nocopias

jueves, 28 de julio de 2016

LA MADRE DIVINA Y EL PADRE DIVINO. Por Susannah





LA MADRE DIVINA Y EL PADRE DIVINO. 


Según el Maestro Sananda: “La Madre Divina es el corazón divino, o el Amor Divino. El Padre Divino es la mente divina, o la sabiduría divina. Cuando la Madre Divina y el Padre Divino se unen en equilibrio y armonía; el Niño Dios; el Niño de Cristo o conciencia de Cristo, se concibe dentro del aspirante espiritual, y comienza a crecer hasta la madurez. 

Sananda a través de Rananda. 

Es en nuestras mentes y corazones donde recibimos la información de Dios que es nuestra Fuente, la energía vital, el flujo del amor y la iluminación de la verdad - el pensamiento del Espíritu, la Palabra de Espíritu, y la acción del Espíritu. Podemos tener una relación amorosa e íntima con nuestros Padre Divinos porque son reales en nuestro corazón y pedirles que también ellos nos llamen a nosotros por nuestros nombres. Tenemos la capacidad de relacionarnos con nuestros padres amorosos Divinos de una manera muy íntima. Como seres vivos, podemos interactuar mediante relaciones personales, no podemos interactuar con ellos de una manera similar a nuestras relaciones humanas, sólo podemos percibir interiormente, su amor, su apoyo, su dulzura, su orientación y otros tipos de conocimientos, herramientas vibratorias y sentimientos que desean transmitirnos para ayudarnos en nuestra ascensión – el regreso a casa, donde podremos estar totalmente realizados en Dios. Nuestros padres espirituales quieren tener una relación íntima, personal afectiva y cercana con nosotros. Debido a que son invisibles, ya que son de la sustancia del espíritu, es un reto para nosotros conocerlos, y saber que existen. Sin embargo, esto es posible y nuestro más genuino derecho. Tan sólo hay que prestarles la atención necesaria y sentir la conexión con ellos como algo natural. También tenemos a dos grandes seres cósmicos, de una alta evolución espiritual que son nuestra Divina Presencia, y que por haber creado todos nuestros cuerpos multi-dimensionales, también son nuestros padres. 
Las respuestas a nuestras preguntas más profundas y anhelos se transmiten a nosotros desde nuestra Fuente del Creador Padre Madre en un proceso maravilloso porque ellos también son nuestros Padres y los Padres de nuestros Padres Divinos y de los Padres de nuestra Divina Presencia según sea nuestro linaje espiritual. Por lo tanto, nuestro espíritu, nuestro alma, nuestro yo divino y nuestro yo superior; son regalos de los Primeros Dios Padre Madre. Desde la parte más expandida nuestra conciencia hasta la más humana, estos regalos participan activamente en nuestras creencias y sentimientos, y nos reflejan la perspectiva del Espíritu. Se nos da la capacidad de pensar como Dios, de amar y sentir como Dios, de crear como Dios; con la intención y la atención, ya que hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios.
Cuanto más elegimos vivir con las virtudes y facultades de nuestro Espíritu, respondemos a las circunstancias y situaciones difíciles de nuestra vida de una manera positiva, más sabia, más sana, más amorosa y más espiritual con los destellos de nuestra alma inmortal que sufriendo en estos valles densos; siempre busca alcanzar la cima del Espíritu. Una relación con nuestro espíritu interior se produce cuando se toma el tiempo durante el día para meditar, relajar la mente y solicitar la información de nuestra mente superior que nos ayuda a tener un mayor discernimiento y más claridad mental. 
Cómo lo ha explicado el Maestro Sananda, la información espiritual que estamos buscando y las respuestas a nuestras preguntas; vendrán con el tiempo a través del proceso de calmar la charla mental, en otras palabras aprender a vaciar la mente y a ponerla en blanco. Aquietar su mente es el paso fundamental para permitir que entre la energía espiritual y lo que Dios quiera darle ya que Dios sabe lo que puede resonar en su interior. Darle el mando a nuestro Ser Divino ¿Cómo al Espíritu le gustaría que usted piense, sienta y actúe?
Pasar este tiempo en la comunicación espiritual le da a nuestro ser íntegro, la oportunidad de transmitir sentimientos armoniosos de paz, de amor, alegría, de fuerza, de valor, de fe, de paciencia y de tolerancia, para ayudarnos en nuestra ascensión. Es el espíritu interior el que da una imagen más completa de lo que realmente somos y nos ayuda a reconocer nuestro plan de vida divina para que podamos seguir hacia adelante y lograr nuestra ascensión de una manera más consciente. De esta manera, al permitir que entren en nosotros los pensamientos de Dios a través de la conciencia y el espíritu; estamos sentando las bases para los planes que nuestro Espíritu tiene para nuestra alma y nos estamos transformando en un ser más intuitivo y creativo.
El Padre Divino está representado aquí en la Tierra por Cristo Miguel que es el Maestro Sananda. A través de su espíritu, los planes de Dios están incrustados en su mente, lo que permite que las ideas y el lenguaje de Espíritu, sean impresas en sus pensamientos y sentimientos. Sin embargo, debe haber un ambiente dentro de su ser que permita a los planes de Espíritu ser traducidos en palabras y luego en acciones. Este es el funcionamiento de la conexión mente-espíritu-cuerpo. El Espíritu imprime la información en nuestra conciencia, creando un lugar para los pensamientos de Dios para echar raíces y crecer, ayudando a integrar esto en nuestros cuerpos que podemos actuar sobre la información que hemos recibido. Este es el siguiente paso del proceso de la comunicación espiritual y es por ya través de nuestros Padres Divinos que esto ocurre. ¿Quiénes son, cuál es nuestra relación con ellos, y cuál es su propósito para nosotros?
A través de los dos padres de nuestro Espíritu (dos rayos gemelos que forman la Divina Presencia Yo Soy) nuestro Creador revela atributos de la paternidad perfecta (la energía masculina divina) y de la maternidad perfecta (la energía femenina divina). Tenemos un lugar en nosotros que está diseñado para encarnar estas dos naturalezas divinas arquetípicas. El Padre Divino es la Palabra Viva de Dios, esa parte del Espíritu que construye nuestro carácter y personalidad en la naturaleza divina. A través de las energías del amor, Dios, como Padre Divino proporciona la plantilla para los atributos de la verdad, de la bondad y de la belleza. Tener una experiencia personal directa con su Padre Divino le traerá más sustancia del espíritu dentro de su ser que se va a ingerir más fe, voluntad y otros atributos espirituales cuando se está en relación con su Padre Divino.
La información espiritual de las ideas o planes del Creador, necesita una forma de transmitir lo que es necesario para los seres humanos, para construir los caminos divinos en la vida física. El Padre Divino es la encarnación de la lengua del amor que está codificada en nuestros cuerpos a través de nuestro ADN, que se cruza con la estructura o el tejido espiritual de la Madre Divina como una cesta que envuelve en nuestro cuerpo físico. Por esta relación con los padres divinos, nos volvemos Espíritu semejante a Dios.
Los atributos de Dios que hemos heredado son; el coraje, la voluntad, la perseverancia, la fuerza interior, la paciencia, la calma, el equilibrio, la inteligencia, la sabiduría, la compasión, la misericordia, la comprensión, la bondad y la paz, se asimilan en nuestros cuerpos etérico, mental y emocional. Nos ayudan a salir adelante. 
El Padre Divino, que representa la fuente por la cual unimos nuestra naturaleza humana con nuestra divina. Todos los atributos del Padre Creador que necesitamos para la vida dinámica en Espíritu son alcanzables a través de nuestro Padre Divino. 
Cuando nos dejamos abrazar por Cristo Miguel, el Maestro Jesús; la impronta de su naturaleza perfecta, se funde con nuestra naturaleza y combina nuestro pensamiento evolutivo y naturalezas emocionales con su pensamiento y emocional naturaleza divina. Este es un proceso que se produce con el tiempo a medida que cada vez más el deseo de crecer en el Espíritu, y nos volvemos cada vez más amorosos desde el núcleo de nuestro ser que es el corazón hasta cada célula de nuestros cuerpos inferiores.
Él comparte su naturaleza divina que también puede convertirse en una expresión de la Palabra de Dios, que nos permite crecer espiritualmente; más en sintonía con el alma y el yo superior. Esto construye un carácter fuerte y noble en nosotros, y estamos más en alineación balanceada de los chakras, tenemos más salud y vitalidad. Las palabras de Cristo Miguel, su amor, y energía, actúan como un bálsamo curativo en las células que se están renovando a sí mismas. 
La Madre Divina es representada aquí en la Tierra por el Espíritu Santo, y ella no podría existir sin una contraparte masculina, como todo en el universo, ella también necesita del Yin y el Yan. La Madre Divina nos da la gracia que el Espíritu otorga a cada ser de la creación – cuerpo celeste, seres humanos, ángeles, elementales y animales. 
El suyo es el reino de la mente o la conciencia - el puente entre la realidad y el espíritu de la materia física, y al tener la conciencia de la Madre Divina co-creamos con su luz y con nuestra voluntad y los caminos del Espíritu. Su casa es el universo y ella también reside en nuestro corazón. Ella es la Madre que con amor vela por sus hijos e hijas. Ella está en contacto en todo momento con toda la vida de cualquier reino. Ella nos sostiene cuando estamos atravesando momentos difíciles, e impregna nuestra conciencia con la información espiritual que podamos aprender y experimentar. Ella siempre purifica el ambiente de nuestra mente si somos susceptibles a la acción de la corrección de sus cuidados dentro de nosotros, y nos da baños de luz que nos limpian.
Ella nos pide que tengamos en nuestra conciencia y en nuestro corazón; receptividad a nuestro Padre Divino para infundir su verdad como la Palabra de Dios en nuestro ser. Ella proporciona el entorno receptivo dentro de nuestra conciencia, incluyendo el subconsciente y los niveles inconscientes. Ella quiere que tengamos una sólida base espiritual para para mezclar, hacer crecer y cooperar con nuestro espíritu. También nos pide que ayudemos a la Madre Tierra y meditemos por la fuerza de la paz. Nuestra Madre Divina tiene la capacidad de suavizar aquellos comportamientos o hábitos negativos profundamente arraigados para transformarlos en corrientes espirituales superiores y así podamos percibir la mejor forma del Espíritu.
Ella nos ha enseñado que la mejor forma de nutrir nuestra mente, es pensar con el corazón, para no arrepentirnos nunca de nuestras buenas acciones aunque estas, en el plano de la Tierra; nos traigan sufrimientos. El camino más fácil no es el de la ascensión. La Madre Divina es un alimento espiritual para el alma que expande el amor de Dios en todo el universo, a través de sus canales espirituales de energía. Con la ayuda del Espíritu Santo, Ella teje el Amor Divino en nuestras mentes y cuerpos.
Ella es la fuerza que tiene el poder de la verdad del Padre Divino y lo pone en nosotros para nuestra curación y transformación. Esta acción infunde amor divino a través de todo nuestro sistema de la misma manera que la sangre es bombeada a través de nuestro sistema circulatorio a través de nuestro corazón. El amor divino es nuestra sangre de la vida espiritual que fluye del corazón de nuestro Padre Divino a través del corazón universal, expansivo de nuestra Madre Divina en nuestro corazón para hacer circular a lo largo de nuestros sistemas de energía para sanar y transformar nuestras vidas. 
En nuestro cuerpo físico, el amor se traduce en información que viaja a través de los distintos sistemas de nuestro cuerpo - en particular los sistemas nervioso y endocrino centrales, el envío de señales de afirmación de la vida en nuestras células para estimular el proceso de curación innata de nuestro cuerpo sobre todo cuando pasamos tiempo con la Madre cada día y recibimos su acción benefactora para evolucionar y desarrollar nuestra naturaleza superior. 
Ella es la matriz y el ambiente para el funcionamiento de los mecanismos de universo. Las actividades espirituales, el desarrollo intelectual y las operaciones físicas son orquestados por su mente divina. 
Ella permite que todas las cosas se produzcan - para ella el libre albedrío es sagrado en el universo para dar a todos sus hijos e hijas, la oportunidad de elegir el camino del amor y nos da una gran libertad para expresarnos. A veces sus hijos e hijas responden y se comportan en alineación con la voluntad divina. A veces no lo hacen. Ella no juzga, sólo compasivamente entiende que a veces las circunstancias y el servicio son muy duros y ella ama incondicionalmente porque sabe que con el tiempo sus hijos e hijas, crecerán para convertirse en Maestros Ascendidos, Elohim o Arcángeles, a medida que estén mejor educados a los caminos del Espíritu. Ella es una Gurú y también se encarga de las almas que cambian de plano y de la desintegración de la materia.
En el desarrollo de una relación con nuestra madre, ella nos da su corazón universal que nos ayuda a amar y perdonar a nosotros mismos ya otros. Ella infunde en nuestros circuitos de energía y centra la mayor información que estimula la penetración y desarrollar la sabiduría. Esto ayuda a nuestros respuestas de defensa ceden suavemente para el poder curativo del Espíritu como ella bombea los atributos divinos de nuestro Padre Divino en nuestra conciencia. A través de este mecanismo que recibimos nuestra curación más profunda.
Nos ayuda a purificar nuestro corazón y nuestra conciencia. Nos brinda apoyo, orientación, y comprensión. Es una amiga. Mírese en los brazos de su Madre Divina y pida que la esencia de su Padre y Madre Divinos lo llenen. Recibirá lo que necesita si lo pide. En foque la luz de ambos por un buen rato, en las áreas de su vida o las partes de su cuerpo que requieran transformación, sanación o apoyo extra – transfusión de luz con los baños de luz que ellos nos dan, para disolver los bloques energéticos dentro de los chakras o los patrones de conducta negativos que nos están agobiando.
Pídales empoderamiento y guía divina. Alinee su corazón con el corazón de ellos y llene el vacío con la conciencia de ellos. Sus heridas se cicatrizan y su dolor se trasmuta con la luz de ellos. Ellos son la Unidad de la vida que todo lo penetra. Si necesitan una señal para estar seguros de algo, pídanla – la fe necesita un fundamento en el cual cultivarse.
Es difícil soltar los errores repetitivos que mueven el karma, sobre todo cuando hay un comportamiento compulsivo o una adicción a una sustancia como el tabaco, el alcohol o las drogas (hay obstrucciones que hay que limpiar). Es más fácil con la energía combinada de tres seres de luz o maestros ascendidos. Como los Padres Divinos son rayos gemelos, de naturaleza complementaria, con su luz, nos traen a la plenitud de una persona bien integrada. 
Desde nuestro Padre y nuestro ser divino, recibimos las soluciones, la identidad, la imagen de sí mismos a través del tiempo a través de la experiencia de vida. Si usted quiere verse a sí mismo como realmente es, pida verse a sí mismo desde la perspectiva de su Padre Divino. Se le dará una imagen de cómo Dios lo ve a usted, y lo ve como un ser amado, amable y valioso, con enormes potencialidades creativas. Un ser con confianza en sí mismo, poder personal, fuerza y valor que vive con entusiasmo la vida. El Padre es el patrón de la personalidad y todos los atributos que se consideran preciosos y deseables en la vida humana se siembran dentro de Él.
Desde nuestra Madre, recibimos la comunicación, la protección, el consuelo, la atención y la seguridad que necesitamos para crecer como un hijo o una hija de Dios. Ella nos proporciona una mayor capacidad para aprender a amarse, a cuidarse, y a cuidar a otras almas. Recibimos su dulzura, su energía sanadora, su guía y su cooperación para co-crear Dios. 
Ella es la respiración de la vida que impregna todo. Ella eleva el ego a la conciencia universal. Se empieza la vida con los cinco sentidos físicos, luego las capacidades sensoriales internas a medida que crece nuestra receptividad espiritual. Esto permite mayores ideales espirituales a través de estos dones intuitivos. Ella es una Maestra de la Vida y nos ayuda a hacer nuestro propio tejido de la vida, con un verdadero significado y un propósito más elevado.
Con amor Susannah




Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada