nocopias

miércoles, 20 de enero de 2016

Ritual de Luna Llena en Leo BY HESTER AIRA · 20 ENERO, 2016






Ritual de Luna Llena en Leo

Cuándo: Domingo, 24 de Enero de 2016

Durante la noche del 23 al 24 se dará la primera Luna Llena del año gregoriano 2016. Esta Luna Llena en Leo va a insuflar de poder y de vida todas las semillas que sembramos la pasada Luna Oscura. En palabras de Mónica Gobbin “Esta Luna Llena nos recuerda que a pesar de que somos parte de un Todo, también tenemos que dejar nuestra propia huella y vivir con pasión nuestra vida […] Ahora, la Luna Llena en Leo nos ilumina los verdaderos deseos del corazón.”
Antes de iniciar el ritual, nos prepararemos adecuadamente (tanto física, mental como energéticamente, por ejemplo tomando un baño sagrado) y luego procederemos a crear el altar.
El ritual debe ser realizado en cualquier momento entre el anochecer y el amanecer. El ritual puede ser modificado a conveniencia.
Para crear el altar, puedes utilizar un pañuelo o mantelito rojo. Necesitarás una imagen o estatuilla de Sekhmet, un vela roja o dorada, incienso e incensario, cerillas, ofrendas para la Diosa, una piedra o arcilla para crear un mandala con la imagen de la Luna y del Sol, pinturas o los materiales necesarios para realizar tu mandala, libreta o tu diario y bolígrafo para tomar notas, un poco de agua o galletas para enraizarte.
Ritual:
• Crea tu círculo de poder.
• Llama a los 4 Elementos.
• Con los brazos arriba y las palmas de las manos mirando hacia el cielo, llama a la Diosa Sekhmet:

En nombre de mi presencia divina Yo Soy,
y por el poder de la Luz y el Amor,
Yo [tu nombre] te llamo a ti, amada Sekhmet,
a La Más Poderosa, Señora del Oeste y de la Magia.
Te llamo con el fervor de mi corazón y de mi ser
para que me honres con tu presencia en este Ritual que te dedico.
Que tu Pasión y tu Soberanía inspiren mi vocación, mis pensamientos y mis actos,
para que ser una leona sagrada como tú.
Amada Sac¡¡¡¡¡¡mis, acude a mi llamado. Escúchame.

• Cuando sientas que la Diosa está contigo, enciende la vela.
• Si no lo has hecho aún, quema un poco de incienso.
• Mira en silencio durante unos instantes la llama de la vela.
• Toma unas respiraciones profundas y cierra los ojos. Imagínate que la llama de la vela de la Diosa crece hasta hacerse tan grande como una puerta. Es la Puerta de Sekhmet. Puedes leer claramente en ella escrito en oro:
Sólo te pido que entres a mi casa con respeto. Para servirte no necesito tu devoción, sino tu sinceridad. Ni tus creencias, sino tu sed de conocimiento. Entra con tus vicios, tus miedos y tus odios, desde los más grandes hasta los más pequeños. Puedo ayudarte a disolverlos. Puedes mirarme y amarme como hembra, como madre, como hija, como hermana, como amiga, pero nunca me mires como a una autoridad por encima de ti mismo. Si la devoción a un dios cualquiera es mayor que la que tienes hacia el Dios que hay DENTRO de TI, les ofendes a ambos y ofendes al UNO.
• Si aceptas esta condición y deseas viajar al “Templo Secreto Onírico-Metáfisico de Sekhmet”*, entonces es el momento de que te imagines que te pones de pie y das un paso adelante para cruzar el umbral de esa puerta.
• Viaje al Templo Secreto Onírico-Metáfisico de Sekhmet*:
Verás que estás en una ciudad egipcia abandonada y en ruinas, las arenas se la están tragando. Vislumbrarás una puerta de piedra de la cual sale una luz natural, pero de la que no se ve su fuente.
Dirígete hacia allí y entra cruzando bajo el dintel de la puerta. Todo desaparece a tu alrededor y estás solo en el desierto. La luz que se vislumbraba era el desierto ardiente y vacío a través de un útero de piedra.
Sientes en tu corazón la energía que te da la soledad, como el vacío luminoso que se extiende a tu alrededor, siente la similitud y la igualdad entre tú y el grano de arena, siente que el Tiempo te abraza a ti y al desierto a la vez, porque sois parte de la misma cosa y siente la temperatura ardiente de todas las emociones, de todos los sentimientos, de todos sus sueños inacabados, los que se hicieron y los futuros que están por llegar, TODO lo contenido e inmanifestado en tuvida… (Recuerda… Date libertad para sentir, para llorar, para reír, para “morir”, para vivir en el éxtasis divino, que es locura divina para los hombres).
Entonces llega la oscuridad de la noche.
La luz del Sol se ha ido y la Luna está apareciendo… Mírate las manos y verás que alrededor de ellas hay un aura verde, las frotamos y levantamos las palmas hacia el infinito azul plagado de estrellas, hacia el Cosmos y siente cómo va corriendo por tu cuerpo una energía fuerte, que puede ver en la oscuridad, que huele el agua a lo lejos y en lo profundo de las arenas y que te hace moverte en la oscuridad con sigilo, pero con firmeza y confianza: te has convertido en un león/leona del desierto.
Aquí, abandónate a esta energía e intenta sentir tus instintos de Vida bajo la presencia de la Diosa, tu no-dualidad con la naturaleza que te rodea, permítete ser el/la león/a en el vacío del desierto.
Cuando te miras a tí mismo y reconoces la energía verde que portas, vuelves a tu forma humana. No ha amanecido aún, hay claridad pero no vemos el Sol. El cielo está de color gris, como si tuviéramos el mar encima. Dirígete hacia una roca gigante y esférica, perfecta que está en el horizonte… Algunos recordarán…
Cuando llegas a ella te está esperando tu contraparte Hombre o Mujer (depende de lo que tú seas). Tu contraparte te reconoce y tú la reconoces y cogidos de la mano, os metéis en un laberinto que es el camino para llegar al interior de la Madre Roca.
Vais sin prisas, pero sin pausa y escuchando cada vez más el fuerte sonido de un Océano.
Estáis a la mitad del camino. Allí hay seres hermafroditas que preguntarán adónde vais y a quién buscáis, diles la verdad, lo que buscas y a quién buscas, porque ellos son amigables y sinceros y están allí para ayudar al caminante que se introduce en estos laberintos del interior de la Piedra de los silencios.
Por fin, caminando hacia arriba, llegáis a la entrada. Es un círculo de piedra que contiene la fuerza del mar dentro de él. Justo en su centro de este gran océano salvaje y contenido, casi inexpugnable, hay una roca salvaje, con estrías como arrecifes sin pulir, pero en su centro está lisa como una cáscara de huevo y ahí es donde debéis ir.
Andando alrededor del círculo y mirando cómo las olas salvajes están constantemente queriendo romper contra la roca (anillo circular) que lo contiene, pues es verdaderamente una fuerza inconmensurable, toda la vida y la fuerza de los océanos están contenidos en este círculo de piedra, igual que la potencia de vida contenida, pero inmanifiesta que sentías en el desierto ¿recordáis? Seguís andando en círculo y encontrarás una gran copa de piedra, que es un portafuegos y que contiene un don en su interior.
Antes de meter la mano en el fuego de la copa, fúndete con tu compañero/a, es decir con tu contraparte que te ha ido acompañado en este viaje absorbiendo la energía por la boca. Te sentirás completo. Entonces mete la mano en el fuego de la copa de piedra. Saca un medallón de oro y levántalo y verás que tiene una luna grabada en una de su cara y te sentirás feliz recibiendo las energías lunares y acuíferas en tu interior. Después darás la vuelta al medallón y verás que tiene un sol en la otra cara y sentirás la confianza y la firmeza de lo que ES en tu corazón.
Ahora puedes traspasar hacia el centro de la piedra que está en el centro del océano, aquella que eran riscos en su exterior y lisa en su interior y sintiéndote Tú Mismo o tú mismo, pero completo y a gusto en tu corazón, te pondrás en el centro, de pie (hazlo también en esta realidad) y con la pierna izquierda con un paso hacia delante levantarás las manos con las palmas abiertas y gritará su nombre: SAAAAKHMIIIISSS!!!! Ahora cierra los puños como si hubieses cogido el aliento universal y poco a poco baja los puños.
Entonces puede que la Diosa se te Manifieste con uno de sus más de 4.000 aspectos (no censures, lo que se presente está bien). Le enseñarás las palmas de las manos y Ella cogiéndolas si te acepta, te dará un nombre, el cual será secreto, secretísimo y sólo deberá ser utilizado en momentos donde uno necesite de su energía en lo exterior y cuando necesite introversión y quietud en su interior. Este nombre será usado como un mantra mágico y sagrado para mantener la Energía Vital de Sekhmet en nuestro interior, la Gran Fuerza Primigenia que prevalece ante todo, ante cualquier acontecimiento de vida/Muerte. (Será siempre un secreto entre Ella y tú). El nombre mágico obtenido es un sello de Poder.
Puedes estar en esta unión y en este centro pétreo con la Diosa el tiempo que desees.
• Cuando lo sientas, vuelve a tu consciencia de aquí y ahora y a tu cuerpo tomando unas respiraciones profundas. Incluso puedes comer una galleta o beber un poco de agua para enraizarte.
• Anota en tu diario o libreta tu experiencia. Ahora lo recuerdas con vividez. Es el mejor momento para hacerlo. (Es importante que recuerdes el nombre, que lo apuntes y lo guardes en un lugar seguro y sagrado. Puedes hacer un sigilo con él o incluirlo en el mandala de Sekhmet. Su poder es tu poder y eres responsable de tu libertad.)
• Es momento de crear tu mandala. En arcilla o en una piedra, pinta/graba/dibuja en una cara una luna y en la otra cara un sol. No importa si no lo acabas esta noche. Tienes de tiempo para acabar tu mandala hasta la Luna Oscura. Cuando acabes tu mandala, puedes llevarlo contigo o dejarlo en tu altar y usarlo sólo cuando necesites conectar con ese poder.
• Entrega tus ofrendas a la Diosa en agradecimiento.
• Para acabar, puedes escuchar/cantar/bailar:
“We are the circle / within a circle / with no beginning / and never ending”
(“Somos el círculo /dentro del círculo, / sin principio / y sin fin”)
http://www.youtube.com/watch?v=EQQWwFnk198
• Despide y agradece a los 4 Elementos por honrarte con su presencia y proteger tu Círculo Sagrado.
• Despide y agradece a la Diosa Sekhmet su presencia en este ritual que le has dedicado.
• Abre el círculo.
[Ritual creado para Isadora por Hester Aira. 2016.]
Imagen: Sekhmet by IvanLaliashvili en DeviantArt
*Visualización guiada tomada del blog Hurselberg: La montaña mágica de las brujas



                                                                                                                                                                                


EL MISTERIO DE LOS NÚMEROS En el Proceso de Evolución a través de Las secuencias 6-6-6, 9-9-9 y 12-12-12





EL MISTERIO DE LOS NÚMEROS En el Proceso de Evolución a través de Las secuencias 6-6-6, 9-9-9 y 12-12-12


Por Daniel Uriarte Urias

Iniciaré con unos párrafos de la clave 305:44 al 48 del Libro del Conocimiento Las Claves de Enoc; del Dr. J. J. Hurtak

44 “Las Hermandades que usan el “Kodoish, Kodoish, Kodoish Adonai Tsebayoth” vienen directamente del Trono para trabajar en las regiones donde los Maestros de estas regiones no pudieron expulsar a las jerarquías caídas.

45 Al operar con las armónicas de la velocidad de la Luz, el Mantra Sagrado activa retículos especiales de armonización resonante, de modo que el acoplamiento de energía que fluye a través del cuerpo es puesto en resonancia simpática con la Hermandad. Esto permite que se unan retículos energéticos para trabajo y adoración mutuos.

46 Junto con este mecanismo de comunicación de “Kodoish, Kodoish, Kodoish Adonoi Tsebayoth” usado para las salutaciones con la Hermandad, se me dio instrucción (Dr. J. J. Hurtak) para usar las armónicas específicas de luz y sonido del 6-6-6, 9-9-9 y 12-12-12. Estas secuencias numéricas han de ser usadas por medio de un foco piramidal formado con las manos sobre el tercer ojo, lo cual amplifica este saludo sagrado para enviar y recibir instrucción espiritual.

47 El patrón de 6-6-6 se usa para identificarnos con respecto a la vibración de la Tierra. El patrón de 9-9-9 indica que hemos captado una vibración Merkabah y que somos receptivos a cualquier instrucción que esté a la mano. Y el patrón 12-12-12 es la vibración de la transportación de la conciencia.

48 cuando entendamos el Santo Mantra, la estructura código de amor y Luz enfocada en el tercer ojo, el cristal simiente, veremos que el mensaje mismo nos permite elevar nuestro cristal simiente a los Consejos de Luz en los Cielos de Orión.
Es conveniente explicar el significado del número 6 en estos tres patrones numéricos 6,6,6; 9,9,9 y 12,12,12, veamos:
El número 6 tiene injerencia en varias simbologías, por ejemplo: el cubo que representa a la Tierra por sus tres dimensiones; tiene 6 caras cuadradas, 12 aristas y 8 vértices, representa el secreto del mundo natural. Es la conciencia de la Tierra, es la experiencia de lo que ha nacido de la naturaleza; los dos triángulos invertidos que forman la estrella de David, indican que ‘como es arriba es abajo y como es abajo es arriba’, entre otras significaciones.
El punto es que para llegar a 6 el ser humano ha tenido que recorrer varias etapas en su proceso de evolución: primero se materializa a través de la fusión 0-1 (Madre-0-absoluto y padre-1-Espiritu Universal); encarnado en el vientre de la madre cumple el ciclo de gestación y nace. Al respirar por sus pulmones comienza su evolución simbólicamente sobre el número 2, es el espíritu que desciende por la parte superior del número a través de una espiral que funciona como puerta dimensional cuya energía desciende, se enlaza con la tierra formando una onda hacia el lado izquierdo y continúa horizontalmente formando una ola; representando así el inicio de la vida en el planeta a través del elemento agua.
Es así que iniciando su evolución sobre el número 2 para llegar a 6 habrá que superar 4 pruebas que se inician con el número 2, (el número de los opuestos-polaridad). Al llegar a 3, (número del equilibrio-término medio) habrá recorrido un número en su ascenso. Continúa su evolución sobre el número 3 a través de los dos semicírculos que lo forman y vislumbra un conocimiento mayor; hasta aquí ha recorrido 2 escalones. A través del 4 se va desarrollando en el conocimiento de la vida en la tierra, empieza a conocer y a utilizar los elementos naturales a su alcance; hasta aquí ha recorrido 3 escalones. Continúa su ascenso sobre el número 5, alcanza un conocimiento más elevado de los elementos y los utiliza para su desarrollo en el mundo que le rodea; hasta aquí ha recorrido los 4 escalones. Cuando toca y accede al número 6 se da cuenta que tiene los elementos que lo ligan a su creador.
Es así que después del nacimiento simbolizado por el número 2 y superado las pruebas de los siguientes cuatro números (los cuatro elementos que debe dominar, más el quinto elemento; éter.); ha llegado al número 6 para iniciar la segunda etapa de su desarrollo integral.
Sin embargo, está prisionero en este plano de tercera dimensión y aunque tiene un conocimiento sobre la vibración de la tierra, si carece de amor, fuerza de voluntad y valor para luchar contra los elementos “negativos” (pruebas) que lo acosan, puede desistir en su lucha para encontrar la Luz que libera y lo proyectaría hacia otros niveles cuánticos de Luz.
Es por eso que, teniendo un conocimiento del plano terrestre, aspira a través de la observación de su entorno y las leyes naturales que le rodean, intuye algo grandioso que lo ligará a su propia esencia creadora; es a través de la constancia, amor y su fuerza de voluntad que podrá alcanzar ese objetivo.
El número 6 por su forma circular inferior domina la parte material y desea alcanzar un nivel más elevado de luz, simbolizado por el semicírculo superior que lo conecta con el número 7 (número de la hermandad).
Hasta aquí hemos llegado básicamente al significado del número 6. Ahora, me enfocaré en la interpretación numérica y transformación evolutiva del 6, 6, 6 al 9, 9, 9. Veamos:

El número 7 por su forma simboliza el ascenso directo por la escalera de Jacob hacia un nivel superior de Luz (marcado por la línea horizontal superior del número). Simboliza también los 7 días de la semana, siendo el séptimo día (domingo) dedicado al Sol (energía dadora de vida); los 7 chakras, que tienen su asiento en la base de la columna vertebral; donde comienza el despertar chakrico que inicia en muladhara, se eleva el fuego por la columna vertebral despertando en su ascenso a cada uno de los chakras, hasta llegar a sahasrara; el séptimo chakra, que abre la comunicación hacia el mundo de las esferas. Continúa su ascenso hasta conectarse con el número 8 (el número de las esferas; chakra parafísico a 25 cm. sobre la cabeza). Cuando su estado de evolución ha llegado a este número indica que ha alcanzado un nivel de conciencia apto para acceder, conocer y tener dominio sobre los dos planos (Material y Espiritual). 
Cuando ha trascendido y concluido el dominio de estos dos planos se toca la puerta para entrar a la novena esfera. Cuando se llega al nivel 9 en la expansión de la conciencia no hay nada más que aprender, ya se tiene todo el conocimiento necesario para subir y bajar niveles sobre el camino de la Luz. 
Es así que se ha operado la inversión del “fatídico” 666 número de la “bestia”, al mágico 999, patrón que nos indica haber captado la vibración Merkabah, y que somos receptivos a cualquier instrucción que esté a la mano.
Para concluir sumemos 7+8+9=24 simplificado es 6, que es la primera escala en el desarrollo y conocimiento para invertir al “nefasto” 666 por el 999. Al referirme al 666 como “nefasto, fatídico o número de la bestia”, me estoy refiriendo al estado de imperfección del ser humano que todavía no alcanza en este nivel; aunque conoce algo de las leyes naturales le falta aprender a dominar las pasiones de este plano material para continuar su ascenso por el semicírculo superior del número 6, cuya dedicación con amor, entrega y devoción podrá invertir los efectos negativos en positivos.
En los siguientes patrones numéricos; 999 y 12,12,12 también la suma simplificada es 6. Es así que, iniciando con el primer número de la tercia en fracciones, el primer número entero es el siguiente de cada patrón, ejemplo: iniciando con el número 6 se cuenta 1 hasta llegar a 7, al llegar a 8, tenemos 2 y al llegar a 9, tenemos 3 “escalones” avanzados para transformar el 6,6,6 en 9,9,9, es la suma que aparece al inicio de esta cuartilla.
Sin embargo, la suma y simplificación a un dígito de cada uno de los tres patrones numéricos; 6,6,6; 9,9,9 y 12,12,12 es igual a 9; el número nueve es el último número de la escala de un digito, considerado número mágico tanto en la numerología tradicional; por los Gnósticos y otras corrientes filosóficas e iniciáticas convergentes.
Daniel Uriarte Urias



                                                                                                                                                                               

EL PODER EN EL ESPACIO INTERMEDIO Por Jennifer Hoffman 12 de Enero 2016







EL PODER EN EL ESPACIO INTERMEDIO


Si se sienten como si su vida estuviese ‘en suspenso’ durante largo tiempo y a muchos nos sucede así, una vez que la energía comience a moverse de nuevo como lo hace ahora, nos trae una estampida de acción y actividad. 

Hemos tenido que ponernos al tanto en muchas cosas y hemos perdido terreno que debemos recuperar, por tanto expresamos muchas intenciones poderosas para hacer avanzar nuestra energía y la de nuestras vidas. Y entonces esperamos en anticipación jubilosa y a medida que pasa el tiempo y nada ocurre, perdemos las esperanzas. 

Aquí vamos de nuevo, pensamos, más demoras y más limitaciones. Pero estamos en el espacio ‘intermedio’, ese espacio entre la intención y el resultado, donde podemos crear nuevos senderos y llevar a cabo multitareas energéticamente, sosteniendo nuestra intención a la vez que nos mantenemos abiertos a diferentes resultados. 

Es un espacio muy poderoso en el cual estar porque todo nuestro poder está en el ‘espacio intermedio’ y es lo que hacemos en este espacio intermedio lo que mantiene fluyendo la energía. 

La paciencia es donde nuestra voluntad se enfrenta a la perfecta oportunidad divina y no queremos esperar, especialmente si necesitamos algo al momento. Si no vemos resultados enseguida nos perturbamos, molestamos e impacientamos. 

Pero el período de espera es donde se reúne todo el potencial, al igual que nuestra energía. Y hay dos formas de abordar la situación, con impaciencia o con optimismo. 

La impaciencia nos lleva a dudar de nosotros mismos y del universo, creyendo que estamos haciendo algo mal y entonces tomamos el camino del temor de que nuestros resultados necesarios y deseados no ocurran. El optimismo, es otra elección, nos mantiene en el camino correcto y nos alienta a mantener el flujo de energía manteniendo nuestra intención y canalizando nuestra energía hacia la apertura de nuevos portales de posibilidad. 

Podemos utilizar nuestra energía para ser impacientes y bloquear el flujo o podemos alentar el flujo manteniendo nuestra intención y viendo qué es lo que está sucediendo. 

Hemos hecho tantos cambios en los últimos años y hemos trabajado tanto en nosotros mismos que ahora son posibles muchos potenciales nuevos y diferentes. Pero no sabemos cómo son estos debido a que solamente pedimos lo que pensamos que es posible, accesible y disponible. 

Más allá del conocimiento de nuestra mente yace un amplio campo de potenciales, uno que tenemos que explorar y esos potenciales se hacen posibles en el ‘espacio intermedio’, siempre y cuando no juzguemos cuánto tiempo tiene que transcurrir para que ellos ocurran. 

La energía comienza a fluir en la dirección de nuestra intención desde el momento en que la formulamos. Entonces los milagros comienzan a ocurrir a medida que la energía se expande y también se posibilitan otras cosas. 

Pero si nos impacientamos, pensamos que no está ocurriendo nada y comenzamos a juzgar el proceso, la energía deja de fluir. ¿Qué si ese espacio intermedio fuese el lugar donde todos nuestros resultados diferentes, inesperados, no anticipados y milagrosos fuesen posibles? 

Es una oportunidad para emplear nuestra energía multitareas, sosteniendo nuestra intención a la vez que también anticipamos los resultados mejores y más elevados que pudiesen estar más allá de lo que estamos mirando. Nos impacientamos porque lo que queremos es importante, o es una emergencia, o sentimos que ya hemos esperado demasiado para llegar a este punto. 

No se necesita ‘tiempo’ para que nuestros resultados se manifiesten, es un proceso de alineación e integración. Estamos alineados con nuevos potenciales ahora, pero no podemos saber eso hasta que comencemos a crear cosas nuevas. 

Recibir es el segundo paso del proceso de manifestación, y es en el cual pensamos que tenemos que ‘esperar’, pero no lo hacemos. Solamente tenemos que saber que los resultados reflejan nuestra energía y nuestro potencial superior, que es lo que a menudo no sabemos que es posible. 

Piensen en algo que quieran y en lo que creen que pudiese suceder. ¿Qué otra cosa es posible que no hayan pedido o pensaran que no es posible? ¿Cuál es el milagro, el resultado que piensan que es imposible pero sería lo mejor para ustedes? Eso es lo que sucede en el ‘espacio intermedio’, pedir y recibir, y es el punto del mayor poder. 

Cuando somos intencionalmente optimistas y activamente creativos, esperando el mejor de todos los resultados posibles, empoderamos nuestras intenciones con la creencia y la fe en nuestras habilidades. 

Somos los arquitectos de nuestras realidades, lo cual puede sonar como habladuría de la nueva era, pero es cierto. Si no iniciamos el movimiento de la energía en el área de nuestras intenciones y la mantenemos en movimiento, ésta se estanca y entonces sentimos que estamos esperando. 

Pero si utilizamos ese tiempo que dedicamos en nuestro salón personal de espera, el ‘espacio intermedio’, podemos explorar nuevos potenciales y permitir nuevas posibilidades aún mayores que las que imaginamos y entonces energéticamente permitimos que nuestros resultados más elevados se conviertan en la realidad que verdaderamente deseamos.

Derechos de autor reservados © 2016
Traducción: Fara González Difusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahorahttp://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm https://www.facebook.com/ManantialCaduceo