nocopias

martes, 28 de octubre de 2014

MÁS LLAMARADAS por Dana Mrkich 22-10-2014

  
¡El sol está lanzando llamaradas con más velocidad de la que puedo seguir!  La llamarada fuerte que se esperaba hoy tuvo lugar unos 45 minutos después de mi último mensaje, entrando en una valoración de M9, que es la inmediata inferior a una llamarada X.  Fue seguida por otra llamarada de clase M pocas horas después.

Esta semana se ha sentido energéticamente como si la Tierra fuera un barco rolando al navegar sobre olas poderosas (hasta ahora 1 de clase X, 8 de clase M y algunas bastante fuertes de clase C desde el domingo). 

Todos se toman de las barandas con una sensación de "¡Ea, ea, aquí viene otra, ea, otra más, agárrense todos!"
Hemos tenido síntomas físicos como dolores de cabeza, desasosiego, adrenalina, palpitaciones cardíacas, algunos no pueden dormir, otros duermen más de lo habitual.  

Hemos tenido descargas emocionales: iras antiguas, duelo, tristeza, y gratitud profunda. Hemos tenido cambios espirituales y mentales: enormes comprensiones de viejos patrones y sentir que uno finalmente puede dejarlos ir; un aumento en la toma de conciencia de lo que uno más necesita concientizar; sueños vívidos y antiguos recuerdos agolpándose.

Sea lo que sea que estés atravesando, sé gentil contigo mismo. No hay una manera correcta de sentir. Tu cuerpo y  tu alma reciben y experimentan estas energías como mejor resulta para ti.  Confía.  

Puede que necesites abandonar algunos planes, ya sea los pequeños en tu agenda de hoy, o más grandes a medida que tu alma te re-orienta y re-equilibra.  Puede que hagas esas cosas más tarde, o que no las hagas.  Tenemos que soltar nuestra mente egoica ahora, nuestra necesidad de controlar y saber todo. Es hora de confiar en nuestra alma, nuestro corazón y nuestros sentimientos.

Mientras la mente egoica o algún otro severo director interior de tareas te acosa con una lista de cosas para hacer, es hora de decir "realmente, ¿sabes qué? no tengo ganas de hacer eso hoy, haré esto otro en su lugar." También se nos invita a dejar de controlar a otras personas. Cuando hacemos eso, suele ser un modo de decir: "Si haces esto, me sentiré mejor."  El responsable de sentirse mejor eres tú.

Si estás todo el día en tu computadora y aparatos, aléjate.  Respira. Ve a caminar.  Sal a la naturaleza. Come buenos alimentos y bebe agua en abundancia.  A mí me funciona el chocolate amargo, así como hoy el limón en mi agua. Haz lo que te haga sentir bien.

Jax, (nuestro hijo de casi 3 años) me ayudó hoy a hacer  galletas de vainilla y moca para el velatorio de nuestro amigo Sam, mañana.  A Sam le encantaba el café, de modo que allí pusimos café, tuve que tomar tacitas continuamente mientras las hacíamos.  

¡Así que aquí estoy bebiendo mi agua con limón alternándola con sorbos de café!  Sam era un hombre lleno de vida, no puedo recordar un momento en que no estuviera riendo o charlando con quien lo escuchara.  El sería el primero en decir: ¡si tienes gas de un café, pues toma un café!

¡Qué semana, y recién es miércoles!  ¿Cómo te estás sintiendo?

Actualización posterior:

Fue muy bueno dormir bien finalmente anoche, ¡pero el Señor Sol no descansó!  Otra llamarada X1, seguida por otra llamarada M. 

Para quienes preguntan: las llamaradas se gradúan desde las menos potentes, A, B y hasta C;  las de clase M, y las más potentes de clase X.  Cada clase es diez veces más poderosa que la anterior, y tiene 9 grados de potencia, excepto la clase X que no tiene límite. 

Nuestros cuerpos y nuestra energía experimentan estas llamaradas como explosiones de luz de alta frecuencia elevándose por nuestro sistema.  Por un lado, esto es un desafío, porque se desencadenan toda clase de residuos viejos, que suben y piden ser soltados o transformados, cosa que sentimos tanto física como emocionalmente.  

Por el otro lado, ¡es vigorizante!  Este año más que nunca, cuando el sol lanza llamaradas, me siento viva y llena de energía, y cuando está tranquilo me siento bastante apagada.

¡A prepararse todos para otro día de éstos!

© Dana Mrkich 2014. Se permite compartir este artículo gratuitamente siempre que se acredite la autora y se incluya la URL www.danamrkich.com
Traducción: Ma. Cristina Cáffaro
Difusión: El Manantial del Caduceo




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada