nocopias

jueves, 3 de marzo de 2016

Metatrón*Parte 2-El Reino de las Hadas, las Dimensiones Astrales, los Espíritus de la Naturaleza y las Formas de Vida Eléctrica- a través de James Tyberonn





El Reino de las Hadas, las Dimensiones Astrales, los Espíritus de la Naturaleza y las Formas de Vida Eléctrica

Arcángel Metatrón





¡Saludos, Maestros!  ¡Yo soy Metatrón, Ángel de Luz! Me uno en esta sesión con Tyberonn del Servicio Cristalino, ¡y les damos la bienvenida a cada uno de ustedes en un vector de Amor Incondicional”!
Ahora bien: en la parte 2 de esta revisión de lo que llaman Energías Dévicas, nos enfocaremos en las formas de vida eléctricas. En mensajes anteriores les dijimos que la Tierra no siempre fue un planeta de dualidad. Los opuestos solo existen en reinos de dualidad, y lo que ustedes llaman energías oscuras y energías de luz, y lo que consideran positivo y negativo, no pueden existir, no existen, en un reino que no sea polar.
En su Tierra de dualidad, todo abunda en fuerza de vida, y esto incluye lo que ustedes definirían como los cinco elementos (aire, fuego, agua, tierra y éter), las ocho direcciones, y los Reinos de la Tierra: animal, mineral y vegetal.
Los niveles más altos de los Devas son no polares; los niveles dévicos medios y los inferiores están dentro de lo que se podría llamar dimensiones paralelas de los planos astrales (simplificado a los fines de esta explicación).
Así como cada forma de vida vegetal y animal necesita sustento, necesita consumir energía para sostener su vivacidad material en el ámbito de la existencia física tridimensional, así ciertos seres del reino dévico y del reino elemental requieren una fuente de energía.  Hay formas de vida consciente de lineamiento bioplásmico eléctrico que,  fieles a su naturaleza, existen en todos los rangos del espectro eléctrico, desde el negativo al positivo.
Pocos de ustedes tendrán alguna vez una verdadera comunicación con formas de vida eléctrica, ni las reconocerán en los escasos lugares en que ocurra una experiencia así.  Eso se debe a que estos seres existen en un plano raras veces tangible, y la interacción se limita a las regiones preternaturales atípicas que en el planeta sostienen la disposición concéntrica palpable de tales dimensiones paralelas. Así como ustedes, los humanos, son incapaces de comunicarse con un pez en su ámbito acuático natural, excepto en los breves momentos en que entran en un lago o un océano, la mayoría no se comunicará con seres de naturaleza eléctrica.  En tanto comprenden que los peces están en el agua, y por lo tanto entienden dónde están y qué son,  muy pocos humanos conocen los fugaces parámetros de las áreas de disposición dimensional concéntrica que permiten la intersección con el espectro completo de la vida en sombra... y mucho menos tienen alguna noción para comprender la naturaleza de la miríada de formas de vida bioplásmica no física dentro de esas áreas. (Algunas formas de vida electroplásmica  son tomadoras de energía; otras del rango benévolo son dadoras de energía, por así decirlo... discutiremos eso con mayor claridad más adelante en este mensaje.)
Incluso en las pocas áreas de alta concentración de fuerza de vida que permiten que las dimensiones hagan una intersección tangible, la capacidad de las formas de vida eléctricas para manifestarse en forma visible no es uniforme.  Más bien, la visibilidad solo ocurre esporádicamente  en una resonancia frecuencial  pulsante específica, en la que coincide temporariamente un cóctel de energías.  Así como la aurora boreal solo es visible desde ciertas latitudes y bajo condiciones específicas, la visibilidad de las formas de vida bioplásmica eléctrica puede ocurrir solamente en vectores precisos y dentro de amalgamas frecuenciales explícitas.  Ciertamente esta es la razón para que, cuando esos seres aparecen claramente visibles al ojo humano, esa percepción lúcida suele ser un fenómeno de visión relativamente muy breve.
Interviene James Tyberonn: Años atrás, mi esposa y yo estábamos en los Trossachs, en Escocia. Caminábamos por un sendero que llevaba a una cascada en una hermosa área boscosa que se sentía como asombrosamente encantada. Encontramos un área abierta misteriosa, cubierta de musgo verde, cerca de la cascada, y nos sentamos en un tronco caído. El sol atravesaba el follaje con rayos oblicuos y, en esa luz mística, un vapor tenue pareció consolidarse en una esfera y flotar hacia nosotros. Luego se transformó en algo que parecía una gárgola. Tenía un cuerpo humanoide, cubierto con pelo corto castaño, de unos siete pies de alto (N.T. algo más de 2 metros), muy musculoso, parado sobre dos patas y tenía una cabeza de toro con cuernos y ojos rojos brillantes.  Era sólido, tridimensional, y caminaba físicamente  hacia nosotros; estábamos aterrorizados. A los pocos segundos se manifestó de pronto una segunda figura, entre nosotros y la gárgola. Parecía un abuelo, y llevaba una camisa de franela. Sonrió, se presentó como Sandy y nos dijo que no nos asustáramos. La gárgola se evaporó, se hizo vapor tenue y desapareció. Entonces Sandy sonrió y desapareció también.  Mi miedo había cesado, convertido en fascinación. Pero Anne todavía estaba muy alterada y quería irse.  Nos levantamos rápidamente y nos apuramos a volver por el sendero al centro de visitantes y regresamos a nuestro coche.  Durante años me pregunté qué había pasado y si había sido real, o solo una alucinación que habíamos compartido ambos.  Pocos años después, viviendo en Venezuela, visitamos una región increíble en los Andes, en el Parque Nacional Sierra Nevada, cerca de Mérida.  Caminábamos siguiendo un hermoso arroyo de montaña cerca de un viejo Monasterio Español, a unos  12.000 pies de altura (N.T. algo más de 3.650 metros)  que había sido convertido en un hotel llamado Los Frailes.  De repente vimos frente a nosotros otra de esas gárgolas. Esta no era tan grande, pero tenía el mismo tipo de cuerpo exactamente.  Estaba parada sobre una enorme roca de unos 40 metros que asomaba delante de nosotros. Esta vez no me asusté, sino más bien me fascinó.  Convencí a Anne de sentarse conmigo y simplemente la observamos; despareció a los pocos minutos.
Pregunta de James Tyberonn: ¿Qué fue eso?  ¿Puedes explicar las gárgolas que vimos en Escocia y en los Andes, y la figura de abuelo que vimos en los Trossachs hace 35 años?  ¿Fueron alucinaciones?
Respuesta de Metatrón: Esas experiencias fueron muy reales. Ustedes no imaginaron ni alucinaron los seres que vieron.  Ambas experiencias ocurrieron en lugares de energía asombrosamente alta.  La energía de estos lugares habilitó la manifestación, habilitó las dimensiones astrales en que las formas de vida eléctrica residen y coexisten  concéntricamente en la dimensión física.  Anne vio a los seres con mayor claridad que tú, y sintió más profundamente la proyección de pensamiento negativo de ellas, y su miedo la hizo más vulnerable. A nivel intuitivo, tú estabas más conciente de lo que eran, y te dabas cuenta de que no podían dañarte.
Esos seres se alimentan de energía plásmica, de frecuencia.  Es por eso que ambos estaban cerca del agua en movimiento, la cascada en los Trossachs y el arroyo de montaña en los Andes. Pero la mineralogía de ambos lugares es muy abundante en cuarzo cristalino, y eso suministró la matriz de base que permitió que se juntaran las dimensiones bajo las condiciones apropiadas.
Ahora bien; esos seres son capaces de alimentarse de la energía emocional negativa, como el miedo. Y esos seres adoptan una forma diseñada para provocar reacciones de temor.  Seamos claros: aunque estos seres tienen una energía que se siente malévola, no son lo que tú llamas  demonios.  No se los puede exorcizar.  Aunque  pueden absorber y, por así decirlo, alimentarse del miedo, no dependen de las emociones humanas oscuras como fuente de energía... y tampoco te buscan de por sí.  Pero cuando entras en su espacio, aprovechan la oportunidad e intentan asustarte como proceso de absorción de energía, si pueden provocar fácilmente una reacción de miedo.  Estos son seres conscientes que existen eléctricamente en la dualidad, pero no son verdaderamente lo que tú llamas perversos.
Para explicarlo con una analogía: cuando un león ataca y consume un antílope o un ciervo, lo hace en forma no emocional; sin malicia.  El león no es perverso, aunque para un humano pueda parecer hostil.  Ciertas plantas son carnívoras, y para algunos insectos parecen no serlo, con objeto de alimentarse. Ni uno ni otro acto es perverso, aunque puede parecerlo así a la presa, desde la perspectiva humana.
Estos seres conscientes que experimentaste se te aparecieron en un formato destinado a provocarte una reacción de miedo. (En la tradición celta se los llama Puka”).  Estas formas de vida existen en ambos extremos  de la escala electroplásmica, que tú llamas negativo y positivo, y aplicando esto al aspecto de interpretación humana, bueno y perverso.  La entidad que parecía un abuelo, que apareció en Escocia, era un Deva, irradiando una energía muy positiva, y su energía neutralizó la energía negativa de la gárgola.  Ahora bien: en áreas de alta energía, coexisten tangiblemente las fuerzas electromagnéticas de todo el espectro.  En la dualidad, por definición y por las leyes de la Física de y dentro de la 3ªD, una no puede existir sin la otra.  Esta dicotomía de bifurcación, las frecuencias bilaterales como opuestos, son parte de la naturaleza de los reinos de dualidad y polaridad.
Interviene James Tyberonn: En el pasado reciente, una querida amiga nuestra experimentó en Canadá una presencia de energía, una fuerza de vida, que yo sentí que era un ser electroplásmico negativo.
Pregunta de James Tyberonn: ¿Podrás explicar esto con claridad?
Metatrón:  Ella es un alma pura, altamente avanzada.  Tiene una fuerte conexión pasada contigo en Atlántida, en Judea y en Francia, y con Anne en Grecia y en Irlanda.  Tu interpretación es correcta: esta presencia es un ser electroplásmico altamente conciente.  Ha estado conectado a estas tierras cercanas al lago durante milenios.  Es una forma de vida primordial, muy antigua, que existe desde el comienzo de la dualidad y la caída del firmamento no polar.
En este caso, la energía se había instalado en el sótano de la casa, atraída por los circuitos eléctricos de la estructura.  Entonces, en este escenario, la experiencia fue de aprendizaje, ya que los residentes en la casa no podían mudarse rápidamente, y el ser electroplásmico no podía ser quitado de allí.
Dichas energías se manejan mejor por medio de una elusión consciente, evitando el miedo. No pueden ser ahuyentadas ni exorcizadas... y los intentos de hacerlo, en algunos casos, pueden tener realmente un efecto opuesto, atrayéndolas y empoderándolas  si se emplea fuerza con ira en el intento de rechazarlas.  La ira, como el miedo, la ansiedad y la frustración, las alimentan.  Estos seres eléctricos no son formas de pensamiento negativo ni residuos de apariciones humanas (que se pueden exorcizar). Sin embargo, la movilidad de estos seres es algo restringida: tienen que permanecer en relativa cercanía a frecuencias eléctricas o a ciertos campos plásmicos.
Por lo tanto, cuando te encuentras con estos seres eléctricos parásitos en un ambiente natural al aire libre, es mejor simplemente retirarse, pero sin miedo.  Su capacidad de hacerse visibles depende de la frecuencia vibratoria del lugar.  Normalmente, más bien se los siente y no se los ve.  Y como estos seres se suelen sentir pero no ver, el indicio de su presencia puede ser una sensación extraña, una sensación de ser observado por una presencia indeseable, que a menudo hace correr escalofríos por los brazos.  Su fuerza vibratoria varía con el campo plásmico o frecuencial resonante del lugar que habitan.  Su esencia proyecta una vibración desagradable, negativa en ese sentido.  Y como las formas de pensamiento oscuras, son capaces de adherirse a un aura abierta, en el plexo solar o tercer chakra.  Una vez adheridos, estos seres (y energías de formas de pensamiento) son capaces de causar un drenaje de energía y proyectar pensamientos negativos ( de miedo, preocupación, ira, etc. ...)  dentro del humano abierto, con objeto de prolongar el sangrado áurico y así también el flujo de drenaje que los alimenta.
 Pregunta de James Tyberonn: ¿Estas energías también estaban presentes en Stewart Mineral Springs, cerca del Monte Shasta?
Respuesta de Metatrón:  Sí, pero no tenían la misma fuerza.  Más en el bosque, en el borde de las líneas de árboles sobre las pendientes.  La cabaña en que estabas durante ese tiempo que los percibiste, estaba a lo largo del perímetro de la línea de árboles sobre la pendiente.  Los arroyos de ese lugar son bastante positivos, benévolos. En cierto grado impiden a los negativos penetrar en el área abierta inmediata. Así esto es un ejemplo de lo que deseamos reafirmar:  La mayoría de las áreas de alta energía tienen el opuesto equilibrante como parte de la dicotomía de la dualidad... lo que quiere decir que habrá bolsones discernibles en los que un campo negativo cohabitará dentro de una resonancia de energía altamente positiva.  Hay versiones más fuertes de estos seres en ciertas porciones boscosas del Monte Shasta, cerca de Bunny Flats. Tú los percibiste durante tus tres días de visión chamánica allí, pocos años atrás. Pero ellos no se levantan, en este lugar, por encima de la línea de árboles.  Desdichadamente tienen mal efecto sobre algunos acampantes y unos pocos guarda-parques del Parque Nacional de este lugar, y es por eso que algunos guarda-parques a veces pueden excederse en sus rígidas reglamentaciones, que están al borde del disgusto con los visitantes metafísicos del lugar, aunque no necesariamente tienen esa intención ni lo reconocen.  Los eléctricos oscuros ciertamente pueden proyectar un campo de energía negativo, que puede causar estrés, miedo, ansiedad y mal humor, especialmente si el humano no está psíquicamente enterado, y entonces no advierte su presencia ni su naturaleza.
Vida Electroplásmica Benévola

Ahora bien: no querríamos dejar de agregar que también hay una miríada de dévicos positivos de naturaleza eléctrica que son el opuesto polar, proyectando benevolencia,  ofreciendo una elevación energética en una esencia de amor.  Lo que hemos comentado en este mensaje, por pedido del canalizador James Tyberonn, es la existencia de formas de vida que normalmente no se asocian en la comprensión humana  con el reino astral y el reino dévico, ni se reconoce su existencia... y mucho menos se comprende.  Pero a medida que la Nueva Tierra va transitando hacia una mayor dimensionalidad, una conciencia multidimensional embellecida y la percepción mejorada del tercer ojo permiten a los empáticos entre ustedes experimentar con mayor facilidad la variedad de formas de vida que coexisten en la dualidad de la omni-tierra.
En el Reino Dévico, muchos están aquí para servir al planeta; la mayoría de ellos tienen muy poca interacción con la humanidad.  Algunos son de naturaleza deliciosa, alegre; otros lo son menos en lo electro-vibracional.  Las sociedades antiguas druidas y celtas consideraban ciertas especies de dévicos, haciendo una generalización amplia, como hadas buenas y hadas malas... porque ambos tipos de especies espectrales están en el aspecto de dualidad del reino astral.  Algunos están en niveles de conciencia más altos, otros no tienen libre opción y operan en una conciencia que podría decirse aproximadamente que es un proceso de pensamiento pautado dentro de una matriz vibratoria fija del espectro eléctrico.  Esto significa que aquellos considerados negativos no lo son por elección, sino por su matriz frecuencial.
Cierre
En la próxima parte de este mensaje hablaremos de la vida fotónica, los orbes y los Devas Angélicos.
Yo soy Metatrón, Ángel de Luz, con Tyberonn del Servicio Cristalino, ¡y compartimos con ustedes estas verdades!  ¡Ustedes son profundamente amados!
Y así es... Y es así.
Traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar
www.Earth-Keeper.com

 Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada