nocopias

martes, 5 de enero de 2016

TÚ ASÍ LO QUISISTE.NATURAL DHARMA. LA NOCHE OSCURA DEL ALMA


LA NOCHE OSCURA DEL ALMA

Acabas de pasar (o estás pasando desde hace tiempo) por un punto de inflexión en tu vida. Una tragedia, un dolor muy grande, una ruptura, una situación imposible de sostener.
Nunca sentiste (ni viviste) nada parecido.
¿Qué sucede, qué me está pasando, por qué todo es tan negro, por qué no salgo de aquí, por qué?
Voy a contarte exactamente qué tienes ante ti; mejor dicho: va a hacerlo a través de mis palabras FEDERICO DE ROBERTIS. Él va a decirte esto, que también te digo yo: en estos días, en este tiempo que mantienes, vives tu NOCHE OSCURA DEL ALMA, una decisión que tomaste, un acuerdo al que llegaste para darte a ti mismo la posibilidad de ser otro. Mejor dicho: de ser quién eres.

Transitas algo semejante de un proceso operatorio mucho más allá de lo físico, de ahí ese dolor que sientes y que lo acapara todo. Es un tiempo decisivo; difícil, pero decisivo. Sobre todo, necesario porque TÚ ASÍ LO QUISISTE.

Ven a conocer tu Noche Oscura del Alma.

Y no temas: Verás que sólo estás viajando hacia la luz que siempre pediste.

La Noche Oscura del Alma es un “hito biográfico que no todas las personas tienen por qué pasar”, asegura De Robertis. “En ella se da un hecho, algo que resulta inevitable que suceda. Va a ser algo que generará una transformación en sí mismo. Se hace de noche permanentemente en la vida y uno piensa que no hay salida.

‘¿Qué me está sucediendo? Es algo que me duele dentro del cuerpo’. El desamor, los conflictos… sólo lo amplifican.
Cuando ya no existen explicaciones a nada en la tercera dimensión de conciencia aparece la Noche Oscura del Alma.
Y ahí es cuando se produce el LLAMADO“.

¿A qué me llaman? ¿Quién me llama? ¿Para qué me llaman? Nada ves y, sin embargo, se hace escuchar cada vez más nítida y más repetitiva una voz que no logras acallar. Algo que te dice esto entre la maraña que te rodea, entre la inmensa confusión que habitas:
Replantea absolutamente toda tu vida. Todo lo que hiciste, sentiste y en algún momento manifestaste no sirvió para nada… o sí: sirvió para llegar a este momento, el momento de sincerarte contigo mismo.

Sí el Universo te da la oportunidad de divertirte todo el tiempo, pero (reconócelo) eso te cansa. La pregunta ahora no es qué quiero hacer sino QUÉ QUIERO SER HACIENDO
Ha llegado el momento, a través de un tiempo de oscuridad absoluta, en el que tu alma (quien tú realmente eres, tu yo cierto y verdadero) NECESITA conectarse “con la misión personal en la vida, con la tarea a realizar. Hacer lo que realmente a uno le gusta, no por DIVERSIÓN, sino por FELICIDAD“.

En definitiva: se te acabó el tiempo de ‘marear la perdiz’. En la ruleta a la que juegas salió esta ficha: ‘NO VA MÁS’
¿Y SI ME EMPEÑO EN SEGUIR?

Pues si te empeñas en continuar en la Noche Oscura del Alma, “vagando en ella”, como asegura Federico de Robertis, se produce una “cristalización”:
Las adicciones, las pulsiones, los hábitos, las drogas (del tipo que sean), las bajas vibraciones en general cristalizan en forma de patología.

Equivocarse mil veces no tiene ningún problema a nivel energético, a nivel cósmico… siempre y cuando no sea con el mismo error, con el hábito que genera algo compulsivo.
Si es así, no se produce una involución, pero te quedas ahí, en el éter (De Robertis)

noche oscura habitos

De la Noche Oscura del Alma se sale. No sabes cómo, pero se sale, si decides salir. De esa locura que sientes, de esa sensación de que nadie en el mundo te puede ayudar, de ese momento trágico en mitad de un dolor que crees que no puedes asumir más:

La Noche Oscura del Alma tiene una relación con la MUERTE, totalmente. Sentirse morir en vida, eso es. No sabes lo que es morir, no te ha sucedido; pero tu alma tiene memoria y sí sabe lo que es. Lo reconoce. También la PÉRDIDA es muy de la Noche Oscura del Alma; te dices esto: “El Universo me defraudó, siento que me quitó lo que más quería, lo que amaba” y, en realidad, es algo que estaba pactado así. Pero puede transcurrir mucho tiempo (o toda la vida) hasta que puedas entender esto desde la mente y el corazón.

EL VIAJE HACIA LA LUZ

Ahí estás. Ni más ni menos que ahí. Muerto en vida. ¿Para qué? Sencillamente, tú lo elegiste así para (digamos a lo bruto) darte la oportunidad de escuchar la llamada a cumplir tu misión, que no es otra que SER FELIZ. Ahora bien, ¿QUIERES DARTE CUENTA O NO? Ya hemos visto qué sucede si vagas en la Noche Oscura del Alma… Pero si decides caminar y salir de ahí debes saber que se trata de un proceso y que, como todo proceso, tiene un final; eso sí: DESCONOCES CUÁNDO Y CÓMO SE PRODUCIRÁ EL ‘THE END’.

La Noche Oscura del Alma es una transformación en sí misma, y hay que rendirle tributo a esto. Atravesar la significa que después viene la luz. Pero no sabemos cuánto va a durar. Y, ciertamente, no importa esto porque controlaríamos el proceso; la co-creación, aquí, tiene que venir con el Universo. A él hay que decirle: “Te lo dejo”, “te lo entrego” (Federico de Robertis)

Cuando emprendes viaje hacia el día, hacia tu amanecer personal, y decides abandonar la noche y escuchar ese “llamado” no te quedará más remedio que responder estas cuatro preguntas. Son las ‘preguntas del viaje’ que ahora recién inicias:
¿Sé quién soy? (académica o profesionalmente puedes ser X… pero también un desastre como persona).

¿Sé hacia dónde voy? (hacia dónde te diriges siendo quién realmente eres, porque el que creíste que eras no eres… de ahí el dolor de la Noche Oscura).

¿Sé a qué vengo? (entender tu tarea, tu misión en la vida; no la que te contaste desde el personaje que fabricaste, la domesticación social o el linaje de tu sangre y tu árbol familiar).

¿Sé para qué estoy aquí?

En la Noche Oscura del Alma sientes que tienes que agarrarte de algo o de alguien pero, en realidad, sólo tienes que agarrarte de ti mismo y de tu conexión con la Fuente (Dios, la Vida, el Universo, como decidas llamarlo). Nada más va a salvarte. Nada más
TODOS LOS PASOS HASTA EL FINAL

Estás solo. Solo frente a ti mismo. No te queda nada más a qué echar mano. Las amarras se soltaron. Te envenenaste demasiado ya. Ningún soporte es firme. Se acabaron las prórrogas. Destaparon el engaño.

Bien: esto es lo que realmente te está sucediendo. Sin disfraz:
1.- NO SABES que estabas/estás en la Noche Oscura del Alma.

Todo lo veías mal, des-configurado. Vivías entre desesperación, ansiedad, miedo, angustia… Nunca lograbas terminar lo que empezabas. Te sentías (o te sientes) atrapado, en una telaraña, entre pensamientos oscuros y obsesivos, raros, ajenos. Aquí es cuando has empezado a enfermarte con patologías o trastornos, incluso, de tipo psicológico. Lo sabes: NADA TE LLENA por mucho y mucho que tengas de eso que te ‘divierte’.

Ahora ya le has puesto nombre a tu estado y sabes para qué ha venido a ti: PARA QUE ESCUCHES. Para que DESPIERTES.

2.- PIDE AYUDA.
Lo primero (y más importante) es entender dónde te encuentras y “entender el llamado, eso que generará una ruptura”. Es el momento de pedir apoyo para “sostener el proceso”; apoyo profesional, entendido, terapéutico, de calidad.

3.- NUNCA VOLVERÁS atrás y nunca volverás a ser quién fuiste. Dice De Robertis: “Y esto pasa por suerte y por mucho que te empeñes. Te darás cuenta que no eres tan estructurado y tan robótico como pensabas que eras, que eres mucho más sensible”.

Hagas lo que hagas todo eso será “radicalmente opuesto” a lo que hacías porque
Continuar en el hábito, en la compulsión… es no entender nada de lo que te sucedió un día a nivel crisis. El que extraña ser quien fue es porque está agarrado como un gato con las uñas a la MENTE (Federico de Robertis)
4.- Tendrás un PERIODO DE CONVALECENCIA como si de una operación quirúrgica se tratase. Es, en realidad, una “operación astral”. Y deberás respetar, asumir, sentir y vivir ese post-operatorio íntegro de tu ser (incluso, claro está, físico).

5.- Importante: AGRADECER. Sí, a la Noche Oscura del Alma que pactaste como vía de salida para que aflore tu esencia en el mundo:

Gracias a ella puedes reformatearte y presentarte como un nuevo ser con un nuevo diseño. Nada de lo que creíste que eras y que era es; en realidad, eres otro. Y todo es diferente.
El recorrido por este esquema de tan importante tiempo en tu TIEMPO lo cerramos con una pregunta que te formula Federico de Robertis, ésta:

“Y SI SABES TODO ESTO, ¿POR QUÉ NO CAMBIAS EL PATRÓN CUANDO AÚN ESTÁS A TIEMPO?”
¿Cuánto más vagarás por el dolor de tu Noche Oscura?




2 comentarios:

  1. Pase mi noche oscura del alma...Gracias gracias gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, empiezo a comprender mi aislamiento. Gracias por el proceso del que voy aprendiendo.

    ResponderEliminar