nocopias

miércoles, 17 de febrero de 2016

Los Ángeles, Siempre Habrá “Interrupciones” A Sus Planes, Ann Albers-13-02-2016





 Los Ángeles, Siempre Habrá “Interrupciones” A Sus Planes,


Siempre habrá retos en sus vidas. Siempre habrá “interrupciones” a sus planes.
Siempre existirán los detalles mundanos de la vida que parecen distraerlos de sus metas y sueños.
Ustedes, sin embargo, se les da poder y autoridad sobre su tiempo, su espíritu y por lo tanto la energía que ponen en el universo.
¿Serán un transmisor de paz o de caos? ¿Incredulidad o fe? ¿Victimización o poder radiante? Depende de ustedes.
Cuando la vida parece que entra en el camino que quieren vivir, deténganse.
Pregúntense a sí mismos, “¿es absolutamente necesario que maneje esta interrupción, éste reto, ésta distracción aquí y ahora?” Muchos de ustedes automáticamente dirá, “Sí, lo es.”
Pregúntense a sí mismos de nuevo, “¿Debo realmente manejar esto ahora, o es mi corazón que me dice que hay algo más importante en el momento?” Su cultura se ha vuelto apresurada e interrumpible.
La urgencia está construida en la cultura. Sin embargo, nosotros en los cielos sabemos que tienen la eternidad para experimentar todo lo que su corazón y alma pudieran desear.
No existe tal cosa como la urgencia en los cielos. Solo hay un sagrado y bendito “ahora” y un “ahora” de nuevo.
Digamos que despiertan y quieren trabajar en un proyecto cercano y deseable en su corazón.
Quieren jugar con sus hijos, leer un libro, crear algo, trabajar en un negocio, organizar su hogar, archivar sus recetas o lo que sea que quieren completar.
De repente el teléfono suena, corren a contestar, descubren que alguien necesita de ayuda. Ahora piensan que deben dejar todos sus planes e ir al rescate.
O supongan que están en medio de su proyecto y descubren que algo se rompe y necesita ser reparado.
O de repente recuerdan que prometieron hacer algo más en ese mismo instante. ¿Qué hacen en cada uno de estos casos?
Bueno, queridos, tienen opción. Si el teléfono suena pueden contestar o no. Si saben que alguien está muriendo, quizá quieran contestar.
Sin embargo, en muchos casos simplemente pueden darse un momento y preguntar, “¿siento que debo contestar ahora o siento que debo seguir con mi proyecto?” Tal vez pierdan la llamada al revisar en su corazón.
Confíen en eso. Tendrán tiempo de revisarlo con la guía de su corazón y ustedes siempre pueden regresar la llamada.
Confíen en su corazón. Confíen que sabes lo que es mejor para todas las almas involucradas. Digamos que algo se rompe.
¿Necesitan que se repare justo ahora para poder continuar con su vida? Si no, pregúntenle a su corazón que les diga cuándo debe tratarse.
Digamos que recuerdan que prometieron hacer algo para alguien más.
Lo olvidaron, quizá Dios tenía otros planes. ¿Pueden llamar, disculparse y reprogramarla o sienten que hay que redirigir su día?
Estos son ejemplos simples pero su vida está construida sobre estas pequeñas elecciones.
Estas pequeñas elecciones se agregan a una experiencia mayor de vida. Acudan a sus corazones, queridos.
Si quieren completar algo, confíen que serán guiados para ignorar las “interrupciones” a menos que esas mismas “interrupciones” los puedan ayudar a obtener la energía correcta o recibir la ayuda correcta para alcanzar sus metas.
Ultimadamente solo hay una meta, amar su vida. El corazón siempre los guiará hacia el amor. Confíen.
Y desde ahora, consideren a las “interrupciones” como las oportunidades para escuchar a su propio corazón y tomar decisiones en alineación con su alma.
Dios los Bendice. Los amamos muchísimo.


Los Ángeles.
Mensaje de Ann
Hola a todos. Tuve que reír canalizando el mensaje de ésta semana. Mi vida está llena de detalles que podrían “distraerme” de mis metas y mis sueños.
Pero en realidad todos estos detalles, interrupciones y logística son parte de mis metas y sueños para amar mi vida, ayudar a personas y dejar un rastro de amor en éste planeta.
Sin embargo, últimamente he tenido mucho en mi plato.
Al escribir esto es casi mediado de febrero y la decoración de navidad sigue ahí.
Finalmente recibí el llamado para quitarla.
En otros años ya estaría empacada a mediados de enero pero este año cada vez que pensaba, “debo quitarla” mi corazón decía, “aún no”. Así que en todos estos fines de semana lluviosos he disfrutado las luces centelleando y su calor.
Me hacen sentir feliz. Ahora ya está haciendo calor afuera y es tiempo de quitarlas. Sé que no será muy difícil.
Por otra parte, tengo que preparar mis impuestos para el contador cada año y no me gusta eso así que rezo por despertar un día y tener ganas de hacerlo.
Seguro éste año ese día llegará. Pondré buena música, me prepararé un té de limón con jengibre, seguido de un increíble café y me avocaré a eso.
Actualmente estoy trabajando en mi siguiente serie de Ann y Los Ángeles y también reditando mi sitio web, en mi tiempo “libre”.
Decidí que si debía terminar lo del sitio web tendría que reprogramar el tiempo para los emails, el Facebook, etc., y hacer una prioridad éste proyecto creativo. Me encanta hacerlo.
Es creativo y soy una artista. Sin embargo tengo que ser un poco más insensata conmigo misma y cómo uso mi tiempo.
Después de todos estos años confío en el espíritu. Cuando tengo el deseo de contestar emails, lo siento.
Una vez tuve una fuerte sensación de contestar los mensajes del teléfono y una sensación aun más fuerte de contestarle a una mujer de inmediato.
Resultó que estaba al final de la cuerda, tomando píldoras para terminar su vida y fuimos capaces de charlar y mantenerla en esta tierra.
Cuando lo Divino quiere que honres una “interrupción”, créanme, todo en ustedes quiere hacerlo.
En otra ocasión, estaba aspirando. De repente el Arcangel Miguel apareció. “Deja todo, te necesitamos”. “¿Ahora?” respondí.
“¿Puedo terminar de limpiar ésta habitación?” “No si quieres que tu amigo viva”, dijo.
Deje todo, entré en meditación y salí de mi cuerpo en un estado alterado donde volamos en espíritu hacia mi amigo y sacamos toda oscuridad de su corazón.
Lo llamé después para ver si estaba bien y se se sentía bien.
Me sentí extasiada. Sin embargo, unos meses después reportó grandes problemas en el corazón que milagrosamente desaparecieron la noche posterior que yo aparecí en un sueño de él con los ángeles.
Quedé maravillada. De alguna forma, el tiempo no era nuestro tiempo usual y mi aventura, aunque ocurrió meses antes, fue real.
Esa fue una gran y bendita interrupción. A veces las interrupciones son más mundanas.
Mi refrigerador estaba formando hielo en la parte baja y se volvió un problema cuando ya no pude cerrar la puerta.
Una noche de viernes cuando tenía otros planes, de repente reparar el refrigerador se volvió una prioridad.
Así que lo vacié en otros congeladores, vi videos en YouTube, quite el panel interior y metí una secadora para poder drenar el hielo.
Victoria. Me ahorre unos cientos de dólares y varios galones de jugo fresco. Y me sentí tan bien por eso que pude ser productiva el doble al siguiente día.
Así que cuando las cosas los “interrumpen”, vayan a su corazón y pregúntenle si debe atenderse ahora o después.
Recibirán una buena respuesta y su tiempo fluirá en alineación con los tiempos Divinos, los cuales son siempre mejores que los nuestros. Mi mantra de ésta semana es tiempo Divino, no mi tiempo. Que tengan una semana bendecida. Los amo a todos.
Ann

@Ann Albers. Todos los derechos reservados.
www.visionsofheaven.com
Traducción: Gustavo

Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada