nocopias

lunes, 22 de febrero de 2016

Madre María *Mi radiación los acompaña y protege, hijos de la Luz. Vía Araceli Egea



Madre María *Mi radiación los acompaña y protege, hijos de la Luz.

Mi Amor los eleva y fortalece.

Los conflictivos tiempos actuales. Madre María.

Mis saludos en la luz. Soy la Madre María, quien fue la Madre Física de Jesús hace ya unos dos mil años. Me complace mucho compartir ideas con ustedes, dictadas en este libro, cuya finalidad es servir de ayuda, guía y apoyo para quienes buscan la luz de la Verdad en la Nueva Era.

Comprenderán con cuánto amor sigo interesada en velar por la evolución de mis amados hijos, todos los que viven en la Tierra. Yo los ayudo en los momentos de angustia y sobresalto, si me invocan en sus tribulaciones. Mi corazón irradia misericordia, comprensión, en especial a los niños y la juventud de la Tierra, hacia los seres que están por nacer, pues, a pesar de la situación caótica que las apariencias presentan, piden reencarnar para prestar su ayuda de amor impersonal.

Cualquier madre se sentiría como yo, si pudiera ver más allá del velo de las apariencias mundanas y banales, los monstruosos planes que fraguan las fuerzas de la oscuridad, para evitar la ascensión del planeta, retrasar a los seres humanos, atormentarlos. Este ciclo evolutivo por el que ahora pasan es sumamente conflictivo porque los hermanos de las sombras visibles e invisibles, arremeten con gran violencia, ya que no se conforman ni aceptan su derrota. Ustedes están pasando por “el fin de los tiempos”, en el sentido de que llega a su final un gran ciclo de mucho tiempo. Por edicto divino, nadie puede detener el avance de la Luz en el fin de los tiempos, como tampoco puede evitar la lucha entre las fuerzas del bien y del mal en un conflicto ya firme, definitivo. Quienes no estén bien fortalecidos caerán aquí y allá, debido a la violencia del ataque, a la confusión reinante.

Enormes cantidades de energía mal calificada, sueltan su tremenda carga sobre los jóvenes de esta generación y los niños, por medio de sugestiones malévolas, vivios disfrazados, tentaciones sensoriales, desvíos. La sociedad ofrece esto a través de espectáculos, medios audiovisuales que impresionan, con el mal ejemplo reinante y los valores tergiversados. Nosotros, los del Reino Angélico, que hemos visto la corrupción reinante en los salones de clase, nos estremecemos a ver las actividades secretas de niños y jóvenes confundidos, extraviados.

La misma Tierra y las piedras gritarían de dolor, se agitarían en defensa por mis pequeños; pero la Naturaleza sólo puede llevar lo suyo. Los Elementos (Tierra, Aire, Fuego, Agua) tienen su labor, sus metas por cumplir y no pueden servir a la voluntad humana más allá de lo permitido. Como ya la carga negativa es tan grande, llegará el momento en que las fuerzas de la Naturaleza se revelarán para sacudirse el peso acumulado de tantas tensiones y creaciones humanas lanzadas por la polaridad oscura. Entonces, mis Amados, no habrá forma de contener tan inmenso caos, la desatada furia de la Naturaleza que clama en busca del necesario equilibrio.

Modernos inventos de guerra han producido máquinas de muerte y destrucción, con objeto de acabar con toda vida en el planeta. La agresiva invasión de la violencia parece no detenerse en nada y sabemos que todo está planificado. Déjenlos pulir su acero, patrullar los mares, avanzar desafiantes en el cielo; porque esto no los beneficiará al fin, en absoluto. Por Ley de Causa y Efecto; las armas apuntadas a otros se devolverán contra los mismos que apuntaron. Los planes de destrucción regresarán sobre aquellos que los provocaron porque, en los Planos de Luz, no se permite la destrucción del planeta Tierra. Siempre, la Jerarquía de Luz, vela por los seres humanos. Como un animal que se sacude el agua que lo empapa, la Naturaleza se libertará de quienes pretenden aniquilarla.

Muchas civilizaciones pasadas sabían la verdad sobre los acontecimientos que ustedes viven y les toca aún presenciar. Bastantes seres llegaron en misión para dar su aporte; luego se fueron. Son muchos los que han leído, estudiado, las palabras de amor y sabiduría dejadas al mundo po mi Amado Hijo, las cuales aún permanecen. Les recuerdo éstas:”¡Vengan Ustedes Amado de mi Padre! ¡Hereden el Reino que les ha sido preparado desde la formación del mundo! La Luz de su amor se proyectará aún como la aurora que aleja la oscuridad para suavizar el karma colectivo del planeta- Esa Luz, aún presente, disuelve la niebla de la confusión y libera a la Naturaleza hacia su pureza original. Utedes, mis Hijos de siglos, están protegidos por el Poder de su Radiante Presencia Yo Soy, amparados por la Jerarquía de la Luz. Enseñen a los jóvenes estas verdades y como protegerse. Sean un ejemplo de calma en el caos de la tormenta. Manténganse firmes pese a todo, invulnerables en su serena paz interior. Céntrense en su Divina Presencia, escuchen su voz. Si dan amor y comprensión, eso mismo recibirán. La fuerza del Amor los protegerá de todo lo que sea menor que ella. El Amor será su escudo, su defensa y también les dará el valor supremo en el Rescate de la Tierra, si es preciso llevar a cabo esa planificación para quienes lo merezcan por sus pasados logros y su nivel evolutivo.

Mi radiación los acompaña y protege, hijos de la Luz. Mi Amor los eleva y fortalece.

Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/




                                                                                                                                                                                


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada