nocopias

miércoles, 20 de enero de 2016

EL PODER EN EL ESPACIO INTERMEDIO Por Jennifer Hoffman 12 de Enero 2016







EL PODER EN EL ESPACIO INTERMEDIO


Si se sienten como si su vida estuviese ‘en suspenso’ durante largo tiempo y a muchos nos sucede así, una vez que la energía comience a moverse de nuevo como lo hace ahora, nos trae una estampida de acción y actividad. 

Hemos tenido que ponernos al tanto en muchas cosas y hemos perdido terreno que debemos recuperar, por tanto expresamos muchas intenciones poderosas para hacer avanzar nuestra energía y la de nuestras vidas. Y entonces esperamos en anticipación jubilosa y a medida que pasa el tiempo y nada ocurre, perdemos las esperanzas. 

Aquí vamos de nuevo, pensamos, más demoras y más limitaciones. Pero estamos en el espacio ‘intermedio’, ese espacio entre la intención y el resultado, donde podemos crear nuevos senderos y llevar a cabo multitareas energéticamente, sosteniendo nuestra intención a la vez que nos mantenemos abiertos a diferentes resultados. 

Es un espacio muy poderoso en el cual estar porque todo nuestro poder está en el ‘espacio intermedio’ y es lo que hacemos en este espacio intermedio lo que mantiene fluyendo la energía. 

La paciencia es donde nuestra voluntad se enfrenta a la perfecta oportunidad divina y no queremos esperar, especialmente si necesitamos algo al momento. Si no vemos resultados enseguida nos perturbamos, molestamos e impacientamos. 

Pero el período de espera es donde se reúne todo el potencial, al igual que nuestra energía. Y hay dos formas de abordar la situación, con impaciencia o con optimismo. 

La impaciencia nos lleva a dudar de nosotros mismos y del universo, creyendo que estamos haciendo algo mal y entonces tomamos el camino del temor de que nuestros resultados necesarios y deseados no ocurran. El optimismo, es otra elección, nos mantiene en el camino correcto y nos alienta a mantener el flujo de energía manteniendo nuestra intención y canalizando nuestra energía hacia la apertura de nuevos portales de posibilidad. 

Podemos utilizar nuestra energía para ser impacientes y bloquear el flujo o podemos alentar el flujo manteniendo nuestra intención y viendo qué es lo que está sucediendo. 

Hemos hecho tantos cambios en los últimos años y hemos trabajado tanto en nosotros mismos que ahora son posibles muchos potenciales nuevos y diferentes. Pero no sabemos cómo son estos debido a que solamente pedimos lo que pensamos que es posible, accesible y disponible. 

Más allá del conocimiento de nuestra mente yace un amplio campo de potenciales, uno que tenemos que explorar y esos potenciales se hacen posibles en el ‘espacio intermedio’, siempre y cuando no juzguemos cuánto tiempo tiene que transcurrir para que ellos ocurran. 

La energía comienza a fluir en la dirección de nuestra intención desde el momento en que la formulamos. Entonces los milagros comienzan a ocurrir a medida que la energía se expande y también se posibilitan otras cosas. 

Pero si nos impacientamos, pensamos que no está ocurriendo nada y comenzamos a juzgar el proceso, la energía deja de fluir. ¿Qué si ese espacio intermedio fuese el lugar donde todos nuestros resultados diferentes, inesperados, no anticipados y milagrosos fuesen posibles? 

Es una oportunidad para emplear nuestra energía multitareas, sosteniendo nuestra intención a la vez que también anticipamos los resultados mejores y más elevados que pudiesen estar más allá de lo que estamos mirando. Nos impacientamos porque lo que queremos es importante, o es una emergencia, o sentimos que ya hemos esperado demasiado para llegar a este punto. 

No se necesita ‘tiempo’ para que nuestros resultados se manifiesten, es un proceso de alineación e integración. Estamos alineados con nuevos potenciales ahora, pero no podemos saber eso hasta que comencemos a crear cosas nuevas. 

Recibir es el segundo paso del proceso de manifestación, y es en el cual pensamos que tenemos que ‘esperar’, pero no lo hacemos. Solamente tenemos que saber que los resultados reflejan nuestra energía y nuestro potencial superior, que es lo que a menudo no sabemos que es posible. 

Piensen en algo que quieran y en lo que creen que pudiese suceder. ¿Qué otra cosa es posible que no hayan pedido o pensaran que no es posible? ¿Cuál es el milagro, el resultado que piensan que es imposible pero sería lo mejor para ustedes? Eso es lo que sucede en el ‘espacio intermedio’, pedir y recibir, y es el punto del mayor poder. 

Cuando somos intencionalmente optimistas y activamente creativos, esperando el mejor de todos los resultados posibles, empoderamos nuestras intenciones con la creencia y la fe en nuestras habilidades. 

Somos los arquitectos de nuestras realidades, lo cual puede sonar como habladuría de la nueva era, pero es cierto. Si no iniciamos el movimiento de la energía en el área de nuestras intenciones y la mantenemos en movimiento, ésta se estanca y entonces sentimos que estamos esperando. 

Pero si utilizamos ese tiempo que dedicamos en nuestro salón personal de espera, el ‘espacio intermedio’, podemos explorar nuevos potenciales y permitir nuevas posibilidades aún mayores que las que imaginamos y entonces energéticamente permitimos que nuestros resultados más elevados se conviertan en la realidad que verdaderamente deseamos.

Derechos de autor reservados © 2016
Traducción: Fara González Difusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahorahttp://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm https://www.facebook.com/ManantialCaduceo




                                                                                                                                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada