nocopias

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Jhasua, Sananda, originario de la segunda estrella de la constelación de Sirio




Recordatorio para permanecer en la Ley del AMOR 
** JHASUA VINO PARA ENSEÑARNOS LA LEY **
Jhasua, originario de la segunda estrella de la constelación de Sirio, nació el año 747 de la fundación de Roma, cuando se dio la conjunción planetaria entre Júpiter, Saturno y Marte.
Antes había ya reencarnado 8 veces en la Tierra. En Lemuria se llamó Juno y Numú, en la Atlántida se llamó Anfión y Antulio.
Después de la destrucción de la Atlántida reencarnó como Abel, Krishna, Moisés, Buda y Jhasua. Muchísima gente que se cree "espiritual" jamás aceptará que esas 9 vidas son del mismo Ser.
De estas 9 vidas tomé consciencia en 1996 y  da igual que la inmensa mayoría lo niegue.
Por cierto, su verdadero nombre es Sananda.
¿QUIÉN ES JESÚS, JHASUA O SANANDA?
La Humanidad del Planeta Tierra se halla en un momento evolutivo muy trascendente, el momento de dejar el Mundo de Expiación y Prueba, lleno de sombras, de medias luces, de errores y de ignorancias, para pasar al Mundo de REGENERACIÓN, la Nueva Etapa Evolutiva en la cual todo es Luz, luz inicial, pero luz sin sombras, sin errores, donde todos los Seres se sienten hermanos y se aman con un amor fraterno general.
La humanidad está recibiendo las ayudas orientadoras, por parte de Seres espirituales muy elevados, para que vayan tomando conciencia del cambio evolutivo que se está gestando y se dispongan a mover sus energías en armonía con las energías de la Nueva Etapa Evolutiva.
Es evidente que estas energías que impulsan un movimiento de cambio evolutivo están reguladas por la Ley Divina, como todo lo que forma la infinita Creación lo está.
La Ley Divina de Amor, que es la Energía que emite el Creador hacia Su Obra, se evidencia actualmente en el Planeta Tierra por la Subleyes de Causa y Efecto, Evolución y Progreso, Afinidad Vibratoria, Encarnación y Desencarnación, Orden Cósmico y Jerarquía Espiritual.
La Subley de Jerarquía Espiritual asegura un orden cósmico y un proceso evolutivo normal para el Planeta Tierra y la Humanidad que lo habita, al designar al Ser Crístico Jesús como el conductor visible del proceso evolutivo.
Las sombras que rodean a las mentes humanas del Planeta Tierra han dificultado la exacta comprensión de la Misión Divina de Jesús de conducir a TODA la Humanidad hacia el Cambio Evolutivo en primer lugar, y hacia los Mundos Crísticos, finalmente.
Se evidencia que la inmensa mayoría de los Seres humanos no han comprendido y continúan sin comprender, que el Ser Crístico Jesús es el ÚNICO Ser enviado por el Amor Absoluto del Creador, en forma de Subley de Jerarquía Espiritual, para enseñar, preparar y conducir a la Humanidad hacia niveles de conciencia superiores.
Es totalmente imprescindible que los Seres humanos tomen conciencia de esta realidad y se abran a las percepciones que le conducirán a ver con claridad. Jhasua vino a traer la LEY de Dios a un mundo demasiado nuevo para poderla comprender, pero puso los cimientos de su MISIÓN DIVINA, que sería inmortal y esa MISIÓN continúa su desarrollo.
El vino para enseñar la LEY DE AMOR.
Los caminos de Jhasua, fueron uno mismo desde el principio hasta el fin; una sola doctrina; un solo ideal; una sola la eterna realidad que busca: LA FRATERNIDAD HUMANA, principio que encuadra en la armonía y el Amor Universal.
¿QUIÉN ES JESÚS, JHASUA o SANANDA?
Ya no deben mantenerse en la mente humana las imágenes de la pasión de Jesús y continuar recordándolo clavado en la cruz y tampoco mantener las cruces como el punto de referencia de Su Misión Divina.
¡Jesús no vino para que le tuviésemos pena por tener que pasar el peor de los suplicios! ¡Jesús vino para que le siguiéramos, para que asumiéramos sus enseñanzas y las pusiéramos en práctica, para que nos convirtiéramos en Sus Instrumentos!
Cuando el Ser humano no tiene clara conciencia de quién es Jesús, porque aún mantiene grabada en su mente la información suministrada por las diversas religiones cristianas, que consideran que todo fue dicho hace dos mil años y no admiten que haya proyección de futuro en Su Misión y, por lo tanto no lo pueden relacionar como el portador de la MISIÓN DIVINA de conducir a la Humanidad hacia estados de conciencia superiores.
Para que podamos ser instrumentos útiles de Jesús es necesario que, primeramente tengamos formada con toda claridad la idea de que somos SERES ESPIRITUALES, encarnados durante un determinado tiempo en un cuerpo físico para aprender, purificar errores, sustituir ignorancias por conocimientos y conseguir cambiar unas vibraciones materiales por vibraciones espirituales.
Debemos saber que todo este trabajo evolutivo que tenemos que conseguir, todo él, está vigilado, orientado y dirigido por muchos Seres espirituales, siendo los más cercanos, nuestro Ser de Luz y nuestro Protector, pero vigilado globalmente por el Ser Crístico Jesús y apoyada Su Misión por María, la que fue su madre física en la Tierra.
Es evidente que resulta imprescindible y es totalmente necesario para que nuestro progreso no se detenga, que podamos adquirir un conocimiento lo más real posible de quién es el Ser que nos tiene que enseñar y guiar hacia claridades mayores, es imprescindible que sepamos
¿QUIÉN ES JESÚS?
"YO SOY AQUEL QUE MI PADRE ENVIARA PARA DAROS SU LEY: QUIEN QUIERA QUE ME SIGA VERÁ A DIOS.
YO CAMINO POR EL SENDERO DE LA VERDAD Y LA LUZ RESPLANDECE EN MI""OS DESCRIBIRÉ A JESÚS COMO EL MÁS ADELANTADO DE LOS MESÍAS VENIDOS A LA TIERRA Y HARÉ RESPLANDECER LA CASA DE DIOS, LIBRE DE TODA SUPERSTICIÓN HIJA DE LAS CRIATURAS; OS VOLVERÉ AL SENTIMIENTO DEL DEBER Y OS CONVENCERÉ DE LA FELICIDAD QUE LES ESPERA A LOS FUERTES, HUMILDES Y DEVOTOS OBSERVADORES DE LAS LEYES DE DIOS"
Comprendemos que Jesús es el Ser más elevado enviado por Dios a nuestra Humanidad.
Comprendemos que el Ser Crístico Jesús asumió la Misión Divina de conducir a toda la Humanidad hacia niveles superiores, hacia los Mundos Espirituales.
Comprendemos que Jesús, por ser el Ser espiritual más elevado, todas sus enseñanzas resaltan los valores espirituales eternos por encima de los valores materiales circunstanciales.
Comprendemos que Jesús se dirige siempre a nuestro Ser espiritual, no a nuestra materia.
"EL LENGUAJE DE JESÚS ES EL LENGUAJE DEL ALMA, PORQUE DE SU ALMA NACE Y HACIA LAS ALMAS VUESTRAS VA DIRIGIDO, ELLAS DEBEN POR TANTO ABRIRSE ANTE SUS TIERNOS LLAMADOS, SI ES QUE EN VERDAD SIENTEN, Y ESCUCHAN SU VOZ, QUE CON TANTA INSISTENCIA Y CON TANTO AMOR OS LLAMA HACIA EL SENDERO DE LA LUZ Y DE LA VIDA.
LEVANTAOS, PUES, AMIGOS MÍOS, HASTA LAS ALTURAS DEL SENTIMIENTO CON QUE BUSCO ILUMINAR VUESTROS ESPÍRITUS Y HONRADME CON VUESTRA CONFIANZA Y FRANQUEZA, PARA QUE PODÁIS ESTABLECER ESTRECHA ALIANZA CON QUIEN DESDE LOS MILENIOS DESTINADO OS HA SIDO PARA VUESTRO GUÍA Y PARA VUESTRO MESÍAS"
"FELICES LOS QUE CREERÁN, PORQUE MARCHARÁN EN MI LEY; FELICES LOS QUE SEGUIRÁN MIS PRECEPTOS PORQUE VERÁN A DIOS.
PERMANECED HUMILDES; NO OS DEJÉIS DOMINAR POR LA AMBICIÓN DE LOS BIENES TERRENALES, NI POR EL DESEO DE PODERES MUNDANOS.
LOS QUE SE APEGAN A LA TIERRA NO ME PUEDEN SEGUIR.
MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO.
APOYAOS EN MÍ Y YO OS LLEVARÉ HACIA LA VIDA, Y OS DARÉ LA VIDA, PORQUE LA VIDA SOY YO".
Jesús representa a los Seres Crísticos que palpitan y vibran ya dentro de la Gran Idea Divina.
Estos Seres no varían ni tuercen jamás su camino, porque él forma parte de la misma Eterna Idea Divina, por lo cual Jhasua pudo decir con toda verdad:
"Los Cielos y la Tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán."
Agustín de La Mancha 25-12-2014




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada