nocopias

lunes, 13 de junio de 2016

¡Antes de nacer ya fuiste un triunfador! Meditación: regresión al vientre materno

Fecundación: todos los seres humanos nacemos de la unión de sólo dos células, el óvulo y el espermatozoide.


¡Antes de nacer ya fuiste un triunfador! Meditación: regresión al vientre materno

En la vida nunca dejaremos de luchar, lo único constante es el permanente cambio y evolución. Sin embargo, cada persona ya nace con un gran triunfo sobre por lo menos 20 millones de otras personas más.
Cuando nos engendraron, tuvimos que competir con 20 a 40 millones de hermanos para llegar a una meta.
Tú no lo recuerdas, pero en las prácticas de regresiones, se puede llegar a determinar la primera lucha y éxito que tuviste ante millones de células haploides que competían entre todas. Cualquiera pudo llegar, pero llegaste tú.
¿Fue suerte?, ¿Fue tu esfuerzo?. Sea como fuera, tú eres un triunfador.
Fertilizar el óvulo no es tarea fácil. Existen millones de personas infértiles. El comercio y el placer sexual hace perder miles de millones de espermatozoides.
Anualmente se invierten miles de millones de dólares de personas que no pueden tener descendencia. Pero, tú pudiste triunfar, tuviste un gran éxito. Fueron más de 20 millones que quedaron sin nacer. ¿Qué vas ha hacer al respecto?
Muchas personas se sienten fracasadas, e inclusive algunos vencedores de eventos escolares, concursos, competencias, entran en cuadros depresivos, porque ya no pueden seguir ganando.
Para triunfar
Si tú ya eres un triunfador, entonces, para triunfar, tienes que revivir la energía del triunfo, no vivir en el pasado, ni añorarlo, sino que revivas la energía del éxito.
El éxito en la vida genéticamente, ya lo tienes. Para triunfar, muchas veces lo que se necesita es ganar tiempo, ganar velocidad y hacer las cosas tan sólo un poco más que los demás.
Para triunfar no hace falta ser hermoso, ni atlético, ni menos orador, sino carismático, simpático y ganar tiempo.
Todo se puede adquirir o incrementar. El dinero se consigue de la nada. De un poco de tierra y unas cuantas semillas se pueden obtener grandes fortunas. De una idea, de un invento, una profesión o con tus dos manos, puedes obtener lo suficiente para comprar muchas cosas, para viajar, casarte y todo lo que desees.
Pero, no podrás comprar tiempo. El tiempo es lo único que siempre va decreciendo, no lo puedes incrementar, tarde o temprano se acaba.
Ganar tiempo
Por ello, para triunfar en la vida, debes ganarle tiempo al tiempo. Cada segundo que ganes, será un segundo adicional que los demás lo perdieron. La suma de cada segundo te llevará a triunfar en la vida.
Ganar tiempo es el arte más preciado. No se trata de que vivas 80 a 100 años, sino lo que hagas con cada segundo de tu existencia. Puedes vivir 90 años pero si no lo has aprovechado, no tendrás éxito en la vida.
Si la vida te lleva a 70 u 80 años bien vividos, bien aprovechados, el éxito habrá sido el sinónimo de tu vida.
Potenciar con el poder mental la energía original de cada etapa
Tienes que ingresar a niveles de la meditación, relajación, es decir, ir hacia los niveles de ondas cerebrales alpha, deltha o tetha. Cuando ya estés en dicho nivel, puedes hacer como una especie de regresión y recuperar la energía del triunfo.
Esta energía te ayudará a triunfar siempre. Fue la que te hizo ganador para que pudieras llegar a la vida.
La mayor parte de los fracasos se deben a la falta de motivación y, esta motivación es falta de la energía o impulso. La energía no se pierde, se encuentra en ti, alojada en tu mente y células.
Si la mantienes activada, el éxito siempre te acompañará. Por lo menos tienes un primer gran triunfo cuando fecundaste. Luego, de todas maneras, debes haber tenido más triunfos en tu niñez, adoslescencia, adultez. Esa es la energía que debes traer hacia el presente.
No el recuerdo, sino las sensaciones, el sabor del triunfo, la motivación, la chispa que encendió tu éxito y que no se ha perdido. Tal puedas ver una foto de tus logros, ingresa al nivel de la meditación y trae al presente la energía del triunfo.
El hecho es solo histórico, lo que importa es la energía que se originó. Las sensaciones frescas, son energía viva. Los recuerdos simples son ataúdes. Tienes que tener siempre en tu mente la sensación del triunfo, a flor de piel.
La relajación y la meditación tienen tantas aplicaciones que puedes bien utilizar, tan solo tienes que acudir a su encuentro. La sabiduría y el éxito, siempre estarán contigo.
Meditación: regresión al vientre materno

María Angélica Sassone, Maya.   Fuente:lareconexionmexico.ning.com

Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada