nocopias

domingo, 10 de julio de 2016

DESCUBRIENDO EL CAMINO…




DESCUBRIENDO EL CAMINO…



Es difícil describir qué se siente cuando, día a día, el camino se va haciendo, sin miedo. Es como si caminaras por un frondoso bosque hacia la luz! Esa luz que quizás siempre habías buscado en tu vida…y que súbitamente aparece paulatinamente en tu vida sin hacer nada especial, dejándose uno fluir…

No es un camino necesariamente distinto al que habíamos andado siempre! Simplemente lo ves y lo andas distinto… de diferente manera, como apreciando por primera vez ese paisaje que te rodea, aunque los lugares que recorres sean los mismos de siempre. Si estás bien atento y dejas tu miedo atrás, se abre a tu vista un nuevo escenario, hecho de pequeños matices en lo que siempre había estado ahí, junto a ti…

Paso a paso se van dando momentos especiales. Día a día surjen personas, momentos y lugares que vives de diferente manera. Cada uno de ellos tiene ahora su sentido mágico, no son fruto del azar o solo de los demás, como hasta entonces. No piensas en por qué han llegado a tu vida, sino en para qué han aparecido en este momento y qué sentido tienen aquí y ahora…

Basta en confiar en la vida, dejar de pensar que la vida está ahí para romper unos esquemas y esa vida aparentemente cómoda y fácil! Esa vida que llamamos fácil, conveniente y segura, pero que no nos ha llevado hacia donde queríamos ir.

Tal vez habíamos aprendido a transitar por ella con una cierta dignidad, pero exigió esfuerzo mantenernos firmes y conformarnos con el destino hasta donde nos llevó, aún siendo demasiado lejos de donde habíamos soñado desde siempre…

Y es que los sueños no son más que un fugaz borrador del mapa de nuestra propia vida. Ese mapa que tardamos en descubrir… hasta que nos damos cuenta de que la ruta la hacemos día a día y que solo debemos decidir si queremos ser felices o bien seguir esforzándonos en ese antiguo camino que no nos lleva a ninguna parte.

Cuando en vez de tus ojos, es el corazón quien marca el camino, el mapa aparece y el Destino hacia tí mismo se muestra claro, nítido y contundente. Es entonces cuando te das cuenta del esfuerzo que había supuesto andar sin destino hacia ninguna parte, por un camino a ratos tortuoso y a ratos, llano y apacible…


“Caminante no hay camino, se hace camino al andar” dijo el poeta, sin quererle poner nombre al Destino, aunque sea porque éste no es más que el continuo caminar para volver al hogar de lo que somos en verdad y así salir de ese sombrío y frondoso bosque que nos oculta la realidad.

Esa nueva realidad ya plena y evidente, que ilumina la vida paso a paso, si tenemos el valor de caminar hacia esos sueños que, desde siempre, tuvimos, pero que el tiempo tal vez nos hizo olvidar…


fuente:http://contigomismo.com/




Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/


https://www.facebook.com/Peluquer%C3%ADa-y-est%C3%A9tica-en-CASA-162467393832911/timeline/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada