nocopias

jueves, 15 de octubre de 2015

¿Cuándo desencarnamos, es correcto incinerar nuestro cuerpo material?


¿Cuándo desencarnamos, es correcto incinerar nuestro cuerpo material?
Existe en el universo: la cadena evolutiva. Cuando se incinera el cuerpo material, se está quebrando de alguna manera el seguimiento del curso natural. Veamos lo que sucede cuando una energía desencarna:
Hemos dicho siempre que el hombre está formado de 3 cuerpos: material, psíquico y espiritual. Cuando la energía que componen esos tres cuerpos desencarna, será atraída hacia la vibración y frecuencia que le corresponde.
Cuando el hombre exhala su último respiro, la energía que lo formó y le dio la vida (alma) se agrupará por vibración, frecuencia, ritmo, colores etc. Esta concentración energética saldrá por el centro energético que le corresponde, se mezclará con otras energías hombres desencarnadas que pululan en el ambiente y buscará el albergue cerebral que se le asemeje, para continuar subsistiendo.
Si se trata de una energía muy baja en vibración, frecuencia, ritmo y colores, saldrá por el centro energético de procreación. Esta energía demorará algunos días para desprenderse de las necesidades y placeres que generó con su cuerpo material.
En ese lapso no tendrá noción de lo que le sucede, porque no tiene la consciencia de su realidad, será como vivir en un sueño sensitivo, sintiendo la sensación de estar encerrado, preso y en la oscuridad.
Llegado el momento, saldrá y será acogido por energías que lo tratarán y curarán.
Cuando llegue el momento del desprendimiento, deberá encarnar en una nueva vida; sus necesidades y recuerdos se habrán diluido. Es aquí que sentirá atraído por otras energías de iguales condiciones, se mezclará con ellas y juntas buscarán un cuerpo material que se encuentra en estado embrional para continuar el proceso de la vida.
Si es una energía medianamente elevada, entonces saldrá por el centro energético del plexo solar. Esta energía también demorará unos días para entender su realidad por las mismas razones antes mencionadas. Conforme se va despegando de sus necesidades y placeres terrenales, su alma tendrá la comprensión de su realidad.
Pasarán delante de él imágenes vivas de cómo fue su vida, será un examen profundo y a través de este examen, tendrá la noción clara del trabajo que deberá hacer.
En este proceso tendrá consciencia de su desencarne, no sentirá ningún dolor, ni rechazo, ni miedo, es como si estuviera en algún retiro espiritual, donde otras energías lo acogen y lo encaminan a donde pertenece, hasta que se sienta preparada para una nueva vida. Cuando llegue el momento se unirá por atracción a otras energías afines y juntas buscarán un cuerpo psíquico que les dé albergue para continuar viviendo.
Si es una energía elevada con conocimiento de causa y efecto, si es una energía trabajada, entendida y de amor, entonces saldrá por el centro energético de la glándula pineal. Su salida es inmediata y con la misma rapidez que sale, encontrará el albergue en un Ser Energético, que ya estará preparado para recibirlo. Su consciencia está despierta, sabe dónde se encuentra y al tener el conocimiento y entendimiento de lo que le sucede, continuará con amor, paz y armonía, hasta que llegue el momento de reencarnar. En este caso se sentirá atraída por un cuerpo espiritual de su misma vibración, este le proporcionará todos los elementos que precisa para continuar con su existencia y elevación.
Al incinerar el cuerpo material, no se está dando un lapso de tiempo, para que la energía (alma) que dio vida a ese hombre, salga, se agrupe y tome el camino que le corresponde. El fuego hará que la energía abandone aceleradamente el cuerpo material, la energía se verá pululando sin saber lo que le sucede o lo que le acontece.
El desencarne traumático de estas energías la podemos comparar con aquellos que mueren en accidentes trágicos. En estos casos delicados, la energía que se desprende de la materia y de la psiquis es acogida y albergada en el cerebro del planeta, tratada y mandada a una nueva vida para que pueda superarlo.
Por este motivo nosotros no recomendamos la incineración. Pero si se realiza por falta de conocimiento o ignorancia, nosotros tratamos de controlar la situación, hasta que ustedes comprendan el porqué.
¿Entonces la energía material y psíquica se queda en el cuerpo viendo y sintiendo la putrefacción y la descomposición?
No es así…

EL SER UNO II – Planeta 3.3.3 – Los Guardianes de Tera



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada