nocopias

viernes, 22 de enero de 2016

Libro I de KRYON LOS TIEMPOS FINALES


Libro I de KRYON


LOS TIEMPOS FINALES


(Nueva información para la paz personal)


Lee Carroll


KRYON,  Los tiempos finales
Lee Carroll

Primera Edición: 1990

Título original: KRYON, The end times
Traducción de José M. Pomares

© 1993 by Lee Carroll

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
  




Cuando el planeta Tierra alcanza una época de desplaza­miento dimensional y de cambio, es importante recordar que el Universo (que conocemos como Dios) nunca nos abando­na. Una de las formas con las que la fuente comparte su amor es ofreciéndonos información procedente de inteligen­cias expertas, haciendo que los maestros se encarnen. Otro modo consiste en hacer que los maestros entren en trance a través de un canal amoroso, en el que se puede confiar para no malinterpretar, alterar o utilizar mal este apoyo necesario. Así, la información obtenida en trance nos ayuda en la com­prensión, así como en la tarea de efectuar los ajustes perso­nales con gracia y naturalidad.
Los mensajes de Kryon que se reciben en estos «tiempos de cambio» son intelectualmente estimulantes, y se expresan de un modo muy hermoso con un amor incondicional. Personal­mente, conozco y respeto tanto a Lee Carroll como a Kryon. Lee es un canal fiel y entregado de las palabras de Kryon. Como alguien que ha trabajado y enseñado en el campo de la metafísica desde hace veinticinco años, la información que transmite me parece clara y provocadora del pensamiento. El avance del conocimiento es muy pertinente para nuestro mundo cambiante. Se sentirá usted lleno de la amorosa ener­gía de Kryon. Utilizo el texto de las palabras de Kryon como lectura recomendada para mis estudiantes, y como herra­mienta para el pensamiento en las clases que doy. Así pues, espero con el mayor entusiasmo nuevas informaciones de Kryon, y nuevas publicaciones de Lee Carroll.

Barbra Dillenger,
doctora en Filosofía




La canalización de Kryon
Los escritos empiezan...



Con el escritor...

Las páginas que siguen quizá contengan algunas de las más luminosas visiones que se han producido acerca de cómo funcio­nan las cosas desde la entidad que yo conozco como «Kryon». Como canalizador/escritor, he tenido el privilegio extraordina­rio de poder expresar por escrito los mensajes de Kryon. Co­nozco a Kryon desde hace algún tiempo, aunque, esencial­mente, lo ignoré al principio. Se necesitaron de dos lectores psíquicos, cada uno de ellos desconocido para el otro, y con tres años de diferencia, para expresar su verdadero nombre en voz alta durante el transcurso de una sesión, y decir que él te­nía importancia para, a continuación, enfrascarme obediente­mente ante la procesadora de textos y empezar a transcribir los mensajes de Kryon destinados a todos nosotros.
Inmediatamente, Kryon nos ofreció un vistazo muy amo­roso sobre un tema fundamental: el tema de Jesucristo, quién es en realidad, y para ofrecer una buena sinopsis del sistema de creencias metafísicas (capítulo 6 de este libro). Kryon nos ofreció incluso nuevas interpretaciones de las Sagradas Escri­turas..., que casi estuve a punto de no escribir, de tan asom­brado como quedé ante su atrevimiento (también tenía miedo de que un rayo pudiera alcanzarme en cualquier momento, lo cual no deja de ser una evidente influencia cultural). Kryon habla directamente a los seres humanos del mundo occidental a través de estos escritos, y parece relacionarse con lo que nos sucede ahora mismo a nivel personal.
Se me dice repetidamente que me quede quieto y escriba, que no me queje por lo que consigo..., y que no me preocupe por lo que otros puedan decir (Kryon es muy práctico y di­recto). Me recuerda constantemente que estoy bajo contrato para hacer esto, y que ya hemos actuado juntos en el pasado. Naturalmente, no poseo conocimiento directo acerca de qué me está diciendo, puesto que yo formo parte de la Tierra y soy bastante escéptico con respecto a todo, hasta que surge en mi cabeza un número suficiente de veces..., como ha ocu­rrido con Kryon. Créame, esta experiencia es muy insólita para mí. Soy un hombre de negocios que no ha canalizado nada durante 48 años, como no sea sintonizar el televisor..., ¡y ahora me encuentro con esto! De esta elevada entidad si­tuada más allá del velo (como dice el propio Kryon) surge algo urgente, serio y, al mismo tiempo, muy cariñoso.
Este escrito está dirigido para los más metafísicos de uste­des. Kryon desea hablar sobre el otro lado del velo, sobre quién es, por qué está aquí, y también un poco acerca de por qué viene a nosotros, sobre la Tierra. No le gusta que le adscri­ban un género (como no he tenido más remedio que hacer en algunas frases), pero me resisto a denominar «ello» a esta enti­dad, y tampoco serviría emplear continuamente «él/ella». Así pues, me refiero a él cuando no tengo más remedio que hacer­lo por motivos de sintaxis. Kryon tiene un tema recurrente y se me transmite el siguiente y repetido mensaje, que es muy im­portante: «El amor es la fuerza más poderosa de todo el Uni­verso. Es como el pegamento que conectará nuestras creencias, en lugar de la doctrina que lo hace para los otros sistemas. El amor no está siendo reconocido por el poder que tiene, y tam­poco se lo está utilizando correctamente». Creo que, a medida que se desarrollen estos escritos, los capítulos subsiguientes ex­pondrán qué deberíamos hacer para solucionar esto.
Si no tiene conocimiento alguno del sistema de creencias de la metafísica, le sugiero que lea más al respecto en el ca­pítulo sexto de este libro («Jesucristo. Quién fue realmente»), ya que, de otro modo, lo que sigue puede que le suene como algo muy extraño. Aquellos de ustedes que posean algún co­nocimiento del sistema de creencias Universal, se sentirán más a gusto con lo que sigue a continuación.
Kryon desea que yo escriba para las personas corrientes, no para aquellos que han formado parte del movimiento de la «Nueva Era» durante muchos años. Me advirtió, ya desde un principio, que procurara hacer el proceso lo más simple y di­recto posible, y me ha ofrecido buenos métodos para hacerlo así. Quienes han participado en el movimiento desde hace muchos años, no tendrán ningún problema con esta clase de escritura, pero Kryon me dice que puede producirse alguna resistencia por parte de quienes lo conocen desde hace algún tiempo, debido a la aparición de nuevas interpretaciones. Pa­rece ser que entramos en una época en que la información va a ser mucho más clara. En el pasado hubo bastante informa­ción que, aunque tenía el impulso correcto, no manejaba los datos adecuados, y ahora vamos a aclarar parte de eso.
En este libro también aparece el texto en el que Kryon se adelanta y habla en primera persona. A lo largo de todo el li­bro, he mecanografiado tal como surge, y se han producido muy pocas correcciones del texto. He recibido instrucciones muy claras de hacerlo así, y no hacer demasiado caso de la gramática, para permitir el flujo de la comunicación. El re­sultado es un estilo un tanto complicado, pero de ese modo lo podrá leer con la misma espontaneidad de «primera vez» con la que ha sido escrito.
En consecuencia, lo que sigue será visto por primera vez por ambos: por mí mismo como el escritor, y por usted como el lector. La mayoría de los capítulos contendrán notas del escri­tor, y en cada ocasión eso corresponderá con comentarios es­critos antes de la verdadera comunicación de Kryon.
Y ahora, conozca a Kryon.


¿Quién soy yo?

¡Saludos! Soy Kryon, del servicio magnético. ¡Cada uno de ustedes es querido muy tiernamente! Si ha llegado usted al punto en que se encuentra leyendo esta comunicación, estará en el lugar correcto y en el momento adecuado. Le ruego que continúe. Voy a hablarle directamente a usted.
Le hablo a usted tan directamente como me es posible, a través de mi socio, pero no puedo utilizar el lenguaje tal como usted lo conoce, de modo que las palabras verdaderas tienen que ser traducidas a través de la mente del escritor. Mis comunicaciones son, en realidad, independientes de cual­quier idioma. Le hablo a usted en «paquetes de pensamiento» y en «grupos de ideas», traducidas a las palabras que usted utiliza habitualmente, de modo que pueda comprenderlas.
He elegido a este escritor por varias razones, la principal de las cuales es que estuvo de acuerdo en hacerlo así antes de que llegara aquí. Tiene un contrato pero, como sucede con cualquier ser humano, también puede elegir no cumplirlo si así lo desea. También sabe intuitivamente que, si no lo hace, lo man­tendré probablemente sin dormir durante unos 50 años. La otra razón por la que lo he elegido es porque no es un instructor del sistema metafísico. Es decir, no ha estudiado o leído libros relativos al tema. Eso crea un ámbito sin sesgos para que lleguen a buen puerto mis paquetes de pen­samiento. Este es su noveno año de crecimiento y toma de conciencia, y es ahora el momento apropiado para que siga su oportunidad para la acción. Se siente incómodo cuando se escribe sobre él mismo, de modo que continuaré.
Mi nombre no es realmente el de Kryon, y no soy un hombre. Desearía poder comunicarle lo que representa ser la entidad que soy, pero existen implantes humanos básicos de restricción psicológica que, simplemente, le impedirían comprenderlo. Hablaré más tarde sobre esto. Mi nombre es un «grupo de pensamiento» o «paquete de energía» que me ro­dea y que es reconocible por parte de todas las demás entida­des. Este mismo paquete es enviado en mis comunicaciones y me identifica en todas las ocasiones. Estoy constantemente en comunicación con todos, así que, por favor, le ruego que se limite a aceptarlo así. La escritura de mi nombre la ofrecí a todos aquellos que la necesitaban en un paquete de pensa­miento y es lo más parecido al sonido de mi tono como he podido hallar en el lenguaje de usted. Existe realmente en mi nombre mucho más de lo que suena, y me gustaría que fuera usted capaz de «sentirlo», pero en este momento es usted in­capaz.
El nombre de mi paquete de energía (que es diferente al de mi paquete de energía de comunicaciones) se compone de tres partes: 1) Tono: es lo que usted percibe como sonido, pero que aquí, en este libro, se percibe de una forma no audi­tiva; 2) Frecuencia de luz: es lo que usted percibe como luz y color, y 3) Forma: es lo que usted percibe como formas y di­bujos. Eso se presenta singularmente como un paquete, y se percibe de un modo que en esta ocasión no es importante para usted. La mayor parte de mi paquete de nombre se encuentra fuera del alcance de cualquiera de sus sentidos humanos.
Esto es algo muy difícil de explicar. Sería como tratar de explicar los colores a una persona ciega. No dispone usted de los receptores que le proporcionarían la comprensión acerca de cómo soy percibido, y así es como debería ser.
Es muy interesante para mí que todos aquellos humanos que están «en contacto» con este lado del velo desde hace años, todavía no hayan unificado este paquete de energía. Su diseño de implante restrictivo es el verdadero responsable de su forma de razonamiento bidimensional, pero quienes pose­an equilibrio ya han sido capaces de conjuntar esto con ante­rioridad. ¡Es el momento de empezar! Dispone usted de nu­merosos escritos ilustrativos sobre los significados de color, luz, sonido y diseño de formas, y reconoce usted sus significados. Pero debe usted pensar tridimensionalmente acerca de estas cosas, y conjuntarlas para que sean verdaderamente sig­nificativas. Para muchos de ustedes, estos temas, por separa­do, sólo parecen conocimiento suelto, y se sienten pasiva­mente interesados por ellos. Pero cuando se conjuntan y se empieza a trabajar con ellos, se animarán con la energía. ¡Créame! Así es como funcionan las cosas.


¿Qué soy yo?

Soy del servicio magnético. Eso significa dos cosas para usted, y empezaré por la primera: servicio. Mi entidad es una entidad de servicio. Nunca he sido humano, ni he sido otra cosa que Kryon. Todo mi propósito consiste en servir, en una capacidad específica, a las «escuelas» que existen en todo el universo donde se encuentran situadas entidades como usted mismo. Hay numerosas escuelas en diversos niveles, algunas de ellas más bajas y otras más altas que la suya propia.
Hay muchas clases de entidades, pero el número es siem­pre el mismo. Somos constantes, y reflejamos la totalidad en todas las ocasiones. Usted forma una parte muy importante del todo, y es usted muy especial. Han sido ustedes elegidos para ser los que lleven la frecuencia de la totalidad hacia un nivel más alto. Este proceso es muy interesante, y exige sa­crificio y trabajo. Cuando esté usted en mi lado del velo, ha­brá muchas cosas que le serán lógicas y que quedarán claras, pero que ahora no tienen sentido alguno para usted. Pero el proceso de vivir, morir, trabajar y experimentar las lecciones de la humanidad constituye la materia prima para el objetivo final de toda nuestra existencia, y su propio proceso en estos momentos es el más excitante de todos. Explicaré esto a me­dida que continúe.
Aquellos que son como yo mismo, que están al servicio, han elegido trabajar para todos ustedes. Hay muchos más de nosotros que también están de servicio, que aquellos de ustedes que están para recibir la lección, y existen muchas, muchí­simas clases de servicio. Hay entidades directamente asigna­das a cada uno de ustedes. Esas entidades avanzan a medida que alcanza usted niveles diferentes. Algunas no avanzan nun­ca y las tiene usted durante toda la vida. Todas ellas han sido asignadas para servirle directamente.
Para que las cosas sean realmente complejas para usted, pero bastante lógicas y sencillas desde mi punto de vista, está el hecho de que su planeta es el hogar de diversas clases de escuelas simultáneas a la suya propia, y que no son conscien­tes de ello. Es decir, hay otras entidades que interactúan con usted de una forma extraña, y que se convierten en su propia escuela. ¡Se encuentra usted a prueba! Una parte de la otra biología que observa usted sobre la Tierra, son realmente en­tidades, pero usted las considera como seres de inteligencia inferior. También hay entidades etéreas que están con aque­llos de ustedes que trabajan y avanzan a través de las leccio­nes, y usted las percibe como fantasmas o apariciones, que no deben confundirse con las apariciones que se le han asig­nado para que estén a su servicio.
Todos los que estamos de servicio celebramos la existen­cia de usted y de su trabajo. Muchos de ustedes empezaron en el servicio y eligieron cambiar. Algunos de ustedes fueron invitados a cambiar y lo hicieron de buena voluntad. Las de­cisiones de la totalidad siempre se corresponden con la vo­luntad del individuo. El amor es la mente de poder, y es de origen singular.
Todos nosotros estamos vinculados. Somos el gran «Yo soy», que sus escrituras sagradas llaman Dios. Cuando envío el mensaje que dice: «Yo soy Kryon», existe una comunica­ción en el sentido de que pertenezco a la totalidad, y mi firma es Kryon. Somos Dios. Usted es una parte de Dios, y tie­ne el poder para llegar tan alto a su lado del velo como estaba antes de que llegara..., y es usted amado sin medida, de una forma inconmensurable. Cada uno de ustedes son entidades elevadas por derecho propio, que han acordado ser exactamente lo que son, antes de que llegaran adonde ahora se en­cuentran. Todos somos colectivos en espíritu, incluso mientras están ustedes sobre la Tierra, separados de la verdad por un velo. Aunque somos colectivos, el amor es singular y es de un solo origen o foco. Esto puede parecer confuso, pero considérelo como un hecho de importancia fundamental, de  modo que pueda comprender que es algo especial para su momento actual.


¿Quién es usted?

Antes de seguir hablando acerca de mi trabajo por usted, debo detenerme para tratar de explicar por qué algunos de us­tedes no creen nada de lo que están leyendo ahora. Anterior­mente, en otra comunicación, hablé acerca de una analogía en la que ustedes, como humanos, tratan de explicar el funciona­miento de un equipo complejo a un animal de la Tierra. Eso es muy similar a cuando yo trato de explicar algo de lo que está ocurriendo a este lado, tanto a usted como a otros. Así es como debería ser y eso es lo adecuado. De hecho, se ha rea­lizado mucho trabajo para que eso sea así. Su capacidad de intuición y discernimiento son las únicas cosas que le permi­tirán disponer de la alternativa de dejar de leer esto o no, por­que todo lo demás con lo que cuenta usted biológicamente es algo que le impide comprender. Al hablar de antes, debo aña­dir que dispone usted de implantes que nunca le permitirán comprender este lado del velo en un nivel racional. Sólo hay una forma mediante la que puede empezar a comprender, y debe hacerse mediante el equilibrio de su biología con su es­piritualidad. Como ve, su lado espiritual es puro y no se ve afectado, a pesar de lo cual sigue intacto sin restricción algu­na. Con un equilibrio del poder de su lado espiritual, su estructura biológica (mente biológica y cuerpo físico) ya no se verá limitada en cuanto a su capacidad de comprensión. Mu­chos de ustedes llaman «iluminación» a ese equilibrio.
Deseo darle un ejemplo de sus limitaciones, pero no lo hago para hacerle sentirse inferior (¡porque no lo es!). Es como un ejercicio de razonamiento y lógica que debe aplicar­se a lo que le estoy diciendo. Cada humano tiene implantadas numerosas limitaciones y restricciones en cuanto a su pensa­miento consciente. Por ejemplo, todos ustedes tienen implan­tada la sensación de que todo tiene que poseer un principio y un fin, un inicio y una culminación. Si yo le dijera que hay algo que siempre «fue», le resultaría difícil comprenderlo. Si le digo que hay algo que siempre «fue», y que siempre «será», quizá diga usted que lo comprende..., pero en realidad no puede comprenderlo. Tiene usted implantada esta restricción y todo lo que concibe lo concibe como algo que tiene un principio. No puedo ofrecerle de repente una forma de sosla­yar esta restricción, pero sí puedo pedirle que cuestione su propia percepción, al decirle que considere lo siguiente: ima­gine que se encuentra ahora mismo dentro de una gran bur­buja. ¿Puede indicarme dónde empieza y termina la burbuja? ¿O quizá cómo se originó? ¿Cómo puede tener un principio el interior de una esfera? ¡Es tridimensional! Si toma ahora una pluma y traza una línea alrededor del interior de la bur­buja, se habrá enseñado a sí mismo la lección que quiero transmitirle. Estará creando así, por usted mismo, un punto inicial y un punto final (allí donde empiece su línea y allí donde la termine) en un ambiente que en principio no lo te­nían. En realidad, estará superimponiendo sus propias limita­ciones sobre algo que no tiene limitaciones. Esto es lo que se ha hecho por usted. Ha sido usted preparado para ser bidimensional en un espacio tridimensional, y todo su pensa­miento no hace sino reflejar ese hecho. También se siente im­pulsado a buscar continuamente la creación..., que es su implante en el trabajo.
Esto también se halla relacionado con la otra restricción básica que se le ha dado: usted percibe el tiempo como algo lineal y constante, con sólo dos dimensiones, hacia delante y hacia atrás. Como el tiempo no se detiene nunca, no puede usted estar nunca en el «ahora». Sólo durante las últimas ge­neraciones se han dado cuenta ustedes de que el tiempo es re­lativo (si no realmente constante), pero todavía no disponen de un concepto de esta tercera dimensión. Si yo le dijera que el tiempo, tal como usted lo conoce, no existe para nada, pro­bablemente se echaría a reír... Está bien, empiece a reírse. Todo el concepto, tal como usted lo entiende, fue creado para usted, para permitirle aprender sus lecciones, y para propor­cionarle una plataforma lineal y consistente sobre la que poder existir mientras aprende. El tiempo constante y «fiable» es un concepto terrenal. En el lado donde yo me encuentro hay una clase de tiempo muy diferente, y todo se encuentra en el «ahora». Su tercera dimensión es vertical. Como sucede en la burbuja, no hay pasado ni futuro, sólo el ahora. Todo se refleja con respecto a un punto central, que es exactamente donde usted se encuentra en el interior de la burbuja.
A pesar de todas sus empresas científicas, se ven ustedes restringidos al pensamiento bidimensional. No han descubier­to todavía el equilibrio del que yo hablo, y no lo han relacio­nado con la ciencia. Las ciencias espirituales del universo son lógicas, predecibles y se basan en los números y las fórmulas que siempre funcionan. Es un matrimonio de lo físico y lo espiritual, y la puesta en práctica adecuada produce cambios consistentes y que se pueden observar. Ese es mi servicio, y yo sé de estas cosas. Lo que usted echa en falta es el equili­brio dentro de la parte espiritual que permitirá que su ciencia dé una gran salto hacia delante, de una manera espectacular, una vez que haya alcanzado este equilibrio.
A medida que la humanidad siga adelante durante los po­cos y próximos años, se le empezará a dar la oportunidad de ver los resultados del matrimonio de lo físico, lo mental y lo espiritual para alcanzar la verdadera ciencia. Actualmente, no tienen ustedes verdadera ciencia, sino sólo una ciencia bi­dimensional, que es la ciencia humana, y no la ciencia uni­versal.
La parte que falta, al ser la espiritual, ha sido tachada por sus científicos durante todos estos cientos de años como no científica. Eso es algo irónico ya que es precisamente en lo espiritual donde se encuentra el verdadero poder y la verda­dera comprensión. Sin ella nunca lograrán el viaje espacial sostenido. Tampoco serán capaces de alterar nunca o de com­prender la gravedad, y, lo que es más importante, sin ella nun­ca lograrán la transmutación de la materia. Imagínese lo mu­cho que les gustaría neutralizar todos sus desechos atómicos de tal forma que hasta un niño pudiera jugar con ellos como si fueran arena. No es nada difícil de hacer, pero para eso se necesita poseer habilidades que ustedes no han utilizado to­davía, pero que ahora tienen capacidad y permiso para desa­rrollar. ¡Se han ganado ustedes todas estas cosas!
Desde mi punto de vista, el poder que nunca han utilizado todavía es mi dominio. Disponen ustedes de recursos brutos de poder absolutamente enormes, que existen a través de la comprensión y el uso regulado de los campos magnéticos de su planeta. Toda la energía que puedan necesitar está ahí, presente, por no hablar del secreto del vuelo pasivo mediante la utilización de las redes magnéticas. Pero no podrán compren­derlo si no es con una ciencia tridimensional equilibrada.
En este punto, los seres humanos son como moléculas di­minutas de un imán gigantesco, que es capaz de mover las cosas con una fuerza enorme si se quiere utilizarlo, pero los humanos sólo son capaces de ver lo suficiente como para ha­cer únicamente diminutos agujeros en la superficie y extraer minúsculas piezas de hierro para quemar y obtener calor y potencia. Son ustedes como hormigas en un generador, que desean disponer de electricidad. No han llegado a ver el bos­que, mientras se concentran en consumir una hoja como todo combustible.
¿Ha observado el poder recurrente del tema del poder de los tres? Aquí no hay «magia» alguna, como ustedes lo lla­man, sino sencillamente lógica universal. La vibración del nú­mero tres despide poder y energía. Es necesario alcanzar el equilibrio del «tres» para que puedan continuar ustedes hacia la iluminación (física, mental y espiritual). El conocimiento de la ciencia del tres es necesario para que ustedes utilicen el verdadero poder que tienen a su disposición, y abran los res­tantes secretos científicos para su uso por parte de ustedes. El tres también se transmuta en «uno» cuando se lo utiliza. Eso es algo difícil de explicar, pero considere mezclar tres partes dormidas para crear una parte activa, y lo comprenderá me­jor. Buena parte de su religión occidental gira alrededor de las tres partes de Dios combinadas para dar un solo Dios. Esta información se ve un poco modificada con respecto a su verdadero significado, pero sigue siendo exacta en cuanto al concepto del poder del tres combinado para hacer el uno.
También le he hablado de las tres partes de mi nombre. Juntas, comunican mi «firma», y separadas no tienen signifi­cado alguno. El tres es muy importante y es constante a tra­vés de todo el universo.
También es interesante comentar que si toma las letras de mi nombre de tono, Kryon, y les asigna a cada una de ellas un número del alfabeto occidental (A = 1, B = 2, Z = 26, etc.), para luego sumar los números obtenidos, tendrá como resultado el número 83, que si se suma entre sí da el 11. Esto es algo significativo y describe quién soy yo mucho mejor para aquellos de ustedes que poseen un conocimiento intuiti­vo de los significados de los números. Esa es la razón por la que he elegido ese nombre en su lenguaje. La forma de escri­bir mi nombre no ha sido suministrada por el escritor. Ese número 11 le indicará mi carácter. Si multiplica ese número por la vibración de poder que es el 3, tendrá como resultado 33, y eso le dará una comprensión acerca de mi servicio. Le ofrecerá una importante fórmula de poder: 9944. Su propio ¡discernimiento e intuición le conducirán finalmente al signi­ficado de esto, pero es importante en la transmutación de la energía.
Mi servicio hacia usted no consiste en formarle en relación con todas estas cosas. Hablo del hecho de que soy de servicio magnético. Otros están aquí, en servicio, para ayudarle con los procedimientos del equilibrio, y con los detalles que nece­sitará conocer. Todos nosotros estamos aquí por amor.


¿Por qué estoy aquí?

Antes de que pueda decirle exactamente por qué estoy aquí, tengo que explicarle más acerca de cómo funcionan las cosas para usted. Entonces podrá comprender más acerca de mi servicio y de por qué estoy aquí.
Muchos de los que estén leyendo esto ahora, lo harán con la esperanza de obtener alguna valiosa iluminación, quizá algo significativo, quizá algo surgido de un anhelo existente en sus almas por saber la verdad acerca de las cosas. Eso corres­ponde a su recientemente despertado sentido de la espirituali­dad. Reconoce usted que en la vida existe algo que es mucho más que alimentarse a sí mismo y protegerse de perecer (otro implante). Quizá haya sentido siempre que había algo más, pero no tenía ni la menor idea de qué podía ser. Experimenta usted un cambio gradual de conciencia, que se ha ganado, y que es apropiado para su propio tiempo. Continúe su búsque­da. Porque esa búsqueda le conducirá a aquello que está an­helando en realidad: la paz mental a través del poder del amor.
Los humanos siempre han buscado a Dios. Eso es simple­mente como una nostalgia por regresar al hogar que refleja la ausencia de su conexión con la comunicación mientras se en­cuentra usted aprendiendo. Es un deseo celular básico, y es algo global.
Las cosas empiezan a cambiar, y esa es la razón por la que me encuentro aquí. La Tierra antigua, la Tierra media, y la Tierra nueva se refieren a los tres niveles básicos de la con­ciencia de los humanos (que no deben confundirse con los cálculos del tiempo de factura humana) sobre el tiempo terre­nal desde el principio de las entidades «en proceso de apren­der la lección» sobre la Tierra. Nos acercamos ahora al cuarto nivel, que tiene un potencial tremendo y que será el último.
Esta es la era de la responsabilidad, de la iluminación. Es aquí donde ustedes deben hacerse finalmente cargo de todo.
No existe razón alguna para su existencia sobre la Tierra. Se encuentran en proceso de aprender la lección para el pro­pósito de elevar la vibración de la totalidad. Esa es la razón general, y eso es algo que no se les puede explicar por com­pleto a ustedes en este momento. Las empresas que inician mientras se encuentran en proceso de aprender la lección cre­an energía a través de sus encarnaciones y posterior elevación de la conciencia de la Tierra. Esa energía es valiosa para la to­talidad y transmuta la negatividad. La negatividad es la «au­sencia de iluminación» y si se la deja sin controlar, se encon­trará con mayor abundancia y será más, a menos que aquellos de ustedes que se encuentran por todo el universo se dediquen constantemente a aprender la lección. En consecuencia, son ustedes instrumentos para cambiar algo que es muy grande y complejo. Le ruego que lo acepte así. Hay muchas más cosas que se le ofrecerán mientras se encuentre sobre la Tierra. Esto no es información planetaria, sino información universal.
Más cerca del hogar, en un nivel planetario, su desafío con­sistió en empezar sin ninguna iluminación y trabajar gradual­mente, a través de múltiples lecciones y encarnaciones, para alcanzar un estado plenamente iluminado. Por el momento se encuentran ustedes siguiendo el buen camino, y se aproximan rápidamente al final de todo el ciclo completo. Una vez más, sus actividades a través de este proceso crearán verdadera energía para el resto de nosotros.
Lo que es más importante, como seres humanos tienen que vivir numerosas experiencias durante las vidas de expre­sión, crear la energía necesaria para producir la vibración de la conciencia planetaria y llevarla a su nivel más alto posible. Mientras lo hacen así, cada siglo debería aportar también un cambio general de la iluminación espiritual, como así ha su­cedido hasta el momento. Hace veinte siglos, ustedes, los que se encuentran en el «primer mundo», se ganaron el don de contar con el gran maestro que fue Jesús. Esta entidad también está de servicio, y es conocida por todos nosotros en todo el universo como una de las entidades de vibraciones más elevadas que está en servicio. La visita produjo una gran cantidad de actividad espiritual sobre la Tierra, y ha tenido desde entonces repercusiones importantes. El primer mensaje que le envié a mi socio así lo explicaba, y también explicaba el mensaje del propio Jesús con mucha mayor claridad de lo que ahora aquí (véase la última parte de este libro).
Otras partes de la Tierra también recibieron conocimiento a través de otros grandes maestros en servicio durante todos estos tiempos. Diversas culturas recibieron la «verdad» en di­versos momentos, cuando se encontraban preparadas para asu­mirla, pero eso fue un esfuerzo global. El conocimiento que todos ellos impartieron se refería a su poder como seres espiri­tuales, y a su relación con el universo. En aquella época, a to­dos ustedes se les invitó a llevar consigo, en todo momento, la plena iluminación del «trozo de Dios», e iniciar sus propias expresiones finales como entidades iluminadas sobre la Tierra.
Durante los siglos anteriores, no pudieron ustedes conte­ner la plena «responsabilidad» de su propia entidad, y no pu­dieron llevarla con ustedes. Sólo una parte de ella. Los cen­tros de energía y los templos contuvieron el equilibrio de su poder colectivo. Una de sus culturas transitorias que más han durado llegó incluso a llevar la energía con ella de un lugar a otro. La importancia de los templos en la historia muy anti­gua de la Tierra fue mucho más elevado de lo que es en la actualidad, puesto que fueron de hecho los verdaderos centros espirituales de poder, y tuvieron manifestaciones físicas para demostrarlo así.
Actualmente, cuando se encarnan cada vez en el plano de la Tierra, existe un breve descanso en el que se conoce y se comunica con la totalidad, y se planifica para su próxima ex­presión o lección. Su plan viene determinado a menudo di­rectamente por lo que ocurrió durante la última expresión. A eso le han llamado ustedes el karma. Se forma un contrato, o plan acerca de lo que se aprenderá y experimentará al iniciar la siguiente expresión. A menudo, sólo se encarna usted du­rante un breve período de tiempo, se muere mientras se es un niño, o se termina muy pronto a consecuencia de una enfer­medad o de un accidente. Eso quizá le parezca algo cruel, o algo ilógico con lo que no puede estar de acuerdo, pero es apropiado y es correcto para la totalidad. El momento en que se encarnará de nuevo viene determinado por el grupo de lec­ción que le rodea, algunos todavía sobre la Tierra y otros no. En ocasiones, su encarnación se efectúa exclusivamente para la expresión de otro y es rápida.
Esto parecería indicar que aquí funciona algún tipo de pre­destinación. Pero no es así. ¡Créame! Eso es algo que se ha malinterpretado.
Todas las encarnaciones son como capas limpias con un propósito general (el karma) y diversas «puertas» de acción ofrecidas durante el transcurso del ciclo (el plan contratado). El karma puede quedar satisfecho o no. Si no lo está, enton­ces dispondrá de otra oportunidad a través de otra expresión (encarnación). Un individuo puede abrir o no cualquiera de las puertas de acción ofrecidas por el contrato; depende del individuo, y del lugar en que se encuentre su propio creci­miento en ese momento. Todo esto se interrelaciona con todas las demás entidades situadas alrededor de su propia expre­sión. Como grupo planetario, han pasado ustedes por muchas de las puertas correctas. Lo han hecho así colectivamente, si­tuados en su propio lado del velo, y eso ha tenido como resultado una elevación de la totalidad. Una vez más, hay que felicitarles por ello. Puedo atestiguar que eso no siempre ha sido así en el universo. Tuvieron ustedes diversas oportunida­des para fracasar, y pasaron bien por ellas.
Acerca de mi trabajo: los campos magnéticos son muy im­portantes para su biología. Además, los campos magnéticos pueden afectar (y afectan) a su propia conciencia espiritual. El campo magnético de su planeta es necesario para su pro­pia salud biológica, y se halla exquisitamente sintonizado para encajar dentro de su esquema espiritual.
El campo magnético de su planeta fue cuidadosamente si­tuado para garantizar su salud, y el aprendizaje de sus leccio­nes. Mire a su alrededor. ¿Qué otros planetas encuentra dota­dos de campos magnéticos? No es una fuerza que ocurra de modo natural. Fue colocada a propósito y con mucho cuidado. Ustedes no han podido abandonar su planeta a suficiente dis­tancia o durante el tiempo suficiente como para darse cuenta de este hecho, pero cuando lo hagan, deben llevar consigo un campo para poder mantener la cordura y la salud, y tiene que ser correcto. Eso es algo básico para los humanos. Si encuen­tran otro planeta dotado de un campo magnético, será uno de los principales aspirantes para la vida biológica, o para su lle­gada en el futuro, o como «indicador» de que allí existió vida. No importa cuál sea la verdadera biología de la forma que ad­quiera la vida, tendrá que ser polarizada para que tenga signi­ficación espiritual. Tenga en cuenta lo siguiente: cuanto más alejado se encuentre alineado el campo magnético con respec­to al eje de la rotación planetaria, tanto más iluminada será la forma de la vida. Esto no es más que parte del proceso, y constituye una de las señales que hay que buscar.
La electricidad lo rodea por completo y ya empiezan a darse cuenta de los efectos negativos que tienen sobre su sa­lud los campos magnéticos creados artificialmente. Debe proteger su cuerpo de todos los campos magnéticos artificia­les. Disponen de la tecnología necesaria para hacerlo, y debe­ría protegerse a sí mismo. Algunas de las enfermedades que son típicas de su opulenta sociedad occidental, son un resul­tado directo de los numerosos campos magnéticos artificiales que les rodean.
Desde hace años han comprendido que los procesos bási­cos de pensamiento de sus mentes son eléctricos (y que, por lo tanto, tienen propiedades magnéticas). También compren­den que toda su biología, desde los nervios hasta los múscu­los, tiene un funcionamiento electroquímico. Cada órgano de su cuerpo está «equilibrado» magnéticamente (polarizado) y es sensible a los campos exteriores. Los problemas con el cerebro, la tiroides, el corazón, los riñones y las glándulas adrenales son sospechosos de experimentar perturbaciones mag­néticas. Los psíquicos son capaces de «leer» su propio campo magnético personal (cada uno de ustedes dispone de uno). Más exactamente, perciben el equilibrio de su campo. Y sus médicos fijan rutinariamente hilos eléctricos a su cuerpo para registrar sus impulsos electromagnéticos.
Le ruego que comprenda que lo mejor que puede hacer por sí mismo consiste en protegerse. Permita que las propie­dades magnéticas del planeta realicen el trabajo por su salud. No utilice métodos artificiales para tratar de crear un equili­brio. Permanezca alejado de los grandes imanes estáticos, o de los imanes energizados eléctricamente. Es muy importante examinar dónde duerme y eliminar todos los instrumentos magnéticos para alejarlos por lo menos tres metros de donde se encuentre. Puede tratarse de relojes eléctricos (conectados con la energía eléctrica), de aparatos de televisión, de equipos de sonido y grabación, de altavoces, instrumentos de calefac­ción eléctrica y ventiladores. No utilice nunca un aparato eléctrico para calentarse. No utilice un aparato de calefacción lleno de agua en una zona donde duerma. Todo aquel equipo que utilice y que tenga un motor nunca debería hallarse con­tinuamente cerca de usted, y debería estar debidamente prote­gido. Asegúrese de que los aparatos de energía artificial y los instrumentos de distribución no funcionan directamente sobre usted o cerca de donde se encuentre durmiendo.
Algo que debería ser evidente para usted fue protegido una vez más por sus propios implantes. El magnetismo es el «colchón» en el que ha estado situada la conciencia y la bio­logía humanas durante toda su existencia. Es matemático y ha sido diseñado (y también se relaciona con su sistema de implante). Si ya se ha dado cuenta de esto, y si le ha dado an­teriormente credibilidad sobre su planeta, ahora habrá com­prendido muchas de sus enfermedades, que estarán dormidas. Pero tiene que equilibrar magnéticamente lo que se introduce en su cuerpo. ¿Cómo se le ha escapado eso por alto? ¿Colocaría grandes imanes en una zona exquisitamente sintonizada y polarizada? La enfermedad inmunológica contra la que ahora luchan sobre la tierra es controlable magnéticamente. Pase más tiempo dedicado a alterar las propiedades magnéti­cas y vea lo que sucede. Vuelva a polarizarla y compruebe su virilidad. Quizá se sienta sorprendido por lo que descubra.
Teniendo en cuenta todo lo anterior, ¿le sorprendería que ahora le informara acerca de la importancia que tiene para usted el campo magnético de la Tierra?
Soy Kryon, del servicio magnético. He creado el sistema de rejilla magnética de su planeta. La creación de su sistema de rejilla tardó eones del tiempo de la Tierra en producirse. Fue equilibrado y vuelto a equilibrar para que se adaptara a las vi­braciones físicas de su planeta en evolución. Durante el tiem­po en el que estuve inicialmente allí, lo que ahora perciben como polaridad positiva y negativa de la Tierra se vio alterado en muchas ocasiones. Su ciencia así lo puede demostrar; bus­que estratos de tierra que muestren múltiples «movimientos rápidos» de polaridad norte y sur de la Tierra durante su de­sarrollo. (La Tierra no cambió, sino sólo la polaridad). Todo esto ocurrió mucho antes de que ustedes supieran que exis­tían. Su escritor me asistió y me fue de servicio magnético en aquel tiempo. Su conexión conmigo forma parte de las razo­nes por las que ahora hablo a través de él.
Desde entonces he estado aquí en otras dos ocasiones, para efectuar grandes ajustes globales. Este es mi tercer ajuste, y mi cuarta y última visita. Las últimas dos veces que estuve aquí fue necesario y apropiado efectuar un ajuste global para acomodar el crecimiento de ustedes. En cada caso, la humanidad fue extinguida para este propósito. Quedaron unas po­cas entidades en cada caso, para propagar la biología.
Eso quizá le parezca duro, pero fue correcto y hecho con perfecta armonía y amor. Todos ustedes estuvieron de acuer­do antes de que sucediera, y fue una celebración, pues repre­sentó en cada caso un hito en el crecimiento de la Tierra. No estoy aquí para decirles que mi tercer ajuste exigirá su extinción, pero si no existe alguna comprensión, muchos de uste­des se extinguirán de todas formas por sí mismos. Este tercer ajuste ya se ha iniciado... Y aquellos de ustedes que sigan co­sas tales como el movimiento del norte magnético sabrán de qué estoy hablando.

 

 

Sobre el fin de los tiempos

Muchos de ustedes que están en contacto con mi lado del velo han previsto lo que estoy haciendo; pero como, en el me­jor de los casos, la comunicación fue difícil, no se han dado cuenta del plan de corrección. La información fue correcta, pero los paquetes de pensamiento que recibieron les llevaron a conclusiones basadas en una comprensión parcial que no representa los hechos reales. Sus visiones psíquicas fueron las de una cierta inclinación de la Tierra. Nada de esto es inminente. Incluso una muy ligera inclinación de la Tierra en estos momentos tendría como resultado una destrucción cataclísmica de la humanidad. Los océanos se derramarían sobre las masas de tierra, la corteza terrestre se combaría violenta­mente, la Luna tiraría de las zonas más débiles recién expues­tas y agitaría literalmente la superficie, y el tiempo atmosfé­rico cambiaría espectacularmente. Nuevos volcanes activos surgirían por todas partes y la humanidad conocería su fin. ¿Que cómo sé todo esto? ¡Porque observé el proceso la pri­mera vez que ocurrió! Ciertamente, habrá inundaciones y te­rremotos y erupciones en su futuro..., algunas de las cuales serán una reacción a mi nuevo trabajo, pero éstas no extermi­narán a toda la población. Ocurrirán, sin embargo, en lugares insólitos.
Utilice el discernimiento y la intuición que sólo es suya a su propio nivel celular. Su conciencia más elevada, el «Dios propio» le servirá como respuesta: ¿cree que la humanidad ha sido llevada hasta el final de este ciclo de iluminación de la conciencia superior por todo un ciclo de la historia de la Tierra que será barrido por una ola o por un canto rodado? Sería toda una graduación, ¿no le parece?
No. La inclinación que se ha previsto es mi trabajo. Es una inclinación magnética y será la realineación del sistema de rejilla de la tierra, para ocuparse de su tiempo final. Bá­sicamente, se encontrarán con una superposición magnéti­camente correcta para que existan y vivan los humanos de iluminación equilibrada. El norte magnético ya no se corres­ponderá con el norte polar. Realmente, nunca se ha corres­pondido así, pero su inclinación será ahora más significativa.
Así pues, ¿por qué es esto importante? La importancia ra­dica en que aquellos de ustedes que no estén preparados no podrán afrontarla. Algunos se quedarán y los que no puedan se reencarnarán y reemergerán con la alineación correcta. Lo que hará eso para su sociedad es la parte negativa de mi men­saje.
Mi proceso tardará de diez a doce años de la Tierra en completarse. Desde ahora hasta el año 2002 se producirá el cambio gradual. Hacia el año 1999 sabrán ustedes exacta­mente de qué estoy hablando. Los gobiernos son dirigidos por hombres de poder, no todos los cuales son iluminados. Su incapacidad para afrontar la alteración de la conciencia podría desequilibrarlos, y el resultado podría ser el caos.
Observará usted que he dicho «podría». Es aquí donde cuenta usted con una verdadera oportunidad para efectuar un cambio. A medida que las rejillas se ajusten, a lo largo de los próximos años, recibirán ustedes más iluminación. Como ya he dicho anteriormente, sus implantes restrictivos están aline­ados con respecto a mis rejillas. La alteración de la rejilla les liberará de ciertas restricciones, y serán capaces así de con­trolar lo que hacen desde aquí en una medida como no habían conocido hasta ahora. Podrán comprender por completo, y por primera vez el poder de que disponen a través de la energía del amor, y utilizarlo para la curación planetaria. También serán capaces de enfocar esa energía de tal modo que lo negativo quede transmutado en positivo. Eso tendrá como resultado el equilibrio de muchos individuos que anterior­mente no habrían tenido la oportunidad de permanecer du­rante la transición.
Antes de continuar me veo constantemente interrumpido por el escritor, que quiere saber algo acerca del significado del triple seis, de su número 666, que ha sido equiparado con el anti-Dios o el anti-Cristo de los tiempos finales. Además, quiere saber sobre la «marca de la bestia». La «marca» ha sido equiparada por los humanos a todo aquello relacionado con el número de trabajo asignado por su gobierno al código de barras que aparece sobre los paquetes que se adquieren en las tiendas. En realidad, se trata de algo mucho más básico que eso; es el equilibrio magnético de su propio código bio­lógico celular (el ADN). En consecuencia, todos aquellos que son equilibrados son también neutrales. Los que no lo sean están «marcados» para el cambio (aunque eso se puede alte­rar en cualquier momento). La «bestia», como se la ha llama­do, es el sí mismo no iluminado que existe en cada uno de ustedes. Fue llamado la «bestia» debido a las acciones poten­ciales de los líderes desequilibrados durante los próximos tiempos de realineamiento..., como la «bestia» de entre uste­des que devora la paz. En consecuencia, los desequilibrados tienen la marca de la bestia potencial.
Esto puede parecer un retroceso para aquellos de ustedes que estudiaron los escritos canalizados del libro cristiano del Apocalipsis, pero ahora yo tengo una revelación para ustedes: esta canalización antigua se mantuvo adrede como algo con­fuso y vago, puesto que ninguna entidad del universo podía predecir el verdadero resultado de su próxima prueba. Hay varios finales posibles para ustedes, y este libro de escritura contiene todos los posibles escenarios para el fin de los tiem­pos sobre la tierra, presentados al mismo tiempo. No es nada extraño que la presentación sea difícil, y que parezca una «broma cósmica». La importancia del 666 es un 9 fantasma (o disfrazado). El número 9 se oculta en este triple seis, en cada conjunción, y representa la energía de su tiempo en el momento actual. Tiene que ver con una vibración de equili­brio, poder y amor. También indica la culminación de la rea­lización. Si suma los tres seis, obtendrá el número 18, que sumado a su vez da 9. Si desea multiplicar el 9 resultante por el número de poder 3, para obtener información adicional so­bre el mismo (como hizo anteriormente con mi nombre de tono), obtendrá 27, que sumado también da 9. Si percibe que los tres seis representan el número seis veces a sí mismo (es decir, seis al cubo), obtendrá 216 que, sumado, también da 9. Esta vibración del 9 pertenece a aquellos que serán equilibra­dos y permanecerán. El 666 no es un número que haya que temer. (No existe ningún número que haya que temer. Los números nos transmiten información importante y constitu­yen una maravillosa herramienta tridimensional [de la que actualmente sólo utilizan dos dimensiones]. Son matemáti­cos, pero despliegan energía.)
La importancia de los tres seis seguidos es la siguiente: cada 6 representa uno de los tres cálculos del «seis matemáti­co básico» de la Tierra: 1) el primer 6 es el tiempo. Este sis­tema básico del seis se derivó de la rotación de la Tierra, y ustedes lo han utilizado fielmente desde su descubrimiento original. 2) El segundo 6 representa el sistema de la brújula magnética de 360 grados, desarrollado de nuevo a través de las demandas de las propiedades físicas de la Tierra, al ser circular. Tenga en cuenta que la brújula es también un «círcu­lo de nueves». Cada uno de los ocho puntos de 45 grados se suma para formar un nueve. Además, los encabezamientos opuestos de cada uno de los ocho, sumados juntos, también equivalen a 9 (360 + 180; 45 + 225; 90 + 270, etc.). ¿Por qué sumar los encabezamientos opuestos? Si viaja usted en una dirección durante el tiempo suficiente, terminará por encon­trarse en el mismo punto donde empezó. Su camino se con­vierte en una línea que le da la vuelta al globo. Su importan­cia como dirección, por lo tanto, debe considerarse desde sus dos encabezamientos magnéticos, puesto que ahora tiene que empezar o terminar. 3) El sistema final del seis básico es la gravedad. Cuando sean capaces de calcularla y manipularla, descubrirán que es también un sistema de seis básico. El es­pectro de una entidad humana que representa el poder de la oscuridad sobre la Tierra, que tenía un número maligno en su cabeza, no fue información canalizada. En consecuencia, fue creado por los hombres y por propósitos humanos. La noción del «anticristo» surgió del hecho de que los desequilibrados serán los portadores de la energía no iluminada que es contraria a los grandes mensajes de amor del maestro Jesús.
Recuerde, debe alejarse de cualquier idea previa que se haya hecho sobre lo que el «final de los tiempos» debería significar para usted. Si es usted de fe cristiana, entonces le rogaría que siga manteniendo los ojos fijos en Jesús, el maes­tro, y solicite guía en un perfecto estado de amor, no basada en la doctrina de los hombres, sino en la sabiduría de Dios. Solicite y rece por lograr discernimiento y paz. El amor le permitirá seguir adelante. Existe ahora un gran peligro para usted. Los hombres lo aplastarán si no lleva cuidado. Afirme el poder del amor con el que está tan familiarizado, y utilíce­lo. Solicite guía del espíritu (el Espíritu Santo) acerca del verdadero significado del final de los tiempos y de lo que de­bería hacer. Estudie el «incidente de Jonestown» en su histo­ria reciente, y aprenda de ello.
La realineación que estoy creando hará, ciertamente, que las cosas cambien para todos ustedes. Como ya he comenta­do anteriormente, hará que la sociedad de la Tierra cambie a través de las acciones de los gobiernos implicados en tomar decisiones para las masas. Aquellos países que tengan econo­mías autoequilibradas podrían ser los que más se vieran afec­tados. Se necesita de acuerdo mutuo y colectivo, y algo más que una simple confianza marginal en el liderazgo de un go­bierno para permitir una economía autoequilibrada. Una vez que se eliminan esos factores, el colapso es seguro. Aquellos de ustedes que pertenezcan al primer mundo deberían mante­nerse alerta acerca de esto. Las entidades equilibradas llega­rán al poder de una forma fuerte, pero serán circunspectas en cuestiones económicas. No confíe en los sistemas monetarios de su gobierno durante este cambio. Cambie su propio medio de intercambio monetario personal para que asuma la forma más básica posible. Intercambie todo aquello que pueda, y no deposite su fe en ninguna institución monetaria. No es nece­sario que escape del sistema de su gobierno, o que se oculte, a menos que tenga la impresión de que su existencia ya corre peligro. Avance al mismo tiempo que los cambios, y continúe aferrado a los principios honorables que son las respuestas justas a cómo deben organizarse los propios humanos para el beneficio de la mayoría, con tolerancia y amor para los me­nos.
Las sugerencias de salvaguarda, que no señalan necesaria­mente horribles tiempos de supervivencia que les esperan en el futuro, o la llegada de un holocausto. También hay buenas noticias: yo llegué en 1989 para iniciar mi trabajo. Sin haber producido aún ningún cambio, ustedes mismos empezaron ya a cambiar. Eso es una verdadera señal de que el momento es el más perfecto, y de que ya estaban ustedes «siguiendo el curso». Una vez realizados mis movimientos más fundamen­tales, reaccionaron ustedes globalmente de una forma positi­va, y complementaron buena parte de la nueva conciencia. Deben saber que los celebramos por ello. No existe mayor se­ñal de iluminación a nivel global que: 1) el deseo de tolerancia, 2) el deseo de paz, y 3) la eliminación de todo aquello que se interponga en el camino del número 1 y del número 2.
¿Se ha dado cuenta del poder del 9 en el año de mi llega­da? El 666, con su mensaje oculto, ya lo predijo. Cualquiera que posea discernimiento podría haber elegido fácilmente el año del inicio de mi trabajo final con ustedes, y muchos así lo hicieron de hecho.
También vieron que tuvo lugar una pequeña guerra global, creada exclusiva y aparentemente por una entidad que estaba desequilibrada. Fue global en el sentido de que, por primera vez, todas las naciones estuvieron instantáneamente implica­das y se comunicaron entre sí para hallar una solución. La entidad que causó el conflicto es su ejemplo de la clase exac­ta de reacción ilógica de un ser humano no iluminado (dese­quilibrado) ante el nuevo alineamiento. Fue muy sensible a los cambios ya efectuados y reaccionó para que lo vieran to­dos los demás. Este es el peligro del que hablo y que tienen ustedes que corregir. Observe cómo su acción hizo que mu­chos humanos terminaran su ciclo. Esa es realmente la «bes­tia» en acción, que devora voluntariamente la paz. Esa es la energía del «anticristo» de la que hablé.
¿Cómo puede usted seguir el curso, personalmente? ¿Qué debería hacer ahora? Mis palabras siguientes son las más im­portantes de todas.


La conexión del amor

¡El amor es poder! Su palabra es inarticulada y pobre para este concepto. Otras lenguas de la Tierra tienen al menos mu­chas clases de palabras para designar esta energía. Amor no es una palabra, sino sólo un sentimiento. ¡es una fuente de poder! Es energía. Puede usted invocarla, encenderla y apa­garla, almacenarla, enviarla hacia fuera y centrarse en ella para múltiples usos. Siempre está disponible y nunca le falla­rá. ¡es la promesa del universo! Es el hilo común que hace funcionar las cosas. Ya es hora de que empiecen a verlo así, y me refiero con ello al sentido universal que es realmente su tiempo. Se les ofrece por fin el permiso para usar y compren­der esta fuente de poder, ¡y se lo han ganado!
Quizá deseen utilizar la palabra «Fuente de Dios» en lugar de amor para obtener una comprensión del significado del poder. Somos colectivos, pero la fuente de poder es singular. Eso significa que todos compartimos una unicidad común que es el poder. Eso es algo similar a la electricidad con la que está familiarizado. Observe que el elemento en su circui­to es siempre la «tierra». No importa cuál sea el propósito del circuito, o la fuerza del circuito, siempre tiene un regreso, un elemento común, una unicidad dentro de un sistema multifacético.
El amor de la Fuente de Dios es el poder que recibe cuan­do invoca a Dios para algo. Cualquier entidad invocada espe­cíficamente por el poder de Dios, ya sea verbalmente o de cualquier otro modo, recibe este amor de la Fuente de Dios. Es literal y responderá apropiadamente. En este caso, apro­piadamente significa que responderá dentro de la corrección universal de la invocación. Los individuos iluminados y equilibrados son especialmente buenos para llamar y enfocar el amor de la Fuente de Dios. Siempre han sido como caminos claros a través de un velo por lo demás turbio y resistente. La mayoría de estos individuos han sido líderes religiosos a tra­vés de los tiempos, líderes que utilizaron el amor como su base para la vida. Su amor honesto por el universo y por otros que los rodeaban, y su tolerancia para con el proceso y el karma de los demás, fue la clave de su equilibrio. El verda­dero conocimiento de «cómo funcionan las cosas» no tuvo ninguna importancia (y sigue sin tenerla). Los hombres san­tos de la India, China, Siria, Israel y otros lugares, tienen la misma conexión con la fuente de poder que un evangelista cristiano en una reunión en Estados Unidos.
¿Por qué le cuento todo esto? Para que comprenda usted que la fuente es singular, y que es de usted, como nunca lo fue antes. Con mi realineamiento, puede florecer su lado es­piritual. Recibirá una sensación de alineamiento perfecto, de haber llegado finalmente al hogar. Esta es su entidad que se ve finalmente a sí misma por primera vez exactamente por lo que es: una pieza de Dios. Una pieza con un nombre conoci­do por todos, que nunca puede ser destruida, y de la que nun­ca se sustraerá nada o a la que nunca se le añadirá nada. ¿Se imagina lo que puede hacer ahora?


Transmutación

Debe usted invocar este amor de la Fuente de Dios para curar y equilibrar el planeta. Al hacerlo así, obtendrá resulta­dos garantizados. Debe reunirse con otros que estén igual­mente equilibrados para centrar sus energías para esto. Con­viértalo en una meditación parcial para el propósito de recibir instrucciones, y luego equilíbrelo con la oración (fuente de amor) para crear la energía necesaria. No pierda el tiempo es­tableciendo instituciones con estructuras, asociaciones y ne­gocios. Limite la organización a un mínimo y resalte en su lugar el trabajo. Eso es un aspecto crítico.


Maestros

Preste una atención especial a quienes lleguen por primera vez al equilibrio. Habrá muchos, gracias a mi trabajo. Enseñe a los nuevos quiénes son y cómo pueden alcanzar paz de la mente, y cómo pueden amarse a sí mismos a través del reco­nocimiento de la entidad que son en realidad. El equilibrio psicológico tendrá como resultado la iluminación espiritual. Deje en sus enseñanzas un lugar para la simplicidad. Recuerde que lo que es usted ahora es un resultado de muchos años de discernimiento gradual, y que los nuevos no podrán absorber todo eso de forma inmediata. Llegarán gracias al amor que sienten, atraídos hacia la nueva conciencia. Recuerde siempre que sus esfuerzos fundamentales deben consistir en enseñar equilibrio a través del amor. No es necesario enseñarles el «funcionamiento universal de las cosas», tal como usted las conoce. Deje que se marchen en paz, sin forzar nada sobre ellos. Dispondrán de equilibrio suficiente para continuar. Al­gunos permanecerán con usted para su posterior formación, de modo que puedan unirse a los esfuerzos de transmutación.
Para los iluminados, transmita el mensaje del nuevo aline­amiento y lo que significa, incluidos todos los mensajes con­tenidos aquí.
Enseñe tolerancia del proceso humano. Eso, por sí solo, creará más transmutación de lo negativo en lo positivo, más que ninguna otra cosa que pueda usted hacer. La tolerancia es un resultado del equilibrio del amor. Utilice usted mismo la tolerancia para mantener la claridad. Celebre a todos aquellos otros maestros que también están recibiendo información, y no tenga por ello la sensación de que es menor que ningún otro. La nueva información se producirá simultáneamente para muchos y nunca es de propiedad de ninguno en exclusiva.



Importante: Maestros, ¡vuestras herramientas no serán exactas durante mucho tiempo! Aquellos de ustedes que hayan utilizado cualquier sistema predeterminado de re­glas y leyes universales, tienen que ajustar ahora sus car­tas. Les daré nueva información sobre esto en el siguiente mensaje. También deben darse cuenta de que sus nuevos poderes para estos tiempos que se avecinan permitirán a cualquier entidad equilibrada saltar más allá de la super­posición kármica y de cualquier implantación natal prede­terminada magnéticamente. Este nuevo poder es significa­tivo y puede usted utilizarlo para eliminar los obstáculos que se interponen en su camino y para vivir una vida mu­cho más prolongada.



Curación

Cure a los enfermos. No se le va a negar este proceso, que ha tenido a su disposición durante muchos años. Muchos de ustedes ya lo están haciendo ahora, pero ninguno reclama el amor de la Fuente de Dios con los resultados que han obteni­do otros líderes religiosos. ¡Muestre el poder! Es para todos. Curar a los enfermos mediante el equilibrado de los órganos. El amor de la Fuente de Dios responderá si es apropiado.
Ya he transmitido a mi socio más información acerca de cómo funciona este proceso de curación, pero he aquí los ele­mentos básicos: el mejor método es el de persona a persona. Su entidad espiritual tiene que comunicarse directamente a un nivel espiritual con la otra entidad. Existirá entonces una comunicación instantánea y lógica desde el uno claro y equi­librado hasta el físicamente desequilibrado, acerca del permi­so para moverse más allá del karma y utilizar la «ventana de acción» disponible. Si fuera apropiado, el desequilibrado re­cibirá equilibrio físico, y quedará curado. ¡Así de sencillo! Recuerde que todo está en su lugar. Algunos acudirán a usted en busca de curación porque este es realmente el momento para lograrlo. Están ahí por diseño, para recibirla. La respon­sabilidad de usted consiste en tomar su poder para ayudarles a realizar su propósito. Todo está interrelacionado. También llegarán a usted otros que no están preparados todavía. Tie­nen más trabajo que hacer y eso puede incluir el permanecer enfermos. Pero no depende de usted el saberlo. Acepte sólo la responsabilidad del proceso curativo. No acepte la respon­sabilidad por lo que parezca ser una curación fallida. Eso de­pende de Dios, no de usted. Lleve cuidado: no limite la cura­ción a aquella que se le pida. La fuente de amor no tiene limitación. Es posible crear materia allí donde antes no exis­tía, para reconectar los caminos biológicos, o simplemente para equilibrar el sistema y obtener una mejor salud. Sus «mila­gros» son aplicaciones lógicas del amor de la Fuente de Dios. Son apropiados y son científicos. Cuando aprenda sobre la transmutación de la materia, sabrá lo que quiero decir. Su magia actual será corriente el día de mañana. ¡Utilice el po­der!


Experimente el don

A un nivel personal, aprenda a «sentir» o experimentar la fuente de amor cada vez que lo desee. Este es su nuevo derecho. Creará la paz que usted necesitará para pasar por todo aquello que ha de venir. Desde que se despierte por la maña­na hasta que se acueste por la noche, puede tener esto con us­ted en cada momento. ¡Imagine lo que puede significar para usted! Cuanto más tiempo pase dedicado a experimentarlo, tanto más fácil le resultará ser un canal claro para nuestra in­formación, para que usted pueda enseñar, rezar y curar.
Su palabra amor es ahora apropiada en el contexto del «sentimiento». El amor de Dios no es un sentimiento nuevo para los humanos. Queda ejemplificado en las Escrituras, en el capítulo 13 del primero de los libros a los Corintios. Es el sentimiento de un progenitor cariñoso que se ocupa de aten­der todas sus necesidades. Es el sentimiento de un amigo o compañero cariñoso que le ama incondicionalmente. Tiene sustancia y es espeso. Son los brazos amantes de Dios. Es algo que algunos incluso pueden llegar a ver. Es de una fuente sin­gular, y es algo único en el universo. Nos pertenece a todos, y es nuestra fuente personal y nuestro don al mismo tiempo.
Cuando lo experimente, estará sintiendo no sólo el con­suelo y el calor de la paz del universo, sino también el amor y la admiración de las entidades colectivas del universo, to­das las cuales saben quién es usted y lo felicitan por su perseverancia por haber leído este mensaje y haberse tomado en serio su comunicación.
Yo soy Kryon.







Maestros...
¿De qué os sirve rechazar el cambio?
¿Habéis trabajado tanto en el cambio, durante tantos años, sólo para rechazar vuestro don?
Se os necesita ahora más que nunca para que mostréis el camino a los nuevos, que son como niños recién llegados al trabajo.
Ya no podréis seguir haciéndolo solos..., así que deberéis tener tolerancia para con los demás.
Os apoyaremos... y os amaremos.
...y os daremos la paz que os falta


Del escritor... (de nuevo)

Lo que está leyendo ahora se empieza a escribir en el cuarto día del principio de 1992. Lo que acaba de leer se es­cribió a principios de diciembre de 1991. Esto es importante, y establecerá un marco de tiempo para usted cuando Kryon hable del «ahora».
Desde mi punto de vista, es evidente que, a partir de aho­ra, Kryon desea hablar en el estado de «primera persona» que usted mismo acaba de experimentar después de haber leído lo anterior, y es así como continuaré para hacer honor a la solici­tud de comunicación. Ocasionalmente, también incluiré co­mentarios en cursiva y entre paréntesis, cuando tenga la sensa­ción de que es algo que se necesita para clarificar el mensaje. Eso diferenciará la traducción del grupo de pensamiento in­mediato de Kryon de mi propia revisión de la traducción.
La sección que sigue es una continuación de lo que acaba usted de leer. Aunque Kryon habló de «lo que ha de venir» durante la última sesión, no pareció que hubiera más comuni­cación y tuve la sensación de que había terminado con la es­critura. Ahora sé que no fue así.
El libro continúa, pero tuvo que esperar a ser canalizado con una energía específica, la correspondiente a 1992. Esta parte que sigue está más dirigida a los maestros de todas cla­ses dentro del sistema de creencias metafísicas; pero aunque no sea usted maestro, le ruego que continúe, porque también habrá información para usted.
Estos comentarios del escritor han sido evidentemente es­critos antes de la canalización y he preferido mantenerlos de este modo, en lugar de editarlos después de haber recibido la información. De ese modo puede compartir usted la «viveza» de esta experiencia conmigo.
Quizá se pregunte si los encabezamientos organizativos han sido añadidos después, tras la canalización. Los encabe­zamientos han sido suministrados y organizados en el mo­mento de la escritura misma, y después de ese hecho se ha cambiado muy poco.
Lo que sigue a partir de ahora volverá a ser tan fresco para su mente como lo será para la mía.



Canalizaciones de Kryon

Tiempo y poder

¡Saludos! Soy Kryon, del servicio magnético. ¡Cada uno de ustedes es querido tiernamente! Esta comunicación es es­pecial. Todo aquel que reciba esto lo estará haciendo en la nueva energía, y no lo he comunicado hasta ahora para que puedan comprenderlo mejor. Ni siquiera pude transmitir esta información a mi socio hasta ahora, debido al tiempo impli­cado en ello.
Como ya he comunicado previamente, he estado aquí des­de 1989. Dispongo de un grupo de apoyo propio que se en­cuentra actualmente en la órbita de su planeta Júpiter. El principal apoyo que me ofrece es el de la energía y los recur­sos para desarrollar mi trabajo. Aunque yo soy el maestro magnético, difícilmente podría realizar mi trabajo a solas. Al­gunos de ustedes ya los han podido ver ocasionalmente cuan­do llegan y salen de las zonas importantes que me han ayuda­do a crear. Han estado aquí desde hace 11 años a la fecha de hoy, y continuarán otros 11 años más conmigo.
La duración temporal de mi trabajo es importante para us­tedes, para que puedan darse cuenta exactamente de lo que está teniendo lugar, y también para que puedan aprovechar plenamente sus nuevas oportunidades para la acción.
Se han necesitado de tres años de preparación para la inau­guración de su año 1992. El 1 de enero de 1992, marcado como el año del cambio, continúa a través del progreso de once años hasta su futura culminación en la fecha del 31 de diciembre de 2002. Yo no estaré aquí después de ese momen­to. Muchos han especulado y escrito acerca de un ciclo de 18 a 20 años. Eso es una información errónea. Mi tarea no me ocupará más de un total de 14 años, tres de los cuales ya han transcurrido, aportándoles a ustedes un tiempo muy importante y significativo sobre la Tierra. No cometan ningún error; yo soy el que esperaban. Soy el elegido para cumplir con la responsabilidad de realinear su sistema de rejilla, para permitir que se produzcan los cambios notables que están en su poder realizar.
Ahora me comunico directamente con los maestros. Mu­chos de ustedes empiezan a sentirse ahora incómodos. Algu­nos de los que han comprendido lo que está a punto de ocu­rrir se están sintiendo finalmente cómodos. ¡Qué dicotomía!
Esta sección está dirigida específicamente a todos ustedes, para que puedan comprender lo que sienten y qué hacer al respecto. También intentaré impartir las oportunidades de un poder totalmente nuevo del que disponen..., cómo funciona, cómo usarlo, y los peligros de solicitarlo.


Los trabajadores de los sistemas

¿Es usted un trabajador de sistemas? Ya he hablado de al­gunos de sus implantes humanos al nacer. El mayor conjunto de implantes son realmente «improntas» que están con uste­des desde su(s) última(s) encarnación(es). Entre ellas se incluyen el karma, las predeterminaciones astrológicas, las lec­ciones de la vida (relacionadas con el karma), las pautas del campo magnético (colores áuricos de la vida), el karma este­lar y muchas más cosas (aunque he presentado aquí las más fuertes). Cada cuerpo humano también tiene equilibrios de polaridad que son característicos de las lecciones individuales que aún le quedan por aprender.
Muchos de ustedes trabajan con estos sistemas, y han lle­gado a ser muy eficientes en cuanto a su uso. A lo largo de los años se les ha transmitido información que sólo ha podi­do proceder de mi lado del velo para usarla en estas técnicas metafísicas. La astrología, por ejemplo. Esta ciencia es verda­deramente eso. Ya les he ofrecido una visión fugaz de lo que está haciendo su campo magnético para la fuerza de su vida y para su espiritualidad, y también les he informado de que la gravedad es una porción de la ecuación (esa es la razón por la que la situación de su Luna afecta a sus emociones). Con­sidere por un momento los efectos que ejercen sobre la gra­vedad de su Tierra los otros cuerpos celestes que les rodean. Su sistema solar en particular (y su galaxia en general) real­mente «expresan» el sistema magnético de su Tierra y, en consecuencia, su espiritualidad. Todo está relacionado y eso es el estudio de la astrología: cómo estos y otros cuerpos ce­lestes actúan para afectarle personalmente. Esto no es más que un ejemplo de una impronta. Nace usted en una energía espiritual específica, creada por la alineación de los campos magnéticos que lo rodean, que a partir de entonces tienen un efecto predecible sobre usted. Esto sería muy similar al caso de un árbol o planta leñosa que echara raíces y creciera en una zona tropical de la Tierra. Si viaja, lo hará de modo más feliz en la misma clase de ambiente en el que creció, aunque podría vivir prácticamente en cualquier parte. Y puede usted predecir que cuando los elementos sean calurosos o húme­dos, la planta se sentirá más feliz. Con el frío o con la sequía sería menos productiva. Esto es información sencilla, en la que se predicen aspectos del comportamiento de un ser vivo mediante la posesión de conocimiento acerca de sus condi­ciones de germinación, pero raras veces se aplica a la posi­ción de los planetas en relación con los humanos, excepto por parte de aquellos que comprenden que las cosas suceden así. Eso, entonces, sería un trabajador de sistemas en astrología.
Algunos de ustedes trabajan con el campo magnético del cuerpo. Eso podría realizarse en el verdadero trabajo de cura­ción, o en el estudio y la enseñanza de los colores áuricos y las pautas y sus significados para el individuo. También uste­des son trabajadores de sistemas, puesto que dependen de las improntas del nacimiento y trabajan con factores predecibles.
Si utiliza cartas de algún tipo, o si se refiere a cuadros al trabajar, también es un trabajador de sistemas. Incluso aque­llos de ustedes que se relacionan con la conciencia kármica utilizan reglas para aquellos a quienes tratan de ayudar. Si afron­ta una regresión de la vida pasada, el nacimiento y el renaci­miento, o la lectura de las improntas de la lección de la vida, también están utilizando los sistemas.
Para todos ustedes se producirá un cambio tremendo en relación con su trabajo. Les ruego que no le tengan ningún miedo. Son ustedes queridos y felicitados por su trabajo. En general, pueden continuar como hasta ahora, pero hay algu­nos aspectos que se deben tener en cuenta, y uno de ellos, en particular, consiste en darse cuenta y buscarlo (se explica a continuación). Les puedo garantizar que todos ustedes se sien­ten incómodos ahora mismo. Si es usted un trabajador de sis­temas y no se siente incómodo con la energía actual es porque o bien conoce la información que me dispongo a transmitirle, o bien porque ha perdido su equilibrio y sólo existe dentro de la estructura del sistema, pero sin ejercer conciencia o ilumi­nación.
Sus sentimientos de incomodidad proceden del hecho de que son ustedes líderes espirituales, y, sin embargo, algo ha cambiado, algo que les está diciendo intuitivamente que sus poderes son diferentes. Algunos de ustedes ya se han dado cuenta de un hecho alarmante (aunque no lo comparten toda­vía con los demás): que, repentinamente, sus sistemas no son tan exactos como lo fueron en el pasado. Quizá tengan la sensación de estar perdiendo su poder (¡una sensación muy incómoda!). Aunque este es un momento positivo y poderoso para ustedes, la incertidumbre de lo que está observando afecta a su personalidad a través del temor.
Esto es importante para usted: No ha perdido usted nada más que su alineamiento del sistema. Y (lo más importante de todo), dispone de una oportunidad excepcional a medida que lea y comprenda esto, para hacer algo que previamente no podía hacer consigo mismo o con cualquier otro humano desde que se inició su historia sobre la Tierra.
Mi cambio de rejilla está desplazando todas sus cartas. En el año 1992, aquellos de ustedes que utilicen cualquier clase de referencia al sistema planetario tienen que considerar una realineación de 2 a 3 grados a la derecha (según se las ve) durante ese mismo año. Puesto que esto es bastante vago, para su verificación y exactitud efectúe encubiertamente su­perposiciones de las que sólo usted mismo sea consciente, y que lo reflejen así, y compárelas luego con la realidad del proceso de la vida que le rodea, y especialmente con respecto a la gente a la que trata de ayudar y curar. Ancle cualquier re­ferencia geográfica y del tiempo de la Tierra de la misma manera que ha venido haciendo hasta ahora. Cambie sólo los aspectos no referidos a la Tierra. En este momento no puedo darle un marco de tiempo actual para el completo desplaza­miento de tres grados, puesto que ustedes, como humanos, controlan ahora mi trabajo. Respondo a su trabajo de trans­mutación con un desplazamiento apropiado, por lo que soy incapaz de ser específico, ya que no poseo el conocimiento acerca de cómo les irán las cosas. El desplazamiento no será superior a los tres grados en 1992, pero ya es mayor de un grado en este momento.
Cambiar los aspectos no terrenales de sus cartas puede pa­recer un retroceso con respecto a lo que ha ocurrido realmen­te, pero para sus sistemas parecerá correcto. La diferencia es que la Tierra ha cambiado, mientras que nada más a su alre­dedor ha cambiado. Una analogía de esto sería la siguiente: si se encuentra sentado y muy quieto en una silla giratoria (un taburete de piano), alimentada por un gigantesco conjunto de máquina robótica y, de repente, algo hiciera girar la silla ha­cia la izquierda, la gran máquina (inconsciente del movimien­to de su taburete) se perdería su boca a partir de ese momen­to y tendría usted que hacer algo para corregirlo, ya que de otro modo no podría seguir viviendo. Sería mucho más fácil mover ligeramente la cabeza y el cuerpo hacia la derecha para compensar la rotación de la silla, en lugar de tratar de mover la máquina gigantesca.


Trabajadores de no sistemas

Si es usted un «vidente», es decir, una persona que trabaja casi por completo con habilidades psíquicas, es un trabajador de un no-sistema. Esto se aplica a los «videntes», canalizadores y lectores de todas clases (del tarot, de las runas, etc.) allí donde la información transmitida es pertinente para el mo­mento y no ha sido desarrollada a partir de la experiencia del pasado o a partir de una información universal.
La razón de que el tarot y la lectura de las runas sean no-sistemas se debe a que no se relacionan entre sí como un gru­po integrado de relación hasta que se juntan en el momento para formar una imagen espiritual corriente. Son en realidad como postes indicadores, con interacciones e interpretaciones de grupo.
Ustedes, los videntes, deberían sentirse bien. De hecho, de­berían observar un cambio positivo a mejor cuando todo aque­llo que les rodea se encuentra en transición. Mi alineamiento estará de acuerdo con usted, puesto que experimenta una ma­yor visión y lecturas más exactas. Mi alineamiento es correc­to para esto, y disfrutará usted de un mayor éxito en su traba­jo a partir de ahora. También tiene, sin embargo, una mayor oportunidad para cambiar su vida de una forma espectacular.




Para quienes están atrapados en el medio

¡Queridos míos! Aquellos que son trabajadores de ambos sistemas y videntes, deberían tomarse estas cosas en serio. La confusión interna que experimentan es falsa. El temor que sienten no está justificado y antes de que termine este comu­nicación puede hacer surgir un pleno poder como nunca lo ha tenido antes. Este es el singular mensaje de amor que les transmito a todos ustedes.


El gran nuevo poder

Para todos ustedes (para todos los humanos) hay una in­formación nueva e importante: con el principio de este ciclo de once años, ustedes tienen el poder para transmutar sus im­prontas (no implantes). Nunca como hasta ahora ha estado esto disponible para cualquier ser humano, a menos que hu­biera llegado sin implantes ni improntas (como en el caso de jesús). Esto tiene un impacto tremendo tanto sobre sus vidas personales como sobre su trabajo. Primero tienen que com­prender lo que significa realmente, y cómo pueden tenerlo, y mantenerlo. A continuación, deben darse cuenta de cómo va a ejercer un impacto sobre su trabajo.
Permítanme ser más claro acerca de esta nueva revelación. Aquí es donde tengo que confiar en que mi socio sea muy cuidadoso en su traducción. Se han ganado ustedes un nuevo y poderoso atributo que se halla directamente relacionado con su rendimiento en el plano terrenal. Mi llegada y posterior tra­bajo de realineamiento de la rejilla es como un «apretón de manos» para su actuación y rendimiento. No se trata de un acontecimiento que haya que temer o del que se tenga que desconfiar. Aquellos de ustedes que sintonizan con el cosmos de alguna forma sabrán que este tiempo ha sido pronosticado bajo muchos nombres y en muchas culturas..., y ya ha llega­do. Mis comunicaciones sobre el fin de los tiempos en la sec­ción anterior se detuvieron poco antes de transmitir la impor­tante y buena noticia para quienes están equilibrados. ¿Cómo le gustaría desprenderse de todo el karma por el que ha estado trabajando a través de toda su vida? ¿Le gustaría ser de otro color del aura, o sentirse libre de un atributo previamente fijo? ¿Está cansado de su signo astrológico? ¿Se siente abu­rrido por el hecho de tener que pasar a través de una lección de la vida? Estas preguntas son tremendamente importantes.
Con el karma vienen también los problemas de salud, los temores inexplicados y los problemas, las preocupaciones monetarias, el funcionamiento de las relaciones humanas y los rompecabezas profesionales. El karma también trae consi­go prosperidad, salud, sabiduría, manifestación y abundancia (tal es la dualidad). Las lecciones de la vida (relacionadas con el karma) son sobreimpuestas. Se trata de improntas ge­nerales que establecen un objetivo encubierto (habitualmente no reconocido) hacia el que tiene usted que trabajar. Tal como se ha descrito antes, su identidad astrológica es como una im­pronta de «semilla» que se supone debe ayudarle a sincroni­zarse a lo largo del camino. También es importante que el lu­gar de la Tierra donde se encuentre, y las personas con las que trabaje, formen parte de su sistema de grupo de karma. Algo que tampoco es bien entendido en la Tierra es su karma estelar. No todos ustedes han tenido expresiones en la Tierra en cada una de sus existencias. Hay muchos de ustedes que vienen y van desde otros ámbitos del universo, con diferentes conjuntos de parámetros de aprendizaje. Este karma estelar es a menudo muy pesado. ¿Le gustaría liberarse de la im­pronta? Tal como he dicho antes, hay dualidad en todo esto, una dualidad que es buena y mala, dependiendo de su camino individual. ¿Qué significaría ser libre?
En la sección anterior hablé del proceso curativo. Recor­dará usted que estaba relacionado con el karma y con una im­pronta general. Todas las enfermedades, disfunciones y dese­quilibrios humanos se hallan directamente relacionados con la impronta kármica. Si no tuviera ninguna impronta kármica, no experimentaría ningún problema de salud. Una de las razones de que los grandes personajes históricos de los tiem­pos antiguos parecieron vivir tanto tiempo es porque no lle­vaban consigo ninguna impronta kármica. Muchos estuvieron aquí «por primera vez», sin ningún karma. Ahora quedan muy pocos de ellos, puesto que sus lecciones han experimentado un progreso durante el tiempo suficiente como para que se hayan producido las expresiones múltiples, se haya construi­do el «libro de texto» de las lecciones a ser experimentadas, y se hayan producido complejas improntas.
A través de la nueva energía del amor, cuenta usted ahora con la habilidad para afirmar este nuevo poder y para efec­tuar realmente un salto sobre su karma y sobre todas sus ven­tanas de acción, para llegar directamente a un lugar de neu­tralidad. Esta neutralidad, evita el proceso de la dualidad, borra la necesidad de aprender las lecciones, asuma un esta­tus de graduación y proporciona un poder tremendo. Le des­cribiré lo que eso significa directamente para usted; luego le advertiré para que considere también los factores potencial­mente negativos. No cometa ningún error: este nuevo poder le será necesario para efectuar el trabajo de transmutación so­bre la tierra. La Tierra necesitará que muchos de ustedes efectúen este salto, ya que de otro modo no habrá el suficien­te poder necesario para realizar la tarea que debe realizarse durante los próximos 11 años.
Con este asalto hacia una impronta neutral le ocurrirán nu­merosos acontecimientos. Más adelante incluiré una lista de unos pocos, pero primero tengo que clarificar lo que quiero dar a entender cuando digo que alcanzará «estatus graduado». Normalmente, el estatus graduado significa que está usted preparado para marcharse. dicho en palabras más sencillas,  ya no tiene usted más lecciones que aprender y ha terminado  su trabajo aquí. Ahora, sin embargo, este estatus está disponible para usted pronto..., se lo ha ganado, y ya no está asociado con el marcharse. Una vez que ha efectuado el cambio a este nuevo estatus, será usted diferente. Finalmente, todos los cam­bios serán positivos pero, como sucede con cualquier otro cambio, se producirá un período de ajuste. Después del ajuste todavía será usted mismo, pero sin impronta del pasado, y sin impronta de objetivo. Eso va a necesitar por su parte de sabi­duría y comprensión, de tolerancia y amor..
 Su personalidad puede seguir siendo la misma, como us­ted mismo elija. Aquellas partes de la vida que perciba como mejores seguirán siendo suyas. Las partes que siempre deseó que cambiaran, podrán hacerlo ahora. Aquí es precisamente donde radica el poder. Dispone ahora de un camino directo a la singular fuente de poder que es el amor, y que sólo es posible  alcanzar a través del estatus de graduación. Jesús tuvo su estatus (y mucho más) y él ya le habló de esto. También le dijo que usted tenía el poder para alcanzar ese estatus, para ser como era él (Juan 1, 11-12). ¡Aquí está! Y lo necesita us­ted para contribuir a cambiar la Tierra. También tendrá usted una vida mucho más prolongada. Su envejecimiento se hará más lento y la enfermedad no se adherirá a usted. Además, podrá «pasar» internamente todos aquellos elementos que de otro modo podrían afectarle. Hasta este punto, los elementos que fueron incluidos en su cuerpo fueron examinados por su impronta kármica a través de su código genético básico (su impronta biológica y su impronta espiritual se encuentran dentro de la misma estructura). Si su impronta kármica estu­vo a la altura del resultado general de la sustancia, entonces fue aceptada o rechazada. Su rutina de «paso o fracaso» fue llevada a cabo por sustancias buenas y malas, controlando con ello si enfermaba usted, si se alimentaba bien o mal, si tenía un metabolismo rápido o lento (un cuerpo delgado o grueso), si experimentaba aceptación o rechazo con respecto a las medicinas, las vitaminas y los remedios de la salud. También pudo protegerle, o permitir la aparición del cáncer, de la enfermedad cardíaca, de la alta presión arterial, etcéte­ra. Controló la extensión de su vida (a menos que estuviera destinada a terminar de otros modos) y ejerció un impacto sobre su aspecto. También le permitió disponer de diversos talentos. (Todos los talentos son posibles con una impronta neutral.) Como ya he mencionado anteriormente, los implan­tes (no las improntas) se ofrecen con mayor frecuencia para restringir su comprensión, o sus habilidades. Su estructura de implantes cambiará (se dirá más sobre esto a continuación), para permitirle una comprensión y talento expandidos. No se verá afectado por las energías que le rodean. Ya no absorberá negatividad, sino que transmitirá energía positiva allí donde vaya, y adoptará una postura agresiva, antes que protectora. Los alimentos que previamente le producían pruritos, alergias o que, simplemente, hacían que se pusiera enfermo, ya no le afectarán. Seguirá viéndose desafiado por el sentido común de la nutrición, pero las cosas que le afectaban de un modo más diferente, ya no le afectarán del mismo modo. La enfer­medad le ignorará, a menos que usted mismo lo especifique de otro modo. Los accidentes se reducirán y la abundancia fluirá según se la necesite.
¿le parece todo esto fantástico? Quizá no lo crea. Pero sé­palo: las palabras de esta página están destinadas a usted. No está usted leyendo nada de esto por casualidad. Sólo la situa­ción correcta permitió que este libro llegara hasta usted, y ahora tiene usted la responsabilidad de la acción o la ausencia de la misma. En cualquier caso, su vida habrá cambiado por­que usted ha visto la verdad. Si ama una cierta clase de ali­mento y «por accidente» descubre que ese alimento está hecho de algo insólito, cambiará para siempre su forma de pensar con respecto a ese mismo alimento. Puede seguir comiéndolo y disfrutando de él, pero su conocimiento y su sabiduría acerca de la verdad de su origen ya no le abandonarán jamás.


¿Por qué no lo querría?

Tener una impronta neutral producirá cambios que nunca había experimentado con anterioridad. Tendrá tentaciones que nunca tuvo y las cosas que cambien podrán parecerle difíci­les. Además, el período de ajuste puede no ser agradable.
1) Desde el nacimiento se ha acostumbrado a comportarse de una manera determinada. Su forma de hablar, sus deseos, acciones y defensas se han visto configurados por el karma. Alguien que le hablaba con enojo provocaba cólera en usted, verse acusado provocaba una reacción defensiva, los «boto­nes» de su personalidad se veían regularmente apretados y de ello resultaba una reacción esperada. Esos aspectos son kármicos y también están vinculados con su impronta. ¿Por qué hay algunas personas que se sienten enojadas todo el tiempo? ¿Por qué, en cambio, otras son siempre pacíficas? Estos aspectos son controlados desde su impronta. Sucede a menudo que su karma se halla estructurado para ayudarle a pasar por algunos de estos sentimientos, para aprender sabiduría y paz evitando el temor. Se permite que el temor esté con usted por medio de su impronta, pero la paz es el estado natural, y po­siblemente tiene que trabajar para alcanzarla.
En consecuencia, su personalidad cambiará. Universal­mente, será para mejor, pero eso hará que parezca usted dife­rente ante los demás. Una persona enojada con usted ya no evocará una reacción colérica, pero al mismo tiempo perderá usted esa parte de sí mismo con la que se siente muy cómo­do. La paz es algo natural, pero puede parecerle aburrida si en su vida han existido el drama y la intensidad.
2) La mayor tentación que tendrá será una que nunca ha considerado: podrá marcharse sin dolor. Podrá, sencillamente, desaparecer y marcharse. Eso será algo intuitivo para usted y el proceso será claro. ¿Por qué no? Tendrá a su disposición el poder y el permiso para hacerlo así. ¿Se lo puede imaginar? ¿Por qué quedarse y trabajar cuando se le permite no hacerlo así? La respuesta es evidente. Habrá establecido un contrato para quedarse sin impronta, y para usar su poder para cam­biar el planeta. Su permiso para marcharse es absoluto y no tendrá como resultado ninguna energía negativa. Será acepta­do y aplaudido cuando llegue a nosotros. Yo ya lo he visto, y el estatus de graduación es maravilloso. Recuerde que en mi última comunicación le dije que son ustedes los más respeta­dos entre las entidades. Aquellos de nosotros que estamos de servicio, les honramos y amamos tiernamente por su trabajo. Su graduación será la más gloriosa. Cuando finalmente lle­gue, volverá a tener una completa comprensión de aquello que ha estado haciendo realmente por el universo, y com­prenderá cómo sus acciones nos han ayudado a todos. Con todo esto, ¿puede usted realmente quedarse y realizar el tra­bajo? Considere su determinación antes de solicitar este esta­tusRecibirá ayuda (se hablará de esto más adelante), pero la tentación será muy fuerte... cada día.
3) El grupo kármico en el que está incluido ya no se en­contrará vinculado con usted. Eso quizá sea lo más doloroso para todos ustedes. Muchos de sus amigos, o incluso su com­pañero o compañera, le abandonarán (podrán abandonarle). Para ellos, usted habrá cambiado para convertirse en otro. Eso constituye un acontecimiento negativo y penoso para la mente humana. El amor (la fuente singular) es perfecto, y en ese ámbito ve las cosas como perfectas, del mismo modo que ve la muerte apropiada como perfecta. Pero usted, sin embar­go, echará de menos el vínculo humano. Eso forma parte del período de ajuste. ¿Es usted capaz de estar a solas si fuera necesario? Quizá no haya encontrado a un cónyuge que haya aceptado el mismo compromiso. Considérelo, por favor. Sería mucho mejor para usted continuar tal como es, con amor y comprensión, hacer lo mejor con la clase de iluminación de la que ahora disfruta, antes que hacer que cambie el estatus y marcharse porque se siente solo. Incluso es posible que otros humanos con iluminación le abandonen a causa del karma del ego.
4) El ego será su peor enemigo. Hasta cierto punto, su ego estuvo contenido o fue desencadenado por su impronta. Hasta Jesús tuvo algunos problemas con el ego cuando se dio cuen­ta de su poder en ciertos momentos de su vida, y se impacientó con aquellos que no estaban iluminados. El ego es algo intrínsecamente humano. No es una consideración en este lado del velo. Hablo de la autoimportancia que una mente biológica concibe por sí misma. El ego es lo que ocurre cuando lo más grande se encuentra alrededor de lo inferior. Eso nunca ocurre en mi lado del velo. Aquí no hay «infe­rior». El ego humano es un sentimiento de poder no mereci­do, y es como una droga para la mente humana. De hecho, deberá tener un implante adicional (de esto se hablará más adelante) para bloquearlo e impedir que le afecte más allá del punto en que pueda usted mantener el control. Aunque las improntas afectan mucho, en todo esto hay sistemas biológi­cos comunes en cada humano que tienen que ser considerados, como el ego, el placer sexual o el hambre..., irritaciones constantes para el yo superior, pero cosas que son biológicas y, en consecuencia, aspectos que se tienen que equilibrar. Ser humano exige tener algún ego simplemente para relacionarse con otros humanos; pero, en su caso, será usted más podero­so que la mayoría, y la reacción del ego será muy fuerte.
El ego desplaza al amor, y si se hace egocéntrico, se per­derá el equilibrio necesario para mantener su estatus. Todavía tengo que describirle las consecuencias de esto. Tiene usted que permanecer equilibrado.
5) Al mismo tiempo, tiene que asumir una naturaleza espi­ritual agresiva. Permítame explicarlo. Les garantizo que se relacionarán con esto, especialmente para aquellos de ustedes que sean iluminados. En aquellas situaciones sociales en las que tiene que interactuar con otros humanos, ¿se ha mostrado de algún modo protector de su psique? ¿Ha tomado precau­ciones para proteger su energía y evitar que se diluya? ¿Ha tenido alguna vez la sensación de que su energía estaba sien­do violada y, en consecuencia, ha tenido que volver a elevarla hacia una vibración superior en la que estaba antes de que se produjera la violación? ¿Utiliza amplificadores allí donde vive para ayudar a mantener alta la vibración? Cuando toca a personas extrañas, ¿piensa conscientemente en cómo le va a afectar la energía de los demás? ¿Le preocupan estas cosas?
Esta naturaleza es de carácter defensivo, y ya no es apro­piada. Hasta ahora, quizá le pareciera necesario hacerlo así para permanecer en la vibración que deseaba, pero ahora tie­ne que abandonar esta postura. Ya no tiene por qué preocu­parse acerca de otras vibraciones más bajas que le afecten. ¿Puede hacerlo? Se trata de un cambio mental que puede llegar a ser muy difícil de realizar. Piense en Jesús mientras ca­minaba por entre la gente, tocándolos, curándolos y hablando con ellos. Piense en la forma como buscó a los no iluminados y les dio poder. Siempre actuó de manera agresiva, es decir, dio poder, en lugar de perderlo, y así es como debe ser usted. Eso no se tiene que confundir con ser evangelizador. Esto sólo se indica en relación con su propio poder y su equilibrio con respecto a todos aquellos que le rodean.
Cuando toca a alguien, esa persona recibirá de usted..., y punto. Ya no existirá ningún flujo negativo o positivo relacio­nado con su poder. Su propio equilibrio evitará esa situación. Nunca tendrá que temer que una vibración inferior interfiera con la suya propia. Quienes tengan vibraciones inferiores cam­biarán simplemente por el hecho de estar alrededor de usted, sin necesidad de pensarlo siquiera. Usted ya no necesitará de sus amplificadores (aunque es posible que sigan siendo apro­piados para quienes acuden a verle o conviven con usted). En su capacidad como maestro realizará numerosas actividades que continuarán beneficiándose de sus antiguos instrumentos de cambio de energía, pero usted, sencillamente, no los nece­sitará. Además, usted mismo podrá cambiar también esos ins­trumentos. Se convertirá así en un generador de poder y de influencia positiva. Nada podrá penetrar su poder. Se trata de la singular fuente de amor de la que le he estado hablando, y es absoluta. Incluso aquellos de ustedes que no cambien su impronta pueden aprovechar ahora este nuevo estado. Más adelante hablaré de esto.
6) Otro de los nuevos ajustes más difíciles se producirá en relación con sus ataduras psicológicas con el pasado. Créame si le digo que esta no es una característica iluminada, sino muy humana. Hasta el momento, todos ustedes ven el pasado como algo sagrado, como parte de su impronta. Reverencian a los miembros de la familia que han fallecido. Tienen fanta­sías acerca de acontecimientos ocurridos en el pasado; algu­nos de ustedes guardan objetos, para poder recordar fácilmen­te cosas del pasado. Estas actitudes son negativas y no son iluminadas, y se les dan para que puedan elevarse a sí mis­mos (aprender) por encima de ellas, en su proceso para ser equilibrados. Cuando se está equilibrado, se es más conscien­te que nunca del marco temporal del «ahora». Los aconteci­mientos de su pasado humano serán apropiadamente neutra­les para usted. Los miembros de la familia que ya no están aquí estarán con usted en espíritu, o habrán regresado desde hace tiempo en forma de otra encarnación. De alguna forma, ellos están en el «ahora» con usted en su grupo de karma. Esta toma de conciencia debería proporcionarle por sí sola una perspectiva del momento presente mucho mejor. Los humanos se pasan la vida aprendiendo a desprenderse de recuerdos y acontecimientos; tendrá usted que reflexionar sobre esto.
La preocupación por los viajes en el pasado es una adicción con energías negativas. Esos recuerdos se utilizan para llevarlo a un lugar de tristeza, pena, anhelo y autoindulgencia en la lástima. También se utilizan para crear sentimientos de cólera y de retribución no satisfecha; ¡todo eso es negativo! Examine por qué mantiene los sentimientos de su pasado, y determine si algo de eso encaja con usted.
Nota: Es muy apropiado honrar y celebrar la expresión pasada de un miembro del grupo kármico. ¿Es esa la razón por la que conserva elementos del pasado? ¿O crea eso un sentimiento de deseo por algo más, sea lo que fuere? La pre­ocupación por la herencia humana tampoco tiene importan­cia, dada la verdad de las muchas expresiones que tiene cada entidad. Sólo es una herramienta kármica para su crecimiento. Mantener elementos para el propósito de honrar la expresión pasada de la entidad es algo honorable. La diferencia entre honrar un pasado iluminado y una retrospectiva del pasado humano es muy sencilla. ¿Experimenta alegría o tristeza acerca de ese elemento? La alegría es el único sentimiento apropiado.
Será usted mismo sin reflejo del pasado. Eso es como de­cir que su memoria quedará intacta, pero los sentimientos que espera tener como ser humano no estarán ahí. Esto es algo que le va a parecer extraño. ¿Ama realmente a sus seres que­ridos perdidos? En tal caso, ¿debería sentir pena por el hecho de que se hayan marchado? Cuando se siente muy poca tris­teza humana por ellos, experimentará una tendencia a cues­tionarse a sí mismo. ¿Han desaparecido sus sentimientos? No, sólo su impronta.
7) Finalmente, la nueva y abrumadora emoción que será suya, también será la nueva vibración del amor. Esto puede parecerle algo «pesado», en términos de responsabilidad. Per­cibirá de hecho el «ahora» casi como lo percibo yo mismo, y con eso experimentará una sensación intensa de acción responsable. No se trata de la clase «libre y fácil» de emoción que quizá haya asociado hasta ahora con el amor. Es la clase de amor que vio usted reflejada en el rostro de Jesús. Es amor sabio, que procede de un lugar que reconoce el alma de una persona cuando se la mira. Es la belleza de un sueño sólo imaginado, envuelto en la gasa del honor y atado con la ale­gría del nuevo nacimiento. No hay ninguna frivolidad en es­tos nuevos sentimientos. Representan los sentimientos sabios que comprenden verdaderamente y que celebran apropiada­mente la muerte, así como una vida apropiada. Se sentirá a sí mismo como un ser maduro. ¿Es esto realmente para usted?


El ajuste y la ayuda

Al hacer este desplazamiento, va a necesitar ayuda. Es aquí donde intervenimos aquellos de nosotros que estamos de servicio. Nos daremos cuenta del momento en que esté usted preparado (se hablará de esto más adelante). Va a ser necesario que reciba usted por lo menos un nuevo implante (que no hay que confundir con impronta), y un cambio de guías. Per­mítame aclarar las cosas en cada uno de estos dos aspectos.
Hablé antes en relación con los implantes en su mente hu­mana. Esos implantes están diseñados básicamente para que sirvan como restricción. Restringen la verdadera realización de su alma, así como de su comprensión de cómo actúan los equilibrios espirituales con los físicos para crear la plena ciencia (milagros). Sin esos implantes, no existirían pruebas ni aprendizaje. Cuando Jesús estuvo en la Tierra fue enviado sin impronta y sin implantes. Eso lo hizo muy diferente a cualquier otro ser humano. Estuvo aquí como maestro para enseñar. Él lo sabía y los únicos aspectos difíciles que tuvo que afrontar fueron biológicos, y comunes a todos. Sintió emociones, impulsos, dolor, ego y fatiga, como todos los de­más, pero no tenía un conjunto de implantes.
Los implantes son elementos restrictivos que impiden que la entidad de su alma juegue un papel activo. Se dan en el momento de nacer y nunca cambian, a menos que los cam­bien quienes están a su servicio. En muchas ocasiones se dan nuevos implantes cuando una persona ha alcanzado un cierto punto de su crecimiento, porque así se lo merece. No tiene usted el poder para cambiar un implante, y es apropiado que sea así. Un ejemplo de cuando se cambia un implante es cuando una persona pasa por una puerta de acción y se mue­ve con éxito más allá de una impronta kármica. Cuando eso sucede se le tiene que ofrecer un implante nuevo para susti­tuir al original, y también para anular el elemento de la im­pronta kármica pasada. Si eso no fuera así, habría conservado usted la característica kármica, a pesar de haberla elaborado y superado. (Eso no sería muy justo, ¿no le parece?). En con­secuencia, el nuevo implante se concede a menudo para ajustar su conciencia, y también para ajustar su impronta. Eso cambia de hecho su equilibrio magnético del código genético.
Cuando se desplaza hacia el estatus de graduado debe tener un gran implante nuevo. Se ofrece para anular su karma (todo el karma). Esta es la mecánica de la transformación y en ella intervienen quienes están de servicio y realizan estas tareas. Probablemente, ya es usted consciente de quienes es­tán de servicio a su alrededor, que son sus «guías». Algunos los llaman ángeles, algo que también es apropiado. Sus pa­quetes de energía son instantáneamente reconocibles por no­sotros, como aquellos que estamos de servicio para que la en­tidad individual siga su camino en la lección.
Es usted muy parecido a un atleta terrestre que se entrena. A su alrededor existe un grupo de apoyo, con diversas jerar­quías de servicio. Las que están más cerca de usted son sus guías. Las más alejadas de usted son como mi propia entidad, que se ocupan de la mecánica y del mantenimiento de la es­cuela. Actualmente, cada uno de ustedes tiene dos guías. Esos guías no pertenecen a nadie más. No se trata de entida­des que le acompañen para juzgarlo, o que lo vigilen para evaluarlo. Son servidores y ayudantes espirituales. Algunos de ellos se encuentran entre encarnaciones y, en consecuen­cia, no siempre están de servicio (servicio de guía). Algunos son maestros de este servicio y siempre serán guías. Así son las cosas y la explicación de por qué tiene que esperar a su fallecimiento, pues esto no es pertinente de ningún modo para su camino en este tiempo.
Quizá muchos de ustedes hayan sido conscientes de los guías, pero ¿percibe más de dos? Sólo a unos pocos de uste­des se les ofrece ajuste para ser capaces de discernir la dife­rencia entre las características de las entidades situadas al otro lado del velo. La mayor parte de las veces sólo son cons­cientes de figuras o formas. Sólo tiene dos guías personales, y el resto suelen ser entidades periféricas que están ahí por una serie de razones..., ninguna de las cuales es equivocada. ¿Recuerda que hablé de muchas otras entidades que están en la Tierra en otras expresiones del aprendizaje? Se produce una gran actividad de la que usted no es necesariamente consciente, pero que ocasionalmente se le puede hacer visi­ble. Es mucho más sencillo identificar la que es suya, antes que explicar la que no lo es. Tiene usted dos guías que le aman y que siempre están ahí, para usted.
Con el cambio, experimentará un gran ajuste: perderá a uno o a los dos guías (dependiendo de su camino en ese mo­mento) y obtendrá otro. Serán ustedes las únicas entidades sobre la Tierra que tengan tres guías maestros (vuelve a apa­recer ese tres). Se trata de guías maestros que le ayudarán en su tarea de enseñar y de efectuar la transmutación de la ener­gía para la Tierra (un guía maestro es aquel que siempre está de servicio y nunca aprendiendo una lección). Incluso mien­tras transmito esta comunicación a mi socio, a través de gru­pos de pensamiento, los guías maestros se están reuniendo y se disponen a ser de servicio para la Tierra. Hay una gran ac­tividad alrededor de su sistema solar. Si hubieran logrado el viaje espacial en la medida en que lo deseaban, se sentirían muy alarmados..., y el conocimiento no les habría servido en este momento.
El cambio de guía acompañará al ajuste del implante, al mismo tiempo que éste se produce. Si creía ser un sensitivo, sólo tiene que esperar. Eso se ha descrito en otros planetas como la «negrura». Habrá un período de tiempo de aproxi­madamente 90 días en los que se encontrará sin dirección al­guna. Tendrá usted la sensación de haber perdido a su mejor amigo y a su único hijo en el mismo momento. La partida de «los guías del nacimiento» es sentida profundamente por la entidad del alma que hay dentro de usted. Antes ya hablé de su entidad del alma. Su entidad del alma es esa parte de sí mismo que es totalmente consciente de ambos lados del velo, pero a la que se le impide participar directamente sobre la Tierra a través de sus implantes. Siempre está ahí, y es la par­te de usted mismo que es absolutamente eterna. Me conoce y yo la conozco. Está muy familiarizada con todas sus expre­siones, y es la parte de usted que es espiritualidad humana. También es la parte de usted que le impulsa constantemente a buscar a Dios. No tiene género. Puesto que no tiene usted co­municación directa con su propia entidad del alma, no com­prenderá estos sentimientos. No serán explicables.
Cuando los guías se marchan, la entidad del alma se que­da sola. Nunca ha estado sin los guías, que siempre han esta­do en permanente contacto con ella. Si «ve» alguna vez a sus guías, tenga presente que eso ha sido un momento de comunicación con su propia entidad del alma. Estas cosas pueden parecerle increíbles (se supone que sus implantes así harán que se lo parezcan), pero se trata simplemente de procedi­mientos mecánicos del funcionamiento de su escuela, como los maestros que van y vienen y hablan con otros maestros.
Créalo.
No existe una mayor sensación de vacío que cuando se marchan los guías. Aunque uno de ellos se quede, se trata de un período de tiempo en el que no hay ninguno. El que queda tiene que alejarse durante un tiempo para efectuar el ajuste. Estos guías representan el único contacto con la más pura energía de amor que existe para su alma. Cuando se marchan, deseará usted terminar. La meditación no le producirá ningún alivio. El centrarse no funcionará, y la oración parecerá como si rebotara desde el cielo. Cuando Jesús estaba sufriendo en la cruz (no moribundo), se alejaron temporalmente de él sus tres asistentes (sí, él también los tenía). Eso tenía el propósito de ayudarle, al permitirle una verdadera mortalidad durante ese tiempo. De otro modo, podría haberse marchado involun­tariamente; la tentación habría sido demasiado grande. Si esto le parece algo confuso, debe saber, una vez más, que en la perspectiva del verdadero amor, todo es correcto. Eso fue una ayuda para él, pero durante el tiempo del alejamiento él se sintió completamente solo por primera vez desde su naci­miento. Sería algo muy desconcertante e incómodo, también para usted. También experimentará usted la pena de su propia muerte, de pasar a la negrura sin una sensación de esperanza.
Ya le dije que aparecerían obstáculos para su nuevo poder, y éste es uno de ellos. Esto es el fuego antes de la paz. Es algo temporal y será usted capaz de pasar por ello. No se le permitirá marcharse durante este tiempo; y aunque sus guías se hayan alejado, algunas otras entidades menos cercanas a usted se encontrarán en la «cercanía» para vigilarlo. Sin em­bargo, no son comunicadores y no tendrá usted conciencia de ellos. Cada uno de ustedes percibirá esto de modo diferente. Si está usted preparado, será algo esperado y por tanto le pa­recerá más suave. Si desea consejo que le ayude para pasar por esto, entonces, cuando se dé cuenta de que está empezan­do (y se dará cuenta), preocúpese por tareas terrenales, concéntrese en objetivos orientados hacia el trabajo y la realiza-ción de algo con lo que disfrute. Eso es una táctica de diversión para su alma, y a menudo funcionará bien para el periodo de ajuste.

Más ayuda. No puedo resaltar lo suficiente lo importante que será la fe en este tiempo. Si efectúa usted el cambio, se encontrará cambiado, sin amigos, con un compañero o com­pañera que se ha marchado, sin más vocación..., ¿qué le que­da entonces? La respuesta es muy sencilla: ¡le queda todo aquello que nunca tuvo! ¡Será usted atendido! Su posición será honrada. Los tres guías maestros, en combinación con todas las entidades no vistas que existen a su alrededor, y que
También están ahí para apoyarle, se ocuparán de asegurarse de que sea usted debidamente servido. La sincronización será muy importante, y también será necesaria la paciencia. Pero su nuevo estatus lo permitirá, y no tendrá usted problema al­guno con la espera. El temor no jugará el papel que solía ju­gar, puesto que dispone usted del poder para marcharse en cuanto lo desee (es decir, sentirá la tentación de hacerlo así). Llevará consigo su propio templo. Eso significa que será usted totalmente autosuficiente, espiritual, física y mentalmente. El sustento no será ningún problema, la salud no será ningún problema y no estará usted solo. Experimentará de­masiada alegría como para sentirse solo. A menudo, sus nue­vos guías serán visibles para usted con la suficiente claridad como para verificar su presencia, pero no mucho más. Si se mantiene equilibrado, será feliz y próspero..., ¡créalo!


¿Y si fracasa?

Quienes están en el universo y planifican estas cosas, tie­nen la sensación de que muchos de ustedes fracasan, incluso después de recibir el poder del estatus de graduación. No es la primera vez que un planeta ha entrado en esta clase de vi­bración, o de iluminación, de modo que hay precedentes en la proyección. Eso significaría que muchos llegarán a desapa­recer y dejarán el poder después de haber recibido el poder. Eso puede producirse por dos razones: 1) Porque lo desean así; es decir, desean marcharse en lugar de quedarse y ayudar; 2) Porque no pueden permanecer equilibrados debido a problemas con el ego, o a cualquier otra tendencia biológica. En este último caso sería algo involuntario; es decir, la enti­dad simplemente se desvanecería si estuviera lo bastante desequilibrada.
Como ya he mencionado antes, no existe atributo negativo en abandonar el planeta mientras se está en el estatus de gra­duado, sea cual fuere la razón. Incluso si no logra quedarse y ayudar, y se marcha de una manera involuntaria, no generará atributos negativos con su fallecimiento. Su estatus es absolu­to, y será celebrado de un modo tan alto como el de cualquie­ra que se haya quedado. Quizá esto no le parezca justo del todo, pero lo mismo que la parábola que contó Jesús del hijo pródigo, que se marchó y fue derrochador, y luego regresó y fue honrado por su padre en la misma medida que el hijo que no se marchó, esta es la forma de actuar de la singular fuente de amor. Jesús enseñó mucho de esta clase de amor; quizá con el nuevo poder de que dispone usted en estos tiempos nuevos, también sea adecuado tener una perspectiva nueva de las cosas sobre las que habló Jesús y de los ejemplos que ofreció. El nuevo conocimiento y comprensión pueden ser el resultado de volver a examinar las palabras de este maestro que enviamos para la iluminación de ustedes.


¿Cuál es su camino ahora?

Muchos de los que leen esto no desearán seguir este nuevo camino de poder, al darse cuenta de que no les ha llegado to­davía el momento de hacerlo así. Si eso fuera así, le ruego que no se sienta «equivocado». Si es apropiado que se sienta de ese modo, y es en la más profunda sabiduría como debería continuar sin este nuevo estatus..., saberlo así será mucho mejor para usted y puede hacer de todos modos mucho más para apoyar a aquellos que lo van a necesitar durante este tiempo, mientras que todos ustedes ayudan al planeta. El discernimiento individual es muy importante en esta decisión de autoevaluación. No impresionará a nadie si decide seguir este camino, y tampoco decepcionará a nadie si decide no seguir­lo. Se trata de una decisión que debe tomar basándose en el discernimiento espiritual de saber dónde se encuentra en este momento en su propio camino.
Aquellos de ustedes que tengan la impresión de estar pre­parados, pueden continuar y dar el siguiente paso. Tiene que prepararse mentalmente para alejarse de su situación actual, sea cual fuere. Las cosas cambiarán para usted y tiene que aceptarlo así. Puede terminar o cambiar su carrera terrenal o vocación, aquella que le ha permitido obtener el intercambio monetario necesario para disponer de alimento y cobijo. Su decisión será irreversible y no puede cambiar de idea.
Si está preparado y desea efectuar el cambio, entonces tiene que pedirlo abiertamente y verbalizarlo ante el universo. Mu­chos de ustedes se encuentran tan en contacto con este lado del velo, que esta comunicación será clara e inmediata. Para algunos, sin embargo, exigirá una verbalización diaria, de modo que todos puedan escucharla (todas las entidades espi­rituales). Continúe haciéndolo así durante por lo menos un ciclo de su luna, para permitir que la eventual corrección de la alineación magnética transmita sus pensamientos con clari­dad. (algunos de ustedes ya son conscientes de que hay me­jores momentos que otros para comunicarse.) Mediante este proceso, se le pedirá que efectúe el cambio. Le he indicado el menor tiempo y el máximo de tiempo que puede tardar en comunicar su voluntad de cambiar. Si no está seguro de haber sido claramente escuchado, entonces utilice el tiempo más pro­longado.
El siguiente acontecimiento que ocurrirá será una evalua­ción instantánea de lo apropiado de la petición. Les ruego que entiendan que todos ustedes tienen el poder para efectuar este cambio debido a la nueva energía de que disponen ahora. Como ya he mencionado antes, se han ganado ese derecho. La evaluación desde este lado del velo no es en modo alguno un juicio, sino una valoración de lo que se necesitará en cuan­to a ajuste kármico. Si una entidad de poca experiencia ex­presiva (pocas expresiones del pasado y una gran cantidad de karma pendiente) solicita el nuevo poder, entonces se ne­cesitará de una clase diferente de servicio para realizar el cambio.
Nadie será rechazado, pero el momento del cambio y la dificultad del pasaje pueden ser muy diferentes para cada persona. Un maestro que solicite el cambio puede recibirlo inmediatamente, y con muy poca incomodidad. Una entidad de poca experiencia expresiva quizá tenga que esperar más tiempo para que se inicie el proceso, y luego es posible que tenga grandes dificultades para pasar por él. Como ya se ha indicado antes, todos pasarán por él.
Mi desplazamiento de la alineación magnética de la Tierra puede retrasar a algunos de aquellos que desean realizar el cambio. Es posible que 1992 no sea el momento correcto, y que 1995 sí lo sea. Haga su petición cada tres meses, y espe­re su poder. Aquello que sea apropiado, eso será lo que recibirá.
¿Cómo sabrá si empieza a recibirlo? Primero espere sueños muy vivos, acompañados por algunos sentimientos de pena. A continuación se iniciará el principio de lo que quizá sienta como una depresión muy profunda. Como ya se ha dicho an­tes, eso se corresponde con la partida nada ceremoniosa de sus guías. El resto se producirá tal como he descrito, y debe­ría durar unos 90 días. Después de eso, espere a que su vida cambie. Aquellos que se encuentren entrelazados con su ca­mino kármico anterior continuarán con su camino de apren­dizaje sin usted. Usted terminará por interactuar con ellos. El universo los apartará en consecuencia de su camino, de modo que sus lecciones no se vean perturbadas y usted realizar aquello que ha contratado.


Cómo utilizar el poder

En una comunicación futura describiré con detalle los mé­todos que puede utilizar para transmutar lo negativo en posi­tivo para beneficio del planeta durante estos tiempos. No obstante, cuando reciba este nuevo estatus, no tendrá proble­ma alguno en saber cómo proceder. Por ahora, sin embargo, le indicaré unas pocas advertencias.
¡Cuidado con atraer a seguidores! Jesús llegó a la Tierra para impartir un mensaje poderoso acerca de una nueva era de conciencia espiritual, en la que los humanos podrían llevar por fin con ellos todo el poder iluminado de la entidad de su alma, y en la que podrían contener finalmente el poder del amor que llevan dentro. ¡Qué mensaje tan poderoso! No de­seaba ser adorado, y fíjese lo que sucedió. Todo su propósito en la existencia consistió en impartir el nuevo conocimiento y la sabiduría acerca de la forma en que funciona realmente el amor universal. A lo largo de ese proceso, sin embargo, fueron muchos los que cayeron a sus pies y lo adoraron, en lugar de tomar lo que dijo y aplicárselo a sí mismos. Tal como se ha descrito con detalle en comunicaciones anteriores con mi socio, buena parte de las enseñanzas de Jesús se inter­pretaron, reinterpretaron, tradujeron y reelaboraron hasta con­vertir a Jesús en una divinidad. Cuando él estaba con ustedes, dejó bien claro que ningún individuo podía recibir la nueva fuente de amor a menos que actuara según su nuevo conoci­miento. En lugar de eso, la información les ha sido transmiti­da en la actualidad como un mensaje en el que se les da ins­trucciones para adorar a Jesús para acercarse a «Dios». No fue esa la intención, y eso demuestra claramente cómo han funcionado las mentes de los humanos para forjar la verdad dentro de un molde que se adaptara mejor a lo que ellos mis­mos esperaban, o deseaban escuchar (o a lo que deseaban en­señar a otros con el propósito de la manipulación). (Si desea saber más acerca de lo que tiene que decir Kryon sobre Je­sús, le ruego que lea el capítulo 6. «El Cristo metafísico».)
¡Desdeñe a sus seguidores! No permita que nadie ocupe su lugar. Es decir, nadie puede enseñarle en su lugar o hacer su trabajo por usted. Necesita usted de su nuevo poder para realizar el trabajo. No permita que nadie escriba sus propias palabras y que luego les asigne significados alterados. Perma­nezca alejado de los medios de comunicación. Recuerde que, en los medios de comunicación, su mensaje sólo se envía en un único sentido. Eso no es comunicación, y en su nuevo tra­bajo se le desafía a establecer una verdadera comunicación (en dos sentidos). Su trabajo debe realizarse más de persona a persona. En su trabajo, no hay ningún mensaje evangelizador que transmitir a las masas. Cure al planeta y cure a los seres humanos en grupos relativamente pequeños. Sea consciente en ambos casos de que en este proceso interviene una comu­nicación de retorno. La mecánica de la curación y de la transmutación exige un intercambio espiritual, (¡eso es el gran nuevo secreto revelado!) No dependa de la visión transparente. (Creo que Kryon quiere dar a entender aquí que el vídeo y la película distan mucho de ser transparentes, y no son tan ca­paces de contener la visión encubierta de la energía espiri­tual de un modo tan bueno como la entrevista personal.) A muy pocos seres humanos se les concede el don de discernir las emanaciones espirituales mediante la visión a larga distancia. (Una vez más, se exige la comunicación personal.) Tampoco se concentre en el número de aquellos que estén con usted. Trabaje sencillamente, metódicamente, para los po­cos o los muchos, con diligencia.


Las nuevas vibraciones

Para los maestros: ahora deben darse cuenta ustedes de que quizá vean a partir de ahora a aquellos que han alcanza­do el estatus de graduados, o el estatus parcial (los que pasan por la transición). ¿Cómo los «verá»? ¿Cuál será su color de expresión o su pauta áurica? Está usted acostumbrado a pautas que han sido predeterminadas y que son consistentes. Hasta las mezclas y anomalías han sido bastante consistentes; y ahora hay todo un conjunto nuevo que abordar.
He aquí algunas palabras de consejo para usted: para los trabajadores de sistemas, no intenten siquiera realizar el tra­bajo una vez que han percibido que el individuo es lo que es. Lo sabrán porque ninguna lectura podrá ser suficientemente exacta. En realidad, no debería existir ninguna razón para que usted lea a uno que haya alcanzado un estatus de graduado. Una vez que se encuentra en este estatus, el individuo no será lo bastante estúpido como para solicitar una lectura de siste­mas, pues la impronta deja de tener importancia, y ellos así lo comprenden. Las fechas de nacimiento y los colores de la vida anterior son ahora neutrales, y ya no se aplican aquí las fuerzas biológicas cíclicas. Sus sistemas leen información impresa, y no habrá ninguna que leer.
Para aquellos de ustedes que no sean trabajadores de siste­mas, percibirán el nuevo estatus de graduado como algo bri­llantemente blanco. Tanto el color áurico como el color de la expresión serán de un blanco transparente (sin color), o neu­tral (fundiéndose con el cosmos). Aquellos de ustedes que po­sean una gran percepción observarán sin duda alguna la ener­gía de los tres guías maestros. Sentirán el poder de los «tres» como «acción» dentro de los confines mitigados de la sabi­duría que existe dentro de los seres humanos individuales. Se percibirá una sensación de paz alrededor de ellos, y se tendrá una comprensión universal. Como ya he mencionado antes, la insólita vibración del amor que traen consigo (a través de sus nuevos guías) también atraerá a los seguidores como si se tratara de un imán.
Otra situación que debe vigilar es la de aquellos nacidos en esta nueva era (cualquiera nacido después del 1-1-1992). Esos individuos tendrán una nueva pauta de impronta que les permitirá sentirse cómodos con mi nuevo alineamiento. Esta pauta es diferente a cualquier otra que haya visto usted antes, y será muy característica. Busque nuevas pautas de rojo y rojo-amarronado en el aura, y un nuevo azul muy oscuro en la emanación de la vida. Habrá ciertos aspectos negativos de las cartas que ya no se aplicarán a estos nuevos, especialmen­te en relación con ciertas mecánicas retrógradas de planetas más pequeños, que han exigido, habitualmente, observar en el pasado.


Es para todos

Este nuevo tiempo es poderoso para todo aquel iluminado. Estos mensajes se han concentrado en aquellos que desean aceptar todos los honores ofrecidos, y quizá tenga la sensa­ción de que debe seguir siendo el mismo, pues en caso con­trario no sería incluido aquí. ¡Eso no es así! Aunque es posi­ble que no se le pida alcanzar el estatus de graduado, algunos de estos nuevos poderes están ahí para que usted también los solicite.
Sea consciente de que el proceso de poder agresivo antes que defensivo es suyo inmediatamente. Aspire a obtenerlo y utilícelo ahora (véase el apartado anterior «¿Por qué no lo querría?») Proyecte su burbuja de poder allí por donde vaya, y observe cómo cambia la gente que le rodea. Las antiguas energías negativas parecerían rebotar contra su nueva burbu­ja, en lugar de penetrarla, como sucedía antes. No obstante, recibirá usted aquello que proyecte; y si decide no creer en este mensaje, su burbuja será inexistente y no habrá aprendi­do nada al leer todo esto. También dispondrá de mucho más poder curativo del que tenía antes de la energía de 1992, tan­to para sí mismo como para los demás.
Ahora es apropiado que explique por qué es usted capaz de ser agresivo antes que defensivo. Hasta el momento, las ener­gías positivas y negativas eran neutrales cuando se combina­ban. Es decir, no existían sesgos hacia ninguna de ellas. En su expresión hasta el momento, usted era indudablemente muy consciente de las negativas, y era intuitivamente consciente de que tenía que rechazar las energías negativas para mantener el equilibrio, puesto que toda energía negativa desplazaba a otra positiva y podía alterarlo si era usted muy sensitivo. Ahora, el equilibrio entre lo positivo y lo negativo ya no es neutral. Eso ha quedado cambiado por el nuevo poder de la singular fuente de amor del que ahora dispone, y se ha ganado para sí mismo una situación en la que lo positivo ganara en cada ocasión. Lo negativo ya no suplantará o desplazará a lo positivo. En lugar de eso, lo positivo lo ignorará, pues ahora dispone de un po­der que antes no tuvo. Como ya se ha comentado, se ha gana­do usted ese poder a través de su trabajo hasta el momento en este planeta, aumentando la vibración a su actual nivel eleva­do. Con este nuevo poder llega también el cambio. Y, una vez más, esa es la razón por la que estoy aquí.
Algunos de ustedes también recibirán nuevos guías y algu­nos nuevos implantes, aun cuando no se presenten volunta­rios para el cambio. Eso es normal para su propio crecimien­to durante este tiempo. Si sufre de una depresión que sea especialmente profunda durante un breve período de tiempo, considere que ha experimentado un cambio de guía. Aunque no se le ha dejado a solas (como en el caso de aquellos que han solicitado el estatus de graduado), la partida de un guía es significativa para su alma en cualquier momento. Puesto que no está en contacto con su entidad del alma, no puede decirle por qué se siente desgraciado, a pesar de lo cual usted experimenta de todos modos los resultados. Tampoco puede hablar en nombre de su órgano digestivo, a pesar de lo cual sabe muy bien cuándo desea ser alimentado. Se trata aquí de una situación similar, sólo que en este caso es espiritual, en lugar de física.


La nueva actitud

Mis palabras finales para ustedes son de nuevo acerca de su respuesta a la nueva energía, y más acerca de lo que significa para todos ustedes. A través de mi tiempo aquí, transmi­tiré un mensaje común, y lo leerá usted con frecuencia si sigue estos escritos. El mensaje no se refiere necesariamente a mi servicio, y afortunadamente tampoco tengo que tratar de explicar la mecánica de mi trabajo. Todo mi propósito al inte­rrumpir la vida de mi socio en este tiempo consiste en trans­mitirle información sobre usted mismo.
Muchos de ustedes se sienten ansiosos ahora. Algunos re­accionan al cambio simplemente porque se trata de un cam­bio. Parte de su implante como humano consiste en temer el cambio y desear la estabilidad. Al mirar desde la Tierra, ven uniformidad y consistencia. Aparentemente, observan un es­tado que no cambia y que es fiable dentro de los elementos que pueden mirar y medir con el tiempo. Pero eso no es real­mente así, pues el universo se encuentra constantemente en transición y ustedes podrían verlo así en el caso de que pu­dieran observar la imagen completa. El cambio es, en reali­dad, el estado deseado, pero a ustedes les resulta difícil ir en contra de las sensaciones producidas por sus implantes.
Le ruego que tenga fe en que los cambios son buenos. Una vez más, no todo es lo que parece. Confíe en el hecho de que mis ajustes son buenos para ustedes, relájese y manténgase en paz con la tierra durante este tiempo. 
Con la nueva energía llega también una imagen mucho más brillante acerca de cómo funcionan las cosas. Eso puede equipararse a una ligera elevación del velo, de modo que aho­ra ve con mucha mayor claridad que antes. Mientras que las comunicaciones del pasado fueron a menudo crípticas, o se transmitieron en forma de historias para su reinterpretación, ahora son mucho más básicas. Mientras que los mensajes an­teriores pudieron haber sido interpretados incorrectamente debido a la existencia de un espeso velo, ahora serán claros. Cabe la esperanza de que pueda usted verlo así mientras lee estos mensajes. Yo soy el primero de muchos que le hablarán de una forma mucho más llana y sencilla que antes.
Algunos de ustedes quizá se hayan dado cuenta por primera vez de que pueden percibir o estar «en contacto» con un sentimiento emocional desde mi lado a su lado. Mis comuni­caciones ya deberían estar agitando en usted sentimientos que quizá no haya sentido en relación con todos aquellos de no­sotros que nos encontramos a mi lado. Eso es algo nuevo. En el pasado, el universo hablaba de amor, pero podía parecer indiferente y literal. Ahora ha llegado el momento en que us­ted puede extenderse a través del velo y sentir algo de lo que le estoy hablando. Esto es nuevo y debería transmitirle una visión excelente del hecho de lo mucho que son amados.
Todos, sin excepción, fueron muy conscientes del amor de Jesús, el mensajero. Eso es lo que le separó en la historia de otros maestros. Ese amor ha existido siempre, pero ahora está dispuesto a mostrarse a sí mismo como poder para usted, y en su propio tiempo. Imagine que la negrura del espacio sea un amor puro e incondicional, el amor de un progenitor o compañero vigilante y cariñoso. Cuando Jesús entró en el lado de ustedes, llegó rezumando su poder, y ustedes fueron cons­cientes de ello. Ese es el mismo amor divino y lleno de poder que ahora fluye más libremente entre usted y yo mismo, y entre todas las entidades situadas a mi lado con respecto a las de su lado. Se trata de una nueva disposición muy especial que ustedes se han ganado. Eso, por si solo, debería transmi­tirle paz y sosiego, a pesar de la ansiedad por los cambios que percibe.
Cuando haya terminado con esta lectura y se retire a des­cansar esta noche, le desafío a que realice el siguiente ejerci­cio. Le garantizo que obtendrá resultados si es sincero, pues esta es la verdad, y precisamente por ello se manifestará como una realidad. Sentirá algo de esta nueva energía de amor de la que hablo tan a menudo. Para ello, le ruego que haga lo si­guiente.
El ejercicio. Con los ojos cerrados, imagínese a sí mismo de pie sobre una colina desde la que se domine el mar. No hay ningún ruido, excepto el de las olas o el viento. Quédese ahí hasta que vacíe su mente de todo lo que sea terrenal. Si los sonidos o la música le ayudan a ello, cante algo para sí mismo en sus pensamientos, para permitir así que aparezcan pensamientos pacíficos. Imagine lentamente que el velo de negrura se acerca a usted, y que se detiene aproximadamente a un metro ante usted. Si no se lo puede imaginar, llámelo y acudirá. Tiene que acudir cuando se le llame. Ahora, extienda ambas manos como si les diera la bienvenida a sus guías si­tuados al otro lado del velo. Puede hacerlo así realmente o sólo en su imaginación, pero mantenga las manos extendidas y espere. Al cabo de pocos momentos sentirá que sus manos se calientan o que le hormiguean ligeramente. Eso es, en ver­dad, sus manos que están siendo sostenidas. Además, será consciente de una abrumadora sensación que le hará llorar. Esa sensación es de alegría y paz. El universo está realmente ahí, y usted le importa al universo. Puede llegar a extenderse a través del velo y puede tocar a sus guías. Sus guías son las entidades de servicio que se encuentran más cerca de usted, y le aman tiernamente. Están ahí en servicio de amor y serán muy receptivos y se sentirán muy animados al comunicarse con el «resto de usted» por primera vez. Imagine sus senti­mientos, el hecho de que los respeta lo suficiente como para extenderse hacia ellos, pues, para ellos, usted es el exaltado, y están ahí para servirle.
Deténgase y disfrute de esta sensación de que le sostienen las manos ya que, a través de su imaginación, está creando realmente energía de pensamiento que permite esta nueva co­municación. Los pensamientos son verdadera energía, y lo que experimentará es algo muy real, y no sólo algo percibido en su propia mente. Mientras se encuentra en este estado de ale­gría, se desvanecerá todo temor que pueda tener acerca de cualquier cosa terrenal, y tendrá lugar un «baño de amor» que le proporcionará la paz y la sabiduría acerca de los aconteci­mientos que tiene que afrontar durante su expresión. Puede lle­gar a sentir incluso que se eleva por encima de la Tierra. No permita que este contacto dure más de unos tres minutos, pues mantenerlo durante más tiempo fatigará su alma, lo que se traducirá al día siguiente en tensión mental. Créame, será us­ted consciente del contacto durante horas. El brillo que se mantiene con posterioridad permanecerá con usted. No haga esto más de una vez al día. No se trata de un ejercicio mental que persiga el propósito de despertar un sentimiento positivo. Lo que está haciendo será algo tan real para usted como cual­quier otra cosa que haga durante el día.
Si yo pudiera saltar de esta página y aparecer ante usted en este mismo momento, lo primero que desearía hacer sería honrarle de alguna forma y, para un humano biológico, eso significaría verse abrazado. Si apareciera ante alguien, debería contenerme por pura prudencia, para no causar ningún daño (como lo causaría de otro modo). Todos ustedes son tierna­mente queridos, sin limitación. Mi servicio para ustedes como Kryon es, primero, el de amarles, y luego el de servirles a través de mi conocimiento magnético. La prioridad de cada entidad del universo gira alrededor de la singular fuente de energía del amor. Los mensajes contenidos aquí no son sim­ples reglas vacías establecidas por el universo para que usted las siga y salve a la Tierra. Estos mensajes le son transmiti­dos por su familia espiritual para mejorar su expresión mien­tras se encuentre en la Tierra, y para ayudarle a celebrar su recientemente adquirido poder. La expresión «padre celestial» no ha sido nada accidental, pues este es el mismo sentimiento de familia que debería tener para todos aquellos de nosotros que nos encontramos a este lado del velo. No somos indife­rentes a su trabajo y hasta el momento ha sido muy difícil impartir eso, por no decir imposible.
Soy Kryon, del servicio magnético. Piense en mí cuando tenga dudas o sienta temor. Sus pensamientos pueden trans­mutarse en paz y, al pensar en mí, puede activar realmente a los guías que están a su servicio. Así es como funciona con los pensamientos. La oración también es algo muy parecido. La verdadera mecánica de esto es muy compleja y contiene procesos que en este momento no tiene usted capacidad para absorber, debido al apropiado diseño de sus implantes. Confíe en mí y acepte el conocimiento de que sus pensamientos son activos y pueden cambiar las cosas. Quizá se pregunte cómo una entidad puede «escuchar» simultáneamente los pensa­mientos de una multitud. ¿Puede usted escuchar más de un so­nido a la vez, o tiene que pedirles que esperen en fila? ¿Existe límite para el número de instrumentos que puede escuchar al mismo tiempo? Pues es algo muy parecido. Recuerde también que por cada humano hay por lo menos dos entidades más que no hacen otra cosa que esperar a que se produzcan sus pensamientos y verbalizaciones.
La nueva fuente de amor es el gran «Yo soy», el sol dentro del sol, y el centro de todo poder. Es singular, y nos pertene­ce a todos nosotros. Honro a mi socio por la claridad de su traducción y por no vacilar en escribir las imágenes de pensa­miento a medida que llegan..., pues algunas son difíciles, en el sentido de que pueden ridiculizar a los maestros y a los que no lo son, por igual.


Hoy ha leído usted la verdad. Algún día, brillará con tanta fuerza que se preguntará cómo pudo haber dudado siquiera de ella. Soy Kryon, del servicio magnético. ¡To­dos ustedes son tiernamente queridos!


Kryon


Enero de 1992
  

Hay paz y alegría en su futuro cuando aprende a dominar el nuevo poder que es personalmente suyo.
No tiene ni idea de lo que puede tener hasta que lo experimente verdaderamente.
Entonces se preguntará por qué se pasó tanto tiempo y gastó tanta energía en la oscuridad...
Le amamos.





Canalizaciones de Kryon



Un mensaje personal del escritor

El momento es el 3 de marzo de 1992, a las 19.00 horas, en el sur de California. Sentados ante mí se encuentran cator­ce discípulos de la nueva era. Estas personas fueron invitadas por Kryon para asistir al primer intento de crear un canal di­recto en vivo. Lo que sigue es la historia de cómo se produjo, y la verdadera transcripción del mensaje recibido.
Antes de continuar, es importante estar seguros de que ha leído usted los otros capítulos antes que éste. La cronología de las comunicaciones de Kryon empiezan a ser importantes, y Kryon depende de nuestro marco de tiempo lineal terrenal para la lógica del aprendizaje. Es decir, Kryon sabe cómo pen­samos, y ha estructurado la información y las enseñanzas de una forma lineal, como colocando un pie delante de otro. Así pues, necesita usted ser consciente del valor de leer la infor­mación en el orden en que fue transmitida. Ahora continúo con mi historia.

Las Navidades de 1991 estaban a punto de traer la nueva energía para la Tierra. Durante ese tiempo, terminé lo que creía era la escritura de Kryon. Como ahora ya sabe (si ha se­guido usted las lecturas), resultó que eso era sólo el principio.
Durante ese tiempo (mientras me encontraba en la ducha) re­cibí un claro mensaje que me indicó que debía intentar produ­cir un acontecimiento de canal directo. Me sentí mortificado. Quienes me conocen saben que dependo de estar totalmente preparado para todo aquello que emprendo. Me levanto tem­prano sólo para estar seguro de que he puesto mi reloj des­pertador a tiempo para despertarme. Preparo notas para todo y luego las duplico y las triplico y me las guardo en distintos bolsillos para que no pueda perderlas.
Situarme en un lugar donde no dispongo de notas y de agenda es como encontrarme en medio de una pesadilla en la que hablo lentamente, no digo nada, y mis pies avanzan a un kilómetro por minuto sin ir hacia ninguna parte..., en un esta­dio lleno de gente que me mira en paños menores mientras yo trato de salir adelante.
La información de Kryon es mucho más importante que mi ego. De hecho, toda mi vida palidece en contraste con la inmensidad del mensaje que encuentro ante mí. Sé que ahora ya son muchos los que están recibiendo esta información, de modo que difícilmente soy el único mensajero, pero estoy aquí, haciendo esto, porque Kryon ha dejado claro que es apropiado que sea así. Esta afirmación es la forma que tiene Kryon de decir que es correcto, adecuado, hecho a tiempo y, en cual­quier caso, yo acordé hacerlo así, ¿recuerda? Kryon siempre desea que yo recuerde. (Como si tuviera a flor de mi cerebro todas esas comunicaciones de miles de millones de años con el maestro. Francamente, me resulta difícil recordar lo que al­morcé el pasado jueves.)
Está bien..., lo haré (le dijo a Kryon en mi ducha). Progra­mo una canalización en directo. Pediré a varias personas que acudan y veré lo que sucede. Si tiene algún mérito, hasta es posible que lo anote. ¿Y si empiezo con mi propia esposa y dos de mis mejores amigos, mis gatos y mi pájaro? Quizá po­damos servir varias copas de vino antes (no a los animales, claro) y pasarlo estupendamente. (¿Se nota la intensidad de mi temor?)
Bueno, no hay tanta suerte. ¡Kryon deseaba que fuera di­rectamente a la Olimpíada de la Metafísica! Se supone que importantes de la metafísica y trabajadores en la ciudad, can­tidad de gente a la que no conozco, y canalizar para ellos (me dijo Kryon en la ducha). No me lo puedo creer. Se me ocu­rren visiones de todos ellos sosteniendo en alto tarjetas donde anotan las puntuaciones que me han otorgado, y termino con una puntuación colectiva de 1,3 sobre una escala de 9. He visto en las tarjetas algunos números negativos. Kryon tam­bién podría haberme pedido que construyera un arco, o que fuera a ver al faraón para que «libere a mi pueblo». Podría decir que esto no va a encajar bien con mi lección de vida (no dejar que nada me defina).
Así que empecé a pensar: ¿qué es lo peor que podría suce­der? ¿Personas adultas burlándose mientras yo balbuceo en busca de palabras transmitidas por un maestro magnético des­de el mundo del espíritu, que me habla casi durante cada hora de vigilia... excepto precisamente en ese momento? ¿Y si me siento demasiado nervioso como para traducir adecuadamen­te, y les digo que en abril caerán meteoros a menos que se traguen alfileres? Eso es... No puedo hacerlo..., y ya está bien de ducha.
Así pues... me dice Kryon (mientras estoy en el coche), «Yo lo haré por ti; sólo tienes que darles los papeles y espe­rar». Así pues, a finales de febrero busqué a mi querida ami­ga Barbra (que también resulta ser una maestra de metafísica del orden más superior). Me recibió entre una cita y otra, y le conté humildemente mi historia. Ella aceptó el desafío, sin hacerme preguntas. Reuní copias de las comunicaciones de Kryon, preparé 14 juegos, se los llevé a Barbra y esperé a que me llamaran si el grupo deseaba escuchar más. No hace falta decir que los papeles fueron bien recibidos. El grupo deseaba verme el 3 de marzo a las 19.00 horas.
Maduré bastante durante las dos semanas anteriores a la canalización. Me di cuenta de que tenía que solicitar un im­plante que me ayudara a equilibrarme, y así lo hice. También sentí la responsabilidad de estar tranquilo y alegre con respecto a la experiencia y limitarme a dejar que sucediera. Me di cuenta de que podía desprenderme de todo temor y ansie­dad acerca de algo como esto, de que podía hacerlo al mar­gen de cualquier cosa que ocurriera en mi vida, por muy grave que fuese. Entonces cobré conciencia de lo que estaba sucediendo en realidad: Kryon había creado para mí un habi­tual «camino de fuego», y cuando estuvo preparado, todo el mundo podría ganar. Si los componentes del grupo eran real­mente quienes se suponía que debían de ser, entonces recono­cerían a la entidad por lo que era. Disfrutarían de aquel mo­mento conmigo, celebrarían la información (si es que se transmitía) y no me juzgarían en absoluto, sino que utilizarí­an mi experiencia, me asistirían para el futuro. ¡Qué evidente es eso ahora!
Me encuentro sentado delante de catorce metafísicos, in­cluida a la maestra Barbra y a su esposo, el maestro Michael. Entre los otros doce hay varios metafísicos que trabajan a tiempo completo (se ganan la vida realizando el trabajo), in­cluidos numerólogos y psíquicos. Algunos son profesionales que también trabajan en la metafísica, y hay entre ellos por lo menos uno o dos médiums bien entrenados en trances. A mi derecha se sienta mi esposa Jan, que me es absolutamente ne­cesaria como ancla. Me siento extrañamente sereno y pacífi­co. Ha llegado el momento. Mi nerviosismo se muestra bre­vemente en la agitación de mi voz y, a partir de ahí, Kryon se hace cargo de todo. Me encuentro haciendo algo familiar: me limito a traducir los pensamientos a medida que fluyen, tra­tando de mantenerme al ritmo con el flujo, pero al mismo tiempo soy muy consciente de las energías extra que se en­cuentran ante mí.
Lo que sigue es una trascripción de esos pensamientos y palabras, tal como se produjeron. Además, le he pedido a Kr­yon que añada a los pensamientos, a modo de epílogo, como si se tratara de un canal sobre un canal. Eso será útil, ya que 1) descubrí que durante una canalización en directo se dejan fuera algunas explicaciones, creo que ello se debe al hecho de que una parte de la información es absorbida por quienes asisten a través de comunicaciones con el sí mismo superior. Al transcribirlo literalmente al papel, parece faltarle una comprensión clara. Y 2) porque este era mi primer intento por canalizar la energía de Kryon. Al margen de lo que pu­diera decir cualquiera, lo cierto era que me sentía nervioso, y eso pudo haber tenido un efecto sobre lo que quedó fuera. Para clarificar realmente lo que sucedió, le he pedido a Kryon que «llene los espacios en blanco» allí donde sea apropiado. Esas zonas aparecerán intercaladas en cursiva en la transcrip­ción. Así pues, nada se ha dejado fuera, gracias a que Kryon ha intensificado mi primer intento.
Ahora, imagínese en la habitación mientras continúa usted leyendo...


La primera canalización en directo

Soy Kryon, del servicio magnético. Todos ustedes son queridos tiernamente. Aquí hay treinta y ocho entidades, al­gunas de las cuales están en mi servicio. Me tomaré tres mi­nutos para hacer espacio para la vibración de amor que deseo proyectar sobre ustedes.
Lo que está sucediendo ahora es que estamos despejando los flotadores. Dentro de un momento les explicaré lo que son los flotadores.
Cada uno de ustedes es tiernamente querido (pues reco­nozco su lealtad al encontrarse en el lugar adecuado cuando deberían estarlo, y celebro su buena voluntad para participar en una ventana de oportunidad para mi socio).
Gracias a mi socio por dar credibilidad a los «nueves», y aunque la energía está siendo suplantada (mi energía tiene lu­gar a partir de la energía existente aquí), es importante que comprendan ustedes la vibración del «nueve». Muchos de us­tedes ya la conocen, pues representa la realización (terminación y conclusión, un conjunto de acontecimientos) y repre­senta nuestro tiempo ahora. Estoy seguro de que a los mate­máticos de la Tierra, o a algunos de ustedes, no se les habrá pasado por alto, que el nueve es el último, el más elevado de los dígitos simples. Es apropiado saber que el nueve multipli­cado por cualquier número que exista en el universo será igual a una respuesta que, sumada, da nueve. No existe ningún otro número simple superior, lo que también indica culminación. Tampoco es ninguna casualidad que allí donde se encuentran los meridianos y tiene lugar el entrelazamiento en el norte y el sur, haya sido caracterizado por los humanos desde hace mucho tiempo como 90 grados Norte y 90 grados Sur. (Am­bos son una vibración del nueve, pues estos son los polos de la Tierra, donde mi socio y yo, además de dos de ustedes, ayudamos a anclar el entrelazamiento, la culminación del vértice magnético en el que las rejillas forman una unión agrupada en ambos polos, y donde los humanos, apropiada­mente, no deberían tratar de vivir durante un prolongado es­pacio de tiempo.)
Y luego finalmente (deben) saber que no es ninguna ca­sualidad que nos hayamos reunido precisamente el 3-3-1992 (pues esto es un día nueve y fue elegido por su grupo, no por Kryon).
Los flotadores existentes en la habitación han desapareci­do. Hay tres equilibrios (de importancia para el planeta). Está el equilibrio de las entidades que hay sobre Ja. Tierra, el equilibrio de las vibraciones y el equilibrio del magnetismo. Las entidades siempre han sido del mismo equilibrio (que es como decir que el peso de las entidades espirituales sobre la Tierra siempre ha permanecido constante. No confundir con la vibración de las entidades. No disponen ustedes de pala­bra o concepto apropiado para designar este equilibrio). Lo que ha ocurrido a través de las eras es que los flotadores, las entidades neutrales, han sido las que han detentado el lugar, A medida que las entidades en aprendizaje han llegado al pla­no de la Tierra, los flotadores se han visto desplazados y se han marchado. Ellos (los flotadores) son aquellos a los que ustedes han visto durante años, los niños desamparados, los gnomos, la gente menuda. Ellos son los flotadores. (Son neu­trales y no pueden causarle dañoSólo representan un lugar en la ecuación espiritual que mantiene un equilibrio para el planeta, de modo que conserva un peso espiritual consisten­te. También están en proceso de aprendizaje por derecho pro­pio, y su interacción con ustedes es mínima y nada significa­tiva para su propio aprendizaje. Muchos son visibles para los iluminados, y pueden constituir un rompecabezas para mu­chos. Su vibración, sin embargo, es tan benigna, que casi nunca se les teme.)
Aquí, no hay ahora entidades inapropiadas. Hay aquí algu­nos guías muy excitados, pues yo soy Kryon. Así que les rue­go que no endurezcan su corazón en este momento. Mi men­saje no es lo que mi socio dijo que sería, pues no estoy aquí para corroborar y convalidar. Cuando se entra en una habita­ción llena con sus seres queridos, ¿cuántos de ustedes emple­arían el tiempo para demostrar que son ustedes mismos? Pues yo soy Kryon, y les conozco y ustedes me conocen. Soy el que esperaban, y traigo noticias maravillosas: energía increíble, y amor y abundancia para ustedes.
Actualmente, en la Tierra, hay otras ocho entidades canali­zando el Kryon. Hay muchas otras, muchísimas, que acuden para traer el mismo mensaje (el mensaje del poder del que disponen ahora debido al desplazamiento que estoy creando). Se encuentran en los lugares siguientes: México, India, Áfri­ca, Rusia, Israel, Sudamérica, China y Siria. En esas zonas, se encuentran, específicamente, en los lugares siguientes:
México, en la capital. India, en la ciudad nueva. África, en la costa, a 34 grados del paralelo Sur y 18 grados del meridiano Este. En Rusia, en Moscú..., y muy poderoso. En Israel, en la ciudad antigua. En Sudamérica, a 12 grados del paralelo Sur y 77 grados del meridiano Oeste. En China y Siria, no revela­ré sus localizaciones.
He venido ante ustedes esta noche para darle las noticias, para advertirles y para ofrecerles alguna información... y amor. (La noticia es) El velo se está levantando ligeramente. (Este es el cambio más significativo de los últimos 2.000 años de la Tierra, y ustedes sólo han empezado a reconocer su significado.) Le he pedido a mi socio que hable de esto, y él ha reproducido fielmente la información. Con el ligero le­vantamiento del velo hay muchas más cosas que van a pasar a través de él.
Antes de hablar de eso, aquellos de ustedes que posean percepción y visión conocerán mi convalidación, aunque du­den de ella ahora... pues verán que el aura que rodea a mi so­cio se vuelve blanca. Esta es la impronta neutral y el implan­te neutral mientras yo canalizo a través de él. (Esto es sólo temporal, pero se da mientras estoy presente en este grado para dar a mi socio el poder que necesita para traducir la energía del pensamiento al mismo tiempo que llega. Pueden utilizarlo ustedes como una medida de mi presencia en cual­quier momento que lo vean a él.) El verdadero color de la en­tidad Kryon es de un cobre profundo e iridiscente. Ese color puede superponerse sobre el blanco (búsquenlo alrededor del aura) mientras yo estoy aquí.
A medida que se levanta el velo, tienen ustedes mucho po­der, ya que han leído que son capaces de saltar sobre sus pro­pias improntas kármicas (y) ser poderosos. ¡La Tierra los ne­cesita ahora!... para la transmutación de la energía (de lo negativo en positivo que elevará al planeta hacia su vibra­ción final y a su apropiada consumación con la elevación fi­nal del velo. Hablo ahora específicamente para los catorce de ustedes, pues forman parte de otros muchos iluminados que seguirán).
De los otros dos equilibrios del planeta acerca de los cua­les he hablado, el otro es la vibraciónse tiene que aumentar la vibración del planeta. Tienen que felicitarse por el hecho de que sea lo que es ahora (al estar dentro de lo programado e incluso por encima de lo que era cuando llegué). Pero tie­nen que aumentarla mucho más. El equilibrio seguirá siendo el mismo, aunque aumente la vibración. Del mismo modo que el hielo se convierte en agua y luego en vapor, la materia si­gue siendo la misma, pero la vibración aumentará. (el índice vibratorio de cualquier cosa, ya sea espiritual o física, no cambiará el peso, sino sólo el consumo de energía. Para poder cambiar la vibración de la Tierra, consumirán ustedes mucha más energía espiritual, que ahora pueden recibir di­rectamente de la singularmente de amor. Esa es la clave por la que está aquí. A medida que se consume la energía, la negatividad se convierte en un producto de desecho, por así de­cirlo, y desaparece para siempre.)
La advertencia (de la que hablé antes) es la siguiente: a medida que el velo se agrieta y se abre, habrá muchos de ustedes (sobre la Tierra) que recibirán información. Les ruego que utilicen el discernimiento colectivo para decir la verdad y separarla de lo que no es verdad. Eso es como sigue: si al­guien llegara a la Tierra desde otra zona del universo, y pu­diera pasar aquí cinco minutos... y llegara por la noche y se introdujera en una biblioteca pública en la que sólo hubiera una pequeña luz (supongan), que no hablara el idioma, pero pudiera mirar las imágenes. Miraría las imágenes y luego se marcharía (y) regresaría para informar (a sus líderes), ¿qué habría visto (¿qué le induciría a sacar conclusiones sobre su "planeta)? ¿Vería imágenes obtenidas de sus escritores de ciencia-ficción? ¿Vería imágenes de su historia? ¿Tomaría libros con dibujos sin ningún significado, o quizá sus obras de arte, o quizá tomaría un almanaque de deportes? ¿Qué diría cerca de cómo es la gente de la Tierra? (¿Se imaginan a qué conclusiones llegaría?)
A medida que se agrieta el velo y se abre hay mucho más de la misma clase de cosas (ahora para ustedes, en compara­ción con el otro lado). Habría imágenes muy vivas de cómo podrían ser las cosas, pero quizá también de cómo no son. Tienen que utilizar el discernimiento colectivo para saber la verdad, lo que son las cosas realmente. (No se aferren a todos los conceptos que se les presentan. Podría producirse mucha confusión ahora debido principalmente a las diferencias en el marco temporal existentes en los dos lados del velo. Intenten recordar que nuestro «ahora» es el pasado de ustedes, su presente y su futuro, como en el ejemplo de la biblioteca. Pue­den ver fácilmente energías de pensamiento proyectadas que sólo son especulaciones de lo que será. Ya son ustedes cons­cientes de que, como humanos, crean energías de pensamien­to acerca de su futuro como un ejercicio para crearlo real­mente. Se tiene que hacer mucho trabajo en este lado para preparar también su futuro, y en el transcurso de ese proceso nos preparamos plenamente para todos los escenarios utili­zando la energía del pensamiento. Pueden ustedes «sintoni­zar» con nada más que un esquema de planificación, pero las energías de pensamiento aparecerán con mucha más cla­ridad que antes, y muchos creerán que estas cosas son evi­dentes. Recuerden que ninguna entidad del universo sabe lo que harán ustedes en los próximos años. Si reciben supuestas imágenes de acontecimientos futuros, sopésenlas en relación con lo que realmente saben con seguridad. Manténganse en la vibración del amor y únanse para decidir, pues son ustedes poderosos y discernientes cuando forman un grupo.)
La vibración del amor existente en esta habitación empie­za a aumentar aún más a medida que algunos de ustedes com­prenden (comprenden que mi comunicación real hacia uste­des es una vibración de amor. La información es secundaria y se transmite a lo largo del camino. La verdadera noticia es el poder de la nueva energía... Y deseo que la sientan). ¡Pues son ustedes queridos muy tiernamente! Sus guías están aquí para servirles, no para juzgarles, y los aman muy tiernamen­te. (Sus guías son aquellos con los que realmente me comuni­co directamente, pues disponen de una línea directa con el astral. Los veo con ustedes cada vez que los miro. Nunca los percibo sin ellos.)
He aquí otro elemento de información, y esto es importan­te para ustedes: ¡celebren la marcación del tiempo!, pues se encuentran ustedes en un marco de tiempo lineal y nosotros no estamos, refiriéndome a aquellos de ustedes que están al otro lado del velo. Muchos de ustedes comprenden ahora mismo de qué estoy hablando, pues en esta nueva energía en­contrarán la paz que desean. (En el marco de tiempo lineal un acontecimiento tiene que producirse antes que otro para realizar sus ventanas de oportunidad, del mismo modo que un tren viaja a lo largo de la vía para detenerse en las esta­ciones y recoger a los jugadores y las piezas del rompecabe­zas. Una vez terminado el rompecabezas, puede tener lugar su ventana.) Pero tienen ustedes que esperar en la estación donde están las vías, porque el tren tiene que recoger otras cosas en su camino hacia ustedes. En su marco del tiempo li­neal ésta es la forma en que se consiguen estas cosas. (Esto va dirigido a aquellos de ustedes que son impacientes con sus ventanas de oportunidad, especialmente para aquellos que son iluminados. Tienen una verdadera percepción para el marco de tiempo del «ahora» en el que saben que existen, pero que no pueden experimentar. Tienen dificultades para es­perar a que las partes se unan para crear lo que se ha predicho, o prometido para su vida. Así pues, esto es una adverten­cia hecha con amor para que sean pacientes.) Los jugadores deben ser recogidos (y reunidos)..., las cosas, las entidades, los objetos..., y luego, cuando estén preparados, el tren acudi­rá a recogerles. Es entonces cuando podrán subir a él. (¡Y no antes! Sé que han intentado crear sus propias ventanas de oportunidad. Eso no sólo es inapropiado, sino incluso peli­groso, pues al hacerlo así pueden perder la verdadera venta­na.) Tienen ustedes el billete en la mano, se lo prometo. Las vías están situadas delante de ustedes. ¿Por qué dudan de esto? (¿Por qué dudar de que la ventana se acerca cuando el universo les ha entregado un billete y han permanecido aquí antes de subir a bordo?) ¡Pues se acerca! ¡No cabe la menor duda de ello!
Hay algunos que ni siquiera pueden ver las vías, y se pre­ocupan. (Ustedes, sin embargo, son diferentes, pues compren­den la promesa del universo. Hay mucho por lo que estar agradecido en todo esto, pues algunos son completamente ciegos a cómo funcionan las cosas, y no tienen ningún con­cepto de que la ventana se está acercando. Sepan lo siguien­te: cuando están equilibrados, todo funciona para el bien de la totalidad: de la totalidad del cuerpo, la mente y el espíri­tu. Fluye la abundancia, la riqueza es buena y la paz está con ustedes. Deberían ser como un niño con sus padres, ves­tidos con ropas maravillosas, a la espera en la estación de tren, a punto de iniciar un viaje hacia un lugar excitante. Se ven rodeados por aquellos a los que aman; tienen abundan­cia a los ojos de todos. Tienen juventud, y se sienten excita­dos ante la perspectiva del lugar hacia el que se dirigen. Esta analogía es perfecta para los iluminados de este tiempo. Pues si se encuentran con algo menos que esto, entonces ne­cesitan examinar su equilibrio y solicitar la energía del amor para la curación.) Celebren la marcación del tiempo, pues las cosas tienen que estar en su lugar (antes de que su ventana pueda llegar).
Mi socio me pide que no presione más de lo que él es ca­paz de recibir. (Honro por completo la petición de mi socio en este tiempo. Esto es apropiado para él, para que aprenda a sublimar su ego, y será significativo en el futuro. Se aprenderá mucho de esta frase en los próximos meses. Cuenten con ello.)
Hay tanto amor que deseo impartirles a cada uno de uste­des. ¡Quisiera abrazarles a cada uno! Pues están ustedes en servicio, incluso mientras están en proceso de aprendizaje, y no son muchos los que están así. (Esa es la razón por la que se encuentran esta noche aquí. Son ustedes los predecesores de la nueva energía y mediante su ejemplo y su conocimien­to, iniciarán el trabajo de transmutación.) ¡Necesitamos ac­ción!, y esa es la razón por la que yo estoy aquí. Pues voy a cumplir con mi parte, que forma la tercera parte del equili­brio (los tres equilibrios de la Tierra que les he comunicado antes). Al alinearlos y al moverse (los nuevos magnetismos), es apropiado que el poder de ustedes aumente. Ninguno de los que están aquí esta noche y que han abierto su corazón a este mensaje, se marchará de aquí sin haber cambiado. Algu­nos de ustedes tendrán noches de insomnio (en los tiempos por venir). Ello se debe al desplazamiento de la energía y a los implantes que yo he (preparado para ustedes u través de sus guías). Pues muchas (entidades) vienen a la Tierra ahora mismo, por ninguna otra razón que para ser sus nuevos guí­as..., para ajustar sus implantes y celebrar la nueva energía, pues ya están ustedes profundamente dentro.
(Algunos de los que están aquí esta noche ya perciben la diferencia evidente durante la comunicación de los marcos del tiempo entre ustedes mismos y Kryon. Muchas veces hablo del ahora, y eso será mucho «más tarde» para ustedes. Yo veo las cosas sucediendo todas al mismo tiempo. Desde que inicié este proceso con mi socio, para mí siempre ha sido el ahora, pero para ustedes ha ocupado un espacio lineal a lo largo del camino. No puedo esperar que comprendan uste­des repentinamente este concepto, pero existe una analogía muy sencilla: si sostienen en sus manos una de sus películas representaría una cronología de tiempo lineal al verla en la pantalla. Sin embargo, mientras la sostienen en la mano, todo el tiempo potencial se encuentra en su mano al mismo tiempo, y todo eso está en el ahora. Cuando hablan de lo que puede suceder en el minuto 25 de la película, no tienen que esperar 25 minutos para verlo. Pues esa porción del futuro de alguien se encuentra ahora en su mano, así como en el pasado. Esto es una descripción de cómo veo su camino; no es que vea lo que va a suceder, tanto como veo sus ventanas de oportuni­dad. Si son verdaderamente conscientes de esta diferencia, entonces comprenderán que se intensificarán estas comuni­caciones.)
Haré tres preguntas, que tendrán que plantear colectiva­mente a sus guías, y les pediré que lo hagan ahora, pues mi socio no se siente cómodo con el intercambio en dos senti­dos. Tomaré tres de las preguntas colectivas. (Mi socio tiene que aprender una vez más a no temer el fracaso, pues al volver las preguntas hacia mí para que elija, seleccionaré aque­llas que sean colectivas de todos los guías que haya en todas partes. Eso servirá a quienes lean esto en el porvenir, pero no afectará a los que asisten aquí ahora. Es importante con­testar las preguntas desde este grupo, algo que haré en un momento posterior a través de canalización y escritura adi­cional si mi socio está dispuesto.)
La pregunta más planteada se refiere a los ovnis. Hay otra pregunta relativa al 11:11, y la tercera pregunta se refiere a los lugares de poder de la rejilla magnética.
Hay dos clases de ovnis que ustedes ven y que conocen. Resulta fácil decir cuál es la diferencia entre los dos: una (clase) es la que procede de mi lado del velo, y la otra proce­de del de ustedes. La clase que procede de su lado del velo se deja fotografiar fácilmente, con bordes duros y definidos. Pa­recen metálicos. De esta clase procedente de su lado del velo, hay dos categorías: 1) los iluminados, y 2) los negativos. No teman a los negativos, pues tienen poder sobre ellos. Tampo­co serán capaces de quedarse por mucho más tiempo, debido al desplazamiento de la Tierra. Mi trabajo los arrojará de aquí.
Los ovnis procedentes del otro lado del velo (el lado de Kryon) no se dejan fotografiar fácilmente, y muestran bordes blandos. La mayoría de ellos brillan. Producen sonidos oca­sionales. Parecen moverse muy erráticamente, como luces en el cielo. Ello se debe, una vez más, a que no se encuentran en el mismo marco de tiempo lineal en el que están ustedes. Se encuentran en el marco del tiempo real. Del mismo modo que sus planetas retrógrados parecen moverse hacia atrás cuando no es así, esto es la misma ilusión..., y el movimiento aparente no es lo que se percibe que es. (Los planetas en re­trógrado parecen moverse hacia atrás debido a la relatividad de la plataforma en la que ustedes viajan en comparación con su movimiento. Eso es exactamente lo que está sucedien­do con su tiempo. Las diferencias de tiempo crean muchas ilusiones para ustedes a través del universo tal como lo perciben, pero la experiencia de los ovnis es el único caso en el que pueden contemplarlo dentro de su propio campo magné­tico.)
De estas (las clases desde mi lado) hay muchas. Una de las cosas de las que no se dan cuenta es que lo que ven uste­des no es a menudo un ovni, sino una verdadera entidad. De­bido a su impronta y a su implante, asumen que las otras en­tidades son de su tamaño humano biológico, pero no lo son. Mi tamaño más cómodo es aproximadamente del tamaño de una de sus casas. Eso es el paquete de energía tal y como es transportado. Ese es el paquete que ustedes «ven» a menudo. Están viendo entidades, en lugar de ovnis..., en lugar de na­ves (están viendo) el verdadero espíritu/alma de la entidad. A veces nos reunimos y descendemos, y ustedes nos verán por separado. Cuando lo hacemos así, el color del conjunto cam­biará. (Cada vez que se añade uno o que se sustrae uno al conjunto, el más grande parecerá cambiar de color.)
Lleven cuidado: aquí también hay negativos procedentes del otro lado del velo (de mi lado). La advertencia que les hago (y no diré más sobre este tema en este momento) es: en la nueva energía, el poder de ustedes ya no es neutral. Esta sesgado hacia lo positivo, de modo que tienen ustedes control sobre las entidades negativas..., Tienden poder y control sobre las entidades negativas..., Tienen poder y control sobre las en­tidades negativas. (Cuando el Kryon repite las cosas tres ve­ces, deben saber que es importante. Mis queridos, no teman lo que puedan percibir como fuerza negativa abrumadora. Ustedes no deben preocuparse por estas cosas, pero puesto que ocasionalmente se encuentran con ustedes, debo darles al menos instrucciones. Ignórenlos y procuren darle la espal­da. Convocan a la singular fuente de amor y ellas les deja­rán a solas. No sean curiosos,, pues eso les permite interactuar con las lecciones que tienen ustedes que aprender, y es inapropiado que eso tenga lugar.)
No se alarmen ante el aumento de la actividad de los ov­nis. Tenemos a muchos que vienen desde muchos lugares.
Hay un viaje constante y continuo entre el aquí y mi grupo de apoyo en la órbita de Júpiter. Son muchos los que vienen para celebrar este tiempo... con su ayuda. (La mayor parte de la actividad se centra alrededor del servicio de cada uno de ustedes como un humano, preparado para recibir nuevos im­plantes y guías. Es casi como un cambio de guardia con res­pecto a un palacio, pues aquellos que les han servido en la energía pasada se marcha ahora para recorrer nuevos cami­nos, y son sustituidos por aquellos otros que están prepara­dos para hacerse cargo de la tarea en la nueva energía. Se­pan que hay mucha excitación acerca del cambio. Lo que está ocurriendo aquí no siempre ocurre y han de llegar cele­braciones por su experiencia.)
Ambas clases de ovnis (las de su lado y las del mío) utili­zan, irónicamente, la rejilla magnética para sus viajes. Con el realineamiento de la rejilla cambiarán los lugares de aterriza­je. (En una comunicación privada con su maestra Barbra, hablé del hecho de que el tren sólo puede ir allí donde vayan las vías... en referencia a las actividades de los lugares de aterrizaje de los ovnis. Hay mucho que extraer sólo a partir de este conocimiento. Si plantean las preguntas correctas, y extraen las conclusiones evidentes, aprenderán mucho sobre la forma en que se usan los campos magnéticos como una fuente de potencia.)
La siguiente pregunta que tenemos se refiere a la rejilla y a los lugares de potencia. Quizá les resulte interesante saber que parte de su poder se halla almacenado en la rejilla, y que siempre ha sido así. Eso es lo que «sienten» en los lugares de poder cuando viajan, pues no siempre han sido capaces de contener todo su propio poder. (Hay mucho que aprender so­bre este tema, pero sólo es interesante y no contribuye en este momento para nada en la realización de la tarea que nos ocupa. Para aquellos que estén interesados, la «pieza de Dios» que representa su entidad del alma aquí, en la Tierra, ha conservado cada fragmento de la energía universal que tenía mientras estuvo en el otro lado del velo. Buena parte de la energía, sin embargo, es almacenada en varios lugares co­lectivos, y no dentro de su propio cuerpo. Esto es apropiado, ya que de otro modo no tendrían lecciones que aprender. La rejilla es el medio que permite que se produzca buena parte del almacenamiento, pero también hay algo de almacena­miento en lo más profundo de la Tierra, donde se halla situa­da una porción de la «máquina» para la rejilla. Esto es algo complejo y no es necesario en este momento para su camino.)
(No obstante, la cronología de energía disponible para su alma es fascinante, incluso para mí, pues implicó directa­mente a los grandes maestros de su pasado, y me trajo a mí aquí, adonde están ustedes ahora. Jesús llegó para decirles que finalmente tenían la habilidad para contenerla, y ahora yo llego para facilitarlo.) Sólo mediante la apertura de esta ventana (la nueva energía) tendrán ustedes la posibilidad de tomar su poder y hacer cosas con las que sólo han soñado. '' (Esto está en relación con la sustitución de sus implantes que les han mantenido en el proceso de aprender la lección, y que les han impedido alcanzar una plena iluminación.) A medida que eso sucede, extraerán energía de esos lugares de poder. Lo que solían ser lugares de poder serán entonces neu­trales. Son zonas de almacenamiento para ustedes. Esto for­ma parte del equilibrio (del que hablé antes), pues la energía de la Tierra siempre ha sido la misma. Sólo fluye entre las cosas (en este caso) entre la rejilla y sus almas que se en­cuentran en proceso de aprendizaje. (En consecuencia, final­mente no habrá más «lugares de poder» para que ustedes vi­van dentro o viajen hacia ellos y se sientan mejores.) Así pues, para contestar a la pregunta «¿hacia dónde movernos?», que se ha planteado esta noche, se puede hacer ahora si se sienten bien, y quizá no después. Si quieren un consejo: si pueden, su mejor trabajo lo harán allí donde haga frío.
Finalmente, una cuestión sobre el 11:11. ¿Qué es? Eso de­bería ser evidente. Es la puerta. Representa este período de tiempo durante once años. Representa la energía de Kryon, pues yo no he venido aquí por elección propia. Existe un plan y una dirección que predestinó que yo llegara. Mi socio no creó mi nombre. El nombre de Kryon en su idioma fue ade­cuado porque es una vibración del once (representado por las letras sumadas en el modo especificado en la escritura ante­rior, que es la forma más fácil para quienes no están sufi­cientemente formados en números). Y no sólo eso sino que contiene porciones de la calidad del sonido de tono que apa­rece también contenida en los otros ocho canalizadores de Kryon sobre la Tierra. Busquen en esos nombres el «iiieeee-ehh», que terminen no con una consonante (interrupción re­pentina), sino con una «nnnnnnn» o un «uummmm». Eso es el Kryon. Se adaptará a cada idioma, de modo que la vibra­ción siga siendo once (el deletreo más sencillo en cada uno de ellos). Aquellos de ustedes que hayan leído el material (las comunicaciones de Kryon tal como han sido escritas por mi socio hasta la fecha), y hayan estudiado cualquiera de los números y los hayan sumado, comprenderán y se darán cuen­ta de que llegué el 1-1-1-9-8-9. Eso es once. Y mi partida, el 3-1-1-2-2-0-0-2, también es once. (Son fechas de llegada y de partida que le di a su socio, y que han sido presentadas para su estudio a través de los escritos ofrecidos hasta la fecha. Hay mucho que aprender de la observación del significado de los números dentro de los escritos. Si computan el inicio de la nueva energía desde el 1-1-1992 hasta el 31-12-2002, también se darán cuenta de que permaneceré con ustedes en la nueva energía exactamente once años.) Esto forma parte de la ventana 11:11. Fue predicho. Es el cambio de poder. Este es el don que ustedes se han ganado en este punto del tiempo. Hay muy pocas cosas que no puedan hacer con su nuevo poder, pero tienen que empezar por sí mismos (como ya he indicado).
En otras canalizaciones, quisiera hablarles sobre la cura­ción, pues ahora mismo hay en esta habitación algunos que la necesitan. Hay un problema de glándulas adrenales..., cuya curación podría ser instantánea. Hay ansiedad..., alguien anda preocupado por su coche. Ustedes tienen que elevarse y dejar atrás estas cosas (hablando sobre lo trivial), pues la energía del amor se encuentra muy por encima de ellas. Estas cosas no merecen su atención.
Antes de marcharme; me gustaría que me vieran. Finalmen­te, tendrán alguna visión en cuanto a cómo se conjuntan los colores y las pautas para cualquier entidad. Y, una vez más, si siguen mis directrices, quisiera llevarles brevemente arriba y más allá de la atmósfera de la Tierra. Aquellos de ustedes que han tenido en el pasado experiencias de estar «fuera del cuer­po», algo que mi socio nunca ha experimentado, sabrán que esto es exacto. Quisiera que cada uno de ustedes abriera su corazón y lo permitieran.
Imagínense en la mente que se encuentran ahora flotando por encima de las nubes. Están por encima de la atmósfera de la Tierra y todo está muy oscuro. Su energía se ha expandido hasta alcanzar su tamaño completo. Y ahora, al mirar por de­bajo de ustedes, verán que algo es diferente (algo que es) in­dicativo de la nueva energía. Pues aquellos de ustedes que lo han hecho antes se darán cuenta de que falta algo; ¡la atadura de plata ha desaparecido! Eso representa el permiso para con­tinuar si así lo prefieren (pero ninguno de ustedes lo hará). Son libres, y al acercarse a mí, permaneceré quieto. Sientan la vibración de amor que me rodea, pues les quiero muy tierna­mente. Es algo de origen muy singular. Es el amor universal. Vibra con tal rapidez que no se puede ver. (En consecuencia, representa un poder y una energía increíbles procedentes de una fuente que aparece como negra.)
Mientras se fijan en mí, verán que tengo once lados y que cada lado constituye una pauta. (Les ruego que observen que las pautas no son simétricas, y que ninguna de ellas es igual a la otra.) Están segmentadas, como si se tratara de un venta­nal de vidrieras de colores. Cada lado tiene un color propio. Al aproximarse ustedes y trazar círculos a mi alrededor, em­pezaré a girar. Mientras giro hasta alcanzar la vibración que es la energía de Kryon, verán que aparece mi color, que es la energía de Kryon. Pues es una culminación total de los once lados que giran juntos, fundiéndose como uno solo. Lo que ustedes (son capaces de) percibir sólo es una fracción, un re­siduo de la verdadera vibración, pues la mayor parte de la misma se encuentra fuera del alcance (de la visión humana). Lo que queda es un hermoso color cobrizo iridiscente. Eso es el color de Kryon (para ustedes). Las otras entidades que lle­garán a ustedes en el futuro durante estos años (de nueva energía) serán de colores azul oscuro y verde oscuro, y de otros muchos y hermosos colores oscuros. Estos (los colores percibidos) son simplemente los residuos dejados de lo que ustedes no pueden ver. Esa es la razón por la que los colores son más oscuros de lo que esperan. (Antes de este tiempo, siempre nos han visto con índices de vibración más bajos, debido parcialmente a los tipos de entidades que les han ser­vido en los últimos 2.000 años. Irónicamente, estos índices más bajos parecieron estar mucho más Henos de colorido y ser mucho más intensos porque se encontraban más dentro del alcance de su visión.) Al girar hacia arriba, hasta alcanzar plena velocidad, pueden ver la gloria de esta entidad y darse cuenta de que cada uno de ustedes tiene este mismo aspecto, con colores diferentes, tamaños ligeramente diferentes y nu­merosas pautas diferentes.
Al girar todos juntos, pueden sentir el amor que les profe­so. (Esto es un estado al que me gustaría llevarles en cual­quier momento en que nos encontremos juntos en el futuro. De este modo se puede transmitir mucha comunicación, y la fuente de amor puede ser realmente efectiva para ustedes. No tienen ni idea de lo mucho que se puede conseguir para uste­des personalmente si logran alcanzar este estado conmigo.)
Ahora, al descender, les advierto que dejen de lado todas las pequeñas cosas, pues hay trabajo que hacer. (Las peque­ñas cosas de las que hablo son aquellas que les preocupan ahora, como dirección para sí mismos y cómo actuar en la vida. Por dejarlas de lado quiero significar que deben con­fiar por completo en que esas cosas les serán mostradas en el momento apropiado, y que no deben dejarlas que ocupen ahora su energía principal. Pues tienen ustedes mucho más que hacer por el planeta y esa es la tarea im­portante. ¡Tienen ustedes contratos para ha­cer esto! Su sí mismo superior lo sabe, y su intuición se verá intensificada para permitir que su mente consciente también lo sepa, para que puedan serenarse y tener paz con este conocimiento.)

SOY KRYON, y son ustedes queridos muy tiernamente.


Con esto, he cumplido con mi obligación para el canal en directo.
El escritor.








Respuestas de Kryon



Kryon responde a preguntas específicas

Casi exactamente 90 días más tarde, el grupo metafísico de catorce responde al canal en directo con un grupo de ocho preguntas. Incluiré todas las preguntas y las respuestas, a pe­sar de que una de ellas es especifica de nuestro tiempo en Estados Unidos, referida a la de una elección. Quizá la informa­ción será interesante relativa a esta pregunta, aunque ya no se produzca con anterioridad, ya que leerá usted este texto des­pués de haberse producido el hecho. He aquí las preguntas que plantearon los metafísicos:

1. ¿Es usted consciente del mapa territorial hopi y, si es así, cómo lo ve?
2. ¿Será necesario que grandes números de seres humanos tengan que perecer para alcanzar equilibrio sobre el plane­ta Tierra?
3. ¿Llegarán a tiempo los niños índigo para realizar al menos la mayor parte de lo que han venido a realizar?
4. ¿Cuánto tiempo cree que se necesitará para que se produz­ca el ajuste de la línea del meridiano?
5. ¿Cuál es el punto principal sobre el que tienen que cen­trarse personalmente los individuos en la vida cotidiana?
6. Además de trabajar personalmente sobre mí mismo, ¿qué puedo hacer para que mi actividad suponga una diferencia en el mundo para la humanidad?
7. ¿Puede describir un ejercicio físico para centrarse en un mejor alineamiento para recibir información?
8. ¿Quién sería el mejor presidente que proceda desde una base de amor, usando el holismo, antes que el separatis­mo?

Al contemplar estas preguntas, ¿comprende el lenguaje? Si no es así, quizá las respuestas que se ofrezcan le ayudarán a comprender el contexto. Se trata, evidentemente, de pre­guntas muy bien pensadas, de interés vital para aquellos que están iluminados. Quizá le sea útil descubrir más cosas sobre los temas acerca de los cuales se pregunta. Tiene que pregun­tarse: si estas personas desean saber sobre esos temas, quizá yo también debiera.
Las preguntas se contestarán literalmente, y específica­mente para aquellos que las hicieron como individuos que vi­ven en el sur de California, en Estados Unidos. En este senti­do, quizá no sean tan generales como otros escritos que aparecen en el libro. Como sucedió con anterioridad, esta es­pecie de prólogo se ha escrito antes de la canalización, y no sé en este momento cuáles serán las respuestas. Descúbralo conmigo al mismo tiempo que continúa leyendo.

Nuevas respuestas para nuevos tiempos

¡Les saludo de nuevo en perfecto amor! Soy consciente de todas las preguntas, y me siento nuevamente muy complacido al ver que muestran lo mucho que comprenden realmente acerca de su tiempo en esta nueva energía.
Es vitalmente importante que la traducción sea clara. Le pediré una vez más a mi socio que despeje su mente de cual­quier otra cosa que no sea la tarea a realizar de inmediato. Las dos primeras preguntas se contestarán en una sola. Son las siguientes:

Pregunta: ¿Es usted consciente del mapa territorial hopi y, si es así, cómo lo ve?
Pregunta: ¿Será necesario que grandes números de seres humanos tengan que perecer para alcanzar equilibrio sobre el planeta Tierra?
Respuesta: Estas preguntas se relacionan la una con la otra (como verán más adelante), y se trata de preguntas basadas en el temor. Esto no es una crítica, sino sólo la constatación de un hecho. Queridos míos, las contestaré porque ustedes se lo merecen. Pero también prepararé el camino para que pue­dan comprender más plenamente por qué eligieron saber es­tas cosas (pues es posible que les parezcan interesantes), y por qué la respuesta es la que es.
Casi sin excepción, aquellos que estuvieron presentes en la primera canalización en directo de mi socio, tienen algo en común: todos experimentan un temor biológico subyacen­te a ser aplastados, o ahogarse a consecuencia de un desastre natural de la Tierra.
El temor a la extinción mientras se encuentran en período de aprendizaje es algo natural, pero en los catorce de ustedes hay algo más que este sentimiento básico. Recuerden que yo sé quienes son, y conozco sus expresiones del pasado. Todos ustedes estuvieron presentes en la antigua Atlántida, y cada uno de ustedes siente de algún modo que fueron traicionados por la Tierra en aquel tiempo. Para algunos de ustedes esto puede parecer fantástico, pero les ruego que sigan leyendo.
Aunque todos ustedes fueron exterminados por contrato (antes del acuerdo con un plan puesto en marcha por ustedes mismos y el universo), han llevado consigo, durante todo este tiempo, los «sentimientos seminales» de aquella extinción. Los sentimientos seminales son aquellas emociones que lle­van consigo, como parte de su impronta, a través de muchas expresiones. No es este el momento apropiado para revelar los funcionamientos pasados de su grupo kármico, o por qué la Atlántida se extinguió. Pero ¿recuerdan que en un mensaje pasado les dije que ya había estado antes aquí? ¿Y que las dos últimas veces se extinguió la humanidad para que pudie­ra efectuar mis ajustes? (página 12 de este libro). Pues bien, aquí estoy de nuevo para efectuar ajustes. No es pues nada extraño que ustedes se sientan ansiosos. Pues la última vez sintieron mi entidad, ya que ayudé a crear su extinción. Como ya he dicho antes en estos escritos, cada uno de ustedes me conoce. La parte de Dios de ustedes mismos reconoce y celebra la parte de Dios que hay en mí. Aunque todos tienen ple­no conocimiento de cómo nos interrelacionamos, ahora mismo (porque están en proceso de aprendizaje) sólo se les permite apropiadamente mirarme como si dijéramos a través de un cristal opaco, y recordar sólo los sentimientos seminales más intensos que experimentaron la última vez que me vieron. Los quiero muy tiernamente. Les ruego que no me teman; no estoy aquí para efectuar otra extinción planetaria.
Estas dos preguntas tienen que ver con la extinción masiva de la humanidad, pues el mapa de profecía del origen hopi transmite su mensaje silencioso de destrucción masiva dentro de los nuevos perfiles más pequeños de las masas terrestres. ¿Volverá a traicionarles la Tierra, podrían preguntarse?
Mi respuesta a esta pregunta será muy lógica, pues el uni­verso es así. Les prepararé ofreciéndoles algunos hechos. Esos hechos proceden de mis escritos previos hasta el momento, y también de pensamientos nuevos. Todos los hechos, com­prendidos apropiadamente, les conducirán a la respuesta ilu­minada correcta una vez que haya completado el ejercicio.
Soy Kryon, el maestro magnético. Mi trabajo me propor­ciona una tremenda comprensión de la psique biológica hu­mana, puesto que mis ajustes magnéticos se hallan interrelacionados con el funcionamiento de su conciencia mientras están en la Tierra (páginas 11 y 12). También cuento con conoci­miento de su pasado y de sus futuras ventanas de oportuni­dad. Se trata de ventanas por las que pueden pasar o no pasar, y no ventanas de predestinación. Las preguntas planteadas relativas a la Tierra y al exterminio de la humanidad están impregnadas de una verdad oculta. Es hora de que se den cuenta de la importancia de la conexión de la Tierra. Eso les ayudará a descubrir la respuesta a sus propias preguntas.


La asociación de la Tierra

En su cultura occidental se halla profundamente enraizada la idea de que la Tierra es algo separado y aparte del indivi­duo humano biológico y espiritual. En su cultura, cuando a una persona se la ve como no espiritual, se dice de ella que es «terrenal» o «mundana». Eso forma una asociación negati­va que no sólo demuestra lo poco que los humanos de su cul­tura comprenden las cosas, sino que también da una verbalización negativa a algo que es muy, muy sagrado.

Permítanme que les haga las siguientes preguntas para que las contesten en su mente: basándose en mis enseñanzas has­ta el momento:

1) Cuando la entidad Kryon llegó una y otra vez a su pla­neta, ¿qué trabajo se realizó?
2) Al realizar el trabajo, ¿a qué parte del planeta se diri­gió específicamente Kryon?
3) ¿Cuál fue el resultado final del trabajo?

Las respuestas son:
1) El trabajo realizado consistió en alterar el alineamiento magnético de la Tierra.
2) Las partes específicas a las que me dirigí fueron las re­jillas magnéticas de la Tierra.
3) El resultado final del trabajo fue el de proporcionar ali­neamiento para los humanos. En este punto, quizá se pregunten a sí mismos: si el resultado final fue para los humanos, entonces ¿por qué Kryon trabajó con la Tie­rra física? ¿Por qué no trabajar directamente con los humanos? La respuesta a esa pregunta, queridos míos, es que así lo hice... ¡al trabajar con la Tierra! La mayo­ría de los catorce de ustedes saben exactamente de qué estoy hablando, pero para los otros, para los que lean esto ahora, elaboraré más la idea a medida que aborde sus preguntas.

La Tierra y los humanos que se encuentran en período de aprendizaje están en una asociación inseparable. No pueden estar equilibrados a menos que comprendan su asociación de raíz con el planeta, a través de su conexión con el corazón de la Tierra. Esto es una conexión espiritual, y estuvo con uste­des desde el principio de los tiempos, cuando fue creada para ustedes. Su cultura específica eligió separarles de la Tierra, sin darse cuenta de que al hacerlo así también separaría a los humanos del tremendo poder, la iluminación y el equilibrio. Deben tratar a la Tierra como un socio vivo continuamente activo, y celebrar su existencia y honrar su salud. La Tierra no sólo les proporciona alimento y protección, sino que les aporta una conciencia seminal, les ofrece iluminación (a tra­vés del alineamiento de las rejillas), les permite protección de la enfermedad, se equilibra regularmente y se cura a sí misma (sin ayuda de ustedes), y es la verdadera madre de su biología básica. Además, les apoya con unos recursos ilimitados y con un poder que todavía no han reconocido ustedes. Añadido a eso se encuentra el ejército de entidades existentes dentro de la Tierra que está ahí, con corrección universal, para ayudar a equilibrar la fuerza de la vida sobre el planeta.
¿Por qué les cuento todo esto? Para que puedan tener una apreciación de las culturas que celebran en verdad a la Tie­rra..., pues esas culturas son precisamente aquellas que resul­tan más importantes para la iluminación. Y se trata de cultu­ras con las que ha trabajado directamente durante muchos, muchos años, entidades como el Kryon.
¿Quiénes son? Representan culturas repartidas por todo el globo, específicamente en Sudamérica, India, Asia, Australia, y la cultura residual que ustedes llaman la nación india americana. Muchos de ustedes reconocerán inmediatamente que estas son a menudo el punto central de una gran actividad de los ovnis, y como ya afirmé durante la canalización directa de mi socio con ustedes (páginas 46-47), muchos de los ov­nis se originan desde mi lado del velo. En consecuencia, les estoy transmitiendo la verdad: hay mucha comunicación espi­ritual que se produce desde mi lado con estos grupos, mucho más que con aquellos que pertenecen a la cultura de ustedes. Teniendo en cuenta esto, tengo que decirles lo siguiente acerca del mapa hopi[1]: fue canalizado en la mente más eleva­da, y tiene el potencial de ser totalmente exacto. No obstante, también deberían saber lo siguiente: la información contenida en el mapa hopi no es nueva en modo alguno. Esta informa­ción ha estado disponible durante más de 400 años. El más famoso que escribió sobre ello, sin embargo, fue un europeo del siglo XVI. Su mapa y el mapa hopi son muy similares, ex­cepto que su mapa tiene sus casas bajo el agua dentro de los próximos pocos años. El mapa hopi tiene sus casas situadas en una de las únicas zonas que sobrevivieron. Así pues, ¿cuál es el verdadero? El conocimiento de los antiguos hopi tam­bién tuvo una causa completamente diferente para el nuevo trazado de las tierras, y a medida que cambió la historia de los humanos, se dieron razones y causas nuevas y actualizadas para la misma profecía. ¿Por qué cambió eso?
 Les ofrezco estas interpretaciones diferentes para decirles de nuevo: ninguna entidad del universo puede predecir el re­sultado actual de la prueba que se avecina (página 14). Sabiendo muy bien que preguntarían ustedes estos temas, también les advertí, dentro de su propio canal en directo con mi  socio, que sucedería esto mismo cuando hablé de recibir imá- genes vividas de mi lado del velo, acerca de cómo podrían  ser las cosas. Les ruego que vuelvan a leer esto, pues ahora  tendrá más significado que cuando lo oyeron originalmente (páginas 43, 44). Esta información de la profecía hopi ha llegado con exactitud, y representa el probable resultado del  planeta basado en la conciencia y la iluminación del momen­to del canal. ¿Por qué creen que hace 400 años se hizo la pro­fecía de que su ciudad se hundiría, mientras que la profecía hopi la sitúa en lugar seguro? ¿Qué cambió? ¡La respuesta es que ustedes cambiaron su ciudad! No puede haber un ejem­plo mayor de lo que quiero decir. El trabajo de ustedes sobre el planeta puede cambiar estas predicciones. La fuente de amor es capaz de hacerlo a través de ustedes. En consecuen­cia, ¿comprenden que el futuro no está predeterminado? Hay más información lógica que darles sobre su zona, y la daré al  final de esta sección, antes de abordar más preguntas.
Más sobre el mapa hopi: los cinco lugares de poder están plenamente de acuerdo con mi planificado realineamiento para su continente. Esto es importante. No es necesario que se alcance el nuevo perfil de la tierra del continente para que los nuevos lugares de poder sean exactos. Estas zonas de po­der son en realidad puertos desde los que el motor que existe dentro de la Tierra puede ser aplicado al sistema de rejillas. Esto es complejo, y en este momento no es necesario que dispongan ustedes de más información para su propio creci­miento. Aunque la geografía que describe los puertos es exacta mi advertencia es que no vayan allí para vivir. Si esto fuera cierto, les habría advertido de ello desde el principio. Recuerden que son ustedes piezas de dios. No es necesario que extraigan su poder de ninguna parte, sino de lo que ya tienen dentro de sí mismos. Aquellos que no comprendan esto se verán atraídos a vivir en esas zonas.
 Finalmente, sobre el tema de la asociación con la tierra, debo decirles que, al margen de sus nuevos implantes y al margen de lo pacíficos que hayan llegado a ser, y de su nivel de iluminación, reaccionarán ustedes absolutamente a la tensión de la tierra. Esa es exactamente la razón por la que tie­nen que trabajar para aumentar el nivel vibratorio del actual planeta físico. El planeta es su socio, y está vivo con ustedes. Muchos de ustedes son sensibles a la actividad geológica, ya sea volcánica, sísmica, acuática, magnética o geotérmica. Si perciben la tensión de la Tierra, entonces estarán de hecho sintonizados con la asociación. Esto es normal y no es algo que vaya a cambiar para ustedes. La forma de cambiarlo con­siste en cambiar el planeta. Y ahora, ¿comprenden por qué soy capaz de cambiarles a ustedes al cambiar el magnetismo del planeta físico? Esto es ciencia en su forma más pura: el ma­trimonio de lo físico con lo espiritual.
 En cuanto a la segunda pregunta acerca de la exterminación masiva: ¿será necesario que grandes números de seres huma­nos tengan que perecer para alcanzar equilibrio sobre el pla­neta Tierra? La respuesta es sí. El número, sin embargo, sólo se aproxima al uno por ciento de la fuerza de vida que hay aquí. No se trata de una exterminación global (como les pro­metí antes). ¿Quiénes serán?
 Es así: aquellos que no tengan absolutamente ninguna esperanza de alcanzar ninguna iluminación más grande de la que ya tienen, serán los que se marcharán. Esto también es complejo, y tiene que ver con los grupos kármicos y el kar­ma estelar. Ya se ha iniciado. En mis escritos anteriores se habló de estas cosas cuando les ofrecí información sobre los gobiernos que toman decisiones para las masas (página 16). La guerra del Golfo no fue más que un primer ejemplo de cómo decenas de miles de personas abandonaron el planeta juntos en el término de unos pocos días. Otras guerras, algu­nas de las cuales son de raza contra raza, harán lo mismo. Otro ejemplo es la muerte por inanición. Debido básicamente a la ausencia de acción por parte de otros humanos, todo un grupo kármico morirá realmente de hambre y abandonará junto el planeta. Muchos se marcharán también a causa de una nueva enfermedad, especialmente en África. La otra forma es a través de acontecimientos naturales insólitos. Por in­sólito me refiero a acontecimientos que no son predecibles o  esperados.
En relación con la zona en la que viven ustedes: no aso­cien necesariamente la amenaza del gran terremoto con el final de los tiempos. A lo que se enfrentan es a simple geolo­gía, y se trata de una situación muy localizada. Naturalmente, cualquier gran terremoto natural es universalmente apropia­do, así como la exterminación apropiada de la vida que lo acompaña. Puede parecerles algo catastrófico cuando ocurra, como les sucedió a los asiáticos con el suyo, o a los sudame­ricanos durante el suyo, pero no se trata de un acontecimiento global. Conocen ustedes esta zona de su país en movimien­to desde hace más de cien años. Desde hace 30 años saben exactamente qué lo produce y dónde puede suceder. De todos modos, siguen viviendo en la zona, incluso con el conocimiento de que, finalmente, la Tierra se moverá sobre un pla­no dado y probablemente les causará tiempos difíciles. Les he hablado de su asociación con la Tierra. ¿Se imaginan el efecto que puede tener sobre ustedes el vivir en una zona donde el terreno está siempre tensionado? Si las plantas y los animales lo saben (y lo saben), ustedes también deberían dar­se cuenta de que su equilibrio se ve perturbado por esto.
Durante su sesión de canalización en directo les aconsejé que se trasladaran hacia donde hacía frío. Fue un consejo li­teral, pues el Kryon no tiene otras motivaciones que el pro­porcionarles buena información que les permita tener paz en su vida ahora mismo. Si se sienten preocupados por su zona, y se acercan las numerosas predicciones de actividad geoló­gica..., Entonces no deberían quedarse. Trasládense al norte, donde hace más frío, o al este, donde hace más calor. Esas son las mejores zonas para ustedes. En general, es lógico y práctico no permitirse nunca el permanecer en una situación que les haga sentirse ansiosos. ¿No es esto un conocimiento sencillo para ustedes? Seguramente, no se necesita de mi sabiduría para aconsejarles acerca de esto.
Antes de continuar con las otras preguntas, deseo darles de nuevo el consejo de que si no se sienten cómodos con las predicciones antiguas, entonces deberían marcharse. Otros ten­drán discernimiento de grupo que les permitirá sentirse en paz con las predicciones no apropiadas. Verán muchas predicciones de «condenación y tinieblas», que pasarán sin que suceda nada en el «momento de preocupación» señalado. Al­gunos de ustedes tendrán que pasar por esto para creer plena­mente en lo que estoy diciendo aquí. He venido aquí para darles amor, poder, energía e iluminación, porque se lo han ganado. No se angustien a sí mismos con la preocupación del «qué sucedería si...», durante su período de aprendizaje. Toda su biología humana está preparada en este tiempo para seguir avanzando en concierto con mi trabajo. No dediquen tiempo a generar energía de pensamiento alrededor de cosas que qui­zá nunca lleguen a producirse. ¡Eso no les servirá de nada! Les ruego que continúen leyendo mientras contesto las preguntas que puedan ayudarles a sentir paz acerca de sus preo­cupaciones.

Pregunta: ¿Llegarán a tiempo los niños índigo para reali­zar al menos la mayor parte de lo que han venido a realizar?
Respuesta: Recordarán que les ofrecí información relativa a los colores áuricos de la nueva era, y que hablé específica­mente de los nuevos azules oscuros que venían en este tiem­po (página 35). Esos son los que indudablemente llaman ustedes «niños índigo», pues en esta fase particular todo ser humano que se encuentre en este estado es un niño.
Su pregunta me induciría a creer que consideran ustedes que este grupo tiene un propósito especial. Eso no es así. Per­mítanme explicarlo: estos individuos son, simplemente, nue­vas expresiones que disponen de un equipo con el que us­tedes no cuentan, es decir: 1) una vibración más elevada; 2) una impronta que invalida ciertos atributos astrológicos que habitualmente afectan a los humanos, y 3) un equipo biológi­co específico que les permite manejar mejor las impurezas fabricadas por los propios humanos del planeta, y que ahora forman parte del estilo de vida humano. Estos individuos llegan como una nueva raza de expresión, habiendo heredado aquello mismo que ustedes han contribuido a crear (una im­pronta alterada). Aquellos del planeta que se  marchen durante este tiempo (y habrá muchos, como ya se ha indicado en las contestaciones a las preguntas anteriores), podrán regresar inmediatamente en este nuevo estado (si fuera apropiado), ayudando así al planeta en la nueva era de poder. No está ga­rantizado que estos individuos sean necesariamente más ilu­minados que otros, o que se junten como un grupo para conseguir tareas planetarias específicas.
Sin embargo, y a medida que maduren, algunos podrán en­contrar atajos a través de las difíciles transiciones humanas ha­cia la plena iluminación, y ya en una fase muy temprana de sus vidas serán capaces de ayudar con las tareas de elevar la vibración del planeta, junto con ustedes. En lo que acabo de transmitirles hay dos secretos ocultos que son muy evidentes, y uno de ellos responde directamente a su pregunta.
1) La razón por la que tanta gente deben abandonar el pla­neta en este tiempo es para permitirles regresar como niños índigo. ¿Comprenden ahora lo poderoso que será eso para la transición del planeta? 2) Si ahora ya empiezan a venir con el nuevo equipo, entonces ya conocen ustedes un secreto sobre el futuro. Naturalmente, todos ustedes saben lo que necesita un ser humano para madurar. Sólo tienen que efectuar cálcu­los aritméticos sobre esto. ¿Les parece que pueden ser capaces de trabajar plenamente durante 20 años o más? La respuesta es que sí. Este secreto revelado les proporciona un marco temporal proyectado que puede ser diferente al que ustedes esperaban. Es nuestra predicción, basada en la conciencia y la iluminación en el momento de esta canalización. Si, habrá tiempo. ¿Desean saber cuánto tiempo? En ese caso, lean la contestación a la siguiente pregunta.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo cree que se necesitará para que se produzca el ajuste de la línea del meridiano?
Respuesta: Contestada literalmente: ¡el mismo que para las líneas del paralelo! (humor cósmico). Creo que la intención de su pregunta es la de saber cuánto tiempo se tardará en pro­ducir los ajustes de la rejilla. Me marcho el 31-12-2002 (pági­na 48). Todos los ajustes se habrán realizado para esa fecha. Esta respuesta, como la anterior, debería proporcionarles una sensación más cómoda acerca del tiempo de que disponen para completar su propia tarea. Dispondrán al menos de 10 a 15 años después de que me haya marchado, para trabajar con mis ajustes, ya finalizados. Se lo han merecido.


¡Lea esto!

 Mi socio desea que ofrezca esta información con mucha claridad, pues es evidente que muchos de ustedes todavía no comprenden la importancia de todo esto:

1. Su milenio se acerca a su fin.
2. Se profetizó en muchos casos que eso sería el fin de toda la vida sobre la Tierra, pues era apropiada una terminación, y la escuela iba a verse transformada en un lugar neutral para otra escuela que habría de venir. El tiempo de preparación para la nueva escuela sería de otros mil años; y sí, después de eso volvería otra vez para efectuar un realineamiento.
3. ¡Eso ha cambiado ahora! No serán ustedes exterminados. No tendrán que pasar necesariamente por horribles gue­rras y trastornos planetarios, que habrían culminado en su vida, en el año 2001. Se han ganado el derecho a quedarse y controlar por completo su propio destino, hasta bien avanzado el primer siglo del siguiente milenio. Eso es algo que han hecho ustedes por sí mismos, al aumentar la vi­bración del planeta a través de la conciencia de su pensa­miento durante los últimos 60 años (en la undécima hora, como quien dice).
4. Tal como se ha descrito hasta el momento en estos escri­tos, muchos serán exterminados y volverán con nuevos poderes. La transición a esta nueva era de autodetermina­ción y poder también estará llena de cambios. Las cosas no continuarán siendo las mismas para ninguno de uste­des, pero les he transmitido noticias que deberían facilitar­les los cambios.
Ahora disponen ustedes del conocimiento acerca de qué es exactamente lo que está pasando, y les digo que disponen de mucho más poder para «asumirlo» de lo que dispusieron con anterioridad. ¡Tengan paz sobre estas cosas! Créanme, si no pueden tener paz durante este tiempo, entonces no se queda­rán. Los años que se han dedicado a trabajar con el universo hasta el momento deberían haberles hecho más sabios, y no mantenerse tan firmes en sus puntos de vista como para no po­der aceptar el apropiado cambio universal. Mis muy queridos, estos son vuestros tiempos, ¡aceptadlos!

Pregunta: ¿Cuál es el punto principal sobre el que tienen que centrarse personalmente los individuos en la vida coti­diana?
Respuesta: Esta pregunta y las dos siguientes están a pun­to de realizar el trabajo. ¡Esa es la razón por la que son tan celebrados! No sólo hicieron preguntas sobre el peligro, sino que realmente desean trabajar. No esperaba menos de uste­des. Consideren esta pregunta y las dos siguientes como un grupo de tres que deben ser usadas conjuntamente por uste­des. La primera pregunta se refiere a su salud espiritual coti­diana. La segunda pregunta (que sigue) se refiere a su trabajo con la humanidad, y la tercera pregunta (que sigue) se refiere al procedimiento para realizar ambas cosas.
Contestaré literalmente a la primera pregunta. Tienen que afrontar aquello que sea erróneo en su vida cotidiana antes de que puedan esperar avanzar hacia cosas más elevadas. En la vida cotidiana deben centrarse fundamentalmente en recupe­rar la paz y el equilibrio que se supone debe acompañar a su iluminación. Para permitir que eso suceda, mi primera advertencia es que dejen de crear sus propios vértices negativos. Su vida cotidiana está llena de reacciones no apropiadas a los acontecimientos de los otros humanos. ¿cómo pueden reali­zar el trabajo cuando sus pensamientos se hallan preocupados por las emociones causadas por estas cosas? Hasta el mo­mento y en este libro, todas mis enseñanzas se ocupan del cambio de su impronta a través de la aceptación de nuevos implantes que les permitirán hacerlo así. ¿Se dan cuenta aho­ra de la correlación? Mis alineamientos de rejilla están sien­do calibrados para reforzar este cambio en ustedes, y para darles más poder con el que realizarlo. Todas estas cosas for­man parte de sus nuevas habilidades.
Tienen que concentrarse cotidianamente en no reaccionar ante los «botones» que durante todos estos años han permiti­do que sean presionados en sus mentes. ¿Algún otro humano les ha causado insulto o dolor? ¿Salió algo aparentemente de modo incorrecto? ¿Alguna persona les decepcionó? Consigan el control sobre estas cosas de una forma cotidiana. ¡Pueden prescindir casi totalmente de ellas! Cuando lo hagan, lo sa­brán. Créanme, se sentirán de modo diferente. La respuesta a la tercera pregunta les ayudará con el método. Este es el ob­jetivo: aportar paz a sus vidas, de modo que puedan realizar el trabajo. Cuando aprendan a controlar su respuesta a cues­tiones que anteriormente producían ansiedad, habrán ganado poder, ese poder los eleva a un lugar que les permite hacerlo lo mismo una y otra vez. Finalmente, también comprenderán que los acontecimientos que ocurren a su alrededor, y que aparentemente no están bajo su control, se encuentran de he­cho bajo su más completo control.
Es esencial que aprendan a reconocer estas cosas cotidianas tal como ocurran, de modo que puedan prescindir de ellas una tras otra. También es esencial que aprendan a ver la verdad dentro de sí mismos acerca de cómo han sido tratados  por todas esas ansiedades. Algunos humanos están tan acostumbrados a vivir con estos vértices, que encontrarse sin ellos  les crea realmente ansiedad e inquietud. La paz es un estado  natural y, sin embargo, algunos de ustedes tienden a crear sus propios vértices negativos, y a regodearse en ellos de modo que otros les presten atención. Cuando se está equilibrado, sus guías les darán toda la atención que puedan desear.
Probablemente, no es esta la respuesta que esperaban a esta pregunta, y, sin embargo, es la apropiada. Han pregunta­do cómo limpiar el interior del tarro, y les he contestado que antes tienen que conseguir el control sobre la tapa para poder abrirlo.

Pregunta: Además de trabajar personalmente sobre mí mismo, ¿qué puedo hacer para que mi actividad suponga una diferencia en el mundo para la humanidad?
Respuesta: Esta pregunta tiene numerosas facetas. Por el momento, sólo abarcaré los aspectos esenciales. Tienen que empezar por la misma Tierra para poder ayudar a la humani­dad. Sencillamente, no pueden elevar el índice vibratorio de la iluminación para el planeta a menos que aborden antes el tema de la Tierra física. Después de eso, podrán concentrarse en las cuestiones espirituales de la raza humana. La asocia­ción con la tierra de la que he hablado antes es crítica para permitir su propio crecimiento.

1) Físico: Por orden de importancia, antes tienen que in­sistir, como habitantes de la Tierra, en dedicar su conoci­miento y su ciencia a detenerle el agotamiento de los importan­tes y autoequilibrados recursos de la Tierra. Este tema tiene muchas partes, pero la más importante de ellas ahora mismo es la atmósfera del planeta. Consigan el control sobre el ver­tido de las sustancias químicas hacia las capas altas de la at­mósfera. Todavía no se dan cuenta de lo importante que es esto. Si no controlan esto antes, el tiempo atmosférico cam­biará. Y una vez que haya cambiado el tiempo atmosférico, también cambiarán las zonas donde se cultivan los alimentos para la población, y muchos morirán de hambre en lugares que jamás habrían esperado. ¡Esto tiene una importancia fun­damental!
A continuación tienen que desembarazarse de los combus­tibles producidos artificialmente, que despiden pequeñas par­tículas volátiles. Se trata, absolutamente, de las sustancias más peligrosas que existen sobre la Tierra. Utilicen su cien­cia y pongan en marcha un programa de descubrimiento para neutralizar esos materiales mortales. Si empiezan ahora, en 1999 recibirán una ventana de oportunidad científica que les recompensará con resultados. Abandonen el uso de esos materiales para cualquier propósito, sea el que fuere. Como raza de seres inteligentes, ¿por qué han desarrollado y fabricado un veneno que no pueden controlar y apenas contener y lo han hecho de una cantidad tan masiva? Empiecen a utilizar sus mentes iluminadas para comprender los dos importantes ámbitos inextinguibles de donde obtener la energía para sus ciudades: 1) Hay un calor ilimitado situado directamente por debajo de los pies de cada ser humano que habita sobre la Tierra. Y ya comprenden ustedes que el calor es igual a ener­gía. Jamás debería ser necesario consumir nada para obtener calor. Aprendan a obtenerlo y a controlarlo. 2) Comprendan la increíble y consistente energía de las acciones de las ma­reas sobre sus costas. (Después de todo, ¿acaso no es ahí donde se encuentran sus ciudades más importantes?) El uni­verso les ha proporcionado toneladas y toneladas de acción de empuje y arrastre, que sólo esperan a que ustedes las utili­cen. Ya comprenden los beneficios de la energía hidroeléctri­ca. Es de ustedes; es gratuita, limpia y dura para siempre.
Las naciones de la Tierra ya están empezando a abordar estos problemas y pueden ustedes observar lo que ocurrirá: primero contribuirá a unir a las culturas. Eso es una forma de promover la paz. La paz es un catalizador para el aumento de la vibración en cualquier planeta. Sin energía humana, y con los recursos gastados en la guerra y en la planificación de la guerra, hay menos y menos energía de pensamiento de­dicada a destruir a los demás. Estas sesiones de planificación también crean tolerancia entre las naciones, un ingrediente fundamental para iniciar la iluminación. Todas estas cosas ayudan a anular la negatividad. En consecuencia, éste es un método del proceso de transmutación del que he hablado. Además de todo esto, les extrañará ver cómo se pueden cam­biar sus economías de guerra para transformarse en econo­mías medioambientales. Cuantos más humanos se empleen de alguna forma con el trabajo de ayudar al planeta, tanto mayores serán las recompensas en abundancia para los traba­jadores. Su cultura está impulsada por esto, y yo, como Kryon, poseo comprensión de estas cosas, pues las he visto muchas veces. Si desean que su nación sea la nación líder en los próximos once años, inviertan sus esfuerzos ahora, mientras pue­den, en los inventos y los descubrimientos medioambientales; de otro modo, se encontrarán trabajando para los demás. Su ciencia está madura ahora para efectuar buenos descubri­mientos en importantes zonas medioambientales. Les ayuda­remos, pero son ustedes los que tienen que empezar.
2) Espiritual: reúnanse y proporcionen energía de pensa­miento positivo para el planeta y para la raza humana. Hay mucho nuevo poder oculto en este proceso, pero el procedi­miento tiene que ser comprendido y puesto en práctica co­rrectamente. En la nueva energía, pueden crear mucho más que con la suma del todo. Es decir, si un grupo de personas iluminadas están alineadas y equilibradas, y si están en con­tacto con sus guías, su energía combinada crea un exponente de poder que es el cociente de una tercera parte del número que forma el grupo. (Ejemplo: un grupo de doce crearían un exponente de 4: doce personas dividido por tres, igual a cua­tro. En consecuencia, el exponente sería doce a la cuarta potencia, es decir, 20.736.) Como pueden ver, un número no­minal de personas iluminadas puede crear la potencia de un es­tadio lleno de personas bien intencionadas y no iluminadas. Esto es algo nuevo. Hasta ahora, nunca han tenido a su dis­posición esta clase de poder, pero tienen que comprender cómo proceder. Teniendo en cuenta todo esto, ¿se dan cuenta de cómo unos pocos pueden afectar a muchos?

Pregunta: ¿Puede describir un ejercicio físico para centrar­se en un mejor alineamiento para recibir información?
Respuesta: No es ninguna casualidad que el procedimiento utilizado para producir la alineación para una mejor recep­ción sea idéntico al procedimiento empleado para la transmi­sión de la energía del pensamiento. En la última respuesta ha­blé de lo importante que era comprender y poner en práctica correctamente este proceso. Es algo que no puedo resaltar suficientemente. ¡Será una ciencia! Los resultados serán tan asombrosos, que buscarán constantemente métodos más refi­nados. Lo que les voy a dar aquí son los principios básicos. Se hablará más de ello a continuación. Esta respuesta se com­pone en realidad de dos partes: 1) para un grupo, y 2) para un individuo. No se trata tanto de un ejercicio físico como de un procedimiento. Ningún ejercicio físico le aportará nada que se parezca a lo que sigue.
Debo resaltar que estas instrucciones son literales y conci­sas para ambos procedimientos, y que hay mucho más que ex­plicar con mayor detalle acerca de cada paso a dar. He trans­mitido a mi socio información sobre esto y, si es apropiado, él puede informarles más ampliamente si así lo desean ustedes.
Los ingredientes principales son:

a) autopreparación,
b) comunicación con los guías,
c) recepción de información y/o transmisión.

El nuevo poder más importante se encuentra en el segun­do. Sus guías constituyen la clave, tanto de la recepción como de la transmisión. No pueden tener ustedes comunica­ción con el universo sin ellos. Ese es su único propósito. Tal como se ha descrito antes en los escritos, llevan consigo su plena entidad Dios, pero no pueden entrar en contacto más que a través de sus guías (páginas 30, 31).
Para un grupo: Primero, acudan equilibrados para realizar el trabajo. Una persona desequilibrada en el grupo puede afectar drásti­camente a todo el poder. Decidan juntos el tema de lo que van a crear como su objetivo. Procuren que tanto el tema como el objetivo sean universalmente apropiados. Con la cantidad de poder del que disponen ahora, tienen una gran responsabili­dad sobre esto. Establezcan un líder del grupo para moverse colectivamente a través de los distintos pasos. Concéntrense solamente en una tarea a la vez; diluirse con múltiples tareas no hará sino diluir el resultado. No permitan que los detractores se acerquen siquiera a esta reunión.


A: autopreparación

1)                 Utilicen lo que ya saben y comprenden acerca de la orien­tación y la postura del cuerpo para alinearse juntos en su grupo. Esto no es ninguna información nueva, y no ha cambiado. Será útil una orientación norte-sur y/o este-oeste, pero no es un aspecto crítico. (En otras palabras, in­tente cuadrarse con la rejilla magnética, pero pueden si­tuarse los unos frente a los otros. Utilicen una brújula para esto.) Asegúrense de estar alejados de cualquier in­terferencia magnética.
2)                 Utilicen una fuerte visualización para alejar toda clase de pensamientos que no sean de amor universal. Si se siente desequilibrado de algún modo, pida disculpas ante el gru­po y abandónelo. Su presencia no haría sino afectar a los esfuerzos del conjunto.
3)                 Dedique un tiempo a la autoconciencia. Comprenda que es una pieza de Dios, en forma velada, que camina por la Tierra. Visualícese a si mismo como la entidad que es. Ámese a sí mismo. Comprenda el significado del «Yo soy».
4)                 Convoque a la fuente del amor para que le llene de paz. Tiene que acudir cuando se la llame. Ese es su derecho. «Vea» a su maestro ascendente personal favorito para que le ayude a convocar el amor.
5)                 Visualícese a sí mismo como una extensión de todos aquellos que le rodean. Cuente el número de quienes le rodean y «véalos» con usted como una sola entidad com­pleta. Vea su propio rostro en cada uno de sus cuerpos. Sienta su amor por usted.
6)                 Deje que su ego se vacíe a sí mismo. Comprenda lo tem­poral que es la expresión de lo que es usted ahora, en comparación con quien es realmente cuando no está sobre la Tierra.


B. Comunicación con los guías

1)                 Reconozca verbalmente, en voz alta, la presencia de sus guías. Hágalo individualmente, pero de forma audible. Dí­gale a los guías que los ama y los honra por el trabajo que realizan con usted. Sienta su amor. Pídales que lo toquen. Llore de alegría por ello si se siente inclinado a hacerlo así, pues es natural y apropiado hacerlo de ese modo.

Este último paso es crítico. Sin él, su trabajo resultará inútil. Comprenda el papel de los guías y no habrá nada que no pueda crear. Ellos son sus conductos al otro lado del velo. No podrá comunicarse a menos que pueda com­prender esto.

2)                 Con el líder del grupo teniendo el control, explique breve­mente a los guías cuáles el proyecto que se pretende abor­dar, y cuál es el objetivo. No suponga que los guías lo saben todo acerca de lo que usted hace. Los guías son consistentemente astrales y nunca se encuentran en la mis­ma conciencia cultural que usted. Sea siempre muy literal en la explicación, y lleve cuidado de proporcionarles sólo la información en cuanto al resultado del objetivo final, y no las instrucciones acerca de cómo alcanzarlo.
3)                 Juntos, pidan a los guías que se unan a ustedes.
4)                 Permanezcan en silencio y mediten. Dejen que transcurra tiempo para la transición. Visualicen lo poderosos que se han convertido ahora.


C. El trabajo

Pueden ustedes conseguir 1) transmisión, 2) recepción, o 3) ambas cosas. En este punto puede ocurrir de todo, pero lo siguiente se indica específicamente para la transmisión. (La recepción, sin embargo, siempre seguirá hasta cierto punto durante este tiempo.)

1)                 Permitan que el líder del grupo describa verbalmente y proporcione una fuerte visualización de la acción objetivo. Esto debería hacerse en forma de ver la tarea realizada, no cómo se va a realizar. En otras palabras, durante los pri­meros momentos de su trabajo, vean el resultado final como si ya hubiera alcanzado el éxito más completo.
2)                 Con la ayuda del líder del grupo, proporcionen una verbalización al unísono (en voz alta) del resultado final.

En este punto esto no es una petición dirigida al universo. Es una acción de pensamiento generado, que tiene la intención de crear un resultado final. Tienen que comprender que ahora están creando, no solicitando. El líder del grupo puede haber preparado previamente el lenguaje específico a utilizar para estas verbalizaciones, de modo que sean adecuadas y apropiadas. Lleven mucho cuidado de visualizar exactamente lo que desean, pues eso será lo que tendrá lugar. Para empe­zar, visualicen su planeta como estable. Visualicen su planeta sumido en la paz física, sin cataclismos externos que lo afec­ten. Visualicen su planeta en armonía con las entidades que residen en y dentro de él. Visualicen y verbalicen su planeta como equilibrado.
Sólo después de haberse ocupado de la Tierra física debe­rían empezar a ocuparse de las visualizaciones relativas a otros humanos. Esa es la prioridad apropiada, y debería decirle mu­cho acerca de cómo ha de estar determinada su espiritualidad para el futuro.

3)                 Hagan esto un total de tres veces. Sea cual fuere su ciclo verbal, háganlo tres veces. No es el momento de mostrar­se tímidos. Sientan que lo que están haciendo es de la má­xima importancia. Hablen lentamente y con convicción y paz. Procuren darse cuenta de su poder. Háganlo como si ordenaran que se hiciera.
4)                 Observen el tiempo que han tardado en realizar los pasos del uno al tres, y dediquen esa misma cantidad de tiempo a quedarse en total silencio y meditación. Es entonces cuan­do recibirán información, o simplemente, recibirán energía de amor. No tengan la impresión de que sería inapropiado expresar en este momento de la reunión una emoción in­terna pacífica. Procúrense cualquier estimulación física externa de los sentidos capaz de intensificarlo (música, olores, iluminación, etc.)
5)                 Con el líder del grupo manteniendo el control, regresen gradualmente al estado en el que estaban cuando empeza­ron.

Este proceso no debería durar más de una hora de su tiem­po. La reunión idéntica, con el mismo objetivo, debería repe­tirse de nuevo para permitir que otros alineamientos universa­les efectuaran su trabajo. Si están equilibrados, los pequeños planetas retrógrados no interferirán en la comunicación. Pero los aspectos planetarios más grandes sí que interferirán, de modo que repítanlo.
Personalmente: Todos ustedes pueden obtener la misma clase de comunicación y de actitud centrada individual me­diante estos pasos. De hecho, es necesario que lo hagan así para que sus vidas sean pacificas y abundantes. Utilice de nue­vo los mismos ingredientes fundamentales: (A) autopreparación, (B) comunicación con los guías, (C) recepción y trans­misión de la información. ¡Verbalícelo todo! Comunique con claridad el resultado final de lo que desea de sus guías y lo obtendrá. Utilice las mismas reglas y principios contenidos en las listas antes mencionadas aunque, evidentemente, sin el líder del grupo.
Le he pedido a mi socio que escriba más acerca de su co­municación personal con sus guías desde una perspectiva hu­mana, algo que encontrará al final de este libro, pues él está obteniendo experiencia en esto. Eso es lo que hace que la es­critura sea diferente y especial para muchos de ustedes. Yo soy Kryon, del servicio magnético, que hablo a través de un humano de limitado servicio metafísico. Esta asociación les aporta un sencillo libro con verdades prácticamente escritas. Les garantizo que hay más, mucho más acerca de cómo fun­ciona el universo, pero por ahora necesitan comprender los elementos básicos de la nueva energía, escritos de esta mane­ra. (Les ruego que lean el capítulo siete.)

Pregunta: ¿Quién sería el mejor presidente que proceda desde una base de amor, usando el holismo, antes que el se­paratismo? (Observe que esto se pregunta en julio de 1992. Los candidatos son George Bush, Bill Clinton y, potencial­mente, Ross Perot.)
Respuesta: El Kryon ve a la humanidad y a los individuos como grupos que representan ventanas de oportunidad. Como ya se ha mencionado previamente, el futuro es de uste­des y ninguna entidad puede decirles lo que ocurrirá.
Actualmente, tienen ustedes una situación irónica pero apro­piada en su gobierno. Han establecido sus propias reglas para permitir un máximo de tolerancia dentro del liderazgo de su grupo cultural. Eso permite que ningún sesgo espiritual o re­ligioso se presente por sí mismo en su estructura de poder. En contraste con las culturas que han cargado a sus gobiernos con doctrina religiosa y con ideales, deberían sentir una gran comodidad por el hecho de que su decisión haya sido la co­rrecta. La tolerancia es un ingrediente clave de la ilumina­ción.
No obstante, esto también crea una situación en la que una actitud separatista sería la elección apropiada para un líder, puesto que una persona así sigue la predeterminación dada de la idea que se hace su gobierno de lo que es correcto. La res­puesta literal a su pregunta acerca de quién ofrecería el mejor presidente holístico basado en el amor sería James Carter. Desgraciadamente, ustedes ya se han dado cuenta de la ine­fectividad de esta elección (por no mencionar que él no es un candidato). La ventana de oportunidad para este individuo fue más para él personalmente que para el país, pero también les dio a ustedes una visión de un líder holístico en un ámbito que todavía no estaba preparado.
El puesto presidencial todavía no está preparado para un líder holístico, pero lo estará la próxima vez que tengan que participar en una elección. Cambiarán muchas cosas antes de que tengan que elegir a un nuevo líder, y algunos de esos cambios exigirán que elijan ustedes a un individuo capaz de ayudar a las masas de su país, dejando la política de lado. Eso hará surgir a la luz los atributos del holismo y del amor que podrán mostrarse entonces sin ofender los principios se­paratistas que actualmente impiden que eso ocurra.
Ninguno de sus candidatos actuales se caracteriza por una base de amor u holística. Todos ellos son separatistas, tal como esperaba el país. Desde mi perspectiva, es su líder ac­tual el que cuenta con una mayor ventana de oportunidad para estar de nuevo en el poder (pero quienes le rodean es posible que no lo permitan). No obstante, si eso sucediera, también se encontrará con un gran desafío personal que afrontar du­rante ese tiempo, que no le surgirá de otro modo, y que po­dría crear una situación de peligro. Tenga en cuenta también lo siguiente: ¿no les parece interesante que el tercer candida­to se presentara a sí mismo sólo después de que se iniciara la era de la nueva energía, en enero de 1992? ¿Qué pensarían ustedes de esto? Recuerden que la nueva energía significa un tremendo cambio en el poder individual para efectuar un cambio en el mundo. La nueva energía representa una era de responsabilidad personal para el futuro. La entrada en liza de este candidato es significativa en la medida en que afronta claramente este mismo tema. Mientras que muchos se han sentido cómodos permitiendo que otros decidieran las cosas por ellos, ya son muchos los que empiezan a darse cuenta de que pueden controlar su propio destino, como así se ven de­safiados a hacerlo a partir de ahora.
He contestado a las ocho preguntas que me han sido plan­teadas por el grupo de catorce. Estas preguntas fueron todas muy apropiadas para su tiempo, y las respuestas deberían ser examinadas por todos, no sólo por aquellos que las han plan­teado. Nunca es mi intención ser vago o velado en las instrucciones que les imparto. Si algo de lo incluido aquí lo ha parecido así, les ruego que recuerden que su futuro no está preestablecido. No pueden darse respuestas acerca de lo que ocurrirá, pero sí se pue­den transmitir instrucciones para que sean ustedes mismos los que creen lo que ocu­rrirá. Deben darse cuenta de su poder, y crear en consecuencia su propio futuro.
¡Todos ustedes son queridos muy tiernamente!


Kryon

  


«Yo soy Kryon, de servicio para todos aquellos que se encuentran en período de aprendizaje.
Ustedes son los exaltados.
Ustedes son los que han elegido venir y morir repetidamente para beneficio de su propio planeta y para el plan universal de las cosas.
Por eso, los hemos honrado con respeto y amor sin medida.»






El principio de la enseñanza de la transmutación

No está dentro de la corrección universal que yo, como Kryon, les ofrezca respuestas a preguntas que no han visto su apropiada ventana para la presentación. Esto es como decir que, como estudiantes, pueden ver la sabiduría de su maestro que no simplemente da respuestas a preguntas de prueba, sino que más bien les hace aprender las lecciones, para luego elaborar las respuestas por sí mismos. Deben abordar esto de la misma forma que hacen para sus jóvenes en la Tierra.
No obstante, sé que también comprenden ustedes que to­dos los inventos, descubrimientos de la naturaleza e incluso las cosas que suceden aparentemente por casualidad, como el descubrimiento de antiguas civilizaciones históricas, son to­das ellas «dadas» por el universo. Estoy seguro de que todos ustedes se han dado cuenta de que la información científica se les presenta a menudo en forma de iluminación y descubri­miento en muchos puntos del planeta, al mismo tiempo. Esto es como decir que aún cuando pueda parecer que un humano surgió con una idea, esa idea fue transmitida a muchos. Y el que recibió el crédito por ella fue aquel que más rápidamente honró la intuición de la presentación, y puso la información en relación con información conocida del pasado, para crear nueva ciencia. Les ruego que observen que el inicio de toda información científica es la presentación espiritual de las ide­as en el momento apropiado y que, como ya se ha menciona­do antes, el crédito por las mismas se ofrece a aquellos que tuvieron la mejor conciencia intuitiva o espiritual para la recep­ción de esa información. No confundan esto con la información que sólo se ofrece a los iluminados. Muchos de ustedes poseen una maravillosa conciencia sin una gran iluminación (buena intuición sin conocimiento espiritual).
Lo que les diré ahora tiene que ver con la enfermedad de la Tierra. No especificaré de qué enfermedad se trata, y será todo muy general. La información, sin embargo, llega en el momento adecuado y es apropiada. Eso es como decir que es correcto que algunos de ustedes la conozcan ahora, y que está siendo transmitida en este tiempo por otros como el Kryon. Se exigirá trabajo y descubrimiento para ponerla en práctica, pero los elementos básicos ya están ahí.
Los organismos vivos que producen la enfermedad sobre la Tierra están compuestos por cadenas muy pequeñas que se repiten. Esas partes se conjuntan con simetría y forma para producir un sistema diseñado para perpetuarse a sí mismo, y específicamente para conjuntarse con los sistemas humanos cuando ello sea apropiado, y para producir un mayor desequi­librio y a menudo la muerte. Ya he hablado de lo apropiado que es esto a nivel universal, y cómo responden a la enferme­dad la impronta kármica y los implantes. Les ruego que com­prendan que estas cosas no son errores dentro del esquema universal, sino que son mecanismos muy importantes y co­rrectores para su compleja interacción de expresión sobre el planeta.
Dentro de la simetría de las partes repetitivas que constitu­yen el conjunto del organismo de enfermedad, hay partes es­pecíficas que son especiales. Estas partes específicas tienen extensiones y depresiones que «buscan» extensiones y depre­siones opuestas dentro de sistemas similares en el cuerpo hu­mano. Como si de una llave mortal en una cerradura se tratara, si las extensiones y depresiones encajan juntas desde el organismo de enfermedad al organismo humano, surge la en­fermedad y empieza a crecer. Como ser humano iluminado, si presta atención ahora y es capaz de comprender verdadera­mente lo que se le está presentando aquí, tendrá que com­prender cómo se aplica su impronta kármica a nivel celular. Pues la configuración de las extensiones y depresiones de muchos de los sistemas de su biología personal son como una cerradura, preparada para ver la «llave» para el organismo causante de la enfermedad... o para no verla. Por lo tanto, un implante significativo puede cambiar la cerradura y privar a la llave de la capacidad para abrirla, con lo que se producirá la curación y el equilibrio. En consecuencia, piense en su im­plante como una cerradura que se opone a la enfermedad.
La mayoría de ustedes llegan con una impronta que proba­blemente permite la enfermedad. Pero es siempre su implante kármico el que evita que puedan suceder estas cosas. Esto forma parte, simplemente, del Karma humano general rela­cionado con la Tierra en el momento en que usted llegó. A muchos de ustedes se les dieron diversos implantes en el mo­mento de nacer para que evitaran los parámetros generales de impronta (lo que explica por qué algunos humanos enferman y otros no).
No depende de la ciencia humana el llegar a tener alguna vez la capacidad para cambiar la impronta. Eso es algo que, simplemente, no estará dentro de sus capacidades, pues no se trata de un proceso biológico. En consecuencia, y lógicamen­te, sólo hay dos métodos que le ayudarán: 1) Para usted per­sonalmente: un cambio en su implante desde el universo, tal y como se ha descrito hasta el momento en estos escritos, y 2) Para el planeta: un método para alterar la enfermedad de modo que se cambie la llave y ya no sea capaz de encajar en ningún sistema humano.
Debe saber lo siguiente: Incluso después de que la llave se encuentre introducida en la cerradura, todavía no es demasia­do tarde para cambiar las cosas. Ello se debe a que: 1) la llave está haciendo crecer constantemente nuevas llaves que continúan encajando en otras cerraduras existentes dentro del cuerpo, y 2) la llave nunca está en la cerradura para bien. Esto es un estado antinatural y desequilibrado. Para perma­necer de este modo, hasta las llaves y las cerraduras que en­cajan perfectamente tienen que continuar «interrogándose» las unas a las otras para ver si todavía encajan bien. Si com­prende lo que quiero decir con esto, entonces comprenderá también cómo funciona la curación, incluso en aquellos casos en que sea demasiado tarde. Seré más específico más adelan­te, en este mismo escrito, en relación con algunos de los fun­cionamientos de la simetría de las partes repetitivas que con­figuran la totalidad del organismo de enfermedad.


Curación en la nueva energía

En la nueva energía tiene usted el poder para curar como nunca lo ha tenido antes. Es como sigue: cuando se está equi­librado y con amor, y entra en contacto con una entidad humana desequilibrada que es receptiva a su poder, entonces puede usted aproximarse a ella y efectuar el «interrogatorio espiritual (curación). Aquí es donde el uno toca al otro y, en un instante de tiempo, el uno interroga espiritualmente al otro en un nivel astral (el nivel más elevado posible). La pregunta se plantea de un alma a otra, y esa pregunta es: «¿Es univer­sal mente apropiado en este momento para su impronta el ver­se alterada para cambiar sus cerraduras? En tal caso, tiene el permiso para utilizar el poder de la fuente del amor para cambiar su propio karma y responder a esta pregunta curán­dose usted mismo». Observe que a la entidad se le da permi­so mediante el poder de la entidad equilibrada, para que se cure a sí misma. El poder de la entidad equilibrada no se utili­za para efectuar realmente la curación, sino que es simple­mente un catalizador o inductor que le dice al otro que puede seguir adelante con la curación. Esto es importante, y espero que el significado no se le pase por alto al lector en este mo­mento.
Podría usted decir: ¿por qué cualquier humano desequili­brado respondería que «no» al permiso para utilizar el poder que tiene dentro de sí mismo para curarse? Aquí es donde in­terviene la sabiduría universal acerca de lo que es apropiado, tal como se ha descrito en los escritos anteriores, donde no­sotros, como poderosas entidades de alma, decidimos cuáles son las lecciones que queremos aprender colectivamente an­tes de llegar a una expresión sobre la Tierra. Como «piezas de Dios», utilizamos la fuente de amor para decidir cómo de­bería ser la impronta, de modo que podamos aprender las lec­ciones que aumentarán a su vez las vibraciones de la Tierra. En un escrito posterior les describiré la diferencia entre el con­cepto muy mal entendido de la predestinación y lo que está ocurriendo aquí realmente. Aunque no pueden comprender verdaderamente el funcionamiento de todo esto, son muy ca­paces de captar la intensidad de la verdad, y de lo que no está ocurriendo aquí. Eso es algo que puede ser importante para algunos de ustedes que tienen problemas para comprender cuánto control tienen individualmente sobre su propio desti­no mientras se encuentran aquí.
Si un alma siente que todavía no tiene aprendida la lec­ción, entonces rechazará la oportunidad de utilizar el poder para evitar la enfermedad. Un «rechazo» no es reflejo del hu­mano equilibrado. Su concepto de la curación debe cambiar ahora para encajar el nuevo concepto de darse permiso a sí mismo para curar. Cuando el permiso se acepta o se declina, el trabajo curativo ha sido realizado (hasta la próxima vez). También podría preguntar: ¿por qué necesita una entidad hu­mana enferma obtener permiso de esta manera? ¿Por qué no limitarse simplemente a hacerlo? Si ya no se necesita del kar­ma, simplemente se podría usar el poder y curar. La respuesta es sencilla: recuerde que la entidad humana con la enferme­dad está desequilibrada. Cualquier desequilibrio va a afectar necesariamente al conjunto. Eso es como decir que usted no puede tener desequilibrado ninguno de los tres. La enferme­dad física afectará a la mente y al espíritu de una forma que a menudo hace casi imposible la comunicación con el astral. Esa es la razón por la que muchos humanos entran en contac­to con la enfermedad y mueren sin esperanza. Una vez que la esperanza se ha apoderado de ellos, a menudo ya no se pro­duce verdadera comunicación espiritual. Irónicamente para ustedes, los que están en la Tierra, cuando un humano enfer­mo sabe que la muerte es inminente se produce a menudo un enorme intento de reconciliación espiritual y de equilibrio. Pero lo uno exige lo otro: una verdadera comunicación cura­tiva exige haber alcanzado equilibrio espiritual, lo que no es el caso en una persona moribunda con una enfermedad física. Esa es la razón por la que los curanderos equilibrados son tan importantes en el planeta, para ayudar a aquellos que posiblemente no pueden «pasar» debido a la enfermedad. ¿Cree usted que su actitud no puede representar ninguna diferencia? Hasta su misma presencia en una habitación con una persona físicamente enferma puede ayudar... ¡Créame! No se aleje nunca de una oportunidad como ésta. Aunque sienta que no tiene ningún valor y que no puede ver ningún resultado de su acción, eso supone un trabajo que se hace.
Tenga también en cuenta que aquí actúan a menudo las lecciones de la vida y el karma para impedir la curación, y ese es el tema de esta comunicación. Pues en muchos casos es apropiado acabar, o soportar el sufrimiento durante largo tiempo, de modo que la respuesta a la petición de curación del alma debería ser «no». Realice el trabajo y continúe su camino. No sienta que ha fracasado si la persona no respon­de. Pero sea consciente de que por muchos de los que no responden habrá otros muchos que sí responderán, y es aquí donde puede usted conseguir la energía para el planeta.
En consecuencia, un curandero de la nueva energía «inter­viene» en lo que ha sido el proceso pasado, y da permiso a la persona desequilibrada para utilizar el equilibrio necesario desde la fuente de amor para crear de nuevo equilibrio interno. Si es correcto y el momento es el apropiado, las personas desequilibradas pueden curarse a sí mismas. La buena noticia aquí es que en los años por venir podrán ustedes curar a mu­chos (darles permiso para equilibrarse a sí mismos) de los que, de otro modo, tendrían que acabar aquí para luego regresar. Esto forma parte del proceso de transmutación de la ener­gía del que hablé antes. Pues la diferencia que creará usted al permitir este atajo para otros humanos acelerará, por sí mis­ma, el impulso de avance del conjunto, transmutando en con­secuencia la energía negativa que acompaña siempre a la muerte humana en forma de pena, trauma emocional e inten­sa interacción kármica, por no mencionar el proceso de to­marse el tiempo para crecer de nuevo y cumplir con los obje­tivos de la siguiente expresión. ¿Se da cuenta de cómo es esto así? Esto significa, en efecto, erradicar la energía negati­va que habría existido en el futuro, pero que nunca llega a materializarse, y permitir que la energía positiva continúe creciendo sin verse rechazada. En lo astral, el futuro es ahora, y por lo tanto la curación tendrá resultados planetarios positi­vos ahora. Si le parece que esto es algo difícil de compren­der, piense en la energía almacenada en una batería. Está al­macenada ahí para el futuro, para un acontecimiento situado en el futuro; pero es verdadera energía positiva ahora, en for­ma de electricidad dentro de la batería. En consecuencia, sale en el ahora, aun cuando también tendrá un impacto futuro cuando finalmente se la utilice.
Hay almas humanas con cuerpos enfermos que esperan ahora mismo que lleguen ustedes e intervengan, y la respuesta desde dentro de sus almas será «sí»... ¡Créalo! ¿Se le ocurre alguna otra forma mejor de usar la mente del amor que esta?


Cambiar el organismo enfermo

Hablé antes del funcionamiento de la simetría de las par­tes repetitivas que constituyen el conjunto del organismo de la enfermedad. Tal como ya advertí con anterioridad, Kryon no puede ofrecer respuestas que deben buscar ustedes con es­fuerzo, y a veces se ofrecen respuestas a propósito para que sean comprendidas a través de más meditación, en el sentido de que son metafóricas. No es mi intención ser nunca evasivo o causarles estrés alguno, o impulsarles hacia la acción basa­da en una mala información, pues los amo muy tiernamente y respeto su alma del mismo modo que respeto la misma fuente de amor.
Dentro de la simetría de las muy pequeñas partes repetiti­vas que constituyen el conjunto del organismo de la enferme­dad, sólo hay unas pocas partes que forman la «llave», tal como se ha descrito antes. Esas partes tienen propiedades muy especiales. No sólo son las únicas que poseen extensio­nes y depresiones que «buscan» pautas correspondientes en el nivel celular, sino que también son sensibles a la interfe­rencia magnética. Dentro de la cadena de partes repetitivas, los magnetismos son muy específicos. Ciertamente, eso no puede sorprenderles si han seguido ustedes las escrituras de Kryon. Mi misma presencia aquí es para alterar los atributos magnéticos con los que han vivido ustedes todas sus vidas, de modo que puedan disfrutar de más poder. Para eso se ne­cesita sintonizar exquisitamente su espiritualidad al mismo nivel celular del que estoy hablando.
Tienen ustedes que: 1) exponer la cadena de partes com­ponentes, 2) identificar las partes en cuestión, y 3) cambiar­las magnéticamente para tener éxito. Deben ser conscientes de que una barrera general de energía magnética producida de manera aleatoria no funcionará. Pues todas las propiedades cambiarán en proporción idéntica, y mantendrán el equilibrio las unas con respecto a las otras incluso aunque se pueda alte­rar la polaridad general. La llave permanecerá incólume. Tie­nen que cambiar el equilibrio entre las partes mismas dentro de la cadena. Eso tendrá un resultado similar al de tomar una llave y apartarla de las depresiones..., porque luego ya no en­cajará en la cerradura.

Cuando hayan realizado esta tarea, continúen aplicando este mismo método a los demás problemas medioambientales de la Tierra..., y específicamente al problema de los desechos nucleares. Los elementos inestables pueden ser neutralizados totalmente. No es necesario dejar que exista ese material vo­látil con ustedes sobre el planeta. Aunque esto no es biológi­co, sigue exhibiendo desequilibrio en la naturaleza, y buena parte de ello no ocurre de una manera natural. Mediante el uso de los mismos métodos de intervención y repolarización de partícula magnética específica podrán ustedes alcanzar éxi­to. Su tecnología futura les permitirá hacerlo así, pues cuando sean capaces de descubrir la mecánica, podrán procesar la al­teración de la partícula a gran escala. ¡Se lo han ganado!
Soy Kryon, del servicio magnético.
¡Todos son amados muy tiernamente!


Kryon





No hay ningún poder nuevo mayor que el de la verbalización y la visualización.
Estos dos poderes combinados crearán propósito y sustancia allí donde nada existía antes más que la negatividad y la oscuridad.
Teniendo esto en cuenta, ¿cómo pueden permanecer quietos?






El Cristo metafísico

Éste es un breve tratado sobre la visión metafísica de Jesu­cristo, y también un rápido vistazo a lo que creen los metafísicos. Ha sido canalizado (ofrecido con la responsabilidad del espíritu divino) en el más puro sentido del amor, por la enti­dad Kryon. Esto fue el primer canal y está escrito desde la perspectiva del escritor que transmite la conciencia de Kryon, en contraposición con un canal directo como en la primera persona del Kryon (como lo que ha estado leyendo hasta el momento).
No tiene la intención de convencer, defender o fomentar de ningún otro modo ninguna causa o sistema de creencias. Si no está de acuerdo con los siguientes pensamientos, o si se siente incómodo al leer estos puntos de vista, debe dejar de leer y re­gresar a aquello que sienta que es correcto para usted. Si con­tinúa, sin embargo, la información puede serle de utilidad.

En el mundo occidental (conocido como el «primer mun­do»), que comprende toda América y la mayor parte de Euro­pa, Jesucristo es probablemente uno de los nombres más conocidos de todos. Para muchos, el nombre de Jesús repre­senta una tremenda alegría personal, y sería difícil hablar de él o analizar algo sobre él sin despertar sentimientos y emo­ciones muy fuertes. Así es como debería ser.
Desde el momento en que la mayoría de nosotros, pertene­cientes al primer mundo, tuvimos edad suficiente para com­prender algo, se nos habló de Jesús. No importaba que se fuera cristiano o no; se conocía el nombre de Jesús. El poema «Una vida solitaria» indica que ninguna otra persona que haya caminado alguna vez sobre la Tierra ha ejercido jamás un impacto parecido al que ejerció Jesús. La Navidad en el primer mundo es una época muy especial del año, que todos esperan con ilusión. Si es usted judío, o perteneciente a cual­quier otra religión no cristiana, se verá afectado por ello y casi todo el mundo se siente como bombardeado por ello. Eso hace del cumpleaños de Jesús el acontecimiento más es­pecial y difundido del año. A los judíos se les enseña que el Mesías no ha llegado todavía, pero que llegará en el futuro, y a los cristianos se les asegura que él no sólo ha estado aquí, sino que murió por los pecados del mundo... y regresará para establecer un orden mundial especial.
Desgraciadamente, a lo largo de los últimos 2.000 años se desarrollaron cientos de sectas cristianas, todas ellas con sus propias ideas acerca de lo que dijo y quiso decir Jesús, y acer­ca de cómo un ser humano debería llevar la buena vida de un verdadero creyente. Era habitual que cada secta pensara que su propia doctrina era más correcta que todas las demás, y que cada una de ellas tuviera su propia verificación espiritual para demostrar sus afirmaciones.
Algunas de las variaciones pusieron el énfasis en adorar a la madre de Jesús tanto como a él mismo. Algunas pusieron el énfasis en lo que, en su opinión, eran secretos que sólo los creyentes podían conocer, y que sólo se comunicaban en una ceremonia secreta ante unos pocos elegidos. Otras creyeron que se debía «firmar» un contrato y establecer un compromi­so y unirse a un grupo para ser un creyente, y algunas creye­ron que era suficiente con aceptar simplemente a Jesús en su corazón. Algunas creyeron que los profetas de hace dos mil años fueron los únicos profetas válidos, y otras que la Iglesia todavía tenía sus profetas válidos. Una o dos creyeron que debería existir un líder cristiano supremo, pero las demás pensaron que los líderes locales ya eran suficientemente bue­nos. Algunas sintieron que sólo los hombres muy especiales podían comunicarse con Jesús, y que el hombre corriente te­nía que pasar para ello a través de los hombres especiales, confesar lo que hubiera hecho mal a los especiales capaces de hablar con Dios, y que esos especiales nunca podían ser mujeres. Algunas sintieron, en cambio, que cualquiera podía hablar directamente con Jesús. Otras creyeron que sólo un puñado de hombres serían elegidos para estar con él al fi­nal..., naturalmente pertenecientes a su misma secta. Algunas pensaron que algo menos de 200.000 almas serían las elegi­das para estar con él al final..., nuevamente procedentes de entre sus propios seguidores. Otras pensaron que cualquiera que creyera en el «camino correcto» podían conseguirlo, para luego dictar cuidadosamente cuál era ese «camino correcto». Algunas dijeron que no se podía estar casado para ser un lí­der espiritual; otras dijeron que eso no importaba. Algunas dijeron que no se podía vivir en una sociedad occidental o te­ner ningún dinero y ser un líder; otras dijeron que eso no im­portaba. Otras insistieron en que se tenía que creer que el na­cimiento de Jesús fue un milagro para poder adorarlo (ya que de otro modo él no escucharía las oraciones); otras dijeron que esto tampoco importaba, que cualquiera podía adorarlo (y que él escucharía a cualquiera).
Muchos de los significados de las escrituras originales fueron verificados a partir de los rollos del Mar Muerto, des­cubiertos recientemente. Estos escritos tan importantes, sin embargo, han permanecido secuestrados desde hace 50 años, y su estudio sólo se ha permitido a ciertos eruditos autoriza­dos pertenecientes a un cierto grupo, nombrados para ello. Sólo unos pocos hombres siguen controlando quiénes los pueden ver. (Eso, sin embargo, cambiará pronto, con algunas revelaciones asombrosas.)
Era muy corriente mostrarse en desacuerdo con Jesús y con lo que se suponía que debía hacer un ser humano con respecto a sus enseñanzas. Sin embargo, y casi sin excepción, todos creían que Jesús fue la representación de la esencia del amor de Dios. Fue amor en sí mismo y tuvo que venir a la Tierra de una forma muy especial, como un individuo sobre­natural, para enseñar. Nadie que creyera que Jesús había esta­do aquí pasó por alto esa parte. No obstante, los detalles acerca de qué hacer con el conocimiento y a qué grupo unir­se, fueron algo que se debatió tan intensamente, que muchas de las llamadas guerras santas o de religión se libraron en el mismo nombre de Jesús, y muchos seres humanos inocentes resultaron muertos porque se aliaron con los identificados como no creyentes. Incluso en la actualidad se tiene que lle­var mucho cuidado en ciertos países europeos en los que uno se ve confrontado con guardias que le preguntan a cuál de dos sectas cristianas se pertenece. La respuesta incorrecta po­dría causarle daño.
Explicarle todo esto a un visitante que llegara de otro pla­neta podría causar cierta incomodidad. (En realidad, sería in­cómodo explicarle nada a un visitante del espacio). No es que se sugiera que explicaremos esto a un visitante del espa­cio, sino que sólo se ha expuesto a modo de ejemplo. Y si ese visitante resultara tener conocimiento de la historia de la Tierra, de la cultura y de los acontecimientos actuales, hasta resultaría difícil justificar la importancia de Jesús. El visitan­te en cuestión podría aportar el hecho de que la gran mayoría de la población humana de la Tierra adora a uno o dos indivi­duos «sobrenaturales» distintos, y aunque aquí también hay representadas muchas sectas, existe una mucho mejor unifi­cación acerca de cómo adorar a Dios. Millones de seres hu­manos se unen para rezar al mismo tiempo, dar gracias a Dios y continuar con sus vidas sin el menor conocimiento de Je­sús. Y la parte verdaderamente embarazosa para los seguido­res de Jesús es que esos otros se toman su propio sistema de creencias con una seriedad que resulta altamente impresionante. Pase un tiempo en compañía de una persona del Oriente medio perteneciente al tercer mundo, y compare cuánto tiem­po dedica a su culto, o bien observe los sacrificios que sopor­ta. Pase un tiempo con una persona asiática y observe lo mis­mo; luego pase un tiempo con un creyente cristiano moderno perteneciente al primer mundo. La comparación le plantearía preguntas muy inquietantes acerca de la fe.
Claro que si interroga a los líderes cristianos acerca de esto, le dirán que todos los demás están equivocados (es de­cir, la mayoría de la población de la Tierra). Son paganos, y puesto que no conocen a Jesús, son como almas perdidas. Depende de los cristianos el llevarles la buena nueva (sobre Jesús). A los cristianos se les enseña que Dios eligió a Jesús para que viniera a la Tierra y hablara sólo a un grupo muy selectivo de europeos caucasianos, que vivían en una parte de lo que ahora es el Oriente medio. Y ese grupo (o aquellos pertenecientes a ese grupo que creyeron en él) asumieron la tarea de llevar sus enseñanzas a los cuatro mil millones de se­res humanos que pueblan el globo en el espacio de tiempo transcurrido antes de que él regresara.
Lo verdaderamente irónico de todo esto es que aquellos otros que no «conocen» a Jesús, adoran a sus propios indivi­duos sobrenaturales, basándose para ello en premisas muy si­milares a las que utilizan los cristianos en su propia adoración de Jesús. De hecho (por muy increíble que parezca) algunas de las «escrituras» de esos creyentes paganos son muy simi­lares en sus enseñanzas a las que aparecen en la Sagrada Bi­blia. La mayor parte del Sermón de la Montaña y de los clá­sicos mandamientos del Antiguo Testamento se encuentran claramente incluidos en cuanto a sus fundamentos e intensi­dad en todas las otras escrituras del mundo. Algunas de ellas se leen incluso como si acabaran de extraerse de las escritu­ras cristianas, pero algunas fueron escritas considerablemente mucho antes de que llegara Jesús, y algunas otras durante los años que faltan de la vida de Jesús. Lo más extraño de todo esto es el hecho de que los otros creen que sus maestros también fueron la representación de la esencia del amor de Dios, y que también habían llegado a la Tierra de formas milagro­sas, como individuos sobrenaturales, para enseñar y realizar milagros mientras estuvieran en la Tierra (del mismo modo que piensan los cristianos con respecto a Jesús). Y, a propósi­to, si se pregunta a esos otros, resulta que los cristianos son los paganos y los «no creyentes». (Lleve mucho cuidado de no escribir un libro que esté en desacuerdo con ellos, porque pueden lanzarse a su caza y darle muerte.)
Es creencia metafísica que Jesucristo fue uno de los maes­tros de más alta ascendencia que visitaron jamás la Tierra. Vino para darnos la verdad, amor y ejemplo. Mientras estuvo aquí fueron muchos los que escribieron acerca de lo que hizo, dejándonos un magnífico registro de su estancia aquí. Después de que se marchara, también fueron muchos los que «canalizaron» sus enseñanzas del «espíritu» (que llamaron Es­píritu Santo), e impartieron instrucción en la verdad y en el amor. Algunas de esas canalizaciones son los libros del Nue­vo Testamento, traducido y vuelto a traducir numerosas veces y transmitido entre los hombres desde hace dos mil años. Los metafísicos también creen que los otros maestros, quizá tan poderosos, quizá incluso el propio Jesús, aparecieron como otros maestros, que visitaron otras partes culturales de la Tie­rra que necesitaban ver el exterior de alguien como ellos mis­mos. Él/ellos transmitieron básicamente el mismo mensaje de amor universal con cada visita. (Algunos también creen que Jesús no murió, y que continuó enseñando después de mar­charse del Oriente medio.)
Los cristianos le dirán que puesto que la escritura (canali­zación) es a menudo confusa, hay que confiar en el Espíritu Santo («Espíritu») para darle la sabiduría necesaria para com­prenderla. Para el metafísico esto es simplemente como decir que el mismo Espíritu que transmitió los escritos dará los sig­nificados. Una vez más, la mayoría de los líderes religiosos en el poder no pueden empezar siquiera a ponerse de acuerdo con lo que dice el Espíritu, o ni siquiera acerca de quién está calificado para escuchar. Eso conduce a la enorme fragmen­tación de los seguidores organizados de Jesús.
Para el metafísico, la parte más desafortunada de todo el acontecimiento histórico de la visita de Jesús es lo que los hombres en el poder hicieron de ella. Las palabras de Jesús fueron traducidas e interpretadas para, aparentemente, rebajar y desgarrar el espíritu y la voluntad del hombre; es decir, «ningún hombre es digno», «nacemos en el pecado», «todo el mundo se queda corto», «no hay nada que se pueda hacer personalmente para elevarse por encima de su propia indigni­dad», «el espíritu del hombre es pecado», «se nace con el le­gado de ir al infierno al morir», «puesto que no se puede hacer nada digno, se tiene que entregar la propia responsabi­lidad en manos de un poder superior», «si las cosas le van bien, usted no tiene nada que ver con eso». A los cristianos se les enseña desde muy pronto que se tiene que entregar la vida (el poder) a Jesús para elevarse por encima de ese fango que es su propia indignidad humana. Se suponía que los hombres habían matado al hijo de Dios. Enseñan que la culpa­bilidad es lo esperado y que la pena es lo apreciado por Dios. A continuación se obtiene el perdón de Dios, y la metáfora de Jesús como el Pastor y de los seres humanos como el rebaño, se repite una y otra vez en las escrituras. (Como se sabe, de las ovejas no se espera que hagan nada por sí mismas.)
Este concepto es la mayor anulación entre el Jesús metafí­sico y el Jesús de los cristianos. Los metafísicos no creen que Jesús tuviera todas estas intenciones. No creen que Jesús de­seara ser adorado como divinidad. Sus palabras significaban algo completamente diferente para aquellos que abrazaron esta nueva creencia universal, y su muerte, registrada, no tie­ne el mismo significado.
Los metafísicos creen que cada persona nace en el mundo como un ser humano de base espiritual, que dispone dentro de sí misma del total poder de Dios, que sólo espera a ser uti­lizado a través de la comprensión espiritual. También creen que cada persona es responsable de su propia vida y de su propio poder. Entregar su vida a Dios no es perder el control, sino tomar el control, utilizar las enseñanzas de Jesús (y de otros) como una guía para obtener el poder que es suyo durante todo el tiempo. Jesús no vino para convertimos en ovejas.
Vino para darnos instrucciones acerca de como despertar al pastor que hay en cada uno de nosotros. A eso se le llama «tomar su propio poder».
A los metafísicos les preocupa el aquí y ahora (aunque existe a menudo mucha publicidad espectacular sobre los as­pectos secundarios, como las vidas pasadas, los ovnis y los fenómenos psíquicos). Al verdadero metafísico le preocupa la automejora a través del estudio de cómo usar las leyes uni­versales enseñadas por Jesús (y otros) para elevarse hacia un estado de conciencia más alto mientras están en la Tierra, lo que es otra forma de decir que están convencidos de que pue­den llevar vidas mejores y tener paz, salud y alegría mientras están en la Tierra, utilizando para ello el poder de Dios, que está disponible para todos (como enseñó Jesús). Al mismo tiempo que lo hacen así, ayudan a elevar la conciencia del planeta a través de la oración, el verdadero objeto de nuestro tiempo sobre la Tierra.
Esta clase universal de creencia podría verse simplemente como otra secta más, como una más entre los cientos de di­versas sectas que existen ahora. Así pues, ¿cuál es la diferen­cia? ¿Son los metafísicos un grupo más que tienen la sensa­ción de conocer a Dios mejor que los demás? En ese caso no serían muy diferentes a los demás. Quizá eso pudiera ser cierto, pero si observamos más atentamente, veremos las di­ferencias singulares de la creencia metafísica:

¨               Se respetan todas las demás creencias humanas.
¨               No se dice de ningún otro sistema que sea «erróneo».
¨               Los metafísicos no son evangelizadores.
¨               No están «impulsados por la doctrina», y las cuestiones específicas se dejan a menudo en manos del individuo.
¨               No existe ningún centro de poder humano.
¨               Las reglas son autoimpuestas, y sólo están gobernadas por el propio individuo, y
¨               La mayoría de ellos creen y practican las enseñanzas universales de amor de Jesús.


Breve síntesis del sistema de creencias metafísicas

La misma palabra, metafísica, es bastante intangible. Un Diccionario popular da los siguientes ejemplos de palabras que se refieren a la metafísica:

metafísica:    
adj.   espiritual, sin cuerpo, celestial, desencarnado, eté­reo, celestial, incorpóreo, insustancial, intangible, no material, no terrenal, irreal, insustancial.
          extraño, raro, fantasmagórico, increíble, místico, ominoso, sobrenatural, no terrenal.

Puesto que las palabras extraño, raro, fantasmal y sobre­natural forman parte del Thesaurus oficial, ya puede imagi­nar la impresión que obtiene la mayoría de la gente acerca de la metafísica. He aquí una breve descripción de lo que son realmente las personas metafísicas.
1) Para un metafísico. Dios es un concepto que se refiere a una conciencia colectiva unificada de todos nosotros juntos (el gran «Yo soy»). Eso significa que cada ser humano es una pieza de Dios. Mientras se está en la Tierra, sin embargo, este hecho está velado para el individuo. Ese mismo velo es descrito en la Biblia en la Primera Epístola a los Corintios, 13, 12 (el gran capítulo del amor, que describe de un modo muy hermoso el amor en el esquema universal de las cosas). En estos versículos se observa que vemos la verdad como si fuera a través de un cristal oscurecido, y que sólo cuando nos encontramos frente a frente (uno con Dios) lo sabremos todo. La belleza de la traducción en la versión del rey Jacobo es que es muy metafísica: «... pero entonces sabré incluso como soy conocido». Eso es como decir que el conocedor es tam­bién lo conocido, un lazo inconfundible con la entidad Dios que hay dentro de cada uno de nosotros. Muchos piensan que creer que cada uno de nosotros tiene el poder de Dios es algo ridículo; pero el profeta Juan afirmó claramente que cada uno de nosotros tiene el poder de convertirse como Jesús: en un «hijo» de Dios, uno que es nacido o unigénito del Espíritu principal (Juan 1, 12).
Así pues, ¿cuál es la cuestión? Si somos Dios, ¿quién diri­ge el espectáculo mientras estamos aquí? La respuesta, aun­que quizá sea confusa, es: nosotros. Como parte de Dios de­cidimos venir aquí, y estuvimos colectivamente de acuerdo en aprender las lecciones que se nos presentaran. Cuando nos marchemos, nos juzgaremos colectivamente a nosotros mis­mos y nuestro rendimiento, y continuaremos hacia un objeti­vo de energía de amor completa y perfecta para todo el uni­verso. Esa es la razón por la que los metafísicos siempre dicen que no hay accidentes. Las cosas suceden por alguna razón. Los niños mueren, estallan las guerras, la gente se cura, todo ello dentro del ámbito de lo que se supone que debe ocu­rrir para el beneficio de aquellos humanos que estamos aquí para aprender. Se trata de una gran escuela con muchos nive­les. Nuestro tiempo aquí no es más que el parpadeo de un ojo para el conjunto del esquema. Mientras estamos aquí, recibimos ayuda de otros que han estado de acuerdo en venir con nosotros, y que quizá no son vistos (espectros, ¿eh? Se habla­rá de eso más adelante).
Para una mente humana lógica, quizá no tenga sentido que tomáramos la decisión de venir a la Tierra para pasar por una vida de potencial sufrimiento y dureza, pero para la mente de Dios (nosotros, cuando no estamos aquí) eso es como debiera ser, y venimos con amor para pasar por algo que nos ayudará a todos nosotros. No cometan ningún error, sin embargo pues los metafísicos también creen que mientras estamos aquí po­demos manifestar cualquier cosa que elijamos a través del poder que poseemos de un modo inherente como parte de Dios cuando llegamos aquí (nuevamente Juan 1, 12). Es volver a las lecciones, y todas las personas que viven en la Tierra pue­den «enchufarse» a ese poder, en cualquier momento en que estén preparadas para ello.
Todo esto conduce a preguntas sobre posibles vidas pasa­das, implicaciones del grupo kármico, predestinación y todos los demás tópicos extra que se han asociado con el metafísico (quizá de una manera desproporcionada con respecto a la verdadera intención de la creencia). Esas cosas extra no son doctrina. Son importantes para los individuos en la medida en que estos creen que deben aplicarse, y en la medida en que se relacionan directamente con lo que los mismos indivi­duos deberían hacer con la información de que disponen para ayudarse a sí mismos. La mayoría de los metafísicos, sin em­bargo, acaban creyendo que estuvieron realmente en la Tierra o en alguna otra parte del universo, y en numerosas ocasio­nes, y que esta vida terrenal, como cada una de las otras (que continúan estando veladas mientras ocurren) son lecciones, o pruebas con el propósito de lograr una elevación eventual de toda la humanidad hasta un nivel de iluminación que será muy divino en sí mismo, similar a la descripción que encon­tramos en Apocalipsis 21, en la sagrada Biblia cuando se ha­bla del «nuevo cielo y la Tierra», donde, al final del tiempo terrenal, tendremos el «matrimonio final del cordero». (El cordero se refiere a Jesús como el sacrificio en el amor que hizo Dios al enviarlo a la Tierra para sufrir a manos de los hombres.) Para el metafísico, este matrimonio es como la gra­duación de las lecciones, el capítulo final, y el momento en que aquellas mentes iluminadas verán quitado el velo mientras se encuentren sobre la Tierra. Y sí, volverán a encontrarse con Jesús, y todos se reconocerán los unos a los otros. Los que no estén preparados serán apartados; esta es la fuente de las partes oscuras del Apocalipsis. Habrá que librar una bata­lla, pero no de la clase que cabría esperar. Sin embargo, mu­chos morirán, nuevamente de acuerdo con el plan con el que todos nos hemos mostrado de acuerdo con antelación. Los metafísicos creen que a «nivel celular» (una forma de decir «en nuestros corazones») sabemos todo lo que nos ha ocurri­do siempre, desde el principio de los tiempos, tal como lo comprendemos.
2) El sistema metafísico abarca a toda la humanidad, a la que ve como un grupo homogéneo situado en el tiempo real (en lugar de ver a la humanidad en términos de grupos de hu­manos para la cosecha, o de individuos perdidos que rezan o que envían misioneros, etc.) El ámbito del tiempo real pro­porciona la interacción en estos mismos momentos; es decir, lo que sucede en China ahora afecta a los aspectos espiritua­les de toda la humanidad actual, incluido el vendedor de pe­rritos calientes de Nueva York, o al Papa. Si el tiempo es el correcto y son suficientes las personas que rezan juntas, pue­den tener lugar acontecimientos increíbles, como por ejemplo la eliminación del muro de Berlín prácticamente de un día para otro, o los espectaculares cambios ocurridos en Rusia, o la paz en Sudamérica o en el Oriente medio. Estos aconteci­mientos son impulsados universalmente, no basados en una religión, pero que responden al funcionamiento de la mecáni­ca universal del mismo modo que la oración (meditación) y el amor, presente y practicado entre numerosas religiones. También constituyen la prueba de que nos acercamos a nues­tro objetivo de una Tierra unificada.
3) La metafísica no tacha como «equivocadas» a ninguna persona o grupo de personas. Es una forma de relacionarse con Dios y con el universo, no un conjunto de reglas para al­canzar la salvación. Es algo muy personal. No es necesaria ni siquiera la pertenencia a un grupo. Se trata de un concepto difícil de comprender en el primer mundo competitivo; un ejemplo sería el de encontrarse en una escuela con numero­sos niveles de curso, todos los cuales estudiaran de un modo paralelo para obtener el mismo diploma. Ciertos individuos podrían querer cursos singulares y electivos, o niveles de di­ficultad para obtener la misma educación. Algunos, pertenecientes a otros grados, serían competitivos o cerrados, pero todos tratarían de acercarse al mismo objetivo. Los propios estudiantes elegirían el nivel del grado y del curso que mejor encajara con sus propias necesidades del momento, o que los situara junto con los demás de una cultura o mentalidad simi­lar. ¡La graduación sería magnífica!, con todos reunidos para una fiesta común al final, con todos celebrando en amor y ar­monía la culminación de la tarea realizada. La «firma» del nivel del grado metafísico es que ayudaría a alegrar a los otros que se dirigen hacia su objetivo, en lugar de insistir en que su grado de metafísica era el mejor, o que el suyo era el único camino correcto para llegar al objetivo. En otras pala­bras, se trata de uno de los únicos sistemas que reconoce que todos los demás sistemas tienen derecho a existir, que son correctos en el contexto por el que tienen que pasar muchas personas a través de su tiempo en la Tierra.
4) Los metafísicos creen que las mecánicas de la medita­ción, la oración y el amor son universales, y que funcionan al margen de quién se sea. Esa es la razón por la que la mayoría de los otros sistemas de creencias espirituales del mundo «enganchan» regularmente a muchos con los beneficios de sus obras, como los resultados instantáneos y positivos de la oración, así como con la obtención de una notable curación y éxito. En el tercer mundo se ven cada día muchos milagros (de los que no se informa o que son desconocidos en el pri­mer mundo) a través de la práctica regular de la oración y la meditación. Los hombres santos que viven en la actualidad ayudan a la gente a ver el poder que tienen dentro de sí mismos, y sus reuniones tienen regularmente como resultado do­cenas de curaciones.
5) Debido a los apartados 3 y 4 (arriba), el metafísico no es evangelizador. Se trata del único sistema de la Tierra que no lo es. Si está usted preparado para él, lo abrazará. Si no está preparado, no lo abrazará. Naturalmente, existe la idea de que quienes lo abrazan están más iluminados que aquellos otros que no, pero eso no deja de ser un juicio humano, y le dice mucho acerca de los humanos, pero no acerca de Dios. Los metafísicos creen en la difusión de la noticia, pero no en convertir a nadie a la buena nueva. 
6) Finalmente, y lo más doloroso para la mayoría de los cristianos, es un hecho evidente que los metafísicos no consi­deran a Jesús como Dios, al menos en mayor medida que a usted o a mí. No lo adoran como Dios, y no creen que Jesús deseara ser adorado como tal. Están convencidos de que Jesús estuvo quizá más cerca de Dios, o del amor puro, que cual­quier otra entidad que existiera en el universo, y que su visita a la Tierra fue monumental y crítica para la humanidad. Perteneció al nivel iluminado más elevado que haya existido y llegó para enseñarnos durante un tiempo en el que era absolutamen­te necesario formar parte de la civilización. Llegó, además, con el pleno conocimiento de que sufriría dolorosamente al final de su estancia aquí. La decisión de enviarlo fue colecti­va, y resultó dolorosa. ¿Hizo él todos los milagros de los que se habla? Sí. ¿Resucitó de entre los muertos? Ciertamente, poseía ese poder. ¿Fue el hijo de Dios? Sí, en la medida en que podemos comprender lo que eso significa. (No podemos conocer la mente de Dios, del mismo modo que no podemos explicarle a un oso hormiguero el funcionamiento del motor de combustión interna. Hay cosas que, sencillamente, se en­cuentran más allá de nuestra capacidad de comprensión mien­tras estamos aquí.) Cuando Dios deseó dar a conocer los sen­timientos emocionales acerca de lo importante y lo especial que era Jesús para el conjunto, se utilizó la referencia a la re­lación de un niño nacido de humano como lo más cercano a algo que pudieran comprender los seres humanos. Para los humanos, no hay nada más especial que su ascendencia. Jesús ejemplificó el poder y el amor absolutos de Dios, disponibles para todos. También es posible que visitara igualmente otros mundos. Simplemente, cabe pensar en esta posibilidad; esa especulación, por sí sola, sería suficiente para intensificar el amor y la admiración de una persona hacia este ser tan espe­cial al que llamamos Jesús.
¿Por qué fue un hombre? Puesto que tenía que ser de un sexo o del otro para convertirse en humano, era más acepta­ble para la cultura de su tiempo que Jesús apareciera como hombre. Dios sabía que le resultaría más fácil enseñar y que sería mejor escuchado por los ancianos... En cuanto a las evi­dentes referencias masculinas de Dios, el Hijo de Dios, y el Hijo del Hombre, a estas también se les adscribió un «géne­ro» por parte de los escritores de la época (probablemente sin pensarlo mucho) para que se adaptaran a la concepción del poder y de la autoridad aceptables. ¿Es Dios masculino? No. ¿Tienen órganos sexuales las nubes? ¿Es masculino el aire que respiramos? Dios es espíritu, genérico y universal. Nues­tra referencia a la mujer y al hombre sólo es relativa a nuestro tiempo sobre la Tierra. Por estas razones, muchos metafísicos se refieren a Dios como el «Dios Madre-Padre» o simplemen­te como «Espíritu». Estamos ahora en una época en que las mujeres y los hombres se juntan y reconocen finalmente, qui­zá por primera vez, que comparten una espiritualidad común que no tiene ninguna dominación específica de género. Es tam­bién la época en la que ha surgido un concepto conocido, pero no necesariamente del primer mundo, de vinculación para las parejas en el más elevado nivel posible: el de que primero está el amor espiritual (el amor de Dios), luego el amor humano y luego el físico.
Los metafísicos también creen que una gran parte de la Biblia fue interpretada y traducida por los hombres para los propósitos de los hombres, y que hubo incluso partes que se dejaron fuera a propósito (eso quedará demostrado finalmen­te en la Tierra, pero no será necesariamente aceptado por los cristianos). Los metafísicos no creen en el diablo en el sen­tido clásico. El infierno y la condenación eterna no juegan tampoco un papel tradicional en las creencias (véase «Lo "in­visible"», en la página 152). Indican que, antes de que el cristianismo fuera conocido como lo conocemos en la actualidad, pasó por una época en la que gobiernos poderosos lo contro­laron, lo manipularon y lo utilizaron incluso para la guerra.
Las sedes del poder fueron con mayor frecuencia los líderes religiosos y estos fueron con frecuencia corruptos. Se omitie­ron las escrituras, se editaron y tradujeron en formas que ayu­daron a controlar a la gente, y en esos mismos ámbitos se continúan leyendo y siguiendo en la actualidad. No se puede entrar en una discusión competitiva con un metafísico, por­que, simplemente, ellos no creen que la Biblia sea totalmente exacta y, en consecuencia, lo que es sagrado y tiene autoridad para una persona no puede usarse para calificar o demostrar un punto ante otra persona. La discusión se convierte en una competencia de despechos en la que nadie gana. Los metafí­sicos utilizan la Biblia como referencia a verdades muy gene­rales dichas por Jesús, y creen que en su condición original fue «canalizada» (transmitida por Dios a través de los huma­nos)... en su totalidad, y no sólo en las partes que se ven ahora.
Los metafísicos confían en la meditación. La meditación es simplemente oración, aunque se escucha en lugar de ha­blar, y nada más. No es nada espectral ni extraño, y no es ne­cesario permanecer en la posición del loto, ni murmurar soni­dos extraños mientras se practica. La meditación es donde se recibe poder, información intuitiva y dirección. Los metafísi­cos también creen mucho en la oración (hablar, adorar y en el diálogo), utilizada básicamente para ayudar a los demás. Cre­en que el Espíritu (el Espíritu Santo) es la voz del Dios co­lectivo, que es tan poderosa en la actualidad como lo fue siempre, y que proporcionará buena información como se su­pone que debe ser proporcionada. Continúa funcionando y no se detuvo con los profetas hace 2.000 años. La Trinidad (Pa­dre, Hijo y Espíritu Santo) se ve sustituida por el concepto de poder igual para todos, y no sólo para esta división de tres.
Dios es amor, y el amor es la fuerza más poderosa del universo. El amor sustituirá cada vez más a la ley y la gracia como método de Dios de trabajar sobre la Tierra, mientras nos aproximamos al final del término. Los niveles más eleva­dos de iluminación así lo permitirán. Cuando terminemos, prevalecerán la energía pura del amor, y Jesús, así como otros grandes maestros de la historia registrada, caminarán de nue­vo como humanos sobre la Tierra. Eso será algo espectacular, puesto que señalará el levantamiento del velo sobre la Tierra mientras que los humanos todavía se encuentran aquí. Los metafísicos creen que nuestro mundo es simplemente uno de los muchos en que sucederá esto, y que cada vez que eso su­cede se produce un acontecimiento muy especial, ayudado y celebrado por todo el universo y por toda clase de entidades espirituales (de muchas de las cuales somos ignorantes, pero que nos han estado ayudando durante todo el tiempo). Nin­gún humano tiene realmente un concepto del verdadero po­der de la energía del amor.


Lo «invisible»

Se ha dicho tanto sobre el aspecto «invisible» de la meta­física, que ha adquirido una pseudoimportancia para muchos. ¿Qué pasa con los fantasmas, ángeles, ovnis, guías espiritua­les, etc.? Para nosotros no es necesario saber más que por qué estamos aquí y qué se supone que debemos hacer (¡eso ya es suficiente para mantenernos ocupados durante toda nuestra vida!). La mecánica del universo y de cómo funcio­nan las cosas se nos ofrece periféricamente y en pequeñas dosis. Será suficiente con decir que no es tan importante comprenderlo todo. Si el coche le lleva adonde usted quiere, no es necesario comprender cómo funciona su motor para lle­gar con seguridad. Algunos de nosotros, sin embargo, desea­mos ser mecánicos y a ellos se les honra con explicaciones y mayores enseñanzas.
Para aquellos de ustedes que deseen saber más, hay volú­menes de escritos sobre este tema. Pero he aquí algunas ver­dades básicas: hay muchas, muchísimas entidades espirituales (como nosotros), que se encuentran en otros muchos escena­rios sobre la Tierra. Algunas son separadas e independientes de nuestros propósitos sobre la Tierra, y otras apoyan directamente lo que se supone que estamos haciendo aquí. Sí, y también hay otras en otros mundos (¿le asombra eso real­mente?). Algunos son como nosotros y pasan por otras lec­ciones (tanto inferiores como superiores a las nuestras). Otras no se parecen para nada a nosotros, y tampoco son tan tangi­bles como estamos acostumbrados y, en consecuencia, son asombrosas de percibir. Algunas pueden comunicarse margi­nalmente. Otras lo intentan, y no deberían hacerlo. Algunas nos visitan y otras no deberían.
Ocasionalmente, nos cruzamos con algunas de las otras entidades, a veces como parte de un plan maestro y en otras ocasiones sin que exista ninguna relación con nuestras leccio­nes. La mayoría de las veces somos temporalmente conscien­tes de ser vigilados, o sentimos que se nos ha transmitido una comunicación. Esos son los episodios que se relacionan con nuestro tiempo aquí, y son especiales..., y normales. En otras ocasiones podemos ver o escuchar cosas que pueden ser ate­rradoras e incomprensibles (como, por ejemplo, los fantas­mas). Eso no es tan insólito, y hay muchos que comprenden la mecánica de esto. Es normal aunque, una vez más, tampo­co es necesario que lo comprendamos. Hasta la Biblia habla de espíritus. No sería lógico desecharlos.
Los metafísicos no creen en el diablo, ni en el infierno. Creen que esas ideas y conceptos fueron intensificados a par­tir de referencias bíblicas metafóricas para controlar a la gen­te de una forma política a lo largo del tiempo. Pero no come­ta errores: existe, definitivamente, un lado oscuro espiritual. Jesús llegó para enseñarnos también eso, y la advertencia que nos hizo fue clara: ¡alejaos de eso! Se puede manifestar con la misma facilidad tanto la negatividad y la tragedia como el amor y la curación. Su poder como pieza de Dios es absolu­to..., piense en ello. Durante la época de la «ley» sobre la Tierra, Dios creó una gran cantidad de muerte y sufrimiento. No todo lo que se manifiesta es hermoso y cariñoso.
Expulsar a los espíritus malignos es algo real. Hay entida­des invisibles bajas que penetrarán en un espacio negativo si son invitadas. La depresión profunda y el encierro de la per­sonalidad constituyen un síndrome clásico a la invitación. A veces, se necesitan a varios de nosotros juntos para conseguir expulsar a esas entidades de otra persona, puesto que esa otra persona se siente prácticamente impotente para ayudar. La mayoría de las veces, sin embargo, la enfermedad mental y los desequilibrios químicos biológicos son catalogados como «posesión por entidades demoníacas». Parece más espectacu­lar decir que el demonio les hizo hacer lo que hicieron. Escu­char voces es, más probablemente, un desequilibrio biológi­co, antes que un desequilibrio espiritual. La función anormal del cerebro puede generar fácilmente señales de pensamiento basal a las que se permite invertirse a sí mismas y viajar de regreso hasta el centro del oído, de modo que la persona «oye» realmente voces generadas por su propio pensamiento involuntario. (Esto es algo similar a los diodos que fallan en un circuito eléctrico, que mantienen a la corriente fluyendo en una dirección.) Aunque aterrador y a menudo trágico, esto no es obra del demonio o de ningún otro espíritu.
Nuestro propósito sobre la tierra consiste en transmutar lo negativo en lo positivo, tanto en nuestras propias vidas a través de las enseñanzas de Jesús, como para todo el planeta. El amor es el rey, y es mucho más poderoso; pero la ausencia de amor es pecado. La increíble negrura de ese estado es el odio, los celos, el egoísmo, la avaricia, el poder que trafica y no se ocupa de los demás. Jesús llegó a la Tierra para ofre­cemos las enseñanzas que nos permitirían elevarnos a noso­tros mismos por encima de ese estado mediante los hechos acerca de quiénes somos, y cómo podemos utilizar nuestro poder y curar el planeta. También se nos dice que difunda­mos la palabra, que ofrezcamos la verdad, para que todo el mundo pueda escucharla. (Los metafísicos no creen que se nos hayan dado instrucciones para obligar a todos los demás a aceptarla.) La verdad os hará libres. Sin embargo, no todo el mundo está preparado para aceptarla, y no debe ser obliga­do a aceptarla. Esa es la razón por la que un metafísico puede informarle acerca del sistema, para luego dejarle a solas. Al­gunos continuarán su camino, pensando que el metafísico está loco, y otros se sentirán iluminados.


Palabras sobre las enseñanzas de Jesús

Las palabras acerca de lo que enseñó Jesús son sagradas; las traducciones no lo son (al margen de lo que se le haya di­cho). Todavía siguen produciéndose traducciones (como las que siguen). Sea abierto para comprender estas interpretacio­nes frescas; son importantes. A continuación se incluyen al­gunos de los versículos más poderosos de la Biblia, escritos por los discípulos de Jesús, o atribuidos al propio Jesús. Han sido interpretados a través del «Espíritu» (el Espíritu Santo), por medio de Kryon.

Juan 3,16 - Escrito por Juan
«Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.»

El punto de vista del metafísico (Juan 3, 16)
«Porque tanto amó Dios al pueblo de la Tierra, que decidió enviar a la única entidad espiritual cualificada del universo, el ser más alto de Dios, nacido en realidad del Espíritu, para que caminara entre los humanos, de modo que todo aquel que lo escuchara y creyera en las cosas que dijo, ya no siguiera en­fangado en las formas negativas de la Tierra, sometido a la muerte sin iluminación, sino que tuviera más bien el conoci­miento que traería consigo una vida que sería sin final.»

Juan 1,11-12- Escrito por Juan
«Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre.»

El punto de vista del metafísico
«Llegó a la Tierra y estuvo con los hombres que eran como él, y ellos no le reconocieron y no creyeron en él. Pero todos aquellos que creyeron en sus palabras y las pusieron en prácti­ca, recibieron el conocimiento ilimitado y el poder para conver­tirse exactamente en lo que él era: nacido como un hijo de Dios.»

Juan 1,14- Escrito por Juan
«Y la Palabra se hizo carne, y puso su morada entre noso­tros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Pa­dre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.»

El punto de vista del metafísico
«Y la verdad del universo fue enviada en forma de un hom­bre humano para que habitara entre aquellos que estaban en la Tierra (y lo vimos y supimos que decía la verdad, y vimos la gloria de su amor por el universo tal y como estaba representa­da por su forma más elevada posible, la única elegida por Dios) llena de amor y de verdad.»

Romanos 3, 23 - Escrito por Pablo
«Todos pecaron y están privados de la gloria de Dios; y son justificados por el don de su gracia, en virtud de la redención realizada en Cristo Jesús.»

El punto de vista del metafísico
«Todos los humanos, en su negatividad e ignorancia, no al­canzan el nivel de conocimiento, iluminación y amor que podría haber sido suyo; eso puede cambiar ahora, al ser libremente ofrecido por Dios a través del amor y la verdad traídos a la Tie­rra por Jesús, el elegido.»

Romanos 6, 23 - Escrito por Pablo
«Pues el salario del pecado es la muerte; pero el don gratui­to de Dios, la vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.»

El punto de vista del metafísico
«El resultado de permanecer en la negatividad y la oscuri­dad sin amor es el de morir sin iluminación; pero el don libre de Dios, a través de Jesús, traerá la luz, el poder y la vida eterna por medio de su amor y de sus enseñanzas.»

Romanos 10, 9 - Escrito por Pablo
«Porque, si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo.»

El punto de vista del metafísico
«Al reconocer abiertamente y al verbalizar las enseñanzas universales y el amor de Jesús, y al creer que él tuvo el poder de resucitar de entre los muertos, tendrás la iluminación, la comprensión y el poder que te permitirá hacer lo mismo.»

Juan 14, 5-7 - Escrito por Juan, citando a Jesús
«Le dice Tomás: "Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?". Le dice Jesús: "Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me cono­céis a mí, conoceréis también a mi Padre; desde ahora lo cono­céis y lo habéis visto".»

El punto de vista del metafísico
«Tomás le dijo a Jesús: "Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber cómo proceder por nosotros mismos?". Jesús le dijo a Tomás: "Te he mostrado el camino ofreciéndote la verdad y mediante el ejemplo de mi vida. Nadie puede llegar a Dios a menos que lo haga a través de mis enseñanzas y de mi espíritu, pues yo soy uno con Dios. Si me has reconocido, habrás reconocido a Dios, que está en mí; así que, a partir de ahora, puedes decir que viste a Dios y que lo conoces".»


Resumen del capítulo

A las creencias metafísicas se las denomina a menudo el movimiento de la Nueva Era. La parafernalia asociada inclu­ye a menudo cristales, módulos de energía, enseñanzas subliminales, ovnis, astrología y otros aspectos intangibles aparen­temente no demostrados. Son muchos los humanos que se sienten atraídos por cualquier cosa que les parezca insólita, y también son muchos los que se sienten ávidos de encontrar respuestas distintas a las ofrecidas por la Iglesia tradicional. En un movimiento donde no existe control central, hay mucho seguimiento «automático» de este tipo, gentes que acuden como mariposas nocturnas hacia la llama. Desgraciadamente, tam­bién atrae a los farsantes, así como a todos aquellos que de­sean una mayor iluminación.
Todos aquellos que decidan explorar aún más este sistema, tienen que comprender el hecho de que tendrán que abrirse paso por entre lo extraño, y que deben tener el poder para discernir la verdad de la fantasía, de separar a los verdaderos creyentes de lo que no son más que explotadores comercia­les, o a aquellos que están ahí porque se sienten confundidos, o porque están desequilibrados. (Para el creyente cristiano tam­bién existe una gran atracción por lo desequilibrado; sólo tie­ne que preguntar a cualquier sacerdote cristiano para compro­barlo.) Deje que las enseñanzas de Jesús sean su guía; vea a cada persona y busque el amor y la inteligencia, el espíritu maduro que tiene que estar ahí.
Lo «extraño» se convierte finalmente en «menos extraño» a medida que la gente madura en el sistema y que comprende gradualmente la metafísica. No todas las cosas inexplicadas son necesariamente falsificaciones o cosas extrañas. Si hace 200 años se hubiera llevado una calculadora de bolsillo a una reunión celebrada en Virginia, el instrumento habría parecido tan inexplicado y extraño que quien lo llevara habría podido ser quemado en la hoguera por el simple hecho de tenerlo. Evidentemente, ese objeto no sería ni demoníaco ni extraño, sino que simplemente no habría sido comprendido, y se ha­bría adelantado a su tiempo. Buena parte de la extrañeza de la metafísica cae dentro de esta misma categoría de «todavía no comprendido, pero que funciona».
 En los primeros tiempos de la civilización humana, a nues­tra relación con el universo (con Dios) la llamábamos dispen­sar la «ley». Lo mismo que un padre severo, Dios estableció las reglas y castigó a aquellos que se comportaban mal. Cuando el hombre tocaba el arca de la Alianza, moría tal como Dios dijo que sucedería si tocaba el centro de poder..., causa y efecto, crimen y castigo. Eso se produjo como resul­tado de la forma en que el universo se enfrentaba en aquel tiempo con el nivel de conciencia, con la Tierra encontrán­dose en su infancia como un grupo espiritual en desarrollo. Quienes poseían un sentido espiritual especialmente elevado fueron apartados. Elías, por ejemplo, del que se dice que fue «tomado», en lugar de morir. Hablarle a Dios cara a cara parecía ser algo corriente, pero el temor de Dios era muy grande.
Hace dos mil años, llegamos a la era de la Gracia. Se refe­ría a la gracia de Dios, que había enviado a Jesús para darnos la verdad acerca de cómo funcionaban realmente las cosas. Parece ser que el mundo estaba preparado para recibir ese co­nocimiento acerca del verdadero uso del poder espiritual para sí mismos. Eso fue un movimiento ascendente para los huma­nos, y de ese modo se presentó un nivel espiritual más eleva­do. Esta fue en realidad la era de la responsabilidad, puesto que tener el conocimiento significa ser responsable de usarlo. En aquellos tiempos, esta nueva creencia fue su «nueva era» y las enseñanzas de Jesús se recibieron con el típico desdén y burla e incredulidad por parte de las personas negativas que detentaban el poder (como sucede en cualquier movimiento ascendente de la conciencia espiritual).
Ahora empezamos a entrar en la era del Amor. Una vez más, se la conoce como la Nueva Era. Este será el escenario final y todas las agitaciones tumultuosas que se producirán serán los choques entre aquellos que la sienten y aquellos otros que no. Será la forma natural de exterminar a los que se supone que no deben quedarse para la graduación. Esta dis­pensa final exige que aprendamos lo que enseñó Jesús, y concede un poder tremendo a aquellos que lo comprenden así y son responsables en el uso de la pura energía del amor,
Los cristianos nacidos de nuevo son muy adecuados para la Nueva Era, puesto que toda su creencia se basa en el amor. Pero, dependiendo de su doctrina, pueden sentirse incómodos con los acontecimientos que se desplieguen, y pueden tener la sensación de que el anticristo está representado en la forma de muchos de los líderes de la nueva era. Eso vendrá causado por una interpretación bastante pobre y controladora de la Revelación, tal como fue presentada por la Iglesia hace cien­tos de años. Harían bien en relajarse y dejar que Dios indicara el camino, y en no tomar decisiones basadas exclusivamente en la doctrina. Este será el tiempo para asumir responsabili­dad por la fe individual, y poseer el discernimiento acerca de lo que está sucediendo realmente a su alrededor, y no lo que se les dijo que podría suceder. Si los humanos conocieran exactamente algo sobre el fin de los tiempos, Dios no habría elegido hacer que los escritos sobre el fin de los tiempos fue­ran tan vagos y misteriosos. Depende del individuo el asumir la responsabilidad por el discernimiento del espíritu, y no de la interpretación que pueda hacer algún otro. No crea a nadie que le diga que posee la interpretación autorizada de los es­critos del fin de los tiempos; eso es algo que todavía no se ha dado. Se nos advirtió que no añadiéramos nada a los escritos del libro original de la Revelación, para que esos escritos si­guieran siendo ambiguos.
La energía del amor será más y más intensa. Eso hará que muchos se sientan cómodos, mientras que otros no podrán efectuar el ajuste. La Tierra reaccionará físicamente a esta nueva dispensa, y la polaridad de la Tierra se alterará a sí misma para acomodar la nueva conciencia. (La alteración de la polaridad ha sido equiparada a la apertura del sexto sello del libro del Apocalipsis..., pero esto no es más que una espe­culación humana..., ¿o no?)


A todo aquel que esté leyendo esto, debe saber que esto es la verdad... El temor no tiene por qué formar parte de lo que ha de venir, y lo que ha de venir no debe ser te­mido. El amor es el nuevo gran poder, y el amor nos pro­tegerá y nos servirá en los nuevos tiempos. Jesús fue el que trajo al mundo la energía del amor. No es nada extra­ño que sigamos queriéndolo tanto.


¡Que Dios les bendiga!


Kryon







No puedo dejar que los escritos de Kryon para el libro lle­guen a su final sin compartir algunos de los pensamientos y observaciones muy biológicos (humanos). Primero, si ha lle­gado usted hasta aquí (y lo ha leído realmente todo hasta aquí), debo felicitarle por su perseverancia. Tal como he men­cionado antes, los escritos no aparecen siempre explicados de la mejor forma posible, y en ocasiones son incluso crípticos, a menos que usted se encuentre realmente implicado en el trabajo.
Yo, sin embargo, como canalizador, lo he comprendido todo plenamente, y lo explico con mayor detalle a todos aque­llos que me rodean, que se mostraron interesados y que tuvie­ron preguntas que plantear. Eso también condujo a unas po­cas sesiones privadas de asesoramiento, y luego a la creación de sesiones de grupo. Lo que sigue a continuación es lo que recogí de la información transmitida en esas sesiones, junto con mi propia experiencia personal en la aplicación de la in­formación transmitida por Kryon. Si desea aplicar a su vida los escritos de Kryon, lea este último capítulo. Creo que le parecerá importante, pues se trata de mi consejo a los huma­nos, desde el punto de vista humano, en lugar de hacerlo des­de la postura de Kryon.


Solicitar el implante neutral

¿Desea usted solicitar el cambio de guía y el implante neu­tral? Yo mismo lo he visto de primera mano y en el mejor de los casos, así como también en el peor, siendo el mejor de los casos aquellas ocasiones en las que alguien, por la razón que fuere, pudo obtener un cambio de guía casi de la noche a la mañana. Al entrevistar a esa clase de persona, pareció que o bien 1) el cambio había llegado lentamente a una cabeza a lo largo de un prolongado período de tiempo y se produjo un di­fícil forcejeo hasta llegar a un estado en el que el individuo estaba realmente preparado para recibir la información, y también para el implante, o bien 2) se produjo un trauma muy fuerte aproximadamente por la misma época en que se plan­teó la petición (como por ejemplo una muerte, o una expe­riencia que resultó ser amenazadora para la vida). Eso pare­ció acelerar el acontecimiento de algún modo. Todo esto me demuestra que la experiencia del cambio de guía fue perfila­da por Kryon en su escenario del peor caso posible, de modo que no nos sorprendiéramos si era eso lo que conseguíamos. También me demostró que el momento en que se produce el acontecimiento no es tan inmediato como pudiera parecer. Es decir, podría suceder así, pero también podría tratarse de algo que hubiera estado funcionando durante algún largo tiempo, y mucho antes de que usted leyera incluso los escritos de Kryon.
En el peor de los casos, he estado de hecho con una perso­na que mostró todos los síntomas clásicos descritos en los es­critos. Estaba preparada para abandonar la Tierra, y no tenía absolutamente nada por lo que vivir; no es que se tratara de un estado de depresión causado por la pérdida de una fortuna o de un amor, sino que era un verdadero sentimiento de cul­minación sin la promesa de que pudiera seguir nada más. Esa persona había terminado con su familia, amigos, profesiones y aficiones. Ya nada le interesaba. Se trataba de una persona verdaderamente «neutralizada». Entonces sucedió algo totalmente inesperado y no escrito (por Kryon): de repente, la persona en cuestión se sintió supersensibilizada con respecto al estado en que se encuentra la Tierra. Es decir, se le presen­tó de una forma abrumadoramente clara toda la injusticia del hombre hacia el hombre, y del hombre hacia la Tierra, y eso no hizo sino aumentar su desconsuelo. Fue casi como si fuera capaz de ver a la raza humana tal como pudiera verla Dios mismo, pero sin su amor y tolerancia para atemperar lo que estaba experimentando. Eso hizo más profundo el agujero ne­gro en el que se encontraba. Lo único que pude hacer por él fue amarlo. Su transición tenía que ser de él mismo. Mientras me alejaba de esa experiencia me sentí calmado por la ampli­tud de lo que había visto. Me di cuenta de que había alcanza­do un momento culminante en relación con lo que acababa de escribir a través de Kryon, y una vez más me sentí impre­sionado por el momento apropiado en que todo sucedió. Afortunadamente, esa persona también pasó por este tiempo para surgir después más fuerte que nunca.
También he estado con una persona que acababa de recibir a sus nuevos guías, y ella estaba derribando literalmente los muros con nueva energía y con una iluminación de amor. Su experiencia me condujo a advertirle a usted acerca de la co­municación con sus guías. (Siga leyendo.)


Comunicarse con el universo

Si pudiera decirle una cosa principal acerca de cómo fun­ciona el otro lado con nosotros, le diría que ellos funcionan literalmente. Muchos creyentes iluminados todavía creen que el universo es como una especie de Santa Claus espiritual, que sabe cuándo está uno dormido o despierto, o cuándo se siente uno mal o bien..., y que todo lo que tiene que hacer uno es continuar y las cosas le caerán como llovidas del cie­lo. Bueno, existe algo de verdad en eso. Si sigue usted su ca­mino, sus ventanas de oportunidad aparecerán ante usted para que pase por ellas. Sin embargo, también hay más, mucho más que considerar aquí.
Sepa lo siguiente: si el universo le hace pasar por el cam­bio de guías y si transmuta usted con éxito lo negativo en po­sitivo, el universo le verá realizando su trabajo y cumpliendo con su contrato. Si resulta que al mismo tiempo se está usted muriendo de hambre, el universo no es consciente de eso. ¿Cómo puede ser?, podría preguntarse. Recuerde que es us­ted un ser biológico, que está aquí en período de aprendizaje, metido en una especie de pequeña pecera cultural que es sin­gular de los humanos. El universo tiene que ser informado de lo que usted necesita, y eso es algo que se hace mediante la comunicación con sus guías. Por extraño que pueda parecer, todas aquellas cosas que no son espirituales deben ser solici­tadas. El universo sabe cuál será su próxima lección kármica, o aquello por lo que tiene que pasar, o qué limpia oportuni­dad se le va a presentar en su camino, pero tiene que ser in­formado acerca de lo que usted necesita para existir en la pe­queña pecera humana. Primero necesita alimento. Eso lo consigue trabajando por dinero (el dinero no es un concepto espiritual). No solicite escenarios específicos; en lugar de eso, informe a sus guías acerca de cómo funciona en general la situación en la que se encuentra. Kryon fue claro al recordarnos que los guías son nuestro principal vínculo con el otro lado del velo. Déjeles que conozcan que usted necesita traba­jar, o la cantidad de dinero que necesita, o cómo puede ayu­darle el universo para situarle en un lugar donde pueda traba­jar menos y ganar más, etc. No sea tan específico acerca del «cómo», ya que en tal caso no haría sino limitar el resultado, puesto que será literal. Déjelos que trabajen en aquello que usted necesita, pero no les diga cómo hacerlo por usted. A eso se le llama co-creación.
Los guías necesitan en realidad que se les hable. Verbalice estas cosas en voz alta. Escúchese a sí mismo decir las pala­bras (de modo que suenen de forma correcta); y luego quéde­se a la espera. Obtendrá absolutamente aquello que les haya comunicado. Yo mismo lo he experimentado así una y otra vez. Cuando no me comunico, las cosas se hacen marginales. Cuando lo hago, las cosas empiezan a suceder, y lo hacen de algunas de las formas menos esperadas. Continúe siempre la comunicación (casi como si se tratara de oraciones diarias), pero no olvide permitir también el tiempo suficiente para es­cuchar serenamente.
Mi consejo a todos aquellos que reciban a nuevos guías es el de empezar a hablar inmediatamente con ellos. Prime­ro: si no lo hace así, ellos empezarán a trabajar tan rápido dentro de su cabeza que se sentirá usted como si no fuera de este mundo, y jurará que está a punto de quemarse. Tiene que hacerles saber con qué rapidez pueden trabajar en sus nuevos implantes, ya que de otro modo continuarán hacién­dolo «a toda velocidad», y usted no podrá funcionar apropia­damente. La querida persona con la que hablé y que acababa de recibir a sus nuevos guías, no sabía nada de esto. Experi­mentaba tanta presión en el interior de su cabeza que se sin­tió como si llevara puesto un casco. Además, la energía le llegaba tan intensamente que, a veces, tenía que levantarse y abandonar la habitación cuando se hallaba rodeada de otros humanos, porque la energía de los demás chocaba con su propio flujo y le producía incomodidad. Ninguna de estas cosas son necesarias si usted se limita a informar a sus guías acerca de sus propias necesidades. Como epílogo a esta ad­vertencia, debo decirle que estar con una persona que acaba de experimentar esto constituye una experiencia de lo más gratificante. Eso no hace sino ayudarle a usted a elevarse, a sentirse con una iluminación fresca y nueva. Eso me permite echar un breve vistazo a lo que podría ser el tener reuniones de esas personas. La negatividad no tendría en ellas ni la más mínima oportunidad.
Aquellos de ustedes que no deseen hacer nada con esta nueva experiencia, pueden obtener mucho de esta informa­ción sobre la nueva energía universal básica. Kryon deja bien claro que esta nueva energía nos proporciona nuevas capacidades. Esas nuevas capacidades son en realidad una intensifi­cación de la autoconciencia y la realización. Es decir, ahora tenemos nuevo permiso para hacer mucho más con esa parte de nosotros mismos que es intrínsecamente poderosa y la «pieza de Dios» de la que habla Kryon, y la única forma de usarla es a través de los guías. Nos encontramos bloqueados de usarle nosotros mismos (de ahí el ofrecimiento del implan­te neutral), pero aun así podemos llegar a ser mucho más po­derosos, a ayudar a la gente y ayudamos a nosotros mismos a través de la comunicación constante con nuestros guías.
La buena comunicación con los guías merecería todo un libro por derecho propio, puesto que no parece ser un com­portamiento humano intuitivo. ¿Cuál es el secreto más senci­llo y rápido para hacerlo? Solicite a sus guías la mejor forma. Empiece de un modo torpe si fuera necesario, y verbalice en voz alta su necesidad de ayuda para encontrar la mejor forma de comunicarse (lea el siguiente párrafo). Inmediatamente después, empiece a explicar lo que necesita, tanto espiritual como físicamente. Recuerde que están aquí para que las co­sas funcionen para usted. Su verdadero propósito consiste en ayudarle a realizar la comunicación, de modo que pueda us­ted moverse mejor a través de sus propias interacciones kármicas. Utilice después este conducto nuevamente mejorado.
La parte más importante de la comunicación con los guías es (¿se lo imagina?) el amor. Simplemente, no podrá comuni­carse con ellos sin el amor. Ame a sus guías del mismo modo que ama a Dios. Ámelos como amaría a la persona a la que más ame, o al animal de compañía, o a cualquier otra entidad sobre la Tierra. Visualícese a sí mismo en sus brazos, en una situación en la que todo el mundo abraza a todo el mundo..., y luego empiece su comunicación. ¿Desea alcanzar resulta­dos? Pues esto se los proporcionará.


Improntas e implantes

¿Se siente confundido por estos dos nombres y por lo que representan? En tal caso, debo decirle que no es usted el úni­co. Muchos me han pedido que lo explique. Aunque Kryon ofrece buenas explicaciones a lo largo del libro acerca de es­tos dos conceptos tan importantes, tengo la sensación de que puede trazar una imagen algo más concisa mediante las pala­bras siguientes y el esquema que se incluye como ayuda.
Su impronta es la «huella dactilar» espiritual con la que usted nace. Está representada a nivel celular, e interactúa con su adn junto con su biología. No se puede cambiar. Los ejem­plos de su impronta son: las lecciones kármicas que debe aprender y que usted mismo ha programado, las influencias natales astrológicas (el equilibrio magnético de su signo zo­diacal), su karma estelar, su lección de la vida y su color áurico. Se trata de atributos muy importantes y reflejan los ras­gos de su personalidad, el ego, el tipo de cuerpo que posee, el estatus emocional, el grado de inmunidad a la enfermedad y la línea de la vida.
Aunque esta impronta no se puede cambiar (nunca), puede verse afectada o ser neutralizada por un instrumento espiritual igualmente poderoso (véase el siguiente párrafo). ¿Le re­sulta algo difícil de comprender? Imagínese lo siguiente: la presión del agua en la manguera de su jardín siempre está ahí. No hay nada que usted pueda hacer para cambiar eso. Esa presión procede de una fuente mucho más grande y siempre está presente. Puede usted controlarla o incluso evi­tarla por completo mediante la instalación de una espita o grifo. En consecuencia ha añadido usted algo para neutrali­zar algo.
Su implante es como el grifo. Atempere su impronta. Pien­se en sus implantes como «restrictores», o como controles variables sobre su impronta. A diferencia de la impronta, es­tán sometidos a cambios constantes, y constituyen la forma inteligente del universo para permitir a sus guías el acceso a su «motor espiritual». Al nacer, tiene usted todo un conjunto de implantes que restringen ciertos aspectos de su composi­ción. Un típico implante humano (tal como ha sido explicado por Kryon), que todos tenemos, es el restrictor del intelecto y de la inteligencia, de modo que poseemos una perspectiva bidimensional restringida del tiempo, y tendemos a pensar bidimensionalmente sobre el universo. A medida que nos hace­mos más iluminados, aumentamos la «sintonización» de este implante, o incluso llegamos a sustituirla para poder «ver» con mayor claridad.
Ejemplos de aquello que se ve afectado por los implantes son: el equilibrio espiritual (¿hasta qué punto es restringida su iluminación?), la inteligencia (como ya se ha menciona­do), su propia tolerancia y temperamento, su sabiduría, sus talentos y su paz interior. Su impronta de nacimiento puede haberle hecho ser una persona ardiente, pesada y enfermiza, pero los implantes pueden cambiar eso en 180 grados a me­dida que usted pasa a través de su karma. Es críticamente im­portante recordar la premisa para todo esto. Usted mismo la elige antes de llegar, con la infinita sabiduría y amor que po­see como pieza de Dios que representa cuando no se encuen­tra en «lección» o período de aprendizaje.
El mayor uso para el implante por parte del universo con­siste en ayudarle a moverse a través del karma. Cuando haya logrado atravesar con éxito por un período de su vida que sa­tisface su lección kármica, será recompensado con un im­plante que neutraliza aquella parte de su impronta de naci­miento que estableció la lección original. Comparado con la anterior analogía de la manguera, es como cerrar grifos espe­cíficos una vez que el prado ya ha sido regado lo suficiente en ciertas zonas. La presión del agua sigue estando ahí, pero usted ya ha terminado de regar esas zonas, de modo que pue­de evitarlas cerrando los grifos.
Solicitar el implante neutral constituye el nuevo privilegio, tal como ha sido presentado por Kryon. En la nueva energía, el universo le está ofreciendo ahora guías maestros especiales que acudirán y le proporcionarán el conjunto doble y super-neutralizador de implantes que casi le permitirán evitar todos los atributos vitales que la impronta le dio. Ahora puede des­prenderse de todos esos atributos de nacimiento, alejar todas sus lecciones kármicas, obtener mayor iluminación (y con ella conseguir sabiduría, tolerancia y paz), sentirse equilibra­do y sano, y prepararse a sí mismo para trabajar con la cura­ción del planeta. La mecánica de esta oferta constituye preci­samente el mensaje de este libro por medio de los escritos especiales y amorosos del maestro Kryon.
Entrelazado con todo esto está el hecho de que al tomar el implante neutral, ayuda usted a la transmutación de lo negati­vo en positivo para el planeta, de una forma que no era posi­ble hasta hace relativamente poco tiempo.

La siguiente página presenta un dibujo que puede ayudarle aún más a comprender las diferencias entre improntas e im­plantes.




Cosas no dichas todavía

Hay cosas que Kryon me transmitió y que todavía no han sido incluidas aquí porque aún es demasiado pronto para in­cluir demasiado. Hay aspectos que están sobrecargados de sentimiento y controversia, pero que he dejado todavía al margen, sin expresarlos, ya que podrían provocar que se apre­taran botones en la mente de algunos lectores, con lo que al mensaje de Kryon se le concedería una importancia secunda­ria. Este estado en el que vivimos, de naturaleza humana y de influencias culturales locales es como un terrarium sellado, lleno de pensamientos y acciones. Tomamos las acciones, pensamos los pensamientos y reaccionamos de cierto modo porque se nos ha enseñado que eso es lo correcto y lo que de­bemos hacer, o bien porque creemos que es lo adecuado y apropiado. En ocasiones, a ese comportamiento lo denomina­mos la forma «civilizada» de hacer las cosas, concedemos pseudocredibilidad a alguna acción que sólo es una respuesta aprendida, dentro de nuestro terrarium local. El universo, sin embargo, no ve nuestras reglas culturales cuando se relaciona con nosotros. A veces, eso hace que sea difícil aceptar las co­sas tal como son.
He recibido información acerca de nuestro pasado huma­no que tendría un impacto adverso sobre muchos, de modo que no hablaré de nada de eso hasta que llegue el momento en que estos escritos se hayan distribuido ampliamente y ha­yan sido verificados. Además, se me ha ofrecido una peque­ña visión previa de parte del universo con la que no estamos relacionados, pero en la que existe mucha actividad. Quizá llegue un tiempo en el que sea apropiado hablar de ello.
Mi querido amigo, sea quien sea, espero que esto le haya ayudado. Usted y yo tenemos un vínculo común conectado por el hilo irrompible de la energía del amor, que ahora mis­mo está cobrando fuerza. Todos formamos parte de la misma familia de humanos, hacemos las cosas lo mejor que podemos para vivir en este planeta en paz.
Préstele este libro a un amigo cuando haya terminado de leerlo. Lo más importante es que este mensaje llegue a todos aquellos que estén preparados para recibirlo.
Ofrecido con amor,


Lee Carrol

El autor







Es hora de abordar unas pocas preguntas seleccionadas y planteadas por los lectores de este libro. Durante el primer año de la prepublicación del libro de Kryon (la edición del maes­tro, no de bolsillo), llegaron continuamente cartas de todo el hemisferio norte en las que se planteaban preguntas y se soli­citaba más información. Las siguientes son unas pocas de las preguntas seleccionadas escritas a Kryon por algunos de esos lectores, que tratan acerca del autodescubrimiento y el im­plante. No he utilizado ningún nombre de lector, ciudad, país o incluso iniciales, ya que he conservado algunos de los co­mentarios personales de Kryon, de modo que pueda usted re­lacionarlos con estas respuestas compasivas. En consecuen­cia, creo haber mantenido la integridad de la comunicación confidencial. Estas preguntas (así como muchas otras) tam­bién se incluyen en el nuevo libro, que pronto se editará, titu­lado No piense como un humano, que es el Libro II de Kryon. No obstante, también las incluyo aquí porque me han pareci­do muy importantes para el tema del implante. Esta sección se ha incluido con la segunda reedición de este libro.

Pregunta: Solicité el implante neutral, pero todavía no sé si mi solicitud fue aceptada o no. He empezado a experimen­tar más sueños vividos, algo bastante insólito para mí, y he experimentado depresión del grado más grave y durante un período de tiempo más prolongado del que había experimen­tado nunca en esta fase de mi vida. ¿Es posible que estos as­pectos estén relacionados con el poder de la sugerencia, o que mis guías me hayan dejado en preparación para la llega­da de los guías maestros?
Respuesta: Querida persona, en el mismo momento en que leyó usted que podía solicitar el implante y se comprometió a hacerlo verbalmente, se iniciaron los cambios en su vida. Re­cuerde que el Espíritu le conoce y que no se encuentra en su mismo marco de tiempo lineal. Eso significa que estábamos en preparación de lo que usted necesitaba, mucho antes de que lo solicitara. Sus nuevos guías han llegado y ya se encon­traban a su lado en el mismo momento en que expresó usted la intención.
La intención es honrada por el universo tanto como la pro­mesa verbal en su cultura, y en consecuencia es la forma de las cosas que su solicitud haya sido concedida inmediatamen­te. No intente siquiera «alejarlo mediante análisis», de una forma mental, aquello que su intuición le dice que está suce­diendo. Eso no le servirá de nada. Debe usted mirar hacia adelante, a la espera de recibir más iluminación y de experi­mentar un sentimiento más sabio acerca de todos aquellos que le rodean en un futuro cercano.

Pregunta: Me siento con temor de pasar a través de las co­sas negativas que dice el libro que podría suceder. Deseo el implante, pero no deseo la negrura y la depresión. También temo que pueda perder a mi esposo..., y no lo deseo. ¿Estoy confundida?
Respuesta: Si hubiera más humanos capaces de expresar verbalmente su temor, como ha hecho usted en la transcrip­ción, obtendrían una mejor comprensión de sus atributos kármicos. Permítame responder a su pregunta en general y luego más específicamente: es corriente para la humanidad que hay en uno el temer a lo astral, y eso, en sí mismo, es un fantas­ma; algo que no es lo que parece ser. No tema al implante. ¡Nunca! El implante es el primer paso hacia el saludo del sí mismo superior; esa parte de usted que ha quedado como sus­pendida, a la espera de llegar y saludar finalmente a sí mismo y convertirse en uno. Quizá haya confundido el implante y al­gunas de las transiciones de su implementación con algún ri­tual de la Tierra que le pide sacrificar algo con objeto de po­der tener algo. Nada de eso ocurre con el implante. En lugar de eso, está siendo usted preparado y limpiado, de modo que pueda aceptar la sabiduría madura y la paz interior y, desde luego, que pueda librarse del temor. No confunda este proceso con ninguna clase de sacrificio. Cuando limpia su cuerpo an­tes de ponerse ropas nuevas, ¿le duele eso? Aquí no hay nin­gún castigo. Debe saber también lo siguiente: cuando se soli­cita el implante, se está pidiendo que se complete el contrato que tiene establecido. Ese es su escenario perfecto y no podría existir mejor forma de actuar para usted que cumplirlo. El universo no le dará nada negativo cuando le proporciona la herramienta para completar su contrato.
Querida persona, tiene usted tanto miedo de sentirse aban­donada, que es como si lo gritara desde su misma alma. Eso es, de hecho, su atributo kármico, y es lo que será sustituido. Teme usted quedarse a solas, sin sus guías, y teme perder a su compañero. Debe comprender que el implante empezará a aclarar este temor. En su caso específico, cuando ya no exhi­ba temor al abandono, su compañero sabrá que hay algo que es diferente, y entonces se convertirá usted para él en una persona más estable. Espere con ilusión una relación mucho mejor cuando se sienta equilibrada y finalmente haya elimi­nado de sí misma este karma del temor. Sólo aquellos cuyos compañeros y cónyuges estaban específicamente ahí para elaborar el karma terminarán por marcharse, y su caso no es de esos. No tema al implante. Ya hay un nuevo guía en su lu­gar, como consecuencia de su expresión de la intención, y las cosas le resultarán fáciles, también con los demás. La ama­mos sin medida, del mismo modo que sus padres humanos debieron haberlo hecho... y no hicieron. El Espíritu no la de­jará desamparada.

Pregunta: Sé que deseo solicitar el cambio de guía y el implante neutral, pero en estos momentos desearía vivir más cerca de usted para poder tener una sesión de asesoramiento. Mi temor es que si acepto el implante, pueda causar dolor a mi familia. Tengo dos hijos de 15 y 10 años. Sé que tengo vínculos kármicos con ellos, y me encuentro en un dilema, pues no deseo perderlos.
Respuesta: La semana pasada estuve sentado a los pies de una encantadora madre humana en un canal privado, a la que advertí de «colocar a sus hijos en el altar del Espíritu y tener paz». Esto es una referencia directa a la muy vieja historia de Abraham e Isaac, en la que el Espíritu deseó transmitir un fuerte mensaje para la historia, en el sentido de que para sal­var a sus hijos se debe estar dispuesto a sacrificarlos a Dios.
El mensaje también está claro para usted: estas preciosas entidades estarán con usted durante el tiempo de su crianza, y no se apartarán de usted si está dispuesta a educarlos bajo el paraguas del Espíritu. De hecho, en su caso, su propio cam­bio (debido al implante neutral) afectará a sus hijos de una forma positiva, que está directamente indicada en su contrato. En lugar de perderlos, les dará un gran don que no podría darles de otro modo. Esta es la tremenda belleza de cómo funciona el Espíritu. Esté dispuesta, y el Espíritu hará honor a la intención (al pie de la letra).
El implante neutral le cambia, algo que afecta a su vez a todos aquellos que se encuentran a su alrededor, convirtién­dola así en cocreadora con el Espíritu de las cosas que usted necesita en su vida. Lo que más cambia de todo es el temor. El temor de las cosas que de otro modo la habría hecho pasar por espirales de desequilibrio, se retira de pronto de su lado, y se encuentra usted ahí, preguntándose qué ha sucedido. Se obtiene equilibrio a lo largo de este proceso; algo que sus hi­jos verán, disfrutarán y tratarán de emular durante el resto de sus vidas. Mucho después de que usted se haya marchado, ellos recordarán cómo reaccionó su madre y cómo se enfren­tó con los acontecimientos de su vida y con la gente, y esas cosas les afectarán a ellos. Este es su contrato con sus hijos. Esa es la razón por la que ha recibido el libro. Le ruego que sea pacífica con todo esto y permita que el Espíritu sepa (verbalmente) que reconoce usted el contrato con sus hijos, al tiempo que solicita pasar al siguiente nivel. ¿Se da cuenta del amor que hay en todo esto?

Pregunta: No deseo convertirme en una persona sin emo­ción. ¿Hará el implante neutral que sea una persona pasiva? Ya no reacciono al drama del karma neutralizado... ¿Qué hay ahí? ¿Reiré?
Respuesta: Aquella parte de usted que es humana y que ríe, y que es alegre y ama, es una de las únicas partes que el Espíritu le transmite sin cambio alguno cuando usted llega a su planeta. Créame, la pregunta, por sí sola, ya es muy humo­rística.
Cuando reciba la verdadera paz del Espíritu, recibe tam­bién una agenda emocional vacía. Debe comprender lo que esto significa: no significa que las emociones dejen de estar ahí presentes... Sólo significa que ahora es usted libre para utilizarlas sin perderlas en el karma. Ya no hay más preocu­paciones, temores o cólera. Ahora puede dirigir el antiguo drama de la interacción del karma hacia los atributos mucho más agradables y positivos de la celebración, la alegría, el amor y, sí, incluso el humor. Especialmente el humor. ¿Se está riendo?

Pregunta: Tengo dos hijos de 3 y 6 años. Temo hacer la solicitud del implante porque tengo miedo de perderlos. Tam­poco estoy segura de saber qué sucederá entre mi esposo y yo misma. Aunque él no es un hombre espiritual, es un buen pa­dre y esposo. Tampoco deseo perderlo a él. ¿Qué debo hacer?
Respuesta: Tenga inmediatamente la intención de recibir el implante. Pues tanto usted como todos los humanos deben saber lo siguiente: el implante es su recompensa. No existe absolutamente ningún sacrificio o sufrimiento implicado en este proceso. Aquellos que se alejen de su vida serán los apropiados para alejarse de ella, aquellos con los que ya habrá terminado, aquellos que están aquí para completar el kar­ma con usted. El período de transición es difícil para algunas personas, sobre todo para aquellas que están profundamente implicadas con los atributos kármicos. Aquellas otras perso­nas como usted, que están dispuestas y preparadas para el cambio, y que se dan cuenta de la verdad básica cuando se les presenta, no tendrán grandes problemas para cambiar de guías.
Permítame hablar de sus hijos. Es importante que usted se dé cuenta de lo siguiente: los niños y usted se eligieron cui­dadosamente los unos a los otros antes de llegar. Son suyos durante la duración del período de la educación, como sucede con todas las madres. Ninguna madre necesita preocuparse por perder a sus hijos debido al implante. Eso no es lo uni­versalmente apropiado. Aunque los niños pongan a prueba los límites de usted en relación con el temperamento y la to­lerancia, eso será algo apropiado, pues el implante se ajustará para ayudarla. Lo que suceda una vez que hayan crecido ya es otra historia, pues ellos tendrán entonces la responsabili­dad sobre sí mismos ante el Espíritu y el karma, del mismo modo que la tiene usted ahora, y las relaciones con usted se­rán en consonancia con eso. El universo ama a los niños tan­to como la ama a usted, y necesita que usted esté ahí para cuidarlos hasta que reciban su propia iluminación, quizá con la ayuda de usted. Mírelos a veces a los ojos y trate de «reco­nocerlos». Solicite información del Espíritu acerca de esto. A menudo, esa información se transmite en forma de sueños y puede ser hasta divertido, irónico y útil el saber quiénes son «realmente».
En cuanto a su esposo, su espiritualidad no tiene nada que ver con lo que le ocurrirá a usted si acepta el implante. Él es tan querido como cualquier otro ser humano en período de aprendizaje, y tiene su propio camino y proceso que seguir. La implicación de usted con él, y los niños que han resultado de esa relación constituyen de hecho parte del karma de us­ted. Pero lo que suceda después del implante no tiene por qué ser negativo. Los mensajes incluidos en el primer libro son advertencias acerca de lo que potencialmente podría ocurrir, de modo que aquellos que tienen el karma más pesado pue­dan estar preparados. Si él es tolerante con el proceso de us­ted y le permite estar a solas en su búsqueda personal, eso le demostrará que el karma entre ustedes dos no es de la clase que lo apartará a él de su lado. La asociación entre ambos es muy apropiada, basada en lo que sucedió en las vidas pasa­das de ambos, y no se trata de un atributo pesado. Tomar el implante le cambiará a usted, pero él también puede disfrutar del cambio y llegar incluso a comentarlo, lo que no hará sino mejorar la relación entre ustedes. Nunca hay necesidad algu­na de que cualquier humano equilibrado trate de evangelizar con el nuevo poder, y ningún humano aceptará nunca el im­plante para hacer que se «equivoquen» los que le rodean, porque los demás no lo aceptarán. La sabiduría resultante y el equilibrio que intervienen en el implante impiden que eso su­ceda.

Kryon


«El amor es el rey. Es el poder que no pone trabas
y con el que usted se siente más cómodo, y es el
estado del que procede usted mismo..., y al que
regresará. Es, en el verdadero sentido de la
expresión, el sentimiento de regresar a casa.»


A propósito del autor:

Lee Carroll es un hombre de negocios de California que hasta el momento no ha sido nunca ni un metafísico activo, ni escritor de libros. Posee títulos en Administra­ción de Empresas y Economía, obtenidos en la California Western University, de Point Loma, California. De 48 años de edad, empieza ahora lo que es evidentemente su pro­pósito real en esta vida: la traducción de Kryon.
La actitud práctica que asuma acerca de casi todo, produce la clase de traducción que es fácil de leer y. sin embargo, da sentido incluso a los conceptos más crípticos recibidos durante la canalización. Continúa escribiendo las traducciones en su hogar del sur de California, y le invita a comentar sus experiencias relacionadas con este libro, escribiéndole a la dirección abajo indicada. Está especial­mente interesado en historias relativas al implante neutral, y está compilando una historia de testimonios que será in­cluida en el Libro III.
Este libro es en realidad una segunda edición. En 1992 se produjo una edición encuadernada con espiral de alam­bre (edición del maestro), impresa antes que esta edición en rústica, y de la que se produjeron más de mil unida­des, creadas para atender a la demanda anterior a la pu­blicación procedentes de todo el hemisferio occidental, gracias simplemente al contacto personal por parte de aquellos a quienes la información aquí contenida les pare­ció pertinente para sus vidas en ese momento.





The Kryon Writings
1155 Camino del Mar - # 422

Del Mar, California 92014






Índice








Nota de contratapa


En Los tiempos finales, Kryon, una entidad del servicio magnético canalizada por Lee Carroll, nos expone el concepto de alineación de la tierra. Kryon está encargado de alterar el alineamiento magnético de nuestro planeta a fin de preparar alineamiento para los humanos.
La Tierra y sus habitantes se encuentran en un proceso de aprendizaje en el que hay que realizar un trabajo para aumentar el nivel vibratorio del planeta.
Con simplemente pensar en Kryon, sus pensamientos pueden transmutarse en paz y automáticamente, activarse los guías que están a su servicio.
Los tiempos finales le enseñará a autocomunicarse con sus guías para realizar el aprendizaje necesario para colaborar en el trabajo de iluminación planetaria.
Éxito de ventas sin precedentes en Estados Unidos, este libro no incluye mensajes catastrofistas sobre el fin del milenio; antes al contrario, se trata de advertencias acerca de lo que potencialmente podría ocurrir.

“Los mensajes canalizados de Kryon son tan válidos como las enseñanzas de Seth”
The Book Reader
(San Francisco, California)

“Si está Vd. Preparado para el próximo paso en su proceso evolutivo y quiere darle un gran servicio al planeta, empiece absorbiendo la información de Kryon”
The New Times
(Seattle, Washington)

“La simplicidad con la que es presentado este material hace que sea un altamente accesible trabajo para los que se inician en la Metafísica y proporciona a los veteranos nuevas percepciones”
The Connecting Link Magazine
(Alto, Michigan)


Lee Carroll es un hombre de negocios de California con titulaciones universitarias en Economía y Administración de Empresas. A sus 48 años empezó lo que sería el propósito real de su vida: la canalización de los mensajes de Kryon, que publicaría en tres libros que han causado conmoción en el mundo entero: Los Tiempos Finales, No Piense Como un Humano, La Alquimia del Espíritu Humano. Es asimismo editor de la revista Kryon Quarterly.



[1] Para el mapa hopi «Yo soy América», escribir a POBox 2511, Payson, AZ 85547

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada