nocopias

martes, 2 de febrero de 2016

MARIA DE NAZARETH -LA REALIDAD DE LOS SUEÑOS - Por Maria ruso Adehenna 2-2-2016




MARÍA DE NAZARETH

LA REALIDAD DE LOS SUEÑOS




En  reiteradas ocasiones, mis sueños,  son  reveladores de realidades que ocurren  luego,  o  que describen  una realidad  que hay que sanar, soñando con  situaciones que pasados los días o meses,  se presentan  como reales,  o sea se han  cumplido,  también  en situaciones particulares,  y personales,   sueño con  personas que ya no están  mas,  en este plano,  o personas que ya no están  más en mi vida actual,  creo que esto le ocurre a la mayoría de las almas, pero últimamente se ha incrementado muchísimo,  es  todos los días, mejor dicho todas las noches,  y despierto,  y son  tan  reales,  que hasta se confunde el sueño con  la realidad. Para mí no me sorprende,  porque desde el 2012,  los sueños recurrentes,  y la realidad tan contundente de los sueños se ha  hecho habitual en  mi vivir,  y ya  reconozco la superposición  de las  dimensiones de la tercera a la quinta dimensión  y  que se han  acercado  muchísimo en estos años.  Este prologo es  aclarar el concepto por el cual,  he consultado a mi Madre María, y en  mi comunicación  diaria  rezando el rosario, me ha revelado la causa,  y por supuesto compartirla.

 Hasta entonces,  estos sueños,  que consideraba normales, no lo son en realidad,  son  sueños reveladores y los consideraba personales, no había escrito sobre ellos,  la sorpresa, que representa, soñar mi vida,  y luego se hace realidad con  la concordancia de sin cronicidades previas,  que van anunciando  el desenlace soñado,  es toda una aventura deslumbrante.  Comúnmente no recordaba con  tanta claridad y detalle experiencias de un  pasado remoto,  que no sabía si existía,  mis vidas pasadas, y un  futuro que no es tan  futuro,  porque es casi inmediato.  Pero saben  qué? Nunca había reparado en  ello,  y ni siquiera había preguntado a mis guías,  y ellos con  mucho respeto me dieron  el tiempo necesario,  para que tomara  en  cuenta esta nueva realidad.  Ahora bien  el Mensaje de María  de Nazareth, que se presenta  y percibo su presencia con  su aroma a rosas,  y muy deslumbrante.


Amada Hija,  amada niña  de mi corazón,  soy María de Nazareth, vengo  a ti y a mis amados niños,  para hablaros,  de los sueños.
La realidad de los sueños

Son  tiempos de revelación,  la luz es tan  resplandeciente, que no dejara nada oscuro, la verdad se manifiesta y se unifica,  dejando de relieve y manifestación una cruda realidad.
No os asustéis,  es la verdad que os hará libres,  libres de todo mal.  Es la verdad de lo  cielos que ya está  en  la Tierra.
Estoy en  vuestros corazones,  a quienes,  me albergáis en  vuestro sagrado recinto y con  paciencia espero el momento que os deis cuenta de mi presencia. Son  tiempos de revelación  y son  tiempos de purificación. 


Son  tiempos para vivir desde el alma,  sentir vuestra alma,  en  vosotros,  y vuestro corazón  enseñando el camino correcto,  el camino para descubrir quien  sois en  realidad.


Mi amada niña,  es tiempo de soñar,  es tiempo de manos a la obra,  y manifestar una nueva realidad,  esto ya lo sabéis,  estáis ascendiendo,  todos mis niños ascenderán  hacia mi regazo, encontrareis no solo refugio, encontrareis,  la ternura,  y la suave manera que os envolveré  en  una burbuja para que comprendáis vuestra verdadera  y nueva realidad.


Mi amada niña, la que escribe, ya confunde los sueños con  su verdadera  vida de tercera dimensión,  esto es muy normal que suceda, y os pasara a vosotros también.  


Los niveles de consciencia superiores,  que han anhelado y vibrado más alto, en  miras de acercarse a la quinta dimensión o más,  en  vuestro aprendizaje, por medio de meditaciones,  contemplaciones,  afirmaciones etc,   han  pasado a manifestarse en  vuestra vida  cotidiana,  se entremezclan,  y el sueño y el deseo amoroso que os dicta vuestra  alma,  es ahora una sorprendente realidad.


Estáis más  cerca,  mis amados niños de alcanzar aquello que dibujáis con vuestra imaginación,  y sabéis porque ocurre,  vuestro yo inferior, ha dejado de interferir en  vuestras decisiones personales, os entregáis inconscientemente a vuestro ser superior. Cuando esto ocurre, tenéis una visión más clara,  entonces vuestra  consciencia se ha expandido,  habéis ascendido, y una vez  que habéis ascendido ya no se desciende jamás,  habéis alcanzado un  nivel superior. Habéis  aprendido a ver las cosas como niños,  y ser como niños, 
Es tan  placentero,  y agradable,  el nuevo percibir que no deseáis perderlo. 


En  los tiempos pasados  de mi amado Nazareth, cuando mi niño Jesús  jugaba y lo veía crecer, luego,  después  que se comunicaba con  Dios Padre,  venía a mí,  y muy suavemente   me anunciaba su calvario, no podía  comprender ciertas cosas,  pero lo escuchaba tratando de recordar  sus palabras,   después de su resurrección  comprendí, que, también  había ascendido  con  el,  todas sus enseñanzas vinieron  a mi como un  libro abierto,  en  las páginas que necesitaba hacer hincapié,  para abrir mi consciencia y prepararme  para mi ascensión  a los cielos.


Cuando se percibe un  nuevo estadio de consciencia y se lo lleva al nuevo vivir en  forma permanente, y llega la noche,  y cerráis vuestros ojos para descansar, allí os desprendéis de vuestro ego,  vuestro ser inferior,  hacéis realidad vuestros  sueños os conectáis, con  vuestro  espíritu,  llegáis hasta a perdonar aquellos que os ofendieron  e hicieron  mucho sufrir,  en  ese estadio no hay odio,  ni sufrimiento,  ni siquiera expectativas,  podéis volar,  saltar,  y hasta alcanzar objetivos inalcanzables,  ver fácilmente la solución  a problemas que os aquejan.


En  el sueño,  os desprendéis de vosotros mismos,  pero sin  perder la consciencia,  la consciencia se activa si vuestra vibración,  que desarrolláis en el día,  es baja,  y es la consecuencia de vibraciones de queja,  rencor, juzgamientos, resentimientos, en  el sueño aparecerán  imágenes  relacionadas a vuestra  vibración presente,  sentimientos que tienen  que ser curados,  y ser soltados,  en  cambio,  si vuestra  vibración  es alta,  en  el sueño, aparecerán   y afloraran revelaciones, que os ayudaran a manifestar vuestra nueva realidad, hasta el punto,  de transformar permanentemente  vuestras  vidas.
Son  tiempos de soñar,  y amar. 

Os recuerdo mis niños, el mensaje de Amor que os ha legado mi Hijo Jesús. Benditos sean  mis niños,  por vosotros,  y por vuestro amor que me brindáis, despliego mi Manto de la Gracia hacia vosotros.  


Yo soy María de Nazareth,  vuestra Madre de los cielos y la tierra.

 Este mensaje puede ser copiado y difundido siempre  que se respete en  su totalidad el texto y no se modifique,  los derechos están  reservados a su canalizador

MENSAJES DE UN  ALMA DEL SUR  




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada