nocopias

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Mensaje de los Nephilim a 29 octubre 2015 por Corinne





Mensaje de los Nephilim a 29 octubre 2015 por Corinne


Saludos fraternales del Pueblo NEPHILIM a vuestra Humanidad.
Cuando llegara el Fin de los Tiempos fue anunciado que desvelaríamos nuestra Presencia.
En el momento del encierro por la curvatura del espacio-tiempo el Pueblo NEPHILIM consiguió reunir su dimensión de origen y algunos de nosotros se sacrificaron voluntariamente, entrando entonces en la Intra-Tierra con el fin de preservar y llevar la Fuente Original para el conjunto de la Vida.
Luego, la cobertura, la tapa si podemos llamarlo así, se cerró sobre nosotros y el conjunto de las dimensiones sagradas de la Creación.
Sabíamos que los días sombríos se anunciaban los cuales nos iban a pedir una preparación enorme de transmutación en el equilibrio de nuestras propias vibraciones y estructuras sometidas a una presión que jamás habíamos vivido.
Nuestra conciencia multidimensional hasta el presente Libre fue entonces sometida a una compresión que nosotros tuvimos que transformar en concentración, en apnea pero no de sueño.
Esos tiempos fueron difíciles tanto para nosotros, como para vosotros, y los pueblos que se reunieron poco a poco en la Intra-Tierra, solicitando una adaptación tanto de nuestras estructuras físicas y sutiles como de nuestro modo de vida, comprometidos en una Unidad de Vida reunida alrededor del Fuego Cristalino de la Madre Tierra, llamada la Fuente Madre y el poderoso foco de emisión de Vida que nosotros nutríamos.
Nosotros fuimos los garantes de la VIDA no pudiendo ser ésta destruida, ni desviada de su principio original, a lo sumo ella podía ser comprimida aunque fuera solamente por un tiempo.
Se probaron ensayos, cada uno de ellos cada vez más espantoso que el anterior, por las entidades de la sombra, y más recientemente en vuestra historia humana a través de los "ensayos nucleares" realizados en las profundidades de la Tierra que tenían como objetivo agrietar, fragmentar los átomos de Vida.
Ahora podemos expresar el hecho de que nuestra naturaleza de Fuego con un poder que os es imposible de aprehender, nos permitía hacer un tapón, nos permitía absorber la radiación destructiva, transmutarla repartiendo la carga en el seno de los océanos, los volcanes y en ciertas partes de la Tierra con el fin de preservar al máximo lo Viviente, todo esto en correlación con los Grandes Devas de la Naturaleza.
Hoy, los pueblos de la Intra-Tierra reunieron su Merkabah respectiva y esperan, situados alrededor de la Tierra, el movimiento final de traslación de la Tierra y vuestra Humanidad, hacia su dimensión Unificada.
Los NEPHILIM permanecemos para cumplir los últimos actos que hacen sonar la liberación definitiva.
El Fuego cristalino es considerablemente intensificado conforme avanzan las recepciones de las radiaciones exponenciales del Sol Central y de las diferentes Fuentes galácticas.
En esta ocasión contribuimos a repartir las cargas de VIDA a través de los volcanes, los océanos, el magma y la corteza terrestre antes del encendido final que verá finalmente la plena y completa liberación del conjunto de los Pueblos, Fraternidades y Dimensiones en el seno de la Luz Unificada.
Durante todo este tiempo hemos llevado y preservado vuestros SUEÑOS.
No hablamos de sueños humanos, sino de vuestras dimensiones de Eternidad.
Llegó a día de hoy el momento ÚLTIMO para transmitiros aquello que os pertenece de toda Eternidad y que nosotros liberamos en el corazón de vuestra Humanidad.
Os desvelamos así a Vosotros, esto marca el hecho de que el Paso llegó.
Cada UNO está en su final, está en el lugar donde él debe estar, conscientemente o no.
Os invitamos a morar en el seno de vuestra PAZ, en el corazón de vuestro SER, libre y amoroso, en la certeza de que el advenimiento está allí.
En la certeza de que Nosotros estamos todos Presentes a vuestros lados para vivir Vuestro / Nuestro RENACIMIENTO… Juntos…
El Pueblo NEPHILIM..

Transmitido por Corinne en Terre Nouvelle.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada