nocopias

martes, 2 de febrero de 2016

"No veas personas o situaciones, ve Energías!".Restrictores Energéticos y los Cordones Energéticos de Relación, Daniel Cipolat



Los Restrictores Energéticos y los Cordones Energéticos de Relación, cumplen un papel fundamental con todo lo que nos relacionamos. Sean éstos amigos, parejas, familiares, relaciones de trabajo, mascotas e inclusive objetos. 
Puede cortarse una relación formalmente, pero si los cordones continúan, la relación también, por más que no veas más a esa persona. 
Por el contrario, cuando los Restrictores Energéticos pierden su magnetismo, la persona desaparece de tu vida como si se la hubiera tragado la tierra y tú no entiendes el porqué. 
Hay mucha información que desarrollo en profundidad en cada una de mis presentaciones respecto a éste tema como así también sobre Implantes Energéticos de limitación. Se sorprenderán! 
"No veas personas o situaciones, ve Energías!".


CUANDO LOS RESTRICTORES ENERGÉTICOS PASAN AL NIVEL FÍSICO. 

Muchas veces pasamos por alto que llevamos a cuestas un complejo microcosmos que se regula y se rige por el nivel de Luz que nuestro cuerpo físico es capaz de captar como de transmutar. Cuando la energía/conciencia disminuye, ya sea por temas emocionales o en la calidad de la alimentación que ingerimos, la Luz que ingresa a nuestro organismo será deficiente, creando un círculo desfavorable en el funcionamiento de todo el sistema.
Muchas veces éstas carencias energéticas son acumulativas y se producen a lo largo del tiempo, sin siquiera advertirlo de manera precisa, y otras veces, se producen abruptamente por algún revés emocional que impacta de forma directa en todo éste microcosmos del cual les hablo. Las maneras que se manifiestan éstos desajustes es a través de los síntomas de enfermedad, y de acuerdo a la persistencia y las características de tales desequilibrios producirán la reacción o enfermedad correspondiente.
No me detendré en cada una de éstas enfermedades porque sería interminable, pero lo que sí quisiera, es destacar lo que para mí es la precursora de muchísimas de las patologías que normalmente conocemos. Se trata de la Candidiasis, la cual describiré más abajo en ésta nota. La Candidiasis a mi manera de ver, es el primer eslabón físico entre los Restrictores Energéticos y su manifestación física a nivel microcósmico, es decir, cuando la oscuridad comienza a ganarle terreno a la luz, por los motivos antes mencionados, el mismo organismo comienza a adaptarse para recibir mayor cantidad de oscuridad.
Para ésto es necesario que sean creadas ciertas substancias a través de unas bacterias determinadas que anteriormente eran benignas y encargadas de transportar la luz, a adaptarse para transportar la oscuridad. Al mismo tiempo, son las encargadas de bloquear el ingreso de la luz.
Para bajar a la tierra la presente explicación, les compartiré la descripción de varias fuentes en referencia al tema Candidiasis desde el punto de vista físico.
CANDIASIS
El proceso por el cual se gesta la candidiasis intestinal, se sucede cuando por diversas razones el equilibrio del “ecosistema” microbiano intestinal se ve alterado y puede favorecerse el desarrollo de especies patógenas, como el hongo “candida albicans”.
Una vez que la cándida muta y se extiende, perfora la membrana mucosa fijándose a ella por medio de hifas (a modo de raíz). Esta perforación de la membrana mucosa y la variación de la composición cualitativa y cuantitativa de la microflora, es el inicio de una cascada de acontecimientos que terminan por formar una especie de retroalimentación patológica y como consecuencia desarrollan la candidiasis intestinal.
Hay literalmente miles de millones de bacterias que viven en el tracto digestivo y forman lo que se denomina microflora. Estas bacterias generalmente juegan un papel de apoyo para la salud del colon, ayudando a sintetizar vitaminas, degradar toxinas y producir antibióticos naturales. La Candida, un hongo tipo levadura, normalmente habita en el intestino en pequeñas cantidades, pero si a estos organismos se les permite crecer sin control, se altera el equilibrio armónico entre la levadura y las bacterias dando lugar a la candidiasis intestinal.
Esto no sólo puede causar problemas como crecimiento excesivo de infecciones vaginales y candidiasis oral, sino que la Candida puede liberar subproductos que son absorbidos en el torrente sanguíneo y pueden extenderse a muchas zonas del organismo. Luego pueden ocurrir varios síntomas cuando el sistema inmune intenta hacer frente a estas moléculas extrañas. Como resultado, la candidiasis intestinal puede ser una causa subyacente de un problema crónico de salud difícil de diagnosticar.
SÍNTOMAS
Los síntomas de la candidiasis son muchos y pueden ser muy variados. Es muy importante saber porqué la candidiasis puede producir estos síntomas para entender mejor este desequilibrio. Muchas personas con candidiasis son tratadas como pacientes hipocondríacos, deprimidos y/o ansiosos. Desafortunamente, hay mucha gente con candidiasis, que no ha sido diagnosticada, y a cambio, están tomando Prozac, Seroxat o ansiolíticos. Parte de esto, es debido a que, normalmente, la candidiasis se relaciona únicamente a los síntomas propios y localizados que crea la infección. Por ejemplo, en general con la candidiasis vaginal sólo se contemplan los síntomas localizados en la vagina; con una candidiasis oral, se presta atención únicamente a los síntomas propiamente de la boca... y los tratamientos son locales. Sin embargo, la candidiasis hay que analizarla en su conjunto, hay que ir más allá de su manifestación localizada.
Un punto muy importante que normalmente suele ser ignorado a la hora de diagnosticar y tratar la candidiasis, es que SU ORIGEN SUELE SER INTESTINAL, aún cuando estemos contemplando una candidiasis vaginal o de las uñas.
Ahora veremos la complejidad de esta enfermedad.
Cuando la candidiasis prolifera en el intestino puede cambiar su anatomía y fisiología. Esto quiere decir que puede dejar de ser una levadura y convertirse en un micelio fungal. Se sabe que las cándidas son organismos dimórficos y pueden existir en estas dos formas. En su estado de levadura no es invasiva, mientras que en estado fungal produce rizoides (o raíces muy largas) altamente invasivas que pueden penetrar en la mucosa. Esto puede causar una excesiva permeabilidad de la mucosa intestinal, permitiendo la introducción a la sangre de sustancias (toxinas, proteínas mal digeridas, etc) que pueden actuar como antígenos alterando severamente el sistema inmunitario. Por otro lado, una excesiva permeabilidad intestinal puede, a su vez, deteriorar los receptores nutricionales celulares, favoreciendo la malabsorción y, dando como resultado, una desnutrición.
Se sabe que las cándidas en su estado fungal pueden producir 79 productos tóxicos, por ejemplo, etanol, formaldehido, etc, pero entre ellos el más abundante es el acetildehido. Esta sustancia altamente tóxica es producida por las cándidas al convertir el azúcar en alcohol. Parte de los efectos del acetildehido son:
Formación de sustancias vasoactivas, como la adrenalina, produciendo síntomas como nerviosismo, pánico, miedo, taquicardias y sofocos.
Interferencia con los receptores del la acetilcolina, importante para la memoria y el sistema nervioso.
Producción de histamina, y por lo tanto, inflamación en cualquier parte del cuerpo.
Bloqueo de enzimas metabólicas, lo cual puede llevar a bloqueos en la formación de neurotransmisores, por poner un ejemplo.
Destrucción de la vitamina B6, la cual es importante para la protección de las membranas mucosas, el fortalecimiento del sistema inmunitario, el equilibrio del sistema hormonal y la producción de ácido clorhídrico y enzimas digestivas.
Depresión del sistema inmunitario.
Destrucción del glutatión y la cisteína, necesarios para desintoxicar el organismo.
Reacción con la dopamina, lo cual puede causar depresión, insomnio e incapacidad de respuesta ante el estrés.
Por otro lado, las Candidas encajan en los receptores hormonales de las células compitiendo con hormonas, pero también pueden crear receptores de nuestras propias hormonas en sus superficies. Esto puede causar un bloqueo y desequilibrio del sistema hormonal y un sinfín de problemas como síntomas premenstruales, infertilidad y endometriosis, entre otros.
Algunas levaduras como la Cándida krusei y la Parapsilosis producen tiaminosa (una enzima) que destruye la vitamina B1. La falta de esta vitamina puede producir síntomas como irritabilidad, dolores musculares, falta de concentración, dolor de estómago, estreñimiento y taquicardias.
También previene la conversión de la vitamina B6 en su forma activa, piridoxal-5-fosfato. Esto puede causar síntomas como retención de líquidos, depresión, irritabilidad, temblores musculares o calambres, falta de energía y piel muy seca.
Debido al grado de toxicidad en el que se encuentra el paciente con candidiasis, el hígado tiene que filtrar una gran cantidad de químicos. Para que esto ocurra, las dos fases de desintoxicación de este órgano, la fase 1 y 2, requieren nutrientes como el zinc, selenio, cobre, magnesio, vitaminas B y C, glutatión, sulfuro, glicina y ácidos grasos esenciales, que debido a la mala absorción intestinal es muy posible que no se encuentren en las cantidades necesarias para que la desintoxicación se lleve a cabo correctamente. Este proceso de autointoxicación puede agravar el estado del paciente con candidiasis crónica cuando se encuentra en presencia de perfumes, humos u otros químicos inhalantes.
Una vez vista la forma en que funciona esta enfermedad, voy a mencionar los síntomas más comunes en pacientes con candidiasis crónica, que normalmente no han sido diagnosticados:
Fatiga
Malestar general
Dolores de cabeza
Distensión abdominal
Diarreas y/o estreñimiento
Indigestión
Ardor estomacal
Deseo de comer carhohidratos (dulces, pasta, pan, etc)
Depresión
Mareo
Sensación de resaca por las mañanas
Dolor de articulaciones y músculos
Molestias vaginales (picores, irritación, heridas etc)
Retención de líquidos
Insomnio
Infecciones crónicas
Alergias
Picor anal
Afonía
Congestión nasal
Ahogo
Problemas de uñas
Molestias oculares y de oídos
Las enfermedades y desequilibrios relacionados con una candidiasis crónica son:
Enfermedad de Crohn
Colitis
Síndrome del intestino irritable
Artritis reumatoide
Lupus
Asma
Psoriasis y eccema
Sinusitis
Esclerosis múltiple
Fibromialgia
Síndrome de la fatiga crónica
Hipotiroidismo
Hipoglucemia
Depresión y estados de ansiedad
Anemia
Acné
Urticaria
Alergias
Como vemos, el tema de la candidiasis no se limita a una sintomatología localizada.
Fin de la descripción.
Espero que ésta nota con el presente resumen, sea de mucha utilidad para todos ustedes o para algún familiar que se ajuste a éstas características. La clave para revertir ésto además de los tratamientos disponibles, es una profunda toma de conciencia acerca del microcosmos que albergamos en nuestro cuerpo, el por qué se producen éstos desequilibrios internos, trabajar con nuestros Restrictores, crear un plan de desintoxicación, e incorporar más luz en la alimentación.
Si desean saber más acerca de los mecanismos energéticos de nuestro universo interno aquí les dejo una conferencia de Andreas Kalcker:http://youtu.be/sGD20ly83XE
Daniel Cipolat.
Gentileza del Proyecto de Oruga a Mariposa



    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada