nocopias

lunes, 12 de septiembre de 2016

EL CUERPO CAUSAL COMO “VEHÍCULO” y EL ALMA Y LA TRANSFUSIÓN DE SANGRE

Resultado de imagen de EL CUERPO CAUSAL COMO “VEHÍCULO”





EL CUERPO CAUSAL COMO VEHÍCULO y  EL ALMA Y LA TRANSFUSIÓN DE SANGRE



            Hasta el momento hemos visto que el Cuerpo Causal es el alma humana, y lo hemos comparado a una burbuja de sustancia muy sutil. Esa burbuja es proyectada por la Mónada (mónada significa unidad, chispa de unidad) y es en esa burbuja donde se van alojando las cualidades de comprensión que van quedando de cada existencia física. Mirándolo de otra manera, en lugar de decir que la Mónada proyecta la burbuja, se podría decir que la Mónada crea o manifiesta envolturas cada vez más densas con las cuales se va recubriendo a medida que se adentra en la materia en la búsqueda de experiencias de comprensión.


            Este proceso se manifiesta básicamente en 2 pasos:


1-    La Mónada genera el Cuerpo Causal (la burbuja mental), donde aloja en forma latente su aspecto trino: voluntad, amor, inteligencia.

2-    Luego, el Cuerpo Causal manifiesta la vida del hombre encarnado, la persona humana o cuaternario inferior, conformado por los planos físico, astral, mental inferior y prana.
     
La Mónada representa a lo más elevado del hombre, su Espíritu o Chispa Divina. El Cuerpo Causal representa al Alma, el vehículo de la conciencia que se irá desarrollando. Y la Personalidad representa a la existencia material más densificada, que deberá aparecer y desaparecer sucesivas veces (reencarnaciones). Este esquema nos permite comprender la idea que expresa que una encarnación del Alma es comparable a tan solo un día de la vida de la Personalidad. Así como la personalidad humana vive a través de numerosos y sucesivos días su existencia, el alma humananecesita de numerosas existencias físicas sucesivas para cumplir con su propósito.

Lo dicho hasta aquí vale para las Mónadas o Chispas de Vida solar que forman parte de la evolución en ascenso. Tales Mónadas son Chispas vírgenes debido a que están haciendo el proceso de evolucionar desde lo Divino inconsciente hacia lo Divino consciente. Es muy importante entender esto, ya que muchos estudiantes piensan, en sus estudios preliminares, que las mónadas o chispas divinas ya son perfectas, y que por lo tanto ya contienen todos los atributos de la Divinidad. Esto no es así… aunque se entiende la confusión…, ya que las mónadas son perfectas en sí mismas en el sentido de que son emanaciones del Gran Fuego Solar del Logos, por lo tanto en esencia son puras y perfectas, pero aún no están llenas de cualidad de consciencia consciente. Es decir que las mónadas, aun siendo puras y perfectas en esencia, necesitan recorrer el camino de la conciencia para adquirir cualidades de entendimiento y comprensión consciente.

Recordamos que lo que llamamos evolución es el proceso que va desde la esencia inconsciente hacia la Presencia Consciente. Comprender cabalmente esto requiere de una profunda actividad intelectual-inteligente. Estos temas existenciales no se pueden tomar tan solo como un pasatiempo…


Pero las Mónadas que son Chispas Vírgenes o Espíritus Virginales no son las únicas que están presentes en la humanidad manifestándose como hombres, sino que existen Espíritus que no son vírgenes, es decir Seres conscientes y experimentados que han evolucionado en otras manifestaciones y regiones del Cosmos, más allá del Sistema Solar. Estos Espíritus recorrieron el camino que va de ser chispas vírgenes a ser Fuego consciente en otras creaciones y eones. Se podría decir que estos Espíritus-Conciencia existen en dimensiones muy elevadas y han descendido desde esas altas esferas para realizar un proceso de encarnaciones en la Tierra como humanos. El propósito de tal descenso y visita a un planeta material denso como la Tierra sería de servicio y aprendizaje a la vez.

Estos Seres espirituales, antes de encarnar como seres humanos físicos necesitan tomar un Cuerpo Causal, en similar forma a como las Mónadas vírgenes de este Sistema manifiestan el propio, como ya hemos visto. La diferencia entre el Cuerpo Causal de una Mónada regional virgen y un Cuerpo Causal de un Espíritu-Conciencia descendido, es que el primero necesita acopio de experiencia para la comprensión, necesita llenarse de conciencia; mientras que el segundo ya trae, en el equipaje de su esencia, un buen bagaje de comprensión y sabiduría. Por lo tanto estos, los segundos, vienen a servir ofreciendo aquello que traen en conciencia, a medida que están aprendiendo nuevas lecciones por estar en un planeta muy denso que presenta nuevos desafíos.

Cabe aclarar que el hecho de que muchos de estos Espíritus-Conciencia sean seres de alta evolución, no significa que al tomar Cuerpo Causal y encarnar como humanos recuerden conscientemente quienes son…, porque al tomar alma humana para poder encarnar reciben automáticamente el velo natural de la densa materia que les impide mantener la conciencia de quienes son. Por lo tanto muchos de estos Espíritus, al descender, se confunden entre los hombres, como uno más del conjunto, sin consciencia de sus identidades espirituales. Por lo general, cuando ese recuerdo comienza a aflorar, porque en cierta etapa esto comienza a suceder…, ese recuerdo es intuitivo; y luego puede ir profundizándose y confirmándose a través de ciertas y variadas señales internas. Lo explicado es a grandes rasgos y en general, ya que no todos los contratos de descenso de estos seres son iguales…

Estos Seres son Rayos de energía de fuentes solares extrasistémicas, y tienen una consciencia espiritual del Yo Soy, es decir una Sabiduría de la Unidad, que en algún momento es transferida al Cuerpo Causal que ocupan produciendo iluminación instantánea o progresiva, según el caso. Esta iluminación de la conciencia sería un proceso que acontece de arriba hacia abajo, con poco o nada esfuerzo humano; mientras que en las Chispas vírgenes ascendentes todo debe ser construido, siendo un proceso de abajo hacia arriba en su mayor porcentaje (aunque con esporádicas vitalizaciones de arriba hacia abajo que le llegan al alma desde el Logos por intermedio de la Mónada).

Lo dicho hasta aquí permitirá al lector entender el título de este escrito. Hemos visto que el Cuerpo Causal es la vestidura de la Mónada, o bien, su vehículo, ya que a través del mismo viaja por los senderos de la vida material acopiando experiencia, cualidad y comprensión. El pleno desarrollo de una Mónada o Chispa virginal es el logro de la maestría (adaptado). También vimos que El Cuerpo Causal es un vehículo necesario para los Espíritus-Conciencia descendentes que llegan al Sistema Solar y a la Tierra con propósitos definidos de acuerdo al Plan Divino. Muchos de esos Seres ya traen un desarrollo de maestría desde otras regiones del Universo, pero vienen a homologar materias mientras sirven, y a aprender nuevas lecciones. Por lo tanto el Cuerpo Causal puede ser entendido como el vehículo de materia mental necesario, tanto para el proceso ascendente de las Chispas vírgenes como para otros Seres-conciencia avanzados que necesitan manifestarse en la materia de un planeta como la Tierra.





 EL ALMA Y LA TRANSFUSIÓN DE SANGRE


            Uno de los temas polémicos con respecto al alma se refiere a la transfusión de sangre de un ser humano a otro. Millones de personas alrededor del planeta consideran que la sangre es el alma, o que en la sangre está el alma, y esta creencia los determina a tomar decisiones límites muchas veces. Ante una necesidad de necesitar una transfusión de sangre eligen, obedeciendo a sus creencias, no permitirlo,  llevando esto muchas veces a la muerte física. Este es un drama que han tenido que enfrentar miles de familias que, equivocados o no, son fieles a sus ideales, lo cual es loable.

            Sin embargo, más allá del respeto que las creencias de cada cual se merecen, el esclarecer estos temas a través del conocimiento podría evitar mayor sufrimiento.

            Al considerar todo lo que fue expresado sobre el alma, su naturaleza y constitución, sus funciones, su propósito, y su ubicación, sus procesos y mecanismos en el cuerpo humano; veremos que si bien puede ser muy cierta y verdadera la idea de que el alma está muy presente con su vibración en la sangre que recorre el cuerpo humano, no se debe perder de vista que el alma no depende de la sangre para su existencia, ya que existe en un nivel muchísimo más sutil que el físico. El alma existe en su propio plano, independiente del plano físico, aunque durante la encarnación en un cuerpo humano lo compenetre y se valga del mismo para aprender u obrar.

            Ante una transfusión de sangre, la ciencia médica tiene en cuenta el grupo y factor sanguíneo, los cuales deben coincidir, es decir, ser los mismos en el donante y el receptor. Lo que no considera la ciencia es la vibración álmica de la sangre, por lo tanto, se podrían dar algunas pautas de qué hacer si hemos de donar sangre o de recibirla en transfusión, para que no haya rechazo o dificultad de adaptabilidad del receptor por choque vibracional. Este choque se puede producir cuando las energías álmicas del donante y del receptor son muy diferentes.

            Lo que proponemos aquí requiere de una preparación interna de quien lo realice.

     Si vamos a donar sangre sabiendo quien la recibirá, deberemos meditar con la consciencia de que la sangre que sea extraída de nuestro cuerpo, salga con la preparación vibracional adecuada para el receptor (a quien nombraremos en la meditación). No daremos técnicas o formas específicas de cómo realizar tal meditación, porque cada cual debe sentir y encontrar su forma. Pero decimos que la simple intención dirigida a un propósito seguida de un tiempo de silencio interno, produce manifestación.

            De similar forma, si alguna vez necesitamos recibir sangre de un donante, deberemos anticipadamente irradiar la sangre que se nos introducirá en el cuerpo con la intención de que se adapte lo mejor posible a nuestra necesidad vibracional. Esa irradiación puede ser por medio de una meditación, o por otros medios…
            Mejor será si ambos, tanto receptor como donante, conocen estos temas, y meditan con la misma intención de lograr adaptabilidad y armonía para la transfusión.

            Para quien no conozca o no sepa como meditar, el simple hecho de orar o pedir a Dios, como la fe de cada cual le permita, que la sangre se adapte al receptor, producirá sus efectos positivos igualmente.

            Esto vale también para donación de órganos.
          Esta información podrá ser de utilidad y evitar sufrimientos innecesarios a quienes por creer que el alma está presente en la sangre, no deben ni darla ni recibirla.

A los que así creen (que son cristianos en su mayoría) recordamos el dicho bíblico:

Lo que pedís en Mi Nombre os será dado.


*“La Limpieza del campo magnético. Fundamentos y práctica.

*EL CUERPO CAUSAL COMO “VEHÍCULO” y  EL ALMA Y LA TRANSFUSIÓN DE SANGRE

*UN MÉTODO DE LIMPIEZA PSÍQUICA DEL CUERPO Y EL AURA

 *Retirada de cordones psíquicos

*FORMAS DE PROTECCIÓN y AUTODEFENSA PSÍQUICA




https://www.facebook.com/pages/Mi-Rinconcito/249677345063487?sk=photos_stream
                                                                                                                                   

Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/

1 comentario: