nocopias

jueves, 29 de octubre de 2015

Mensaje urgente a los trabajadores de luz






¡Saludos, amigos!
Estamos contentos de tener la oportunidad de hablar de nuevo con ustedes hoy.
Están notando las poderosas energías fluyendo ahora a la Tierra y sintiendo los cambios a todo nivel de su ser.
 Esto suena tal vez a cliché. Sin embargo, miren sus vidas.
 Noten las áreas de su vida diaria donde ya no son tan severos consigo mismos.
Noten dónde son más capaces de dar gracias por la abundancia fluyendo constantemente a ustedes, sin importar sus circunstancias externas.
Noten cómo ya no desean estar envueltos en una batalla con otros basada en el ego. Noten cómo han dejado de juzgar a otros y a sí mismos. Y cómo sólo desean cumplir con su propósito, reírse más, comer alimentos más puros, dormir sosegadamente.
Ciertamente que ésas no han sido sus preocupaciones principales en vidas pasadas, exceptuando las vidas en las que se les otorgó la oportunidad de concentrarse en ellas, y han sido pocas de verdad.
En otras palabras, ustedes han empezado a crear su vida desde el interior al exterior, en vez de al reverso, cosa que se les ha enseñado desde que estaban en la cuna.
Miren ahora la plena verdad del asunto—que no hay “materia, ya sea un objeto físico o circunstancias externas.
Todo es energía, en el sentido de que todo pertenece a una interminable corriente de Vida y de vivir. Todo pertenece a la continua experiencia del ser y su deseo de ver más, experimentar más, y ser más.
Una expansión sin fin—por eso han venido, y para celebrar eso están aquí.
Y ahora estas energías les están dando la ola del movimiento hacia adelante sobre la cual cabalgar, a fin de que puedan hacer eso mismo.
¿Sigue habiendo áreas en sus vidas donde sienten que están batallando? ¿donde se preocupan de si podrán pagar las cuentas, de si los niños se van a comportar sabiamente, de si los políticos van a “sincerarse” jamás?
¿Sigue habiendo momentos en los que ven las imágenes de los refugiados en su televisor y oyen noticias de desastres naturales u otras calamidades, y se desesperanzan de si esta Tierra será libre algún día?
Ustedes han esperado ya mucho tiempo y sienten—bueno, ¿dónde está ese gran cambio?
Y nosotros los sorprenderemos diciendo que este gran teatro que se está actuando todo a su alrededor, esta hermosa ilusión que es su vida física, no fue escrita por alguna otra persona.
Ustedes son quienes la han de escribir de nuevo si no están contentos con el guión o con la historia que se está desplegando en estos momentos.
Y ustedes la están reescribiendo nuevamente. Vemos que a diario requieren de claridad, verdad, honestidad y un fin a la violencia de maneras que hubieran sido impensables hace cincuenta o cien años.
Los vemos creando con estas empoderadoras energías, no sólo su nueva Tierra sino una nueva vida y una conciencia más elevada dentro de sí.
Y los vemos rehaciendo el material mismo del que están hechos sus cuerpos.
Pues es la estructura cristalina que están asumiendo ahora, saliéndose de la materia basada en el carbono en la que la humanidad ha existido durante tanto tiempo.
¿Qué es eso de volverse de Luz?
Es dejar ir la creencia en la separación. Es dejar ir la necesidad de sobrevivir y todo lo que el temor engendra dentro de ustedes.
Es asumir las características del Yo Superior—liberar el ego en el sentido de que no se olvida uno del yo individual sino que se libera el temor y el orgullo del yo inferior.
Ustedes han buscado meramente sobrevivir durante milenios.
Han vivido en comunidades donde la comunidad o la familia cerraba con cerrojo sus puertas contra todos los demás.
Y tal vez tengan compasión por la creencia en la necesidad de la separación, la necesidad de creer en la carencia e impermanencia de la vida, pues durante todos esos muchos siglos su Tierra fue un sitio de una densidad muy baja.
Ustedes vivieron según sintieron tenían que vivir en esos tiempos, y sin embargo esos instintos de supervivencia, temores, preocupaciones, y separaciones existen dentro de ustedes, creyendo que son necesarias y que sirven el propósito de mantenerlos en vida.
Y nosotros diríamos que ahora ha llegado el tiempo en el que ustedes han elegido dejar ir esta forma de vivir de supervivencia que viven incluso aquellos que tienen muchos millones de dólares.
La supervivencia es una energía, más que un estilo de vida, y es una que están liberando ahora en medio de estas vibraciones finas y muy elevadas llegando al plano de la Tierra.
Ella las recibe gustosamente, inclusive sabiendo sobre los repentinos movimientos y disturbios que Su tierra, aire y mares experimentan a medida que liberan la toxicidad de la vieja Tierra a favor de una forma más elevada de vivir.
Ustedes han de haber sentido estos disturbios—no para ser engolfados por ellos sino solamente para permitirles tener un tiempo para despejar de sus corazones, mentes y cuerpos la vieja toxicidad y las viejas vibraciones bajas.
A medida que ven estos cambios y los sienten fuertemente corriendo a través de ustedes, sepan que estas extrañas frecuencias eléctricas no están aquí para envolverlos, dañarlos ni alejarlos de lo que los ha mantenido a salvo y bien en el pasado.
Están aquí para abrir la puerta de su corazón de corazones y decir: “permítannos mostrarles cómo se ven ustedes viviendo en Gozo, en Paz, viviendo en el Amor de su aspecto Divino.” “Permítannos mostrarles que sus Ángeles y sus guías están con ustedes en todo momento y que muchos trillones de seres más elevados los están alentando en este extraordinario momento de Ascensión.”
Pues es así, que aún el más pequeño niño refugiado, aparentemente asustado de lo que está experimentando, es un gran Ser de Luz más elevado, atrapado en el torbellino que es un planeta Ascendiendo.
Así que vean hacia arriba y sepan que estamos con ustedes.
Miren arriba y vean que su ser y su Yo Divino están vertiendo su Amor por ustedes.
¿Pues cómo es posible que fueran a recorrer esta senda solos? Ustedes nunca lo han estado y nunca lo estarán.
¡Namaste, amigos! Sepan que no andan meramente por su Puente Arco Iris a su Ascensión.
Sus hermosas energías son el Puente mismo.
AUTOR: Caroline Oceana Ryan




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada