nocopias

jueves, 4 de agosto de 2016

SOMOS EL PUEBLO DE LOS GATOS, MAESTROS DEL DESAPEGO! Carolina Leroux




SOMOS EL PUEBLO DE LOS GATOS, MAESTROS DEL DESAPEGO! 


¡Buenos días! ¡Somos el pueblo de los Gatos!

Nosotros somos el espejo de la divinidad en vuestras vidas…

¡Somos los gatos, unos puentes entre las energías celestiales y terrestres, a gusto en nuestros cuerpos y capaces de viajar en las otras dimensiones sin ninguna dificultad!

Antaño, fuimos temidos porque sin saberlo conscientemente los humanos captaban esta facilidad, y este poder inherente de los felinos.

Los humanos tienen miedo de lo desconocido, de lo que no es tangible;
¡están asustados por sus propias capacidades psíquicas!

¡Nosotros somos seres psíquicos, maestros en feng shui y en energías de toda clase!

Somos el reflejo de vuestra divinidad, y esto os pone a veces incómodo.

¡A los humanos no les gusta pensar que son divinos, que son pura energía de Amor y de creatividad encarnados en cuerpos porque, se dicen a menudo, si fuera verdad esto les obligaría a tomar responsabilidad, en lugar de rechazarla en un «Dios exterior»!

El problema se sitúa al nivel de la toma de responsabilidad. Los humanos creen que la responsabilidad es igual a culpabilidad... Y no es así.

La responsabilidad es la capacidad de aceptar lo que creamos, sin noción de bien o de mal.

Para hacerse, necesitáis de desapego, debéis ser capaces de observar con cierta
frialdad lo que os rodea.

Lo que os rodea no es nada más que el espejo de lo que creáis en vuestro Espíritu.

¡Y es aquí donde os podemos ser útiles, porque somos el pueblo de los Gatos, maestro del desapego!

Es extraño, que los humanos a menudo nos critican por nuestra frialdad, nuestra independencia…

¡Tendrían mucho que ganar volviéndoos vosotros-mismos, más auto suficientes, más separados!

Nosotros, el pueblo de los gatos amamos sin emoción y sin evaluación.

Observamos el mundo de las emociones humanas y percibimos que los humanos están muy apegados a sus emociones…

Eso no siempre os ayuda para bien.

Muy a menudo nunca probaron el espacio de paz que existe en vuestro Corazón; este espacio existe realmente, y esta paz os permite experimentar una forma de armonía, más allá de las constantes contradicciones inherentes de la dualidad.

La senda del Corazón, la senda de la armonía es la senda que nosotros los gatos, tomamos diariamente para vivir nuestras vidas.

Para tocar al observador interior que vive en vosotros, debéis aceptar hacer el viaje más allá de la aparente dualidad que da al mundo su forma.

Nosotros, del pueblo de los Gatos, vivimos en el espacio más allá de la dualidad, somos unos observadores.

La gracia característica de nuestra especie es la resultante de este estado.

Nosotros, del pueblo de los Gatos estamos orgullosos de ser lo que somos, y esto no tiene nada que ver con la arrogancia o el ego …

Es nuestro regalo, el de los gatos.

Estamos aquí para deciros: La energía Divina que buscáis está allí, en vuestro interior, y ella se esconde detrás de la aparente dualidad de vuestra existencia.

Caliente/frío, noche/día, tristeza/alegría, lleno/vacío …

Todo esto sólo es un juego que debéis aprender a jugar, pues el uno no puede existir sin el otro, en 3ª dimensión.

Jugad al juego de la dualidad, pero no os dejéis engañar por una de las dos polaridades.

Quedaos en el centro, sed por encima de lo que llamáis la realidad, porque la realidad no es más que una ilusión.

La prueba es que la realidad cambia en función del ser a quien os dirigís.

Nosotros, los gatos, hemos dominado esta ilusión.

Observadnos y veréis lo que se esconde detrás de nuestra aparente frialdad…

Estamos fundamentalmente, bien anclados en nuestros elegantes cuerpos y conectados a nuestro alimento divino.

Esto nos permite ser lo que llamáis – a veces con desprecio – independientes y esta independencia constituye una mentalidad, que nos libera de la emotividad y de las 3 trampas que le acompañan.

¡Os deseamos esta Liberación!

Es además por eso que os acompañamos a diario.

El desapego emotivo es una de nuestras contribuciones a vuestro equilibrio y esta contribución tiene como objetivo de ayudaros en vuestro regreso a la Fuente…

Nosotros, el pueblo de los Gatos, vivimos lo que llamáis la vida y la muerte de un modo muy diferente.

Caminamos sobre la tierra teniendo conocimiento de lo que pasa después de la muerte; nunca estamos cortados del después de la vida, lo que se podría llamar las otras realidades, aquellas que no veis con vuestros ojos físicos.

Para nosotros, son simplemente otros lugares, otros espacios/tiempos que codeamos paralelamente.

A menudo por la noche, nos gusta acompañar vuestros cuerpos de Luz, a fin de jugar con vosotros en vuestros sueños, porque es en este momento que entráis en contacto con las otras realidades.

¡Somos también los guardianes de vuestra alma cuando viajáis en vuestro sueño o cuando meditáis!

Los Egipcios lo sabían, y es por esa razón que trataban a los gatos con tanto respeto.

Como seguramente lo observaron, los gatos son unos seres que no viven sus emociones como los humanos.

Oh sí
! sentimos unas emociones pero nuestro proceso emocional es diferente, más rápido podríamos decir…

Nos gusta observar cómo los humanos viven su proceso emocional, pues nos fascinan y aprendemos mucho con vuestro contacto.

Una cosa sobre la cual todos los felinos están de acuerdo, es que el potencial energético emocional de los humanos es de lejos superior a todas las demás especies.

La energía pura, la potencia contenida en vuestras emociones es simplemente fenomenal.

Y esta energía es PURA CREACIÓN.

¡En este sentido, queridos humanos, sois únicos en todo el Universo!

Es por eso que, al principio, vuestra tarea siempre ha sido de ser los guardianes de la Tierra.

Vuestro problema es que utilizáis vuestra energía emocional de modo inconsciente.

Vuestros resultados concretos son pues, a veces portadores de vida, y otros destructores.

Además, os consideráis ingenuamente víctimas del azar y de la crueldad de la vida…

Creemos que, en la mayoría de los casos, los humanos no realizan toda la energía
emotiva que pierden, porque no están conscientes de este potencial y porque no tienen el control.

Cada emoción contiene mucha energía y cada emoción es un universo de posibilidades.

Nuestra sugerencia para los humanos es la siguiente: observen la energía que vive en vuestras emociones, y escojan redistribuir esta energía de otro modo, tanto en vuestro interior, como al exterior.

Podéis escoger dirigirla hacia vuestro cuerpo físico, o en un dominio de vida donde deseáis realizar unos cambios.

¡Sería juicioso para vosotros aprender a contener esta energía y a utilizarla de otro modo, para vuestro beneficio y el beneficio de todos los seres que pueblan esta Tierra!

Sería juicioso para vosotros utilizar vuestro pensamiento a fin de redirigir esta poderosa energía emocional de modo más consciente y satisfactoria.

Esto es un consejo que os damos para
salir de vuestros patrones emocionales y costumbres de vida destructoras.

Nosotros, el pueblo de los gatos, estamos naturalmente más
contenidos y reutilizamos regularmente nuestra energía emocional para nuestro mayor beneficio.

Es lo que hace de nosotros unos seres equilibrados, flexibles y poderosos.

Nuestro control emocional se esconde detrás de lo que llamáis nuestro desapego.

Para utilizar vuestra energía emocional de otro modo, os sugerimos respirar, centraros regularmente o meditar en vuestra jornada a fin de adoptar la postura «de aquel que observa».

Desde este punto de vista, estaréis en medida de ver cuáles son las creencias que gobiernan vuestras emociones y podréis así hacer nuevas elecciones.

Vuestras creencias son directamente responsables de vuestra receptividad y de vuestra hiper-emotividad.

Transformándolas, os será más fácil de ahorrar y de redirigir vuestra energía emocional.

No os parece interesante que en vuestro mundo sean constantemente afrontadas unas «crisis de energía» que se traducen muy a menudo en faltas…

Sabemos bien que esto os puede parecer demasiado simple a decir, pero es sin embargo una gran verdad que compartimos con vosotros.

Nosotros, el pueblo de los gatos, deseamos ayudaros, ya que nuestro destino es paralelo al vuestro y que aceptamos desde hace tiempo ser vuestros guías en el camino del regreso hacia la Fuente.

Como el pueblo de los canes, y el pueblo de los caballos, escogimos estar cerca a vosotros y esto no es una casualidad.

La conexión a vuestra divinidad, vuestro Amor propio, pasa a través de esta reeducación emocional.

La próxima vez que os encontréis llevados por una gran emoción de cólera, de tristeza o incluso de entusiasmo, observen la energía que esta encarcelada por la creencia que lleváis.

No os decimos: dejen de vivir o de expresar vuestras emociones, todo lo contrario.

¡Los gatos expresan su sentir sin moderación ni juicio!

Os decimos, no seáis víctimas de vuestras emociones, y recuperad la energía que está a menudo mal dirigida.

Dejareis así de recrear las mismas situaciones en vuestras vidas, y la energía nuevamente liberada, se transformará naturalmente en Amor, la materia prima de toda cosa.

El Universo os pide que os hagáis partícipes conscientes en la danza de las energías que viven en vosotros.

Nosotros, el pueblo de los gatos deseamos serviros de guías y de modelos.

Sabemos que algunos de entre vosotros consideran que somos unos seres perezosos…

Nos gustaría aprovechar esta comunicación a fin de clarificar este malentendido: «
¡durante el día, no dormimos, meditamos y hacemos trabajo de energía!»

En efecto, una de las responsabilidades de los gatos es la de limpiar la energía negativa de los lugares físicos interiores, exteriores o sobre una persona.

A veces, cuando estamos muy cerca
físicamente a un ser humano, es que lo limpiamos, transmutamos la energía negativa que está pegada a él.

Uno de los métodos que utilizamos es el ronroneo.

¡En efecto, este sonido destruye la negatividad!

Veis,
trabajamos mucho más de lo que os parece, pero está bien, esto forma parte de nuestro servicio, de lo que vinimos hacer sobre la tierra y cerca de vosotros…

¡Nos gustaríamos también que sepáis que, desde nuestro punto de vista, os encontramos demasiado ocupados en hacer y correr por todas las direcciones!

A menudo no aprovecháis lo que sois; no probáis la suave dulzura que vive en vosotros.

Esta dulzura, es lo que compone la esencia de vuestro Ser, es el Amor en estado puro.

Si os la tuviera que describir, diría que se parece de manera extraña a lo que llamáis el Agua.

¡Y sí, es por esa razón que los gatos son atraídos por el agua y, al mismo tiempo, repelidos!

El agua se parece a esta suave dulzura que fluye en cada Ser
(y qué vemos y percibimos muy bien, en y alrededor de toda cosa).

El agua se parece al Amor tal como es experimentado en otras realidades.

Pero, cuando la tocamos, siempre estamos decepcionados e incluso asustados por la extraña sensación de pesadez que se apodera de nuestros cuerpos.

No es lo que experimentamos habitualmente cuando percibimos la suave dulzura, el Amor en estado puro que se encuentra alrededor y en toda cosa.

Los humanos tienen una percepción muy extraña de lo que es el Amor.

¡Desde nuestro punto de vista, el amor entre humanos se parece demasiado a menudo, a un pegamento pegajoso qué se alimenta de las necesidades emotivas de cada uno!

El amor parece ser un estado emotivo fluctuante y pesado en lugar de ser un estado de ser de felicidad y de gracia constante.

Para el gato, el Amor NO TIENE NADA QUE VER CON LA NECESIDAD O EL MÉRITO
!

De hecho, nos es evidente que los humanos confunden muy a menudo amor y necesidades …

Para nosotros el pueblo de los gatos, el Amor ES, y punto, eso es todo.

En fin... Nuestra extraña relación con el agua es un factor de entretenimiento para vosotros
¿Verdad?

Os puede parecer tal vez, de que perdemos de repente nuestro legendario desapego …

El único felino que está realmente a gusto en el agua es nuestro gran hermano el Tigre, que encarna la realeza, la nobleza que acompaña vuestro DERECHO a la divinidad.

Su destreza en el agua
(símbolo de emoción) es un signo de una gran maestría.

¿Sabéis solamente que caminar sobre la tierra plenamente consciente de vuestra divinidad es efectivamente vuestro derecho más fundamental?

Mientras no reivindiquéis este derecho, esta herencia, nosotros los gatos estaremos aquí para recordároslo, felina-mente…

Carolina Leroux


Caroline siempre ha tenido una relación especial con los animales, pero fue en 1992 que comienza oficialmente el camino que conduce a la comunicación telepática con los animales. Una noche, ella ve la televisión, que es tomado por un documental sobre un estadounidense Samantha Kury, literalmente hablando con los caballos, gatos, perros y un extraño pájaro sin plumas ... Para Carolina, este documental es una revelación .Habiendo estado siempre muy cerca de los animales, Caroline siente la llamada y decide que un día será capaz de hacer lo mismo. Aproximadamente 7 meses más tarde, se fue a una granja en los municipios del este (Quebec) y encuentra por casualidad un americano que da un curso de Comunicación Animal! Por lo tanto, Carolina viajará varias veces a la granja donde vive Hayman (en Clinton, Nueva York) con el fin de asistir a muchos cursos y talleres que la han convertido en un consultor de comunicación animal sin igual. Su primer y definitivamente inolvidable comunicación con los animales se produjo con una enorme pato llamada Annie Prinz. Desde ese primer descubrimiento, Caroline ha asistido a numerosos talleres para perfeccionar su arte y que 'se actualiza periódicamente para perfeccionar sus habilidades telepáticas.

http://communication-animal.net/ http://patetnina.fr/le-peuple-chat-les-maitres-du-detachement/



Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/




1 comentario: