nocopias

martes, 10 de noviembre de 2015

Satán tomó a mis niños.*Necesidad de mediadores para mis niños, por Madre Béatrice María








Necesidad de mediadores para mis niños



Satán tomó a mis niños.

En sus ojos, soy la mala madre, la que abandona a sus niños. La que no sabe ocuparse de eso.
Aquél o aquella que se considera abandonado(a) no está conectado(a) a la Fuente.
Aquél o aquella que juzga se maltrata y maltrata al otro(a).
Satán intenta culpabilizar a la Madre cuando los niños de Urantia gimen, lloran.
Una Madre genetista nunca abandona a quien sea o a lo que sea. Son más bien los niños quienes le dan la espalda, por razones personales, únicamente porque cuando vosotros dejáis de alimentar a esta pequeña persona que creéis que sois, entonces la Madre está allí para tenderos los brazos. Es su naturaleza. Ella está allí y siempre estuvo allí en verdad.
Satán ataca a mi descendencia urantiana. Esta descendencia llega a volverse contra la Madre. Esta descendencia necesita de vosotros, seres libres, necesita ser tranquilizada. Ella necesita ver por si misma que no está sola y que su Madre está siempre a sus lados en Verdad. Ella os cuida noche y día, puesto que la madre celeste vela para todos.
Entonces si tenéis ganas de hablar con estos niños de sangre real, como todos lo sois entonces hacedlo. No puedo estar sola educando a mis niños porque en Unidad, todos participan en la Gloria de la vida. Nosotros somos el colectivo del Uno y nos incumbe a todos juntos de velar por la buena semilla.
Incluso si vuestra descendencia es ilusoria en este mundo, tenéis una responsabilidad suplementaria en cuanto a los lazos de sangre que creasteis. No significa que tenéis que adheriros a eso. Significa que no estáis más identificados, porque la Eternidad que vosotros sois toma todo el sitio. Así el amor que vosotros sois no puede ser comprendido o totalmente investido por aquellos que escogieron crear estos lazos con vosotros. El Amor vibral no es de este mundo. No podéis pues colmar los caprichos o las reivindicaciones del ego. Sólo podéis ignorarlos. Es ahí donde se coloca Satán. Él os atrapa culpabilizándoos, atacándoos por todos los medios, dondequiera que estéis. Cada una de vuestras acciones no le convienen. Él quiere siempre más. Es él quien se burla de la Madre. Es él quien la espolia.
Estos niños que engendré por amor y en el amor son el eco de mi corazón. ¿Los escucháis por eso? Escucho sin embargo los llantos de vuestra alma.
Satán os encierra en vuestros estudios, creando las obligaciones. Satán os encierra en los juegos, en los ordenadores, en las distracciones de todo género. Estos niños se encierran en su habitación para escapar de la realidad triste de este mundo. Caroline, la hija mayor de 18 años (en este cuerpo) me habla secamente y me toma a veces por alguien que no soy. Cuando la Rectitud le llama tal como una espada en el suelo, acaba por llorar y por calmarse. Ella sufre porque tiene miedo de expresar sus verdaderos sentimientos. Está sometida. Julie, la más joven pasa su tiempo haciendo concesiones. Ella no soporta al padre y sin embargo vive bajo el mismo techo. Ella fue la primera en comprender que la Gracia me llamaba para cambiar de lugar de vida y acercarme al Agua. Julie está conectada al corazón y sabe que pase lo que pase, nosotras somos provenientes del mismo centro.
Satán os enseña a ser serios. Él crea distancias entre vosotros. Él se deleita poseyendo a las almas. Es frío y seco como una puerta de prisión. Él enseña a mis niños de Urantia el condicionamiento. Cuando me encuentro con psicólogos o médicos a mi paso, ellos aspiran a comprender los mecanismos sutiles que desequilibran psíquicamente a un individuo hasta enfermarle. Son cada vez más numerosos. Cuando les respondo que este desequilibrio es de naturaleza vibratoria y que en la mayoría de los casos, se trata de la falta de abandono a vuestro femenino sagrado siendo ésta la causa de todos los dolores sobre la Tierra entonces se quedan impactados. El Femenino es lo que ha sido burlado en este planeta y no a la inversa. La conciencia colectiva es dirigida hacia el Masculino. La madre celeste os devuelve al Equilibrio vibratorio, allí donde no hay ningún juicio, allí donde no puede haber depredación, allí donde el Masculino lleva y sostiene al Femenino, allí donde las polaridades hacen sólo Una.
Así que, vosotros tenéis los buzones abiertos por la carne de mi carne que podéis enviar al centro de sonología en Quintin. Estas cartas abiertas, vosotros las hacéis a vosotros mismos, de mi corazón a vuestro corazón y de vuestro corazón a mi corazón.
Recibid mi profunda gratitud en estos tiempos de sacudidas importantes y tan necesarias para el devenir de esta humanidad y de este planeta magnífico.
En el canto de mi corazón, os saludo.
Madre Béatrice María
Sobre todo no me reduzcáis a la identidad de Béatrice Balme, porque es lo que quiere Satán. Él quiere encerraros en un karma, en el mundo del alma.




1 comentario: