nocopias

viernes, 15 de julio de 2016

Kryon: La Profecía de los 144.000 -Cumbre de Canalización de los Maestros



Kryon: La Profecía de los 144.000

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.
Mi socio da un paso a un lado. No se equivoquen: este mensaje viene de la Fuente Creadora, sea lo que sea que eso signifique para ustedes. Una canalización puede provenir de muchos lugares y muchos orígenes, dependiendo de los filtros, del velo, de la consciencia, de la experiencia, pero todo comienza en la Fuente Creadora. Cómo la información llega al ser humano en su pureza, en su emoción, en su exactitud, en su alegría, en su profundidad, cómo hace eso, depende del ser humano. Por esta razón ustedes ven tantas variantes, tantas maneras.
Mi socio me ha hablado acerca del evento que acaba de ofrecerles. Hubo un momento en que se preguntó si estaba haciéndolo bien. Vio a los otros que podían pararse, caminar por el escenario sin caerse, abrir los ojos (se ríe) y no es esa su manera. Él no les ha contado que una vez trató de abrir los ojos durante la canalización y tuvo que detenerse. La razón fue esta: parte de su proceso es saber quién está aquí, porque yo se lo muestro. Quiero que hable a quienes están aquí, no a los asientos; a los corazones. Algunos de ustedes lo saben, algunos lo sienten. Y cuando abrió los ojos, lo que vio fue algunos de los colores y las luces más brillantes que había visto jamás, y tuvo que detenerse. Le quitó el aliento, lo distrajo tanto ver todas las vidas, en todas las caras destellando ante él, ver distracciones y energías en cada asiento, quedó abrumado abrumado con el akash de quienes estaban allí. Ahora ya sabe; no lo verán abrir los ojos cuando está en la silla. Esa es su manera. Y es mi manera. Entonces, esta sociedad que tenemos da forma a lo que él canaliza y a cómo perciben ustedes lo que él les da.
La canalización es una interpretación multidimensional: el Espíritu no usa lenguaje humano. El Espíritu no usa lenguaje humano, ¡el Espíritu usa el lenguaje de la luz! Multidimensional; no lineal, no hay verbos ni sustantivos ni adjetivos, nada de eso, ¡nada! El Espíritu suele hablar en metáforas, en estrofas de cuatro versos. A mi socio le llevó años hacer que pareciera una corriente regular de inglés que tenga significado para ustedes. Aún hoy está interpretando, excepto que ahora se ha hecho parte de él.
Cuando empezó y de esto hay registro yo no hacía nada distinto; yo le daba la belleza de los mensajes, y él se confundía. Pensaba que tenía que recordarlos y luego darlos como humano. No comprendía la fusión que tiene que ocurrir. El tenía que ser parte de la Fuente Creadora. Aprendió esa parte, pero todavía no le salía bien. Aparecían largas pausas antes de cada oración, en las que él estaba esperando información que ya se le había dado. Sus filtros estaban puestos, tenía que comprender que debía quitarlos, no pensar en ello, no intelectualizar, no tener miedo. ¡No tener miedo!
Puedo recordar la primera vez que le pasó; no le contó esto a nadie, no quería, porque muestra su miedo. Es embarazoso para un ser humano, especialmente un maestro, pararse ante un auditorio y contarles cuánto miedo tiene. Cuando se dio cuenta de lo que tenía que hacer para ser puro, tuvo miedo. Tenía que pasar literalmente al viento del nacimiento y de la muerte, donde van y vienen las almas, y lo vio. Podía ver la luz al final del túnel y tuvo miedo de estar muriendo. Lo conocía, lo podía sentir, él había muerto antes, ¡todos ustedes lo han hecho y conocen la sensación! Y cuando sucede otra vez por un momento o dos, el cuerpo humano tiene miedo, y ustedes recuerdan, ¡y están en lo cierto!
Y la luz se hace cargo, y sabes quién eres, y como parte de la Fuente Creadora ¡él tenía que ir a ese lugar y permanecer allí y esperar! Yo le di una atadura, un lazo para el alma, de modo que si él era atraído hacia la luz no pudiera ir hacia allí, todo lo que podía hacer era mirar. Se sintió más seguro y, cuanto más lo hacía, más seguro se sentía, hasta que ese era el lugar donde quería ir. Superó un hito en su carrera de canalizador, cuando se quiso sentar en la silla y ya no tenía aprehensión respecto a si yo me presentaría o no, si habría un mensaje o no, y si sería bueno o no. Todo lo que quería hacer era ir a ese lugar, porque estaba seguro y podía ver la luz, y sentirse sin tiempo ni edad; podía sentir a los que pasaban, tanto los que venían como los que iban. A veces, por sí solo, lloraba ante lo profundo del sistema. Allí es donde está ahora. Oh, él sabe lo que estamos diciendo, puede sentir lo que estamos sintiendo, pero le encanta estar donde está.
Queridos, ¿pueden enamorarse de esto? ¿Pueden entender que es parte de ustedes, es parte de quiénes son? ¿Pueden amarse a sí mismos al punto que quieran estar en ese mismo lugar, tal vez no como él, pero en un lugar que es tan sagrado y tan hermoso que ustedes son uno con su alma? ¿Que la vida y la muerte mismas no son tan significativas? ¿Que las heridas que normalmente sufren a partir de quienes los rodean, y los problemas de salud y de familia, las cuestiones de las relaciones y del trabajo, todas esas cosas se fusionan en algo con que ustedes simplemente trabajan, en lugar de ser cosas que los controlan? Y permanecen en paz. Ustedes son los que son (se ríe).
Hay más. El Espíritu habla en metáforas, lo saben. Mi socio descubrió eso: casi todo significa otra cosa (se ríe). Hace años me pidió que fuera más directo. Le dije que no podía serlo en una energía vieja, porque los que recibían, no recibirían esa forma directa como forma directa. Lo verían distinto. Ahora puedo ser directo, porque ustedes han pasado el marcador; están aquí por una razón; la energía está cambiando y ustedes están preparados para oírlo. Ya era hora.
El Espíritu habla en metáforas; ustedes oirán muchas en los próximos tres días. A veces los canalizadores ni siquiera lo saben. No lo han descubierto todavía. No es necesario que lo hagan; depende de ustedes.
Les daré solo un ejemplo, porque no me corresponde hablar sobre ellos. Ustedes oyen un número. Es un número que incluso figura en las profecías antiguas: 144. Suele ser 144.000. Mucho antes de Kryon, había una profecía sobre los 144.000. Yo les he dado información sobre un número 9944. Hay otros que se sentarán en un escenario a contarles sobre 144 cosas. Si los oyen, quiero que sepan que el número mismo es una metáfora, lo que ellos dicen no es lo que está representado. Incluso en las escrituras antiguas, 144.000 no significaba 144.000. Eso era información canalizada, se trataba del número. ¿Qué les dice ese número? En numerología ¿qué significa? Les doy una pista. Si están aquí, si han estudiado la energía sagrada de los números, van a sonreír. (se ríe). A veces es el único medio que tenemos: darles información multidimensional y que ustedes la interpreten en su lenguaje que es lineal, crea cuestiones y problemas, pero cuando les damos números es fácil. El 144 es un 9. ¡Es un nueve! Cuando ustedes ven un nueve, especialmente aquí y ahora, es la terminación, la compleción de una era. Nueve. Las cosas llegan a un cierre.
En algunas profecías, ¡ese era un número temible! ¿Han oído hablar del 666? Si los suman, es un 18. Y si suman eso es una…. ¡compleción! de una era. No es temible, no es perverso. Es información sagrada.
Ustedes están cerrando una vieja energía y con esa energía hay oscuridad, hay mal, hay desequilibrio, hay inequidad. ¡No me sorprende que un ser humano tome ese número y se lo coloque a una entidad que se supone que destruiría todo! ¿Ven a qué me refiero?
1 4 4. Contiene más. El uno: nuevos comienzos. De modo que ustedes tienen el fin de una era, y podría haber resultado de una forma o de otra el fin de una era. Los antiguos lo sabían; el fin del calendario maya, el fin del calendario tolteca, el fin del azteca. Todos ellos tenían el mismo calendario. Muchos indígenas lo vieron, hablaron sobre eso. No es nuevo. ¡Es un nueve! Es el fin de la era antigua, el comienzo de una nueva. El cuatro: estructura, y Gaia. Cuatro. Esto no pasó desapercibido en la humanidad. Lo están usando sin siquiera saberlo, con el club de las cuatro haches (se ríe).
(N. Trad.: según Google: El 4H es una organización juvenil de Estados Unidos, administrada por el Departamento Estadounidense de Agricultura. Las cuatro H se refieren a Head, Heart, Hands, and Health (Cabeza entendimiento, Corazón, Manos y Salud). La organización agrupa a más de 6,5 millones de miembros en los Estados Unidos de 5 a 19 años de edad, en aproximadamente 90.000 clubes. Los clubes y organizaciones 4H están presentes en la actualidad en muchos otros países, organizados y administrados de manera variable.)
¿De dónde habrán sacado eso? El cuatro es la belleza de la estructura en lo que está alrededor de ustedes y que es Gaia: es la energía de la Tierra combinada con la humanidad; tienen el comienzo de una alianza con este planeta que nunca habían tenido antes. Y si ponen el 44 junto, es el nuevo número al que se están moviendo en el porcentaje de su ADN, desde los 33 que eran el número maestro. El 44 es el nuevo número maestro del nuevo ser humano, del que se revelará el significado cuando lleguen a ese punto. Les diré algo. Les daré una pista. Si echan una mirada al 11, que es la iluminación, eso fue cuando ustedes vieron. Si miran al 22, que es la dualidad, allí es cuando se dieron cuenta de la batalla entre la oscuridad y la luz. Cuando miran al 33, ha sido la compasión, allí es cuando empezaron a amarse unos a otros. Y el 44 va a ser una Tierra en paz consigo misma, y sabia. ¡Cuarenta y cuatro!
Quiero que vean las cosas de modo distinto cuando oigan números: significan cosas. Hay mucho que leer dentro de todo lo que se les ha dado en estos tres días, y que no será dicho desde este escenario.
Hay una razón. Mi socio maneja estas cosas de acuerdo a mí (se ríe), eso es su estilo. Querido Kryon, esto es lo que vamos a hacer. ¿Qué opinas?”  (se ríe) Siempre digo: ¿Y qué opinas tú? Y él me contesta: No me des una charla psicológica (risas del público). Yo lo miro y digo: ¿Cómo se siente? ¿Cómo un sí o como un no? ¿Qué te dice la triada de tu cerebro, tu corazón y tu innato cuando juntas todo esto, sí o no? Kryon, esto es un desastre, no tendríamos que hacer esto, va a ser información conflictiva. Y yo le digo: El Amor no tiene conflicto consigo mismo. El Amor no tiene conflicto consigo mismo. El Amor no es engreído. El amor es amable. El amor no te da un mensaje y luego te lo quita. Escucha con amor; discierne, y no le preguntes a Dios si es correcto. Porque tú eres Dios.
Que tengan un lindo día.
Y así es.
Kryon
Cumbre de Canalización de los Maestros en Sedona, Arizona, el viernes 5 de junio de 2015
Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro
traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar



Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada