nocopias

jueves, 10 de diciembre de 2015

Manipulación hiperdimensional (I) y (II)




Manipulación hiperdimensional (I) y (II)

Estamos acostumbrados a llamar suerte a los acontecimientos que rodean una situación particular, pero sobre los que no tenemos control; la caratulamos como buena o mala respectivamente cuando se amolda o se vuelve hostil a nuestros objetivos. Quizá algún ojo somnoliento que comience a despertar tenga la sensación de que algo no está bien: ¿es suerte o estaremos siendo manipulados?

Efectivamente, algunos se encontrarán impotentes a resistirse o a cortar los hilos invisibles de las manos tenebrosas del astuto titiritero: el condicionamiento social coercitivamente implantado nos limita; pero otros reflexionarán y recordarán el lema del ars bellica de Sun Tzu:
Si te conoces a ti mismo y conoces a tu enemigo, no necesitas temer al resultado de un centenar de batallas. Si te conoces a ti mismo pero no conoces a tu enemigo, por cada victoria que ganes sufrirás también una derrota. Si no te conoces ni a ti mismo ni a tu enemigo, sucumbirás en cada batalla.
Hemos hablado en numerosas oportunidades sobre el trabajo interior y el reconocimiento de las propias debilidades; nos concentraremos entonces en conocer estratégicamente al enemigo pero sin olvidar que los límites pueden estar difusos: no desconsideremos la posibilidad de que el enemigo acampe en nuestro interior.

¿Pero quiénes son los Manipuladores? El control requiere de una organización jerárquica, como una pirámide: pocos en la cima estratégica y muchos en la base. ¿Pero cuán lejos llega este ápice? Los estudiosos de regímenes totalitarios sabrán que los tentáculos confluyen en varias sociedades secretas acusadas de conspirar en la implantación del Nuevo Orden Mundial; pero el ojo entrenado comprenderá que el ápice estratégico se pierde en las brumas y nieblas de la cuarta densidad, fuera y debajo de nuestro planeta, más allá del tiempo lineal. El físico sueco Fritjof Capra, famoso por su declaración que no hay diferencia entre vivir y aprender, en su libro El Punto Crucial nos comenta:
Si bien somos capaces de discernir las partes individuales de un sistema, la naturaleza de un todo siempre es otra cosa que la mera suma de sus partes. La tendencia de los sistemas vivientes a formar estructuras poliniveladas con distintos niveles de complejidad está extensamente difundida en toda la naturaleza y ha de considerarse un principio fundamental de la auto-organización. En cada nivel de complejidad nos encontramos con sistemas que son conjuntos integrados “auto-organizadores,” formados de partes más pequeñas. Cada nivel actúa y se comunica recíprocamente con su entorno.

De este modo la predominancia del orden en el universo adquiere un nuevo significado; el orden en los sistemas es consecuencia de la auto-organización a un nivel superior... 
El aspecto importante del orden estratificado en la naturaleza no es la transferencia del control sino la organización de la complejidad. Los distintos niveles de sistemas son niveles estables de complejidad diferente, y esto nos da la posibilidad de una descripción diferente para cada nivel. Ahora bien, como ha señalado [el biólogo Paul] Weiss, “Cada nivel tomado en consideración es en realidad el nivel de la atención del observador.” La nueva percepción de la física moderna parece tener un significado en el estudio de la materia viviente: las estructuras de materia observadas son un reflejo de las estructuras mentales.
Entre los conceptos de Weiss y Capra podemos sintetizar algo importante: la Naturaleza (Cosmos) no busca control sino complejidad (¿pluralidad?) y la interpretación humana que podemos hacer estará limitada a nuestro nivel de consciencia; tal vez por designio, carezcamos del receptáculo mental para poder comprender a las entidades hiperdimensionales necesitando recurrir inicialmente a una elaboración subjetiva que se apoye en símbolos conocidos; quizá se trate de la razón por la cual esotéricamente se le brinda tanta importancia al cáliz filosofal, cuenco de la abundancia o matraz alquímico, en la que ciertas corrientes rosacruces ven el cráneo humano: la necesidad de la suficiente apertura mental para poder reconocer el titiritero tras el telón.

La humanidad está siendo ordeñada por entidades de consciencia superior con la capacidad tecnológica de viajar en el tiempo, reconfigurar el pasado y combinar universos alternativos para alterar probabilidades de ocurrencia o generar coincidencias artificiales, eligiendo como blanco para abducción, monitoreo y manipulación a cualquier individuo. Estas entidades son nativas de la cuarta densidad: un estado incrementado de existencia que interpenetra nuestra realidad tridimensional, y poseen la característica de fisicalidad variable: la capacidad de proyectarse en cualquier espacio-tiempo tridimensional; desde nuestro punto de vista, podemos interpretar dicha proyección como una aberración física, un hecho marginal al que asociamos con un episodio de irrealización.

Pero sus habilidades para operar por fuera de las leyes físicas conocidas no son las únicas; mucho del control subrepticio que ejercen sobre la humanidad es efectuado por una legión silenciosa, tal vez de una jerarquía menor, que se cuela en los intersticios ignorados, cincelados por la falta de balance e impecabilidad, la cual repta insaciable por su tesoro de guerra: la energía emocional y sexual provista por la masa humana. Esta oculta legión de parásitos busca sustento y cobijo en la oscuridad del subconsciente desconocido; Jonathan Zap nos comenta su visión:
Me parecía estar mirando dentro de las cavidades orgánicas que mi intuición me dijo que eran los órganos de mi cuerpo. Uno de ellos, estuve seguro, era mi corazón, pero visto desde un plano de energía alquímica: parecía una cámara con válvulas como portales, y todo estaba tejido de filamentos infinitamente intrincados de energía viviente; los colores parecían revelar secretos de la función de las diferentes estructuras. El corazón se reveló como un nexo complejo y transformador alquímico de las energías cósmicas, y no simplemente una bomba de fluido.

Pero de repente se produjo un cambio tan definido como el clic de un interruptor: una fuerza maligna se dio cuenta que estaba teniendo esta visión prohibida de la realidad sutil, y tomó medidas para aplacar esta insurrección: una respuesta inmunológica, un ataque feroz, fue lanzado hacia mí; este ataque interrumpió la visión prohibida que estaba teniendo, pero también proporcionó una instancia reveladora sobre la existencia de los parásitos mentales operando en mi cuerpo sutil.

Experimenté un ataque: una forma de pensamiento como un proyectil altamente cargado, como una bala de diamante rojo, que penetró mi psique, con la intensidad explosiva que genera la expansión de ondas concéntricas de miedo y perturbación. Mi mente pudo registrar este proyectil como una palabra en contracción: “cáncer-asesino, cáncer-asesino, cáncer-asesino;” y era acompañada de terribles imágenes: las escaleras de un sórdido sótano iluminado por una sola bombilla colgando, a los pies de la escalera un pollo con su cuello cortado, y débilmente visible una víctima escuálida de un campo de concentración mientras se deslizaba hacia un horno. Estas imágenes perturbadoras bloquearon mi prohibida vista alquímica de los órganos corporales.

Desde que tuve esta experiencia, a menudo me pregunto si otros ataques de ansiedad no se generan acaso de manera subliminal por las inyecciones urticantes de la energía del miedo proveniente de los parásitos de la mente. Un tema constante en la escasa literatura sobre los parásitos de energía es que viven de las ráfagas de intensas emociones negativas y deseos sexuales oscuros; se ha asociado incluso con antojos de ciertos alimentos, especialmente los alimentos azucarados o dulces: parece como si los parásitos mentales pudieran alimentarse de la temperatura del color rojo del metabolismo hipercalórico, el exceso de emotividad y la excitación sexual. Puede que no sean capaces de alimentarse de la energía más azul de la dieta hipometabólica, lo que en el Ayurveda se llama la dieta sátvica, que hace énfasis en pequeñas porciones, alimentos vivos y carbohidratos con un índice glucémico bajo. Son especialmente incapaces de alimentarse de una conciencia en un estado de homeostasis emocional.
Las entidades hiperdimensionales usualmente prestan particular atención a aquellos que perciben como una amenaza para la concreción de su agenda, la cual podríamos resumir en: consumo, reclutamiento y destrucción. ¿Pero qué perfil psicológico existe en un ápice estratégico con este programa? Si consideramos que la orientación espiritual es claramente de servicio a sí mismo, es decir, que ven a los demás como piezas de un ajedrez para ser explotadas, reclutadas o destruidas, entenderemos que su naturaleza psicológica se ajusta a nuestro concepto de psicópatas altamente desarrollados que buscan dominio sobre los demás: seres extremadamente astutos y excelentes estrategas que conocen como optimizar sus recursos.

En la siguiente entrega profundizaremos en lo que algunos investigadores denominan como coacción extraterrestre, y comenzaremos a analizar los métodos del velado tráfico energético hiper-dimensional.

*****************************
Manipulación hiperdimensional (II)

En nuestro primer acercamiento sobre la manipulación hiperdimensional, hicimos hincapié en la naturaleza psicológica de los manipuladores; planteamos que su orientación espiritual es de servicio egótico, decantando en conductas parasitarias y destructivas, bastante similar a como la psicología ha caratulado a los psicópatas: personas cuya preocupación es su propio bienestar y la satisfacción de sus deseos e intereses, percibiendo en los demás lo que un exprimidor vería en una suculenta naranja.

También distinguimos varias clases de entidades según su nivel de consciencia:
·                     el ápice estratégico, siendo las entidades de consciencia superior nativas de cuarta densidad, que en diferente literatura rosacruz se las reconoce como los Arcontes: aquellos que detentan el poder, debido a su habilidad y astucia para imponer su voluntad; estas entidades inorgánicas pocas veces encuentran necesario proyectarse en la realidad tridimensional humana y cuando lo hacen, utilizan en general la línea media como medio de personificación;
·                     la línea media donde podríamos reconocer a las sondas de cuarta densidad que en ufología se conocen como Grises (Grays), encargados del trabajo de trascender densidades: de la física a la etérica y viceversa; o de aquellos que realizan el trabajo sucio de acoplarse a un ser humano con fines de monitoreo y control (que deportivamente podríamos considerar como una marca personal): seres descarnados que Robert Monroe identificó en cualesquiera de los anillos de la zona de enfoque lúgubre; (1)
·                     un núcleo funcional de menor jerarquía, conformado por miríadas de parásitos que cohabitan silenciosamente nuestro cuerpo sutil; estos seres parecen tener conductas robóticas o mecánicas, con un bajo umbral de consciencia, pero de nivel suficiente para denunciar a los niveles superiores o detonar correctivos psíquicos en caso de cualquier insurrección gnóstica del huésped.
Si bien la clasificación parece completa, es probable que la enumeración no lo esté; seguramente existirá una gran variedad de flora y fauna etérica: hemos dado ejemplos de ello, cuando comparamos la literatura de Lovecraft y sus semejanzas con la visión shamánica de los Guachos.

Esta oculta jerarquía estratificada de entidades, que representa los pisos invisibles del ziggurat energético, dejaría a la humanidad en un nivel intermedio, como explotadora de los recursos físicos planetarios: minerales, flora y fauna; el conglomerado de sociedades secretas oficiaría como cima estratégica de los controladores terrestres, pretendidos directores del destino mundial, donde los frecuentes rituales ocultos operan como un mecanismo para obtener poder a cambio de ceder libre albedrío y devoción a los pisos superiores del ziggurat energético.

Debajo de estos escalones se sitúa la ignorante piara humana: un simple eslabón de la cadena que facilita la transformación de alimento material en alimento inmaterial: en palabras de Gurdjieff el sufrimiento inconsciente o loosh; los mecanismos de ordeñe del ganado humano consisten en los baluartes sociales del sistema de control hiperdimensional: las religiones teócratas, las escuelas, los deportes organizados, los medios y el gobierno, que mantienen a las masas complacientes, dormidas, y sobre todo, maleables; Thomas Minderle en el volumen tercero de Universal Seduction comenta:
La naturaleza emocional de la sociedad, junto a sus hábitos sexuales, y la dirección de la devoción espiritual son manipulados y ajustados a través del condicionamiento social y la programación mental con el objetivo de maximizar la cosecha de loosh.
Los shows televisivos y las películas inducen una montaña rusa de emociones en los reactivos espectadores, como lo hacen los deportes o el adoctrinamiento al miedo de los canales de noticias. Las religiones organizadas demandan obediencia ciega y devoción emocional a través de oraciones a falsas deidades. Los medios infunden una cultura con valores paradójicos: obsesionan a la gente con sexo y la llenan de remordimiento por no adaptarse a lo considerado como norma.
Y estos son sólo algunas formas en que varias instituciones son utilizadas como tentáculos del Sistema de Control para recolectar loosh y mantener a las masas bajo control. Estas instituciones parecerían haber sido creadas por humanos codiciosos o manipuladores de acuerdo a sus propios planes, pero en la jerarquía de servicio a sí mismo, aquellos que logran sus planes no están más que sirviendo a la planificación de los niveles superiores.
Existen otros métodos de cosecha energética que podríamos clasificarlos en masivos e individuales:
·                     en el caso de los masivos, un régimen estacionario de cosecha de loosh frecuentemente culmina con cataclismos o hecatombes provocados, cuyo resultado es la muerte, dolor, enfermedad y pánico de millones; las guerras han servido claramente a este propósito: son extremadamente provechosas para los estratos superiores del ziggurat energético, y no sólo para los niveles hiperdimensionales;
·                     en cambio, los métodos individuales son específicos para drenar a los seres con alma individual: los humanos pueden ser utilizados como sondas o portales desde donde la jerarquía superior se alimenta; tristemente, cualquiera puede funcionar como un portal cuando su consciencia falla en estar totalmente presente en un momento dado; estos episodios de fuga ocurren cuando uno entra en modo de piloto automático: se pierde en un mar turbulento de emociones negativas o ingresa en un tórrido trance hipnótico; bajo estas condiciones, la conducta puede ser manipulada con facilidad para lastimar emocional o psicológicamente a otros.
La planta energética y las sondas recolectoras en The Matrix
En términos matemáticos, la mitad de la población funciona en algún momento como portal, mientras que la otra mitad funciona todo el tiempo. Y esto se debe dado que la primer mitad posee un alma individual (pero que intermitentemente puede omitir estar presente... ¿cuántas veces deseamos no estar dónde estamos?), mientras que la segunda sólo posee un alma colectiva,(2) carente de un núcleo individual consciente; esta ausencia de profundidad espiritual y la tendencia a la masificación, significa que actúan todo el tiempo en "piloto automático" y son por tanto, utilizados por la jerarquía superior para drenar a seres con alma individual; de esta forma, retienen a los seres almados con un umbral de energía bajo: incapaces de reconocer u oponerse al sistema de controlJonathan Zap nos comenta su llamativo caso particular:

En medio de la noche, una alerta interior me sacudió y desperté en un instante. No estoy seguro de cómo describir lo que siguió... me despertó una de las sensaciones más impactantes que sentí en mi vida: una transferencia de energía masiva estaba teniendo lugar, la energía primordial de la vida, estaba saliendo de mí y se encaminaba hacia una persona que yacía cerca dormida; me encontraba paralizado, y parecía algo más que una parálisis del sueño ordinario: me sentía sujeto con anclajes de energía ardiente.
Había una entidad parasitaria flotando justo por debajo del techo cerca de los pies de la persona que dormía en la oscuridad: era como una nube oscura lenticular, aunque mi percepción visual no era del todo definida; entendí que esta era la entidad que parasitaba a la persona dormida y ahora, mientras se encontraba inconsciente, orquestaba esta transferencia de energía masiva.  
Con la mente ya despierta, y mi voluntad activa para detener este robo insidioso de energía, el color de la temperatura de mi metabolismo energético psíquico cambió de rojo a azul, una forma de energía que aparentemente no le es para nada nutritiva, incluso es peligrosamente tóxica para los parásitos. La entidad con forma de nube oscura en espiral hizo un sonido distintivo que de la única manera que puedo traducirlo sería como la frustración de un animal hambriento al que se la ha quitado su alimento.
Fue entonces que la entidad parasitaria se desvaneció en forma de nube sin dejar ni siquiera un rastro. La transferencia de energía se había detenido. Todo esto ocurrió en un instante de tiempo, pero dejó una huella indeleble en mi memoria.
Debido a esta paridad de seres, por cada humano con alma individual existe otro que es un portal orgánico; este es un eficiente método para recolectar loosh: un ser almado puede evitar ir a la iglesia, a recitales, películas, eventos deportivos o incluso volverse célibe, pero salvo que se convierta en un ermitaño siempre se generarán sincronismos negativos en donde sí se está con la guardia consciente baja, se convertirá en un recurso energético listo para ser aprovechado por las entidades negativas.

En la siguiente entrega, analizaremos los casos excepcionales a la regla: aquellos que se arriesgan a desafiar el arcontado y cómo pueden transformarse en sus sometidas extensiones humanas, o por el contrario, sobrevivir la desintegración positiva y convertirse en un guerrero espiritual.
* * *
*
(1) Esto parece coincidir con las Zonas de Enfoque Consciente (Focus) 23 y 24 que comenta Robert Monroe en Viajes Fuera del Cuerpo (Journeys Out of the Body):
·                     Focus 23 es la zona temporaria para aquellos que parten de manera traumática del plano físico, a través del suicidio, muerte repentina o inesperada; las entidades presentan rasgos psicóticos o cercanos a la locura, impulsadas por las emociones; presentan además una alta carga/descarga sexual. Este Zona de Enfoque se encontrarían en las orillas de Locale II (la Segunda Banda de la Cuarta Densidad, habitada por entidades descarnadas, donde el "pensamiento es acción."
·                     Focus 24 es la zona cuya naturaleza comienza a ser totalmente maleable, producto del sistema de creencias que uno posea; aquí efectivamente "Creas tu propia irrealidad". Las entidades residentes exhiben conductas con patrones aberrantes que los distancian de darse cuenta de los aspectos cruciales de la realidad que habitan y que los mantienen atascados y sin poder avanzar a realidades más avanzadas. Focus 24 se extiende hasta Focus 26 y sería el comienzo de los sub-anillos de las Realidades basadas en Sistema de Creencias.
(2) Llamados en diferente literatura como portales orgánicos (Sesiones Cassiopaea), seres preadámicos (libros Gnosis deBoris Mouravieff), homo-sapiens que se distingue del homo stellare (rosacruces de la logia de John Baines -Dario Salas Sommer-) o cuaternarios: humanos que poseen los cuatro cuerpos básicos: físico, vital, astral y mental pero sin conexión al Espíritu (neognosticismo de Samael Aun Weor -Víctor Manuel Gómez Rodríguez-).




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada