nocopias

viernes, 23 de septiembre de 2016

Consejo de Sirio: El Universo del Cristal





Consejo de Sirio: El Universo del Cristal


Cuarzo cristal con incrustación de fluorita 
El mineral más abundante en el planeta es el dióxido de silicio o cristal de cuarzo. Esta composición química se encuentra en el ser humano, dentro de su estructura molecular. La activación de este compuesto, desde el punto de vista de la evolución humana y de la consciencia de la Humanidad, se hace ahora fundamental para un mejor desarrollo de las corrientes de vida, propias y del planeta.
Si se imagina al cuerpo humano como un área fluctuante de energía que rodea y permea sus límites físicos, este campo de energía revelará desequilibrios en su patrón de intercambio de los flujos naturales. Puede haber problema con los órganos internos, la vida emocional o los hábitos de pensamiento de una persona, todos los cuales afectan al modo que la energía fluye a través de ella.
Si se observa un cristal, con su estructura molecular fijada en un patrón geométrico estándar, se puede concluir que, cuanto más perfecto sea el cristal, más compacto será su poder curativo. No cae en los mecanismos de enfermedad en los que los humanos se ven afectados, porque sus átomos están alineados adecuadamente y no incorporan toxinas mentales ni emocionales a su estructura.
Por el contrario, cuando una persona entra en contacto físico con un cristal o incorpora el elixir de esa gema, su vibración aumenta hacia la del cristal, realineando la geometría interna de la persona. Al menos, le da el impulso para que ella se salga de esa complejidad de desarmonía. El trabajo consciente que se realice durante ese proceso devendrá en los consiguientes cambios de conciencia y patrones de vida deficientes, que generalmente llevan a los seres a la enfermedad, ya sea ésta física, emocional o hasta mecanismos desgastantes mentales, que inician los ciclos de dolencia.
Por provenir de un reino conectado totalmente con la armonía del Universo, pueden implantar en el ser humano la idea de lo divino y reconectarlo con la Fuente de Vida y Provisión Universal. La relación entre el Reino Humano y el Mineral es ancestral. Los cristales han guiado el desarrollo de los demás reinos en el planeta, a través de toda la información genética y de expansión de los planos geométricos de lo viviente.
Ellos son geométricos y por lo tanto, de resolución perfecta.
Esto es lo que han inculcado a los demás sistemas de vida, que tienen una apariencia externa más flexible. Esto se debe a que la estructura de los reinos vegetal, animal y humano, tienen mucho contenido de agua, elemento que en los cristales se halla incorporado a una estructura más sólida. El hombre siempre se ha sentido atraído hacia los cristales y en las civilizaciones antiguas no sólo se lo utilizó en sanación y ornamentación, sino también como moneda de cambio.
Estar conectado con la vibración del cristal, permite extraer toda la sabiduría de las edades que se halla impresa en su cuerpo. Las seis caras de una punta de cuarzo representan los seis primeros chakras en el cuerpo humano, y el extremo se asocia con el chakra coronario del hombre.
Desde esta analogía, se puede observar que las energías de cada chakra están totalmente expuestas en un cristal y asociadas a la conexión de toda la evolución de un mineral de cuarzo. Así como se ha dicho que los chakras en el ser humano, representan puertas dimensionales de la conciencia, también se puede trabajar con una pieza de cristal en el anclaje energético necesario para acceder a estas puertas dimensionales.
Consejo de Sirio
A través de Liliana Scaringi
Facebook: Semillas Estelares




https://www.facebook.com/pages/Mi-Rinconcito/249677345063487?sk=photos_stream
                                                                                                                                   
Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/
                                                                                                                                                                                
                                                                                                         


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada