nocopias

domingo, 19 de junio de 2016

Así es como nos afectan las almas perdidas. Ten cuidado


Así es como nos afectan las almas perdidas. Ten cuidado


Dado el gran interés que ha recibido mi mensaje de “La Pérdida y Restitución del Alma”, voy a ir un poco más lejos y comentar en que forma nos pueden afectar las almas perdidas.

Aunque hablemos de la posesión como uno de los efectos que las almas perdidas provocan en una persona viva, tengo que aclarar que no existe una posesión real del cuerpo físico. Nadie se mete en el cuerpo de otra persona, aunque esta pueda ser la sensación aparente.

Podemos mencionar aquí la diferencia que hay entre un médium y un canalizador: en el caso del médium, el alma del ser de luz u de oscuridad que se quiere manifestar se introduce en el cuerpo del mismo, mientras que el propia alma queda de lado o sale hasta que pueda volver a ocupar el lugar que le corresponde. El canalizador no permite la entrada de otra alma a su cuerpo y recibe los mensajes en forma de paquetes energéticos que su mente tiene que traducir en palabras habladas o en forma escrita.

Lo que puede ocurrir en los casos más graves, es que el alma perdida controle la mente y la voluntad de la persona. Es entonces cuando puede parecer que el sujeto está poseído, pero lo que en realidad está sucediendo es que su conciencia ha quedado desplazada debido a la fuerza psíquica de la entidad invasora, y en lugar de la persona, se está manifestando otra conciencia. Cuando la persona vuelve a la conciencia propia no tiene recuerdo de lo que ha pasado.

Para los que estamos en contacto con una persona que sufre de esta invasión, la impresión es como si el individuo estuviese poseído realmente, pero una entidad espiritual no necesita meterse dentro del cuerpo de una persona para influenciarla. Le basta con adherirse al campo vibratorio de ésta.

Además, el alma perdida tampoco necesita estar presente en su forma completa para ejercer su influencia. Es suficiente con que un fragmento de la energía del alma perdida entre en el campo vibratorio de una persona para provocar trastornos en ésta.
Esto explicaría por qué una misma alma perdida puede actuar sobre varias personas al mismo tiempo.

Parece ser que luego de desprenderse del cuerpo hay una parte del alma que alcanza la Luz al tiempo que pueden quedar fragmentos de su energía atrapadas en el cuerpo físico o en la atmósfera terrestre. (Nota: Por este motivo cuando hago la Terapia de Vidas Pasadas siempre tengo que estar atenta a que ninguna parte del alma haya quedado atrapada en el cuerpo físico). De alguna manera esto es lo que ocurre cuando tiene lugar la pérdida del alma. Una parte se separa mientras la persona sigue viva con el resto de su energía. (Ver mensaje anterior sobre pérdida y restitución del alma).

Para una mayor comprensión, lo que normalmente se denomina como un ‘fantasma’ es un fragmento disociado de una personalidad que se ha separado del resto y permanece prisionera en un presente eterno mientras que los componentes integrados continúan su proceso normal de evolución.

Un alma perdida es un fragmento de energía que se ha separado de su principio superior mientras este sigue su evolución. Digamos de paso que un fantasma es un alma perdida, solo que la tradición lo asocia restringido o anclado más a un sitio que a una persona.

De modo tal que es posible que una persona esté encarnada en su cuerpo físico mientras parte de la energía de su alma todavía está atrapada en otra realidad. De hecho, un aspecto importante del trabajo de Terapias de Vidas Pasadas consiste en recuperar e integrar esos fragmentos de energía que han quedado atrapados en experiencias traumáticas de vidas pasadas o de esta vida. (Nota: Esto es lo que a mi me ha pasado y por ello estoy hablando de propia experiencia).

Ahora bien, un fragmento de un alma conserva todas las propiedades y memoria de la personalidad de la cual se disoció, pues se comporta en forma análoga a un holograma donde un trozo contiene y puede reproducir la totalidad de la información de la unidad original. Esto significa que ese fragmento disociado conserva no sólo la memoria, sino también las emociones, los temores, creencias e inclinaciones de la personalidad de la cual proviene, actuando y comportándose como si fuera esta misma.

Muchos de ustedes habrán leído o escuchado hablar de las fotografías Kirlian, en donde en el aura de la persona se pueden percibir las energías intrusas, las cuales generan su propio campo de energía, por lo cual les es posible atraer hacia su campo de influencia a otras partículas foráneas, lo que explicaría por que una vez que un alma perdida ha invadido el aura de una persona, se facilita el ingreso de nuevas entidades.

Cuando estas partículas o energías intrusas están presentes en el aura de una persona, absorben energía vital como si se alimentaran directamente del campo vibratorio de la persona en la que habitan. Incluso pueden tomar energía de la persona aunque se encuentren fuera del campo vibratorio de ésta.

De modo que toda energía intrusa, sea lo que sea, sea quien sea, es como un parásito que se alimenta de la energía de un ser vivo. Esta es la razón por la cual clínicamente se manifiesta una falta de energía y cansancio, o fatiga crónica. Lisa y llanamente se trata de vampiros energéticos.

Al mismo tiempo, la interferencia que provocan se traduce en un sin número de síntomas físicos, mentales y emocionales en la persona afectada. Así como son capaces de influir en los pensamientos y conductas de la persona en cuyo campo energético se han localizado. De tal manera que en lugar de un espíritu que posesiona, tenemos una partícula o un campo de energía intruso que provoca alteraciones energéticas en el campo vibratorio de la persona involucrada.

Desde el instante mismo en que un alma perdida se ha adherido al campo vibratorio de una persona, comienza a ejercer su influencia sobre esta, pero no hay que olvidar que esta influencia puede experimentarse aún cuando la entidad se encuentra fuera del aura de la persona. Es probable que inicialmente el alma perdida se adhiera al aura de una persona viva y que el proceso de invasión lleve su tiempo. Cuanto más penetra una energía intrusa en el campo vibratorio de una persona, mayor será su influencia sobre esta.

La mayoría de las almas perdidas no provocan esta influencia adrede, al menos inicialmente. Frecuentemente, la influencia y sus efectos se producen sin que el alma perdida tenga noción siquiera de lo que está ocurriendo. La sola presencia de un alma perdida en nuestro campo vibratorio producirá efectos indeseables en nosotros. Es como si provocara un cortocircuito en nuestra dinámica energética.

Una vez que el alma perdida se ha instalado en el aura de una persona, esta comienza a tener sensaciones, emociones, pensamientos y conductas o actitudes que no le pertenecen. Algunas personas se dan cuenta de que está sucediendo algo extraño o lo saben, pero no lo dicen por temor a ser tomadas por locas.

Algunos de los síntomas que se manifiestan son:

A veces escucho como una voz dentro de mí que me dice cosas. Es como si algo dentro de mí me obligara a hacer cosas que no quiero hacer. A veces tengo pensamientos que no son míos. Hay momentos en que me dicen que parezco otra persona. Hay algo dentro (o fuera) de mí que me impide hacer todo lo que me propongo. A veces siento como si hubiera otra voluntad dentro de mí.

Como frecuentemente la adherencia del alma perdida suele suceder en la infancia, la persona crece y se desarrolla con una forma de ser que cree que le es propia, pero en realidad no es totalmente de ella. Si la invasión del aura se produce en la vida adulta, la diferencia entre el antes y el después puede ser más clara. Cuando es así, generalmente puede identificarse algún hecho o momento preciso a partir del cual se produjo el cambio en el humor o en el comportamiento de la persona.

Pudo haber sido un accidente, una intervención quirúrgica, una violación o un gran dolor emocional o apenas una visita de cortesía a algún conocido hospitalizado.

Los traumas, las sensaciones, las emociones y las creencias no terminan ni se resuelven porque uno se muere. Cuando nos vamos de esta vida, nos llevamos nuestra historia a otro lado. Nadie se convierte en sabio o maestro por el solo hecho de morir. Más aún, al permanecer el alma perdida en el plano físico conserva también los dolores que tenía el cuerpo físico, porque se ha quedado con esa impresión.

Este tema es tan amplio que podría escribir páginas y páginas, lo cual no es mi intención, pero todo lo que antecede nos vuelve a recalcar la importancia que actualmente tiene el trabajo que como Trabajadores de la Luz hacemos con el rescate de almas, ya que es nuestra intención de ayudarle al alma a elevarse hacia la luz y a no quedar merodeando en el plano de la tercera dimensión.

Igualmente cuando un familiar nuestro trasciende, siempre es conveniente hacer un trabajo que llamo “Ayuda a los que Pasan de Plano”, invocando la ayuda del Arcángel Miguel, prendiendo una vela blanca y hacerlo durante 7 días. Con este acto de amor facilitamos a nuestro ser amado la ascensión hacia la luz. Más abajo transmito el texto que suelo emplear para estas circunstancias.

Espero que toda esta información sea de utilidad y me despido con todo amor, Alexiis.

NOTA: Esta es una especie de ayuda para la persona que ha trascendido, para ayudarle al alma a encontrar el camino hacia la luz. Si se quiere también se pueden prender una vela blanca por día, por supuesto dejando que se termine de quemar, por lo cual no conviene utilizar las velas muy grandes. El significado es brindar luz al alma.

Cuando un estudiante del camino espiritual se entera de que alguien ha pasado por lo que se llama “muerte”, inmediatamente debe ponerse en nivel de meditación y pedir la ayuda del Arcángel Miguel y sus Servidores de Luz, haciendo la siguiente invocación:

“En el nombre de mi Amada Presencia de Dios “YO SOY”, invoco al Arcángel Miguel, a sus Servidores de Luz Azul, a la Amada Maestra Astrea, para que asistan a este ser……………………..(nombre y apellido) que, recientemente ha pasado de plano, en el cambio llamado “muerte”.

Corten, corten, corten toda humana creación, los hábitos indeseables, fuerzas destructivas, egrégores, condiciones inarmoniosas que intenten perturbarlo, reemplazando todo eso por la pureza y la perfección que, a todo ser humano, le corresponde.

Te pido, Arcángel Miguel, que protejas y cuides a este Ser para que pase con prontitud a través de la efluvia de la atmósfera terrestre. Corta las ataduras magnéticas que lo atan al mundo material, de manera que él/ella pueda desprenderse de sus pasiones, de sus apetitos y ascender rápidamente a los Planos de Luz, donde ha de proseguir su evolución.

¡Que tu poderosa fuerza lo guarde a cada hora! ¡Guíalo y mantenlo sellado en tu flamante Luz! ¡Aleja de él toda influencia maligna, encarnada o desencarnada, toda entidad que no esté en armonía con el bien y la perfección. Serena su alma, su mente y da paz a su corazón! ¡Alivia su carga en lo posible!

Te pido, Arcángel Miguel, que eleves tu espada de Llama Azul y rápidamente corta, corta, corta todo lo negativo en cada célula, átomo, en los vehículos inferiores que componen su ser. Que él/ella lo sienta y lo acepte con intensidad, pues se le ofrece ahora la liberación de lo que no sea la Luz, y la Fe es lo que determina el resultado.
“YO SOY” la fe por el poder de mi Magna Presencia.

Te doy las gracias, Arcángel Miguel, y a los Seres de Luz que han asistido a ………….. (nombre y apellido). Bendigo el glorioso poder del Arcángel Miguel y decreto que todo está realizado en Amor y Perfección.


Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/



                                                                                                                                   
                                                                                                                                                                                


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada