nocopias

viernes, 4 de marzo de 2016

La Percepción Extrasensorial-02-03-2016




La percepción extrasensorial abarca muchas capacidades entre las que se encuentran la telepatía, que consiste en la transmisión y comunicación por medio del pensamiento a nivel de ideas, sin necesidad de idioma alguno.

La persona común, a pesar de que posee inherentes tales capacidades, porque nació con ellas, no las ha desarrollado, ya sea por ignorar su existencia como por desconocimiento de las pautas para despertar su dominio.

Aún a pesar de no estar preparados para emitir nuestros pensamientos con fuerza para que alguien los capte, resulta interesante saber cómo aumentan las anécdotas familiares sobre ideas oídas antes de ser dichas, calificadas comúnmente de “adivinanzas o coincidencias”.

La explicación de esto es simple. Ya que los lazos familiares o de amistad sirven como puente de contacto, que ciertas condiciones especiales establecen el enlace, como pueden ser en aquellos momentos de tranquilidad o sobre excitación.

Con esta capacidad encontramos la posible explicación a algunas de las grandes ideas aparecidas en las mentes de los grandes hombres, que anteceden a significativos cambios en la orientación de la civilización, y que se podrían atribuir a inspiraciones de algunos de aquellos seres del espacio que habrían dedicado su vida a una misión de ayuda y orientación del hombre.

Otras facultades potenciales de ser desarrolladas por la mente del hombre son:

 La Clarividencia o visión mental, que le permita a quién la domina, apreciar con claridad las formas del pensamiento, el aura de las personas o cuerpo bioplasmático, sucesos que ocurren a gran distancia (otros países, otros planetas), y hasta hechos que han sucedido en un lugar y que se hallan grabados en el mismo, impregnadas las imágenes hasta en un objeto.

— La Precognición o Premonición (visión futura) mediante la cual desfilan por nuestra mente, ya sea de forma consciente o en astral (sueños), acontecimientos que habrán de ocurrir en el futuro y que en muchas religiones se conoce como el don de la profecía.

La telequinesia, que faculta a la persona que ha desarrollado su mente, a mover toda clase de objetos a distancia.

Es conocido por los interesados en este tema, que los jóvenes durante la pubertad tienden a liberar gran cantidad de energía psicoquinética que puede originar el movimiento involuntario de objetos que estos pueden ser interpretados engañosamente como producidos por fantasmas o elementales (Polstergeit) .
 La Bilocación o don de ubicuidad, que es la capacidad de estar en varios lugares a la vez, creando para esto, dobles mentales que pueden ser vistos y tocados.
Son diferentes los fenómenos de bilocación y los de desdoblamiento, ya que el segundo ocurre durante el viaje astral y no puede ser contemplado a simple vista.

— La Dermóptica , que significa visión a través de la piel. Esta capacidad se manifiesta por la sensibilidad del tacto, que lleva a evocar en la mente imágenes que se desprenden de las vibraciones contenidas en los objetos; es increíblemente práctica para el rastreo de personas o cosas que se hayan extraviado.

Capacidades como estas son entrenadas y desarrolladas conscientemente en los psíquicos para que estos amplifiquen los potenciales con que nacieron y ayuden a resolver casos policiales que no pueden ser solucionados por los métodos convencionales, como por ejemplo raptos y secuestros, aunque nunca faltan los gobiernos que los explotan en el espionaje.

El don de Sanación, que no es otra cosa que la gran capacidad de absorción de energía del cosmos y de la esencia creadora, e igual capacidad de trasmisión y canalización hacia otros, purificada por el desinterés.

Esta capacidad de estimulación mediante electromagnetismo, permite el concurso de la sugestión y autosugestión.

Aquel que posee el don de la sanación (imposición de manos), debe estar también en capacidad de inspirar confianza en la persona que recibirá la ayuda o en sus parientes, e igualmente tener la convicción y seguridad de poseer la fuerza a la que representa en aquel momento.

Lo que nos acerca a la fuente del poder, que nos utiliza como instrumentos, es el desinterés, la pureza de intención y la solidaridad humana.

La capacidad de Sintonía o don de Lenguas (Glosolalia o Xenoglosia), que se refiere a poder establecer una relación a voluntad con el Registro Akáshico.

Como bien es conocido, todo vibra en el ambiente queda registrado todo, tanto lo sucedido como lo pensado y hablado; por ello si llegáramos a conectarnos con el plano Akáshico (Receptáculo universal de vibraciones e impresiones) , podríamos hablar en cualquier idioma y hasta evocar una historia veraz de la humanidad.

Todo hombre posee estos dones, que como capacidades la ciencia va redescubriendo, los cuales requieren inicialmente, de un fortalecimiento de la voluntad y un proceso de autoconocimiento, así como de definición personal.

De no ser así, también se podría llegar a activar estas fuerzas internas, pero como un caballo sin control en las bridas que terminará por pisotearlo a uno volviéndose contra su propio dueño.

Es por esto, que es importante no perder jamás el sentido y orientación de nuestra preparación hacia el objetivo final.

Existen muchas facultades y diversidad de manifestaciones de las mismas que podrían llegar a incentivarse con ejercicios muy simples de respiración y concentración, pero que exigen una condición previa y esa es la de creer que estas existen, y sobre todo que pueden llegar a controlarse a voluntad, cuando las condiciones así lo exijan.

Es una exigencia de fe, y la fe es la convicción de lo que no se ve, es a la larga una actitud de apertura mental frente a todo esto, un salir de la ignorancia y la dependencia a los esquemas y prejuicios que encasillan nuestro cerebro.

Si no hemos llegado a desarrollar la comunicación mental o cualesquiera de los otros potenciales de la percepción extrasensorial, es debido que jamás nadie nos instruyó sobre su existencia, no se nos dijo por ello que podríamos llegar a desarrollarla y menos aún como controlarla, y que descubriéndola en nosotros, nos convertiríamos en “superhombres”.

Pero es hasta cierta edad de la vida en que más fácilmente podemos desplegar estas aptitudes, pues las glándulas endocrinas del sistema nervioso de las que esto depende, son más sensibles al estímulo en edad temprana; más tarde las glándulas, por su poco o ningún uso, se van calcificando o atrofiando hasta anularse casi por completo.

Ya en edad madura es más difícil ampliar nuestro terreno de experimentación mental, ya que con las dificultades y problemas de la vida, el hombre tiende a asumir esquemas, impidiéndose absorber nuevas capacidades que lo obliguen a replantear el camino de ascenso.

Resumiendo: la Percepción Extrasensorial como su nombre lo dice, va más allá de los sentidos físicos, propiamente define a los sentidos astrales que dependen de glándulas físicas que se hallan en estado latente y que de no trabajarse con ellas, impedirán un posterior trabajo sensitivo.

El tantas veces llamado Sexto Sentido, se encuentra concentrado en el sistema nervioso y corre como un torrente de impulsos eléctricos por las treinta y tres vértebras de la columna.

Entre las glándulas regentes de la actividad sensitiva se encuentran: la Glándula Pituitaria o Hipófisis (tercer ojo), y la Glándula Pineal (antena natural del hombre).

Ciertamente que regulando y controlando la actividad sexual llegamos a acumular gran cantidad de energía que puede ser transmutada en energía mental y espiritual.

Ello ayudaría a la estimulación de las glándulas en el cuerpo y la activaría permitiéndonos el aprendizaje y el dominio de los poderes paranormales.

En la actualidad, escuchamos muchas recomendaciones para el progreso espiritual y sobre todo aquellas que ofrecen el despertar del sexto sentido.

Entre estas como dijimos, se encuentra el control de la energía sexual, el aprendizaje de la correcta respiración, la alimentación vegetariana, la oración, ciertas técnicas de concentración, meditación. Yoga, etc.

Pero en todo ello encontramos que se cumple aquel adagio Hindú que dice: “Maestros hay muchos, pero discípulos, ninguno”; con esto vemos que formas hay varias, o sea que muchos son los que quieren enseñar formas y sistemas, pero no hay quién ponga en práctica lo enseñado y hay hasta quienes subestiman las prácticas espirituales para así conformar su conciencia y engañarse, para no tener que verse en el compromiso de realizarlas, es decir.

“Es más fácil negar la altura que destrozarse las manos por alcanzarla…”

El control sexual, que no quiere decir abstinencia total, pero sí conciencia administradora de la energía liberada, es el primer paso en la superación de los niveles densos materiales.

Si no somos capaces de vencernos e imponer nuestra voluntad sobre los instintos, no podremos lograr una vibración más sutil y elevada.

Estando en el plano material seguiremos con las funciones de reproducción, igualmente continuaremos alimentándonos y durmiendo por las noches para el descanso corporal, pero si nos proponemos seriamente el camino espiritual, cada una de estas funciones adquirirán un nuevo sentido, por lo que no podremos permitir que estas nos dominen, sino que las dominaremos nosotros y pondremos al servicio de nuestros intereses más elevados.” …


 Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada