las Divinidades que emergieron del mar, como Oannes, del cual se habla como hombre pez, o serpiente marina, ratificando el origen común entre serpiente y dragón.

Existen escritos antiguos donde se habla del culto a deidades de nombres vertientes a la palabra dragón. Como los rollos y estatuillas de Babilonia describiendo así, el culto al dios Dagon o Dugón. Y a pesar de los intentos de varias religiones por sabotear la imagen de estas criaturas, hoy en día resurge con más fuerza El Aliento del Dragón. Brindando toda su sabiduría y gran fuerza a todos los que deseen confraternizar con estos.

Estos grandes aliados en la magia solo se presentan si así lo desean y siempre y cuando no les quede duda del propósito y sentimientos de quienes les invocan. Seres de gran poder dispuestos a compartir su sabiduría milenaria.

Desde tiempos inmemoriales los Dragones han estado en la mente de los hombres. La palabra dragón proviene del griego Derkomai. “El de aguda mirada.” Los romanos latinizaron y lo tradujeron a Drako. “Serpiente gigante.”

Los dragones son guardianes de grandes tesoros, más el tesoro más grande que guardan es el del conocimiento y la sabiduría. Son seres que han estado presentes desde el comienzo de las eras de la humanidad y mucho antes.

Los dragones han estado presentes en todas las culturas antiguas, desde el lejano oriente hasta las culturas mesoamericanas. Representado de muy diversas maneras y con diferentes simbolismos. Así, de cierta manera el dragón ha estado presente en la Mesopotamia y en Tenochtitlán. En el antiguo Egipto y en la Europa primigenia. En Occidente y en el Lejano Oriente.

Un dragón es un ser de respeto y al que se le debe de temer... Respeto por el conocimiento y sabiduría que posee. Y, temor pues son observadores de todos los actos del hombre. Ellos saben de antemano y antes de que se les busque quien es digno de su conocimiento y quién no.

Pero, a pesar del tiempo que ha transcurrido desde entonces, el término sigue vigente para los practicantes de Alquimia, ya que dentro de los arquetipos que estudia este Arte se encuentra el Dragón, que es el Guardián de la Sabiduría más elevada, el custodio de las puertas entre los mundos y el que sobrepasa en poder a cualquier otra criatura sobre la Tierra, estando a la par de los hombres Iluminados. De ahí que en las historias mitológicas del Vajrayana del Budismo, los Sabios se conviertan en Dragones, como Kuan Yin, por ejemplo, y que en el Taoísmo (alquimia china) los Ocho Inmortales viajen en una barca que en la proa tiene la imagen de un Dragón que sujeta una Joya Flamígera entre sus quijadas. En el medio-oriente sabemos que antes de entrar el otro mundo, los iniciados egipcios tenían que ser tragados por un Dragón, que era como un Portal para poder cruzar. Pero no sólo en esos pueblos lejanos han tenido constancia de la aparición del legendario Dragón: En occidente, también vemos narraciones que relatan simbólicamente el desarrollo del Mito del Héroe, donde éste tiene que vencer al Dragón para hacerse dueño de su tesoro. Y esto es porque el Dragón es el legendario custodio del Grial, de la Copa del Mundo donde el Demiurgo mezcló los elementos en un principio. Y según las crónicas más antiguas, que ya eran viejas desde que se hundió Atlantis, pero que nos han llegado por tradición oral, el Demiurgo Sammael designó a los Instructores como custodios de la Sabiduría porque, simbólicamente, antes de guardar el Grial, ellos lo habían poseído.

En muchos mitos de la Creación del mundo, se describe a los Dragones formando parte importante durante la Creación, y en muchas crónicas antiguas se dice que el dios padre del panteón de dioses del pueblo en cuestión, usó la piel de un Dragón para crear el mundo. Estos mitos son una forma distorsionada de las antiguas verdades, pero si se toman simbólicamente, se accederá al conocimiento milenario de los Guardianes de Sabiduría, de los Hermanos mayores de la Tercera y la Cuarta raza raíz, según los denominó H. P. Blavatsky. En un libro muy antiguo, el Libro de los Días, se relata que al principio del tiempo, el Demiurgo (el Primer Inmortal creado, el Elohim de la Octava Esfera y hermano mayor de los otros siete) emergió del Caos y habiendo visto los arquetipos perfectos de todo lo que sería, contenidos dentro del Absoluto, los proyectó por medio de su Mente, y así revistiéndolos de su propia substancia (Alma), hizo manifiesto lo inmanifiesto y lo invisible se hizo visible. De aquí que en los mitos más actuales se diga que el mundo fue creado por el más poderoso dios a partir de la piel de un Dragón. Y esto último era porque Sammael era representado como un Dragón por los Antiguos Señores del Secreto del Caos que custodiaban el conocimiento velado para los atlantes. Para los Señores del Secreto del Fuego también era el Dragón un símbolo de aquello a lo que aspiraban. Pero con la conmoción del continente después de que algunos de estos Guardianes perdieron su equilibrio por tratar de controlar el conocimiento vedado, el recuerdo permanece latente en la humanidad. ¿Y por qué en occidente se le tiene ese temor al Dragón en la actualidad? ¿Por qué para la institución religiosa se convirtió en la representación del pecado? Porque muchos de los que habían adoptado ese "escudo de armas" en la antigua Atlantis fueron los que provocaron el hundimiento del continente, y muchos de los que ahora temen al Dragón sufrieron los desastres que conmocionaron al antiguo continente y murieron ahí. Inconscientemente la gente le teme al dragón porque al verlo, aflora a su conciencia la memoria casi olvidada de un pasado que fue devastador para muchos, puesto que las heridas que esa catástrofe causó en su psique todavía no están del todo curadas. Pero otros están fascinados por el Dragón y su imponente presencia. Y esto se comprueba si miramos hacia las costumbres de los pueblos de oriente, donde la Sabiduría sempiterna no ha sido tan perseguida como aquí en occidente.

Un elemento básico de occidente es su ansia de dominio sobre todo lo creado. Sea inferior o superior. Si es inferior ratifica su carácter de amo de todo lo existente. Si es superior, muestra su gran poderío. Éste fue uno de sus errores garrafales con relación a los dragones. Al no poder dominarlos, ni como seres ni como arquetipos, decidió execrarlos de la realidad, aunque no haya podido hacerlo con la memoria.

EL DRAGÓN EN ALQUIMIA.


Como arquetipo, el Dragón está relacionado a los cinco elementos principales que rigen metafísicamente sobre las manifestaciones materiales presentes en la naturaleza. Él mismo está conformado por los cinco elementos. El cuerpo de reptil representa su unión con la Tierra; las escamas, semejantes a las de un pez, representan su poder sobre el Agua; sus alas dan testimonio de que está en estrecha unión y en cercano y sutil contacto con el Aire; su aliento de Fuego nos anuncia que es dueño, guardián y señor de este elemento en todas sus manifestaciones; y el Dragón mismo es la representación del Éter Universal que sostiene y vivifica todas las manifestaciones. En lo externo el dragón es esta quintaesencia, pero en lo interno es la Primera Materia en la que el éter está contenido; esa Prima Mater (madre primigenia) de la que han surgido todas las formas materiales y substanciales visibles o invisibles para la vista común.

Por lo anterior, los Alquimistas representan a la Primera Materia bajo la forma de un Dragón, rodeado de un aura de Caos. Dicen que él es el Mercurio que empieza siendo la Primera Materia, evoluciona en el Lapis y termina siendo la Lapis Philosophorum (Piedra Filosofal).

También en otros casos, como se ve en las llamadas "Visualizaciones Alquímicas del Dragón", este Guardián del Secreto primigenio es símbolo del Fuego Secreto, que es como se le denomina al Kundalini en Alquimia. Así, el Fuego del dragón tiene que destruir para regenerar posteriormente; acabar con lo viejo para hacerlo surgir nuevo y renovado: reconstruir el Templo a partir de sus propias cenizas, según se dice simbólicamente cuando se trata de la gradual espiritualización del cuerpo físico por medio del despertar del fuego de kundalini.

En antiguas leyendas se narra sobre el Dragón que quería alcanzar la más brillante de las estrellas, que es Polaris, (variante occidental) o del Dragón como custodio de la Perla del Gran Precio, que es la Piedra Filosofal (variante oriental del mito). Ambos mitos conducen a lo mismo que aquellos de los que hablamos antes. El fuego del Dragón debe elevarse cruzando a través de los siete chakras hasta llegar al séptimo, donde confeccionará la Piedra de los Sabios fundiendo la glándula pineal y transmutando sus partículas de plomo en partículas áureas. Es este cristal cónico que resulta del procedimiento, el que da la Aureola a los santos, según se les representa en la iconografía cristiana. Y conforme el Fuego del dragón asciende a través de los siete centros energéticos, que son las estrellas internas, espiritualiza gradualmente el cuerpo físico, reconstruyéndolo a imagen y semejanza de su arquetipo etérico.

El Ouroboros.

El Dragón que muerde su propia cola es símbolo del eterno ciclo que se verifica en todas las esferas del ser, y mucho más en la naturaleza. Esta imagen pictórica nos comunica: "Todo parte del Uno y vuelve al Uno, para el Uno, por el Uno y en el Uno". Entonces, es representación de la inmovilidad perfecta y del movimiento perfecto que se eleva al Infinito, donde se asientan el principio del fin y el fin del principio. El Ouroboros es el vínculo de unión entre lo interno y lo externo en el Alma del Alquimista, y una forma de representar el tránsito del Kronos (tiempo lineal-secuencial) al Kairós (tiempo en espiral). De ahí que se diga que Kairós es un genio escurridizo que sólo puede atraparse si el que lo intenta se reviste con las alas de los inmortales que entonan cánticos al Creador con aliento de Fuego (los Dragones Divinos de Sabiduría, los Serafines-- por cierto, Serafín significa "serpiente que quema"). Por ello, en las imágenes ahora desaparecidas de Sammael, muchas veces se le representaba como un Dragón que en una mano sostenía el Pergamino que contenía los jeroglíficos de los patrones del Caos, y en otra una botella, parecida a un mundo en miniatura, con un genio alado atrapado en su interior. Éste era la Oportunidad, la representación de Kairós. Y todo esto nos lleva al principio, que es el final, el Azoth, el Alfa y la Omega: la Piedra Filosofal, porque el Dragón que puede darse muerte a sí mismo y regenerarse a sí mismo es Inmortal, y un símbolo viviente de la Piedra, puesto que al igual que él, ella se autoengendra y se autodestruye para recrearse más perfecta todavía. El Ouroboros es el Aion, el Eón, la Eternidad, el Eterno Ahora sublimado y exaltado hasta su punto más elevado. Es la Fuente de la que todo procede, y a la que Todo debe volver; el En to pan de los antiguos, el Uno-en-Todo y el Todo-en-Uno.

LOS PODERES DEL DRAGÓN.

El Dragón, conformado por los cinco elementos, es Señor de ellos y de todas sus manifestaciones en todos los mundos. Y su Poder se extiende a conocer el Secreto de la manipulación de la Raíz de sus principios: la Materia Prima. Y para manipularla hay que ser capaz de verla, pero verla es adentrarse en la Nada, en el mismo vacío manifiesto. Por ello, quien logra ver la Primera Materia con la visión de sus ojos físicos, ha adquirido la llamada y legendaria Visión del Dragón. Aquí traemos de nuevo el significado de la palabra Dragón en griego: "el de la vista aguda o penetrante". El Dragón, siendo señor de las manifestaciones, se remonta a su substancia primigenia, y de ésta hasta sus esencias. Quien posee la vista del Dragón puede ver más allá de las apariencias y contemplar la Luz de la Verdad que se oculta detrás de ellas. Puede ver la Luz del Espíritu (aquí me refiero al Éter) que brilla en la Obscuridad y las tinieblas de la Materia. "Toda manifestación es un Templo Luminoso de Dios", han dicho los Alquimistas, y aquí tenemos el por qué de ese enunciado.

El Poder de invisibilidad (logrado en todos los niveles dimensionales) que ha hecho famosos a muchos Alquimistas a lo largo del tiempo, sólo es de efectos nulos cuando es contemplado por otro Alquimista que ha llegado a conseguir este Poder.

Otro de los poderes clásicos del Dragón es la capacidad de metamorfosearse y adquirir las más variadas y disímiles formas. Esta capacidad también se le atribuye al Mercurio de los Filósofos, por su cualidad mutable y algo inestable cuando no ha sido preparado adecuadamente. Esta facultad sólo se refiere a actuar sobre la contraparte etérica de los objetos que son visibles para nuestra vista. Así, quien logra influir sobre su propio cuerpo etérico, indirectamente lo hará sobre el físico. Si alguien cambia la forma de su cuerpo etérico, su cuerpo físico adaptará la forma fijada. He aquí el secreto de la transformación de los Adeptos de Alquimia.

El poder sobre el Fuego en todas sus manifestaciones es otra de las facultades propias del dragón, que le permite al practicante dominar las fuerzas naturales y energías elementales, así como alterar la realidad en todos los niveles del ser, en todos los mundos y dimensiones. Es uno de los más codiciados por los Adeptos. La misma palabra Alquimia, en su etimología, quiere decir: "Dominio del Fuego". Y aquí entran los Cinco Fuegos de los que han hablado los Adeptos.

La Sabiduría más elevada, la sobrenatural, es uno de los Poderes del Dragón que el practicante comienza a adquirir desde sus primeros pasos en la Gran Obra. Pero sólo al finalizarla se perfecciona, y entonces el Alquimista se hace digno merecedor de ser premiado con la Perla de la Sabiduría que le otorga el tesoro de la Sabiduría, ya que desde antiguo se sabe que el oro está asociado a la Sabiduría.

El Don de la Palabra comprende desde el habla elocuente, hasta el desarrollo del Poder Activo y creador del Verbo (la Palabra Divina que crea la Luz y por medio de ésta trae las manifestaciones a la existencia), hasta el comprender el Lenguaje del Dragón, también llamado Lengua Verde, el "lenguaje de los pájaros, de los dioses o de las serpientes". Este es el Lenguaje de la Creación que ha sido olvidado, y que sólo las Almas comprenden todavía, aunque muchas no lo recordarán hasta que despierten siendo una Unidad con la Gran Alma del Mundo.

Por eso, la próxima vez que observen la Imagen de un Dragón occidental, piensen que los Custodios de la Sabiduría, Guardianes de las Puertas entre los Mundos y Señores de la Creación, usaron ese símbolo una vez para mostrarse ante los hombres...y que, a pesar del paso del tiempo, siguen usándolo porque, al igual que su Sabiduría, es un símbolo que no dejará de existir mientras la Creación permanezca.

Por último, recuerden siempre que, Thoth Hermes, el Dragón de Al-khem, Hijo del Sol Nocturno, ha dicho en sus "Tablas de Esmeralda": "Sabiduría es Poder, y Poder es Sabiduría; uno con otro perfeccionan el Todo".


Las interpretaciones más familiares de dragones son los Dragones europeos, derivados de la tradición popular y de la mitología de Grecia, Escandinavia y Próximo Oriente, y también las de Dragones orientales. La palabra dragón deriva del griego δράκων (drákōn), "dragón, serpiente de gran tamaño, o serpiente de agua", que probablemente venga del verbo δρακεῖν "ver claramente".

En función de las diversas culturas que lo han representado, la figura del dragón juega un papel importante como dios y/o guardián, o como monstruo y poderoso enemigo. Se le atribuyen cualidades y habilidades tales como ser poseedor de una gran sabiduría y conocimiento o pecar de gran avaricia y codicia que le conduzca a devastar poblaciones enteras para apilar gigantescos tesoros. Por lo tanto, la imagen y figura del dragón ha ido variando y ha sido interpretada de muy diversas formas a lo largo de la historia.

Las culturas occidentales y orientales han imaginado reptiles gigantes y alados; puede ser debido al contacto con cocodrilos, caimanes y/o gaviales junto al hallazgo de fósiles de reptiles voladores.

El simbolismo alrededor del dragón es esencialmente el de la lucha. La lucha entre el dragón y un héroe o un dios tiene, sin embargo, distintos significados. En estos míticos combates el dragón asume dos papeles, el de devorador y el de guardián, que tienen finalmente una sola raíz: el de un ser cósmico en espera, cuya acción implica la muerte -o el nacimiento- de un orden universal.

Las actitudes tomadas en las culturas del mundo frente a la figura del dragón y la lucha que supone se distancian en ocasiones, particularmente si se compara la idea de dragón que existe en el lejano Oriente con la predominante en Occidente.

Las tribus nórdicas de Europa asociaban su folclore con varios aspectos terroríficos del dragon.

Los cristianos heredaron la idea hebrea del dragón, que aparece en el Apocalipsis, del apóstol Juan, y en otras tradiciones posteriores. En el arte cristiano del Medievo simboliza el pecado y al aparecer bajo los pies de los santos y mártires representa el triunfo de la fe y los reinos cristianos sobre el diablo. La leyenda de San Jorge y el dragón, ilustrada en la figura de la derecha, muestra claramente este significado

En el simbolismo medieval la idea de lucha contra dragones sirvió para fortalecer la motivación de los reinos cristianos. Se presentaban a menudo también como representaciones de la apostasía, la herejía y la traición, pero también de cólera y envidia, y presagiaban grandes calamidades. Varias veces significaban la decadencia y la opresión, aunque sirvieron también como símbolos para la independencia, el liderazgo y la fuerza. Los colores a menudo determinaron el simbolismo que un dragón tenía. En la pauta del viaje del héroe, los dragones representaron el obstáculo o el temor, y el paso necesario para volver al hogar, y como muchos dragones se presentan también como la encarnación de la sabiduría, en esas tradiciones matar a uno de ellos no sólo daba acceso a sus riquezas sino también significaba que el caballero había vencido a la más astuta de las criaturas. Otra faceta del dragón en la mitología clásica de la época caballeresca es el dragón como guardián que custodia o secuestra princesas en sus castillos.

En el occidente de la actualidad es casi siempre concebido como una criatura malvada, poderosa y cruel, estereotipo extraído tanto de las antiguas leyendas como de las más modernas películas.

En la Mesoamérica precolombina existe una gran tradición de veneración a la serpiente como animal sagrado. Gracias al intercambio cultural debido en gran medida a las constantes guerras de conquista de algunos imperios mesoamericanos y el intercambio comercial de otros tantos, no era de sorprenderse que muchos pueblos compartieran no sólo creencias, sino que los dioses extranjeros súbitamente formaran parte integral de un panteón dado. De esta manera las criaturas mitológicas también eran absorbidas por la gente e incluidas en el folclore y religiones de dichas naciones.

Las serpientes mesoamericanos a menudo son acompañantes de dioses a quienes asisten en sus deberes. Tal es el caso del dios tutelar de los tenochcas, Huitzilopochtli, a quien un dragón de fuego asiste como arma. Algunos dioses responsables de la lluvia (excepto Tlaloc) montan serpientes de viento mientras lanzan dardos y flechas a las nubes ocasionando la lluvia.

Algunas características casi siempre presentes en las serpientes mesoamericanas son:

Cuerpo serpentino o de serpiente.
Plumas (en tocado o como símbolo de divinidad).
Capacidad de volar.



Magia Draconiana.

Trataré de ayudar al Mago practicante a conocer un poco sobre el trabajo con dragones. Así como explica someramente qué es la magia draconiana.

Recuerden que no todos los Magos practicantes llegan a lograr tener acceso al conocimiento de los dragones y que es una magia.  Pues es muy demandante en cuanto a trabajo meditativo y espiritual.

Cabe mencionar que la Magia Draconiana no es un sistema mágico por sí mismo, ya que se puede acceder a ella de muchas maneras. Por cierto, quiero hacer notar que la Magia Draconiana o Magia con Dragones es Alta Magia Ritual.

Se debe recordar que un dragón es un ser de respeto y al que se le debe de temer.... Ellos saben de antemano y antes de que se les busque quien es digno de su conocimiento y quién no.


La Magia Draconiana se apoya en el precepto de Principio y Fin. En el Ouroboros, la serpiente alada que muerde su cola y que representa el fin del comienzo. Así, el Ouroboros se transforma en símbolo del infinito y de la sabiduría draconiana. Para acceder a esta, el Mago practicante debe de tener una gran fuerza de voluntad y conciencia de espíritu. Ya que es la única y verdadera manera de acceder al reino del Dragón; y por ende: A su sabiduría.

La Magia Draconiana, tiene sus fundamentos en la Magia Hermética, considerando que de cierta manera la primicia básica de la Magia Draconiana es Como es Arriba es Abajo. El cual es principio fundamental de la Tabla Esmeralda.

El Dragón también representa al espíritu y su unión con los elementos. El domino que la mente debe de tener sobre la materia. Pero también debemos de tener en cuenta que puede representar el opuesto. El domino de los elementos sobre el espíritu. Pues tiene esa cualidad. El de ser la dualidad. En unas cuantas palabras el Dragón puede llegar a ser el todo.

Como es que el Dragón representa esta unión. Se han de preguntar. Y la respuesta está frente a uno. Pues todos y cada uno de los elementos están representados en el cuerpo del Dragón. Sus alas son el aire, las aletas (crestas) son el agua, el cuerpo de reptil es la tierra y el aliento es el fuego. La unión de estos y su transformación en el Dragón es el espíritu. Es por eso que el Dragón representa el dominio del espíritu sobre la materia. Más al mismo tiempo, como ya se mencionó, el opuesto.

Así también, el Dragón es parte de la Alquimia Hermética. Ya que, al igual que esta. La Magia Draconiana busca la transcendencia del ser. Tanto física como espiritualmente. Principalmente la segunda. El Dragón ha estado de una u otra manera presente en la práctica de la Alquimia, pues fue el sello de los alquimistas de la antigüedad. Pues ellos sabían de la importancia de trascender como seres vivientes y que mejor símbolo para representarse que el mismo Dragón.

Recordemos que el propósito de la Alquimia Hermética es el de transcender tanto física como espiritualmente. Y el Dragón es la representación máxima de la transcendencia que se obtiene mediante la Alquimia Hermética.

Los tres conceptos básicos de la magia draconiana:

Visión
El mago es un visionario que observa lo ilimitado y canaliza inspiración en sus acciones.

Fuerza
El mago lucha por usar la fuerza potencial que está oculta en el hombre y en la naturaleza.

Acción
El mago transforma la visión en realidad mediante la acción.

El Mago Draconiano es un visionario, observador de lo ilimitado. Ademásde canalizar inspiración en todas sus acciones. También el Mago Draconiano lucha por utilizar las fuerzas que están en el interior del ser humano. Así como en la naturaleza. Por último, el Mago Draconiano la visión en realidad mediante la acción.

Estos tres principios básicos de la Magia Draconiana se resumen en una sola palabra: Voluntad.

La voluntad del Mago Draconiano es tener una visión de lo ilimitado. Con el uso de las fuerzas, tanto internas como externas (aquellas ocultas en la naturaleza) transforma la realidad que lo rodea mediante la acción.

Mas así como existen estos tres conceptos básicos, también existen unos principios fundamentales en la Magia Draconiana.

Cinco Principios Draconianos Elementales

Todo es uno
El "ouroboros" o el dragón que muerde su propia cola muestra el eterno retorno y que el comienzo es el fin y el fin es el comienzo, en lo pequeño está lo grande y en lo grande está lo pequeño, el uno es el todo y el todo es el uno. Aquello que está arriba es como lo que está abajo.

Todo es fuerza
El universo es fuerza en diferentes formas. La fuerza es movimiento. La fuerza se revela mediante los siete rayos o niveles de vibraciones que representan los siete colores en el espectro. El Dragón es la fuerza y cuando el Dragón se manifiesta con siete cabezas representan los siete rayos.

Todo es posible
Todos los límites y limitaciones son ilusiones. Sólo las visiones y la fuerza del hombre crean límites. Seguir la propia verdadera voluntad es la única ley. El hombre puede volverse un creador de sí mismo.

Todo fluye
La realidad está constantemente cambiando. El orden es ilusión. Mediante el movimiento y la acción el hombre logra la vida y la fuerza para crear su vida. El estancamiento lleva a la ruina. Descansar en los brazos del Dragón es seguir la corriente de la fuerza.

Todo existe
Nada existe. La realidad es una cuestión de energía y percepción. El nihilismo es una expresión que revela falta de energía. El sentido existe si la energía existe. Todo puede ser verdadero y volverse verdadero mediante un enfocamiento de la visión adecuada mediante la fuerza adecuada y la acción adecuada sobre la meta adecuada.


Cómo Acceder a su conocimiento

Para el Mago Draconiano, todo es principio y fin. Y está representado en el Ouroboros, que representa al universo en movimiento y el movimiento es fuerza. Esta fuerza se revela mediante los siete rayos o niveles de vibración que representan los colores del espectro. El Dragón cuando se manifiesta con siete cabezas representa los siete rayos. Para el Mago Draconiano todo es posible, ya que las barreras de lo imposible solo son ilusiones. Y solo las visiones y la fuerza del ser humano crean límites. El ser humano es un creador de sí mismo. El hombre al reinventarse a sí mismo está haciendo que fluya la esencia que en él está. Y por eso la realidad siempre está en constante cambio. Y por tal motivo el orden es una ilusión. Para crear su vida el hombre requiere del movimiento constante y de la acción para no perderse. Ya que el estancamiento es la ruina. Por último, nada existe. La realidad es cuestión de percepción y energía. Más todo puede existir si la energía existe. Todo es verdadero o volverse verdadero mediante el enfoque correcto de la visión con el uso de la fuerza adecuada y la acción adecuada para lograr la meta deseada.

Recuerden que la Magia Draconiana es Alta Magia y para poder acceder a ella es necesario trabajar arduamente en los fundamentos de la Magia Hermética. Así como, en la Alquimia.

Comentarios esotéricos a los Tres Conceptos Básicos de la Magia Draconiana

1. Visión — La palabra dragón viene de un verbo griego que significa "ver". La palabra también puede significar "relampaguear". La magia draconiana es la magia de la clara visión. La mayoría de las personas viven en un globo de vidrio que está nublado por ellos mismos. A través de la niebla solamente pueden ver los contornos del mundo afuera. La niebla refleja la imagen de ellos mismos y ellos interpretan el mundo externo mediante su propio reflejo. Están atrapados en una "burbuja de auto-contemplación".

El hombre recibe información sobre el otro lado solamente después de haberla filtrado a través de sí mismo. Cuando logramos conocimiento intelectual es filtrado a través de una serie de categorías que crea nuestro entendimiento. Las tres principales categorías mediante las que comprendemos el mundo son: tiempo, espacio y causalidad (causa-efecto). Estas categorías crean nuestro universo. La imagen que recibimos mediante el intelecto y las categorías es lo que llamamos cosmos, orden y el lado de la luz. El estado ideal de entendimiento perfecto lógico e intelectual en el sistema categórico es lo que en el misticismo y la religión ha sido atribuído al mundo de los dioses. El mundo externo al globo de vidrio es lo que es llamado caos y lo desconocido. Es el "lado oscuro".

Es también el "otro lado" o "el otro" en relación al hombre quien dentro del globo de vidrio es el punto de comienzo para su propio entendimiento "el uno", "el único", o "el principio". Esos son términos que usualmente son atribuídos a Dios. Dios o los dioses son imágenes ideales de uno mismo como uno quisiera verse a uno mismo y como uno quisiera que la realidad fuese, en la imagen en espejo. El otro o lo oscuro es lo desconocido afuera. Sobre esto el hombre proyecta el miedo de lo que hay afuera de sí mismo. El camino draconiano de la clara visión consiste en limpiar al globo de la niebla para que el mundo externo aparezca claro y en su totalidad. El camino draconiano también hace posible la trascendencia afuera del globo de vidrio. La visión del mundo exterior es el principio draconiano: "ver".

2. Fuerza — La visión del mundo/mundos otorga conocimiento. Conocimiento es fuerza. Todo sistema cerrado (lo que el mundo dentro del globo es) tiene una cantidad limitada de energía. La energía y la capacidad de percepción están conectadas. Esto es porqué los caminos draconianos (Kundalini-yoga, iniciación odinística, alquimia Typhoniana, etc) enfocan la energía interior hacia aumentar la percepción para lograr visión clara, que brindará la posibilidad de obtener energía del exterior. Esta fuerza interior es llamada "dragón interior" y la fuerza externa es llamada "dragón exterior". Todo es fuerza y energía en diferentes formas y en diferentes niveles de vibración. El mundo dentro del globo es un sistema estabilizado de energía en una forma fija. La energía fijada no es accesible para el hombre. Dentro de la forma fija hay un núcleo de fuerza pura libre y móvil como la lava en el centro de la tierra. Esta es la fuerza que el mago usa y enfoca para abrir una fractura en el globo para que el mundo exterior sea accesible. En el mundo exterior una cantidad infinita de fuerza es ahora accesible para el mago. El mago usa la fuerza interior para acceder a una visión de la fuerza exterior. Esta visión crea una carga de la fuerza interior que aumenta la capacidad de ver y acceder a la fuerza exterior. Demanda una gran fuerza ver, y ver otorga gran fuerza.

3. Acción — El tercer principio en la trinidad de la magia draconiana es la consecuencia y resultado necesario de la visión y la fuerza: acción. La magia es el arte y ciencia de realizar acciones, externas e internas, que hacen una realidad de una visión. Si la búsqueda de visión y la fuerza aumentada del mago no son usadas en acciones concretas, el mago se "quemará". La acción es el canal necesario para la fuerza que el mago adquiere mediante la visión del "otro lado". La acción es la expresión de la magia. Mediante la fuerza de las acciones el mago puede hacer reales sus visiones.

Aforismos draconianos

El Dragón es la serpiente alada. El Dragón une la serpiente con el águila, lo que está abajo con lo que está arriba.

El Dragón son los cuatro elementos. Las alas son el Aire. El cuerpo reptil es la Tierra. Las aletas son el Agua y el aliento ardiente es el Fuego. Así el Dragón es el quinto elemento - el Espíritu.

El Dragón es, en la forma del Ourobouros, la serpiente que muerde su propia cola. El Dragón es el comienzo del fin y el fin del comienzo.

El Dragón está más allá del bien y del mal, de la noche y el día, de lo masculino y femenino, de más y menos. El Dragón surge mediante el encuentro de los opuestos. El Dragón es la polaridad entre más y menos.

El Dragón es el símbolo de Tao - el Viaje - y el Viaje es la meta. El Dragón es eternidad dinámica.

Lo oscuro es lo desconocido, lo que está reprimido de lo consciente. En lo oscuro están los tesoros ocultos del alma.

Si encendemos una vela aparece una sombra. Mientras más luchamos por luz, mayor será la sombra que crece detrás de nosotros.

En la oscuridad podemos encontrar el miedo. Mediante el confrontar la oscuridad estamos confrontando el miedo y podemos liberarnos de él. Si escapamos a la oscuridad, nuestro miedo crecerá de lo que hay en la oscuridad.

La meta es un equilibrio entre lo oscuro y lo luminoso, lo creativo y lo destructivo.



LA MAGIA DEL DRAGON

Ritual de invocación a los poderes del dragón:

Ritual:

Esta invocación se puede realizar como ritual para obtener los poderes del Dragón o se puede utilizar también para invocar estos poderes para algún ritual en especial en el que se necesiten.

Se empieza el ritual dirigiéndose hacia el Este, con la espada en la mano de poder se cierra el círculo de la forma acostumbrada.

Se hacen las invocaciones de costumbre y una vez que se ha terminado de preparar el Círculo deberemos sostener el Cáliz en alto diciendo:
"¡Draconis! ¡Draconis! ¡Draconis!", y la frase para el cáliz. Así con cada una de las herramientas que están dentro del círculo, dando la vuelta a este con cada una de ellas desde la dirección en que lo empezamos a cerrar.

Cuando hayamos acabado, tomaremos el athame o la espada en las manos, arrodillándonos y proyectando mentalmente a un dragón. Entonces se levanta la espada hacia el Pentáculo y se dice con poder y confianza la siguiente plegaria:

"A todos los Dragones y Gobernantes del Mundo de los Dragones, yo soy (el nombre del Mago), soy el Mago que los ha buscado.

Con (el nombre de la espada) en mi mano, yo entro en su reino, no para la batalla física, sino para aprender su conocimiento y poder.

Yo te saludo, oh Antiguo Dragón, Señor de la Sabiduría, y así mismo, espero tu bendición y guía."

Cuando el Mago se sienta tocado con la bendición del Dragón, se baja la espada sin soltarla.

Apuntando con la espada hacia el Este en la mano de poder y en la otra con el Pentáculo, se dibuja en el aire un pentagrama con la espada o athamé y se dice:

"De Sairys, Gobernante del Oriente, viene el poder maravilloso del Aire"

Una vez que el flujo de aire haya penetrado en el cuerpo, iremos hacia el Sur y repetiremos la operación:

"De Fafnir, el Gobernante del Sur, viene el Fuego purificador de la Boca el Dragón"

Una vez que se sienta el poder del fuego purificando el cuerpo, iremos hacia el Oeste:

"De Naelyan, Gobernante del Oeste, viene el poder del Agua"

Una vez que se sienta el poder del agua iremos por último hacia el Norte:

"De Grael, Gobernante del Norte, viene el poder de la Tierra"

Se siente el poder de la Tierra y se continúa con el ritual.


En este momento se puede continuar con el ritual que se tenía pensado, si es por algún problema, se puede pedir el consejo del Sabio Dragón.

Una vez que se haya terminado con el hechizo se aplaude tres veces y se hace una nueva plegaria:

"Yo te agradezco, oh Dragón viejo y sabio, de Tierra y de Fuego, de Agua y Aire, por compartir tu sabiduría conmigo"

Se pone el Cáliz de vino sobre el Pentáculo, se rodea 3 veces con la vara y se dice:

"Esta es la Copa que contiene el Poder del Dragón"

Se toma un poco y lo demás se vierte en la Tierra como ofrenda, si no se puede tirar se mantiene en el altar una hora después de cerrado el ritual.

En este momento, la energía de los Dragones ya está en el Círculo y podemos hablar con ellos sobre nuestras esperanzas y nuestros sueños, compartir con ellos la alegría de ser Mago, escuchar sus consejos y sus palabras de aliento.

Para cerrar el ritual se vuelve uno a colocar en cada una de las direcciones diciendo:

"Que la paz entre del Este, oh Dragón, y vuelva de nuevo en la hora el ritual"

Así con cada una de las direcciones. De vuelta al altar se levantan ambos brazos diciendo:

"Adiós, oh Dragón de Fuego, Agua, Tierra y Aire.
Juntos hacemos el bien con el profundo poder y magia del Dragón.
En paz puedes irte ahora, pero vuelve a enseñarme la magia y sabiduría antiguas.¡Draconis, Draconis, Draconis!”

Entonces se abre el círculo de forma normal y se termina el ritual.

La magia del guerrero espiritual, es la autotransformación como agente motivador del cambio de eventos.

Los dragones son seres mitológicos, poseedores de una gran fuerza espiritual.

Habitan en diferentes regiones del universo. Para efectos de magia, se clasifican de acuerdo con los 4 elementos; el sol; la luna y los dragones guardianes. Su magia es muy poderosa, porque es la magia del Guerrero Espiritual.

Las velas contienen en sí mismas la fuerza de los 4 elementos. La tierra corresponde al material del que están hechas. El fuego corresponde a la flama. El agua corresponde a la cera líquida. El viento corresponde a la danza de la flama.

Han sido utilizadas desde tiempos inmemoriales por la magia. Siendo herramientas invaluables para el Guerrero espiritual, quien primero se transforma, y después con su ejemplo inspira a los demás.

Las velas pueden usarse en rituales con propósitos específicos o quemarlas como ofrenda o agradecimiento. Pueden encenderse 15 minutos diarios o quemarlas completamente.

Deben encenderse siempre con cerillos de madera y apagarse con los dedos o matacandelas, para no extinguir abruptamente la llama que representa nuestros deseos.

Antes de encenderlas debemos invocar la luz. Al encenderlas debemos visualizar nuestro propósito y al concluir siempre dar las gracias.


Las Velas, sus Colores y La Magia del Dragón

AMARILLAS: inteligencia, imaginación, poder de la mente, creatividad, seguridad, acción, atracción, concentración, inspiración y cambios repentinos.

Atraen a los dragones del aire, del sol, del fuego, del viento y a los dragones guardianes.
Potencializadas con aroma ámbar. Contienen anís, manzanilla y hierba de san juan.

ANARANJADAS: autoestima, adaptabilidad, estimulación, atracción, cambios repentinos, alegría, control, poder, visualización y atracción de eventos positivos, cambio de suerte.

Atraen a los dragones de fuego y a los dragones guardianes.
Potencializadas con aroma heliotropo. Contienen laurel y hoja y tallo de girasol.

AZUL CLARO: verdad, inspiración, sabiduría, poderes ocultos, protección, entendimiento, buena salud, felicidad, paz, fidelidad, armonía en el hogar, paciencia.

Atraen a los dragones de agua, lagos, mares, la luna, el viento y dragones guardianes.
Potencializadas con aroma nardo. Contienen lechuga, alcanfor y avena.

AZUL INDIGO: meditación, neutralizar agresiones, detener mentiras e intrigas y trabajar con el karma.

Atraen a los dragones de la luz, de los mares y a los dragones guardianes.
Potencializadas con aroma loto. Contienen centeno, higuera y violeta.

BLANCAS: pureza, espiritualidad, sinceridad, honestidad, poder supremo de la naturaleza, espiritualidad y altos ideales en la vida.

Atraen a los dragones de la luz, el espíritu y la luna y a los dragones guardianes.
Potencializadas con aroma ámbar. Contienen perejil, toronjil y ajenjo.

CAFES: para atraer dinero y éxito financiero, concentración, balance, poder espiritual del elemento tierra, contactar con los seres elementales de Tierra, intuición, estudio.

Atraen a los dragones de la Tierra, montañas, bosques y a los dragones guardianes.
Potencializadas con aroma pachulí. Contienen cedro y helecho femenino y masculino.

MAGENTA: cambios rápidos, sanación espiritual. Por su alta frecuencia vibratoria, hacen que las demás velas trabajen mas rápido; por lo que se recomienda usarlas con otras velas.

Atraen dragones de luz.
Potencializadas con aroma eucalipto. Contienen hinojo, musgo y eucalipto.

ROJAS: poder físico, valor, fuerza, salud, energía, fuerza de voluntad. Vencer miedos y estados letárgicos.

Potencializadas con aroma canela. Contienen ruda, albahaca y menta.
Atraen dragones de fuego y dragones guardianes.

ROSAS: amor, afecto, romance, sanación espiritual, solidaridad, perdón, despertar espiritual.

Potencializadas con aroma rosas. Contienen rosas, jacinto y limón.
Atraen dragones de agua.

VERDES: abundancia, fertilidad, buena suerte, generosidad, dinero, bienestar, éxito, renovación, matrimonio y armonía.

Potencializadas con aroma verbena. Contienen verbena hembra y macho y romero.
Atraen dragones de tierra, bosque, montaña y dragones guardianes.

VIOLETAS: éxito, idealismo, habilidad psíquica, sabiduría, progreso, protección, honores, contacto con el espíritu, adivinación, romper con la mala suerte y alejar al mal.

Potencializadas con aroma sándalo. Contienen amaranto, borraja y ajonjolí. Atraen dragones de agua y de la luna.


Rituales de la Magia del Dragón

Comentaremos sobre el altar.

Así como hay un mueble para la t.v., para el aparato de sonido, una mesa para comer y una cama para dormir, nuestros objetos más preciados, deben de tener un lugar para ser dignificados. Cuando adquirimos un juguete especial, un cuadro especial, un adorno especial, una pluma etc., le buscamos el mejor lugar, pues estamos orgullosos de ser sus poseedores. Nuestros instrumentos ritualísticos son especialmente valiosos y merecen un sitio especial, sagrado.

Para hacer un altar, bastan una mesita y un lindo mantel. En el colocaremos las imágenes o elementos que representen para nosotros la divinidad. Ahí consagraremos nuestros instrumentos de trabajo y ratificaremos nuestro compromiso ante Dios, de trabajar con bondad, belleza y verdad, generando y compartiendo amor.


RITUALES

El procedimiento para hacer rituales con la magia del dragón, es seleccionar las herramientas de trabajo y colocarlas sobre el altar, hacer la invocación inicial, encender las velas, pronunciar la afirmación o conjuro especifico del ritual seleccionado y por último el agradecimiento.

Invocación inicial:

Me muevo fuera de los límites de tiempo y espacio
Invoco a los dragones para contactar con la energía universal
La fuerza de mi deseo hará que se modifique la realidad
La magia, fuerza transformadora es mi aliada.

Agradecimiento:

Agradezco a los dragones
Su respuesta a mi llamado
Trabajamos con la magia en amor
Y lo que deseo, será.


RITUAL PARA ENCONTRAR EL VERDADERO
Para lograrlo implica analizar, reflexionar si hemos sido egoístas o que tan dispuestos estamos para comprometernos.

Este ritual funciona, si se presenta ante ti la pareja ideal, pero para que la veas, para que te comprometas, para que te entregues al amor sin miedo; tal vez antes de hacerlo debas encender una vela violeta durante 3 semanas, quince minutos diarios para ver si tu corazón esta resentido y lleno de dolor. Si por el contrario tienes miedo, te falta valor para comprometerte, enciende una vela anaranjada.

Materiales:

Velas rosa, verde y azul; Runa del amor; Dragones de agua y guardián.

Procedimiento:

1.-Colocar la vela rosa en el centro y las otras dos a los lados, formando un triángulo, en cuyo centro se colocaran los dragones y la runa.

2.- Hacer la invocación inicial y encender las velas.

3.- Hacer la afirmación de este ritual:

“Abro mi corazón al verdadero amor, extiendo mis brazos para recibirlo.
Expando mi corazón para expresar mi amor.
Soy un espíritu amoroso en busca de otro espíritu amoroso.
La felicidad llena mi corazón y está presente en todos los actos de mi vida
Magníficos dragones, tráiganme el verdadero y duradero amor.”

4.- Haga una meditación acerca de sus deseos y diga el agradecimiento.



RITUAL DE PROSPERIDAD

Materiales:
Velas café y verde, Runa de la prosperidad, Dragones de tierra y guardián.

Procedimiento:

1.-Colocar las velas, los dragones y la runa en el altar.

2.- Hacer la invocación inicial y encender las velas.

3.- Hacer la afirmación de este ritual:

Buenas vibraciones, prosperidad, abundancia, éxito y dinero
Vengan a mí.
Que crezcan las cosas buenas. Esperanza y confianza
La prosperidad ya esta en mi vida.

4.- Haga una meditación acerca de sus deseos y diga el agradecimiento.



RITUAL PARA LIBERAR BARRERAS

Materiales:
Vela magenta, blanca y violeta; Runa generador de energía positiva, Dragones de viento y guardián.

Procedimiento:

1.-Colocar la vela blanca en el centro y las otras dos a los lados, formando un triángulo, en cuyo centro se colocaran los dragones y la runa.

2.- Hacer la invocación inicial y encender las velas.

3.- Hacer la afirmación de este ritual:

Todas las barreras se remueven. Todos los obstáculos desaparecen
Llegan nuevas oportunidades
Mi progreso florece

4.- Haga una meditación acerca de sus deseos y diga el agradecimiento


RITUAL DE SALUD

Materiales:
Velas azul, blanco y rojo; runa de la salud; dragones de fuego, viento y guardián.

Procedimiento:

1.-Colocar la vela blanca en el centro y las otras dos a los lados, formando un triángulo, en cuyo centro se colocaran los dragones y la runa.

2.- Hacer la invocación inicial y encender las velas.

3.- Hacer la afirmación de este ritual:

Vibraciones de salud llegan a (nombre de la persona)
Restaurando su cuerpo, mente y espíritu
Él o ella están sanos y felices, disfrutando del amor

4.- Haga una meditación acerca de sus deseos y diga el agradecimiento



Las publicaciones de J. Conway, de editorial Lewellyn te serán de utilidad para hacer contacto con los Dragones y llevar a cabo la magia del dragón con resultados maravillosos. El trabajo sincero te garantiza el resultado.


Y los dragones despertaron y su rugido traspasó las fronteras.
Volvieron a volar, hermosos y temibles bajo la luz del Sol, y los humanos comprendieron que no eran los dueños de la Tierra.

                                  N. Castro-Rodríguez

http://elrincondegypsy.blogspot.com.es/2011/07/la-magia-del-espiritu-del-dragon.html








https://www.facebook.com/pages/Mi-Rinconcito/249677345063487?sk=photos_stream
                                                                                                                                   
Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com .es/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada