nocopias

miércoles, 30 de marzo de 2016

La mística del 8



La mística del 8
80808milkhill01


Uno de los primeros filósofos en comprender las relaciones matemáticas y numéricas de todo lo que existe fue Pitágoras, quien empezó a crear y elaborar toda una cosmología y explicación de las leyes de la Creación, de los universos, en base a sus conocimientos (de iniciado) sobre la ley de las octavas, desarrollándola a partir del estudio de las relaciones matemáticas presentes en la escala musical, como uno de los ejemplos más sencillos para entender esta correlación de energías.
Quizás su trabajo fuera uno de los primeros en intentar unificar arte, ciencia y misticismo bajo una base matemática y numérica, donde todo pudiera ser descrito mediante relaciones entre estados energéticos que explicaran como todo conecta con todo, y como todo está relacionado con todo. Basado en sus conocimientos sobre el número 8 (la octava), influenció a personas como Buckminster Fuller, o Timothy Leary, quienes trabajaron siguiendo los modelos pitagóricos para desarrollar enormes teorías en el campo de la geometría (sinergética) o el funcionamiento del ser humano (los llamados 8 circuitos de la consciencia, donde explica que la consciencia humana puede ser modulada en ocho niveles de funcionamiento, que corresponden a ‘circuitos’ de información distintos de diferentes niveles de realidad). Posiblemente esto os recuerde algo al artículo de Don Harkins “La esclavitud y los 8 velos – porque no vemos esa otra realidad” que os traduje hace tiempo, y, quizás, también lo podáis asociar con los niveles evolutivos de la consciencia de Gurdjieff.


La mística del 8

Y es que el número 8, numerológicamente, nos habla de la organización, la perseverancia y el control de la energía para producir logros materiales y espirituales. Representa el poder de la realización, la abundancia en el mundo mental y espiritual representada en la curva superior, y la abundancia material, a la que hace referencia en su curva o base inferior. Es la base del concepto de que todo, para pasar de un estado a otro, debe completar una serie de pasos (una “octava”), de forma que, energéticamente, para que algo A se transforme en algo B, habrá 8 etapas de cambios antes de que esta transformación se haya completado al 100%.
Ejemplos de la presencia de esta ley, y de este número en la “realidad humana” no faltan. Más o menos al mismo tiempo que Pitágoras elaboraba y explicaba sus modelos basados en el número 8, los taoístas en China creaban su cosmología de relaciones entre los procesos positivos (Yang) y los negativos (Yin), lo que produjo los 8 trigramas del I Ching, del cual se generan los 64 hexagramas conocidos de este profundo y místico sistema-oráculo oriental. Unos pocos miles de kilómetros al lado, en la India, Buda completaba su iluminación y promulgaba el Noble Camino Óctuple, considerado, según el budismo, como la vía que lleva al cese del dukkha (el sufrimiento), algo que también se conoce como nirvana. Usando esta vía, Patanshali, un pensador hindú cachemiro, autor del Yoga-Sutra, redujo la ciencia del Yoga a 8 pasos básicos. Por ahí en medio, además, nacía el juego del ajedrez, con su tablero 8×8 y sus 64 casillas, de igual forma que, en otro tiempo y de otra manera, descubríamos que el ser humano está creado, y funciona, en base a varios patrones, y donde, uno de ellos, el patrón conductual, no es otra cosa que un enorme tablero de ajedrez energético en nuestra psique, formado por 8 filas y 8 columnas, donde se graban en forma de arquetipos, símbolos y conceptos (todo eso llamado genéricamente “runas”) los programas y patrones que definen nuestra personalidad.

No todo el mundo se lo creía

Y es que no había forma de no darse cuenta que las octavas, y el número 8 estaba presente en todos sitios, pero, como siempre, la ciencia no gusta del místico. En 1860, el químico John Newland mostró al mundo que todos los elementos conocidos se podían clasificar en 8 familias, pero, como el conocimiento pitagórico sobre el que se basaba no era demasiado aceptado ni estaba de moda, literalmente se le rieron en las narices y fue expulsado de la Royal Chemical Society, hasta que 10 años después, en 1870, llegó otro químico, ruso esta vez, llamado  Mendeleyev, quien volvió a proponer y demostrar lo mismo, y a este si que le hicieron caso, creando desde entonces la famosa distribución de elementos de la tabla periódica que todos estudiamos en el colegio.

Inspiraciones divinas

Puesto que sabemos que Pitágoras era un alto iniciado de las escuelas de misterios antiguas, es fácil deducir que tenía acceso a este conocimiento por su pertenencia a las mismas. Pero esta información no solo se transmitía gracias a estas, sino que, por ejemplo, se dice de Tesla, inventor y genio donde los ha habido, que sus creaciones y descubrimientos le venían de una serie de visiones y revelaciones donde le fue mostrado cómo, en el universo, todo estaba relacionado a través de la ley de las octavas, a tal nivel que, incluso, llevó a algunos genetistas modernos, a darse cuenta que, buscando esta relación matemática en otras disciplinas, incluso el dialogo molecular entre el ADN y el ARN, el sistema de información por excelencia del cuerpo humano, funciona con la transmisión de codones en paquetes de 8×8 datos.
Y es que al final, las leyes que regulan y marcan las relaciones entre todo lo que existe pueden ser reveladas al hombre, por transmisión de conocimiento ancestral, por revelación onírica en conexión con planos, niveles, y conocimientos superiores, o por simple investigación y observación de la naturaleza y sus procesos. Nos queda mucho por entender aun, a todos nosotros, que nada está diseñado por azar sin seguir unos patrones básicos y claros, conectados entre si. El “efecto mariposa” ya lo dice: todo está conectado con todo y todo afecta a todo, por lo tanto, es simplemente cuestión de encontrar los modelos que rigen estos procesos que manifiestan aquello que nos sucede en la vida, para saber en que punto se encuentran, como van evolucionando, cuanto les queda para que finalicen, etc., etc..
Tarde o temprano llegaremos al punto que todo esto también se enseñe en las escuelas, y el tema de conversación sea algo así como: “pues estoy metido en un proceso de crecimiento que voy por la nota La, chico, no veas los cambios que he notado en los últimos saltos al pasar por Sol”, “¡no me digas! yo terminé ayer un trabajo enorme para deshacerme de una situación en el trabajo que me agobiaba mucho, parecía que no llegaba nunca al Do final! Y es que hay octavas que parece que no se acaban nunca :—).
 POR DAVID TOPI


Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada