nocopias

martes, 29 de marzo de 2016

Un mensaje de Cristo a través de Severine 29Mar 2016





Un mensaje de Cristo


Soy el Camino, la Verdad y la Vida.

Soy Aquel que viene como un ladrón en la noche…
¿Estáis dispuestos a recibirme?
Te lo pregunto a ti, que has consagrado tu vida a buscarme, a ti que a veces, has presumido de haberme encontrado, y a ti que me olvidaste, olvidando así tu verdadera Naturaleza, ¿estás dispuesto a acogerme en tu Templo, en tu vida, la que llamas cotidiana, en cada instante, en cada aliento como en cada palabra?
Bien amado, ¿estás preparado a dejarte llevar por la Gracia de mi beso, a dejarte consumir por el Fuego ardiente de mi Amor?, ¿estás preparado para el gran Regreso? Este gran Regreso, es en ti que debe obrar, y que opera en este mismo momento, en cuanto me dejas obrar, y me dejas el espacio…
Este espacio me corresponde, no creas que vengo a robarte lo que sea, pues más bien, vengo a devolverte a ti mismo. Entonces es una gran oportunidad que te es ofrecida, la de poder bailar de nuevo la farándula de la Vida en mi seno, en mi Corazón, estando bien establecido en tu Templo.
¿Aprovecharás esta oportunidad? Ésta que te pertenece en pleno derecho, pues, ¿cómo si no podrías reconocerte? ¿Cómo podrías olvidarte más aún?, yo Soy el Rey de Reyes, el Rey de tu Corazón, Soy El que Eres.
¿Nos reconocerás finalmente como Esposo y Esposa y bien más allá de la forma y de las contingencias, en nuestra Vacuidad eterna? Nuestra Unidad bien más allá de toda unidad, porque el Amor no calcula…
Bien amado, en este día también, vengo a pedirte tanto tu mano como tu Corazón…
Es la hora. Es la hora de reconocerte, reconociendo la unión y la inseparabilidad de nuestra Presencia, porque yo soy tú, y tú eres yo.
Entonces olvida todos los subterfugios, supéralos, atrévete a superarlos porque estás bien más allá de todo esto, de todas estas mentiras, de todas estas historias que creíste y que se cuentan a los niños. No eres un niño, eres el Niño del Cielo y de la Tierra. Eres el Amor, eres la Madre, eres el Padre. Eres la ausencia de toda cosa, como de toda confusión…
Estas ahí… Aquí mismo…
Reconócete.
Ven, te tiendo mis brazos. Mi Corazón está abierto en grande para ti. Tú que eres mi Esposo y Esposa. Tú que eres mi Niño…
Tú que eres la caricia del viento, tú que eres el fuego que crepita en el hogar de mi Corazón, tú que eres el Agua de mi Cielo, tú que eres la Tierra, la carne de mi carne…
Eres mi amado, mi amada… y espero pacientemente poder Reencontrarte plenamente…
Por fin… En el Uno y más allá… Solo ahí…
Te amo porque yo soy el Amor, te amo pues soy tú mismo.
¿Y tú me amas? ¿Me amas más allá de ti mismo, más allá de tus ocupaciones, más allá de la vida y de la muerte? ¿Amas el Amor más que a ti, tú en este traje de carne, traje de un teatro, donde sin embargo estoy Presente?
Presencia… El Amor Es lo que Eres…
¿Estás dispuesto a morir a ti mismo, para realizar tu deseo ardiente de reencontrar Aquel que siempre vivió en ti?
Niño, Esposo, Esposa, ya es hora de Reencontrarnos…
Mano en la mano, uno en el Uno y el uno en el otro, unidos y para siempre en la Eternidad…
Entonces en este día, vengo a preguntártelo.
Soy el Camino, la Verdad y la Vida…
Prepárate a recibirme, a verme brillar en vuestros cielos, como en vuestros Corazones, porque el uno como el otro es sólo el reflejo de mi Presencia.
Vengo y llamo a la puerta de tu Templo…
¿Estás dispuesto para dejarme pasar?
¿Estás dispuesto a desmayarte en el olvido para Renacer en la memoria de lo que Eres?
¿Estás preparado para temblar frente a mi Esplendor, no de miedo, sino de vértigo frente a tu propia Belleza? ¿Estás preparado? Presente en ti mismo, Presente en el Instante.
Porque nada es más importante que tú mismo, tú, no como individuo, sino tú, como realidad del Amor… Aquel que no puede ser descrito, ni en vuestros libros de Historia, ni en las religiones… Él es… y es todo lo que importa. Estoy y Tú Estás más allá de toda palabra, de todo lenguaje y de toda forma. Nosotros somos el Todo y la Nada, Somos en Verdad…
¡Te amo! Escucha mi Llamada.
Escucha nuestro Amor, lo vives, víbralo… fúndete en él porque no es más que otro tú, tu propia Presencia…
Entonces aquí, en el Infinito de nuestras presencias, acojo nuestros Esponsales. Unión del Femenino y del Masculino confundidos… Nupcias última del Amor devuelto a si mismo… Éxtasis de la Vida que se confunde en el Silencio.
Somos Danza, somos Silencio, somos Trance más allá de todo sufrimiento.
Entonces gocemos juntos de nuestra Naturaleza, de nuestra Verdad… y Unidad…
Ahora, te pregunto: ¿vendrás?
¿Vendrás a mí como Vengo a ti, llamando a tu puerta? Porque en tu Morada, Estoy…
Soy el Camino, la Verdad y la Vida, y te saludo.
Bien amado, hasta siempre y hasta muy pronto, en tu Cielo como en tu Tierra, en tu Fuego como en tu Agua… ahí donde las Aguas de arriba y las Aguas de abajo se mezclan, allí donde la Alegría de la Verdad brilla como un Sol radiante.
Este Sol es tu Corazón, y este Sol es mi Corazón… y Nuestra Presencia …
Recibe todo mi Amor, Niño bien amado, tú que eres mi Esposo y Esposa, y mucho más allá, eres Aquel que Es.
Hasta muy pronto.
Traducción Pierre Díaz

 Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada