nocopias

domingo, 6 de marzo de 2016

Invitación a la Naturaleza por Jordi Morella

 
Invitación a la Naturaleza 

Mi proceso continúa y entiendo cada día mejor a mis hermanos de la naturaleza. Siempre he querido estar con ellos el máximo tiempo posible. Siento el sosiego, la armonía, la calma y la alegría de los pájaros que contagian a mi ser. Ellos, todos son vida en mi presente y me hacen recordar que, esté donde esté, siempre formaré parte de algo más extenso
Veo las aguas del río abriéndose paso entre las piedras, siguiendo el caudal trazado desde su nacimiento. La creación de este sendero por donde han de habitar cada gota de su presencia, se trazó con toda minuciosidad y teniendo presente la influencia que debería de tener a lo largo de toda su existencia, en los tiempos de abundancia y escasez. Cada árbol existente aleatoriamente a lo largo de su curso ha sido traído hasta aquí para ser regado por tus aguas. Hoy, muchos de ellos todavía se encuentran en la aceptación y el silencio de la quietud, aunque cuando el viento hace presencia, algunos manifiestan el crujir de sus ramas.
Siento el golpear de las aguas bravas debido a la abundancia de este presente. El río sigue su curso sin detener el impulso que le lleva a lo que ha venido a hacer. No pregunta, sólo se deja llevar por la pendiente, sorteando los posibles obstáculos que pueda llegar a encontrar a lo largo de su trayectoria.
Cuando lo observo me doy cuenta de la lección que me está transmitiendo: todo sigue a pesar de todo, regando a cada paso de su llegada. Gracias a él, el paisaje toma otro matiz, exaltando la belleza del lugar y creando, con su presencia, la perfección de aquel lugar.
Hace años me di cuenta que la naturaleza era el mejor maestro que podíamos tener para encontrarnos con nosotros mismos.
Ahora yo soy parte de este decorado en medio de la naturaleza, donde la pureza se muestra siendo cada pieza tal como es. Nada ni nadie quiere ser el otro, la otra planta, el otro pájaro con un trinar diferente al mío, aquel árbol con las raíces sobresalidas,… ¡no!, cada elemento con su manera de ser tiene un sentido en aquel lugar.
Mi proceso continúa y entiendo cada día mejor a mis hermanos de la naturaleza. Siempre he querido estar con ellos el máximo tiempo posible. Siento el sosiego, la armonía, la calma y la alegría de los pájaros que contagian a mi ser. Ellos, todos son vida en mi presente y me hacen recordar que, esté donde esté, siempre formaré parte de algo más extenso a mis sentidos y que mi presencia donde estoy da sentido a todos y todo lo que me rodea. Soy pieza de mi entorno. Todo encaja. Todo tiene sentido y una intencionalidad por parte de quien nos creó.
Hay vida donde me encuentro, esté donde esté.
Hay un sentido que va más allá del raciocinio.
No pensar,…..sólo sentir.
Tengo la suerte de poder oír el murmullo de las aguas procedentes de la cima de la montaña.
Soy un afortunado de poder escuchar los cantos de los pájaros a mi paso, anunciándome sus presencias. Son vida. Ellos siempre acuden donde perciben la existencia de la pureza.
Recuerdo una vez, que me encontraba en un lugar donde no se veía ni escuchaba a ningún pájaro. Me dediqué a limpiar energéticamente aquel lugar, y al cabo de poco, empezaron a venir y aparecer. Un lugar sin pájaros, es un indicio de sin vida. Allí donde hay vida, allí ellos acuden.
Me encuentro sentado en una roca contemplando estas aguas yendo hacia donde pactaron, pero lo sorprendente es que este final no es lo importante, sino el hecho de pasar y estar allí por donde pasa y ocupa su espacio. Durante todo el proceso todo puede cambiar. El caudal puede variar, y él, el río, sin rechistar acepta el nuevo rumbo sirviendo a la naturaleza.
Veo a la humanidad en este sentimiento, aunque los seres humanos, a menudo, protestan o hacen las cosas a regañadientes.
Bueno, la aceptación tampoco es su plato fuerte, y el dejarse ir…, podríamos hablar durante mucho tiempo, pero lo que sí es importante es la belleza y la maestría que se encuentra en la naturaleza. Todo aquel que quiera nutrirse de la esencia espiritual que somos, se adentre en un bosque o monte, y abra su corazón. Desde él, podrá apreciar lo que en otra situación pasaría desapercibido: el orden y la armonía a pesar de los pesares de aquel lugar. Poder darse cuenta de la abundancia y la unión entre los diferentes seres vivos y minerales hace que sea una exaltación de la belleza divina que todos somos.
Hace poco leí una frase que decía que para que la belleza sea, se necesita el paisaje y tu visión. No hay belleza sin tu percepción, y ésta está relacionada con el momento que te encuentras en tu proceso de ascensión. Tu grado de consciencia puede apreciar o ignorar. A mayor consciencia de uno mismo, mayor será la belleza que verás en tu vida. La Luz que habrá en ti te permitirá ver con mayor detalle lo existente. A menor Luz, más oscuridad. En una habitación oscura no podremos encontrar lo que “hemos ido a buscar”. Toca el interruptor de tu consciencia y se hará la Luz. Entonces podrás ver todo tu entorno de una manera clara y nítida.
Así el ser humano vive su proceso. Muchos lo ignoran, pero por suerte, la humanidad está despertando y unos activan a los otros, haciendo entre todos una especie de cadena humana activada y resplandeciente que hace que los demás también puedan ver y activar la obertura de sus corazones.
¿No veis como la naturaleza es parte de nosotros? ¿No os dais cuenta que aquello que podéis encontrar en ella es aquello que cada uno busca en su interior? Cuando sintonizas con ella, entonces te das cuenta del verdadero ser que eres y aprecias que aunque tu vida no sea como tú quieres que sea, tiene un sentido mayor para el mayor bien de todos, y tú te encuentras en el lugar preciso, adecuado en estos momentos. No podías estar en otro lugar, porque necesitas de éste ahora y aquí para tu alma.
La naturaleza, la Tierra, es parte de ti y tú eres parte de ella. Aquello que ves en ella, se encuentra en ti. Aquello que ves en ti de bienestar, se encuentra en ella. El desequilibrio humano es fruto de la ignorancia, del no recordar.
Ves al bosque, siéntate, cierra los ojos y déjate llevar. 
Cuando nuestro corazón sintoniza con el corazón de la naturaleza, se crea armonía.
Cuando tu ser necesite de paz, serenidad, esclarecimiento y una visión clara sobre el qué hacer, puedes adentrarte al hogar de la madre Tierra y ella te consolará, nutrirá y te mostrará el camino a seguir.
La naturaleza es la parte de ti, de cada uno que a menudo se olvida. Ella te volverá por el camino hacia tu hogar interior, hacia el verdadero ser que eres y estás dispuesto a manifestar. Éste no procede de tu mente, sino de tu corazón.
Una vez nos hemos vuelto a equilibrar, entonces reafirmamos los lazos con todo ser que habita este maravilloso planeta. Somos Uno con todo y con todos. Entonces sientes el verdadero sentido de Unicidad.
Vuelves a tu espacio cotidiano sabedor que aquello que hay en ti es inmenso y único, creado desde el amor del Hogar del cual procedes.
Y las aguas continúan su curso.
https://jordimorella.blogspot.com
Invitación a la Naturaleza por Jordi Morella



 Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada