nocopias

viernes, 26 de febrero de 2016

Respuestas a nuestras grandes preguntas- La sabiduría de los Registros Akáshicos:



La sabiduría de los Registros Akáshicos: 

Respuestas a nuestras grandes preguntas


El ser humano ha buscado desde el principio de los tiempos desarrollar su faceta espiritual. Han buscado insaciablemente la sanación de los pueblos, el porqué de la vida, los propósitos de cada quién y la visión del futuro de la humanidad. En diversas culturas y religiones a lo largo de la historia ha habido personas iluminadas o escogidas para llegar a conocer uno de los secretos más grandes del universo, los registros akáshicos.

El nombre de estos registros viene del sánscrito antiguo de la India ākāśa, que significa éter. La cultura hindú define al éter como una sustancia extremadamente ligera e imposible de ver para la mayoría de los hombres, es descrita como una frecuencia vibracional que solo cierta gente puede llegar a percibir. El éter es visto, tanto en la antigua filosofía hindú como en la filosofía de Aristóteles, como el quinto elemento que rige el mundo, después de la tierra, agua, fuego y aire. Si se logra llegar al éter, se tendrá acceso a los archivos akáshicos.

Los registros akáshicos son conocidos de varias formas: Libro de la vida, Libro del Alma, Fuente de los Secretos, Memoria de la Mente Universal, entre otros. Estos registros están plasmados en éter, y solo se puede llegar a ellos a través de un sueño lúcido o una proyección astral. En la filosofía de la Nueva Era, se cree que estos archivos fueron escritos por Dios por motivos desconocidos para el hombre. Estos archivos albergan toda la información del pasado, presente y posibles futuros de toda la civilización humana, vida por vida, pensamiento por pensamiento y acción por acción. Al acceder a estos archivos podemos encontrar todo el desarrollo del universo y su existencia, desde nuestra vida hasta el origen del universo.

La creencia en estos registros fue impulsada por el teósofo británico Charles Webster Leadbeater que en su libro Man: How, Whence, and Whither?, cuenta sus experiencias analizando los registros del éter. Entre otras cosas supuestamente encontró allí la historia de la Atlántida, de otros mundos desaparecidos y de una sociedad futura alimentada por energía atómica. A Su libro le siguieron testimonios de europeos y estadounidenses que aseguraban también haber leído el éter.

Para poder acceder al Libro de la vida se debe pasar por un proceso de sanación. Hay que dejar atrás todos los miedos, angustias y problemas terrenales para poder encontrar un equilibrio espiritual adecuado, y así, explotar nuestro potencial. Alrededor del mundo existen guías para realizar estos viajes. A menudo la gente los busca cuando no encuentran un sentido vida y quieren respuestas. En internet se pueden encontrar varias páginas en las que se ofrecen servicios para lectura y guía de los archivos akáshicos. Johannes Uske, un guía conocido en Barcelona, España, detalla en su sitio web unionsuperior.wordpress.com los seis aspectos que se pueden lograr con la lectura de los archivos y así, explotar nuestro verdadero potencial. Son los siguientes:


•Un campo energético equilibrado y mente, cuerpo y espíritu alineados.
•Un buen enraizamiento.
•Sanación física para que pueda albergar la alta vibración de tu espíritu.
•Curar heridas abiertas del pasado, excesivos temores, preocupaciones, ansiedad o dudas.
•Claridad acerca de nuestro aporte único e irrepetible.
•La perseverancia y disciplina para concretar los objetivos y anhelos del alma.

La existencia de estos registros son negados por culturas como el cristianismo y el budismo, que ratifican que en ningún texto sagrado se hace referencia a estos conocimientos. La ciencia también lo rechaza por falta de pruebas. Sin embargo, siempre hay quién defiende sus propias creencias y su manera de acceder a lo divino.
Tomado de: revistaperrobravo.net

 Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada