nocopias

jueves, 12 de noviembre de 2015

Amados por Dios*Deja ir el pasado, libérate de este lastre







Amados por Dios

Dios dijo:


Querido, reflexiona como sería tu vida si la experimentaras sin acumular arrepentimientos y remordimientos, simplemente pensando que eres muy amado por Dios.

Piensa cómo sería tu vida sin accedieras al secreto que te impediría tropezar con estos obstáculos y ‘salir del pasado’.

Al no tener oportunidad de expresar remordimientos, tampoco te auto-impondrías la culpa, algo que te desagrada.

La visión interior del arrepentimiento, remordimiento y culpa no son buenas percepciones para ti, tampoco para tu Ser.

Cariño, expláyate con cualquier idea que te surja, sin miedo, para colgar tu pasado y acceder a este gran secreto que te hará salir de la parálisis en tu presente.

Tú no eres sólo pasado, la simple idea te detiene, eres aquí y ahora, algo que por el momento no puedes asumir, ya que tu presente es inexistente para ti.

Si quieres Ser, necesitas salir de lo que no eres, ya que tu Expresión Superior es dulce y espera que la llames y aceptes.

Yo Soy tu herencia y ofrenda y estoy totalmente integrado en tu Ser, por tanto, estás hecho a Mi Imagen y Semejanza, entonces tu Herencia Divina no es ningún mito.

Desde mucho antes de tu encarnación en la Tierra, desde el mismo momento de la Creación e incluso antes, tú ya eras un desprendimiento Mío.

Por tanto, Yo Soy tu Esencia, el dominio de la realidad y tú eres un Hijo muy amado por Mí.

El pasado, tal como lo percibes, es como un lobo que te agarra y te mantiene apegado al ayer, por ende, el ego es su más fiel defensor.

Entonces, no vayas al encuentro de tu pasado, porque tu hermoso Ser queda atrapado en sus fauces y te jala hacia abajo, a las bajas vibraciones del ego.

Te estoy hablando de la memoria, de los recuerdos y las impresiones equivocadas con las que siempre comienzas a lamentarte por el pasado.

Amados Hijos, lo que aún no saben es la causa que dispara sus lamentos y es la pérdida de su inocencia e ingreso a las falsas percepciones que los hacen ver al mundo como un error, por tanto, ignoran que son muy amados por Dios.


Amados por Dios


Querido, lamentarte a viva voz, hasta despellejarte internamente, por las acciones y oportunidades que perdiste no te sirve.

No importa el Camino que seguiste o dejaste de seguir, ya que la persistencia en el pasado, es una oportunidad única para el ego para que te lamentes y sientas lástima por ti mismo, por lo que dejaste de hacer debido a tus malas elecciones.

La persistencia en el pasado no sólo hace que te victimíces, también te sirve de auto-castigo en tiempo presente.

No te sirve de nada castigarte por lo que dijiste, hiciste y accionaste o dejaste de hacer en el ayer.

Así haya sucedido ayer o hace treinta años, igual carece de importancia, además considera que el tiempo no existe, entonces libérate por completo de lo que te oprime a ti mismo.

Deja ir el pasado, libérate de este lastre, sin importar cuánto tiempo haya transcurrido, ya que es sólo pasado y no te pertenece, por tanto no cargues con los errores que cometiste o te hicieron incurrir.

En el ahora, el pasado, no es nada para tu Ser, imagínalo como un periódico de ayer cuya tinta ya está seca.

El pasado no es elegante, además todos los errores están ahí, entonces deja ir el poder que tienen sobre ti en el presente.

Si crees que te equivocaste, rodea el paquete con Amor Incondicional y entrégamelo a Mí que lo disolveré en la Fuente.

Opta por la frescura del presente, no por la decadencia maloliente de lo viejo, ya que a los pocos segundos de ocurrido un suceso, ya pertenece al pasado, por tanto es anticuado.

Elimina los recuerdos de la niñez o de cualquier etapa de tu vida, para que lo hagas con el pesar y la tristeza, así pongas en marchar la Alegría que te ayudará a limpiar lo viejo que te golpeaba.

Cariño, uno de tus Derechos de Nacimiento es el Libre Albedrío, utilízalo para suturar las cicatrices de la vida y con el Amor Incondicional a ti mismo, acelera el cierre de las heridas.

No permitas que supuestas ‘malas acciones’ te golpeen y te corten, porque cuando te auto-flagelas sobre las viejas heridas, no sólo sigues haciéndote más daño, también eres negligente para contigo mismo.

Puedes expresar tu pesar, pero luego déjalo ir para que pongas en marcha un nuevo capítulo que le reporte frescura a tu vida.

Amados Hijos, los lamentos del pasado no les brindan una insignia de honor, sino un remarcado de un viejo tatuaje en sus psiques, dejen de revivir el ayer enfocándose que son muy Amados por Dios para que puedan levantar las cabezas en sus presentes, porque a Mí no me importan sus fechorías.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada