nocopias

lunes, 2 de enero de 2017

Más sobre el sol y nuevos códigos solares



Más sobre el sol y nuevos códigos solares

Amados caminantes, como habrán notado me tomé unos días de descanso merecido y necesario.

Mi Ser celebra una nueva vuelta al sol, en un aniversario de mi llegada al mundo. Y como nunca me encuentra súper conectada con el divino astro, con la divinidad del Gran Espíritu guiando mis pasos.

Hoy deseo compartir con ustedes que estoy en plena fase de desapegos, de entrega total, tanto es así que es el primer cumpleaños en mi vida en que no tengo casa ni hogar, ni sé adónde iré, donde sentaré raicitas otra vez. Viajo libremente y conecto con cada suelo donde me descalzo, con cada rayo de sol en mi piel y cada reflejo de luna enredándose en mi cabello…
Siento que todo, absolutamente todo va cerrando círculos mágicos en mi vida: estoy recibiendo códigos numéricos solares, provenientes directamente de la biblioteca central del Sol, entregados muchos de ellos por Lady Venus y Sanat Kumara. Ellos sirvieron en el planeta en épocas de Lemuria y Atlántida, y así fue como hace poco me entregaron la información sobre el baño de luz lemuriano, antecesor del ho’oponopono. Todo el tiempo en la información que me llega, recibo que es de máxima importancia la conexión que logremos establecer con el sol, pues es por su medio que nuestros cuerpos de luz de “activan”. Sé que durante los últimos siglos, una gran manera que encontraron seres alineados con la oscuridad para mantenernos dormidos en un sueño del que al fin vamos despertando, ha sido justamente cortar esa conexión con el sol. Si piensan en los estándares de belleza de los últimos siglos, han sido mantener una piel blanca. La explicación que daba la antropología social es que la piel morena se relacionaba con el trabajo en el campo, y por lo tanto el color pálido de la piel indicaba que las personas gozaban de un nivel de vida superior al no realizar directamente labores agrarias. Lo cierto es que aun trabajando a destajo, las personas que recibían la luz directa del sol tenían otra energía superior, pues sus cuerpos se recargaban al estar expuestos a la energía solar.

En las últimas décadas nos han insistido en la utilización de protectores y bloqueadores solares! es decir, ahora desde el criterio estético, tener una piel bronceada supone tener tiempo y dinero para ir de vacaciones, por ejemplo, pero seguimos bloqueando los beneficios de la exposición al sol. La recomendación cierta y necesaria es no exponerse en horas de sol intenso, especialmente en lugares donde las temperaturas son más altas, cerca de la región marcada por la línea del Ecuador.
Les dejo ahora estos códigos solares nuevos porque me los han pedido personas que quiero mucho:
2127 se dice veintiuno veintisiete

actúa sobre células cancerígenas, activando una pronta recuperación y transformación de células “malas” en “buenas”.

3031 se dice treinta treinta y uno

actúa sobre las células superficiales del cuerpo, tanto epiteliales (piel) como en cabello, uñas, etc., restableciendo el equilibrio y bienestar.

2194 se dice veintiuno noventa y cuatro

para tratar trastornos alimentarios de cualquier tipo, retornando suavemente al equilibrio y alimentación eficiente

2183 se dice veintiuno ochenta y tres

para tratar trastornos digestivos de cualquier tipo, facilitando el tránsito intestinal adecuado, la digestión armoniosa, eliminando ardores y equilibrando todo el proceso digestivo.

Los códigos numéricos solares se usan muy simplemente:

-se repiten al sol 21 veces cuando se hacen para uno mismo o 28 veces si se realizan para otras personas

Si NO hay sol, porque esté nublado, lloviendo o sea de noche, se reemplaza la exposición al sol con la visualización del símbolo solar o bien, a quienes les cueste visualizar, dibujándolo en papel y escribiendo el código separado en los dos primeros dígitos arriba y los segundos abajo dentro del círculo que representa al sol, tal como en la ilustración y siempre se repite 21 o 28 veces según sea para uno mismo o para otros, siempre pidiendo permiso a su ser superior:

Codigo solar para uso personal pteluz
Para uso personal propio 9 Rayos: No hace falta verlo en amarillo, se coloca adentro el código a trabajar y se repite 21 veces

Para otros con 11 Rayos: Visualizar o dibujar asi el sol y escribir dentro el codigo elegido separado por pares, tal como se recita

Para otros con 11 Rayos: Visualizar o dibujar asi el sol y escribir dentro el codigo elegido separado por pares, tal como se recita

Si los hacen por otra persona y no hay sol, el dibujito en lugar de llevar 9 rayos, lleva 11.

Te agradezco si compartes, respetar la fuente y el texto, honrando así mi tarea en la Luz.

Bendiciones de mi corazón al tuyo Verónica Heiland (c)


http://www.puentedeluz.org/mas-sobre-el-sol-y-nuevos-codigos-solares/
DEJAMOS ACLARADO QUE LOS CODIGOS NO REEMPLAZAN LA CONSULTA MEDICA PROFESIONAL O EL TRATAMIENTO INDICADO POR EL MEDICO.


Cómo usar los códigos numéricos solares    AQUÍ  

CÓDIGOS SOLARES    AQUÍ     

Más sobre el sol y nuevos códigos solares      AQUÍ  








https://www.facebook.com/pages/Mi-Rinconcito/249677345063487?sk=photos_stream
                                                                                                                                   

Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com .es/

3 comentarios:

Arte Gloria Fierro dijo...

Solamente agradecer a Veronica Heiland, tambien a Isis Alada,por este gran servicio.

Mariela Colman dijo...

Comentaste tu fase de desapego, que no tenes casa ni hogar etc. A mí eso me pasó durante los años 2012/2015 hasta que se resolvió una situación legal, pero viví tiempos de GRAN incertidumbre, mas teniendo problemas laborales y a cargo de una persona anciana. Hoy estoy un poco mejor pero la verdad es que todavía no me lo creo que hayan terminado esos sobresaltos. Intentaré cambiar mi actitud mental con estos ejercicios. Gracias y Feliz cumpleaños!

Andrea Moreno dijo...

Gracias por los Códigos, Gracias Isialada.

Publicar un comentario