nocopias

jueves, 7 de enero de 2016

LA ASCENSIÓN – UN VIAJE HACIA EL INTERIOR. Extracto de: Reincarnation: The Missing Link in Christianity por Elizabeth Clare Prophet

 


Rompiendo la Cadena del Renacimiento

Estas destinado a cumplir con tu propia resurrección y ascensión en esta vida. Tu resurrección es tu despertar en tu identidad como un Hijo de Dios. Tu Ascensión es tu unión final con Dios. Cada experiencia mística es una preparación para esta unión última, que puede suceder bien sea antes o después de la muerte cuando hayas equilibrado suficiente cantidad de karma.

Mientras caminas de regreso a casa, te puedes ver a ti mismo subiendo por una espiral de fuego blanco que representa la ascensión. Cada oración, decreto y experiencia mística impulsa más alto de la espiral. Expande la llama de tu corazón, una llama que está destinada a crecer hasta que consume tu forma entera y te hayas convertido uno con la llama.

Subir la espiral realmente no es ir hacia arriba o hacia abajo o a la derecha o a la izquierda. Es la aceleración de tu alma hacia el núcleo del átomo permanente que Dios Es. Te permite entrar en un estado de tiempo eterno, en donde no existe el ayer o el mañana, solamente el ahora.

Jesús llamó esto “la Vida Eterna” – no en el sentido de que continúa para siempre pero es un estado de existencia en el que el tiempo como lo conocemos no existe. Este es un estado fuera del tiempo y del espacio. Como lo describió Plotino.”Todo es todo en un día; la serie no tiene lugar; sin ayer, sin año pasado.”

Mantén en mente, que mientras oras y meditas, el Dios dentro de ti es más poderoso que cualquier cosa en el mundo. El cosmos entero está impreso en cada átomo de tu ser.

Las experiencias de los místicos confirman esto. Algunos místicos del Merkabah vieron el viaje a través de lugares celestiales como un viaje a través de las cámaras del corazón. Ellos creían que toda la vastedad de la divinidad estaba contenida en el interior. Así como lo escribió el místico Hai Gaon (939-1038), “será mirar en lo más íntimo de su corazón y será visto como si se viera a las siete salas (de los ángeles) con sus propios ojos.”

Pueden pensar del universo como un conjunto de muñecas de madera rusas matryoshka, con cada una de las muñecas conteniendo en su interior una más pequeña. La totalidad del universo visible es la muñeca más externa, y las galaxias anidan dentro, sistemas solares, planetas – justo hacia abajo hasta la muñeca más pequeña, que eres tú. Pero dentro de ti existe incluso una muñeca más pequeña, que de alguna manera tiene la muñeca más grande dentro de ella. ¡Cuando descubras este enigma, habrás descubierto la llave de tu ascensión!

La ascensión no es un final – es el comienzo. Cuando transciendas este estrecho espectro de la existencia humana, vivirás para siempre, como el Hijo de Dios, continuamente transcendiendo planos de consciencia, explorando nuevas dimensiones, utilizando el libre albedrío, manteniendo tu individualidad y haciendo parte de la grandiosa espiral evolutiva de la vida a través del cosmos.

El estado al que entras cuando logras la ascensión es el Reino de Dios, la Vida Eterna – sin tiempo, sin espacio de un gozo eterno. Cuando lo encuentras, así conocerás la unidad inmutable que fue el verdadero premio que prometió Jesús. Habrás entrado en una forma de existencia que en últimas permite la libertad la posibilidad última.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada